Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

martes, 9 de agosto de 2011

Más de 150.000 chilenos marchan por una educación pública y de calidad


La Policía chilena fragmentó este martes en varios puntos la marcha que estudiantes y docentes llevaron a cabo por Santiago demandando una educación pública y de calidad.
La intervención policial desencadenó choques con los manifestantes que terminaron con el uso de gases lacrimógenos por parte de los agentes y lanzamiento de piedras de algunos de los asistentes a la marcha.
Los estudiantes trataron de llegar al Palacio de La Moneda, sede del gobierno, pero el dispositivo policial no se lo permitió.
Unos cientos de encapuchados mantuvieron fuertes enfrentamientos con la Policía cerca del edificio gubernamental.
La prensa local cifró la asistencia en unas 150.000 personas.
Camila Vallejo, portavoz de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), a través de su cuenta en la red social Twitter, hizo un llamamiento a terminar la “gran movilización en calma; ya sabemos que los violentos no somos nosotros”.
“Una vez más la movilización es un éxito; todo se desarrolla tranquilamente. Más de 100.000 personas en la calle exigiendo una respuesta”, señaló Vallejo.
La marcha, que se inició en un clima festivo, con grupos juveniles bailando y tocando instrumentos de percusión.
En su transcurso se dejaron escuchar varias consignas, entre ellas la de “no queremos cambiar un ministro, queremos cambiar el sistema”.
Miles de universitarios marcharon con carteles indentificatorios de sus casas de estudios, carreras y facultades. También asistieron secundarios, profesores, sindicatos y algunos abuelos con carteles que rezaban “apoyamos a nuestros nietos”.
Desde los edificios, los ciudadanos lanzaron globos, papel picado y golpearon cacerolas en apoyo a la marcha encabezada por estudiantes y profesores, pero secundada por miles de trabajadores, padres, apoderados y todo tipo de actores sociales.
Radio del Sur