Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

martes, 22 de agosto de 2017

Si Venezuela cae, la humanidad cae



Luis Hernández Navarro
John Pilger es un reconocido reportero y documentalista australiano, que, entre otros muchos reconocimientos, recibió en dos ocasiones el premio Periodista del Año inglés y, en otras dos más, el UN Media Peace Prize. Entrevistado recientemente por Telesur dijo: el mundo decente debe apoyar a Venezuela, ahora sometida a una propaganda virulenta que es la guerra a través de los medios de comunicación. Si Venezuela cae, la humanidad cae.
La alerta del periodista australiano dista de ser desproporcionada. Lo que hoy está en juego en Venezuela es similar a la disyuntiva que la humanidad vivió durante la Guerra Civil española, o a la que América Latina sufrió como resultado del golpe de Estado en Chile en contra del presidente Salvador Allende. En el primer caso, el triunfo del franquismo abrió el paso a la expansión del nazismo y el fascismo en Europa. En el segundo, la dictadura militar de Augusto Pinochet fue el punto de inflexión para el establecimiento de variados gorilatos y la expansión salvaje del neoliberalismo en Latinoamérica.
Si la oposición venezolana aliada con Estados Unidos triunfa en su intento de derrocar al gobierno democráticamente electo de Nicolás Maduro, se abrirá la puerta a una nueva oleada brutalmente reaccionaria en el mundo.
La afinidad de importantes sectores de la oposición venezolana con el franquismo y el pinochetismo es pública, por más que sus diseñadores de imagen traten de ocultarla. El dos veces derrotado candidato a la presidencia por parte de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), Henrique Capriles, declaró en julio de 2013, que Pinochet fue un demócrata al servicio del pueblo chileno. Y Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López arropada por la derecha internacional, justificó que los opositores venezolanos vitorearan a Franco, es normal: si él viviera nos apoyaría como Rajoy.
Quienes apoyan a esa parte de la oposición venezolana (la hegemónica) respaldan, sin ambigüedad, tanto a fuerzas abiertamente fascistas como a los intereses de Estados Unidos en la región.
Sin ir más lejos, apenas el pasado 11 de agosto Donald Trump amenazó con invadir militarmente esa nación. Tenemos muchas opciones para Venezuela. Y a propósito, no voy a descartar la opción militar. Tenemos muchas opciones para Venezuela. Este es nuestro vecino. Ustedes saben, estamos por todo el mundo y tenemos tropas por todo el mundo en lugares que están muy, muy lejos. Venezuela no está muy lejos y su gente está sufriendo, y están muriendo. Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluyendo una opción militar si fuese necesario, dijo.
Y la MUD, en lugar de confrontar la explícita amenaza intervencionista de Estados Unidos, sin mencionar a Donald Trump, optó por denunciar que Venezuela tiene años intervenida militar y políticamente por Cuba, no sólo afectando nuestra soberanía e independencia, sino también constituyendo una de las principales causas de la violencia. No podía ser de otra manera. Su verdadera apuesta es a una intervención bélica extranjera.
Según Pilger, la amenaza de una invasión militar a Venezuela por Donald Trump es típica de las amenazas estadunidenses al mundo en los pasados 70 años. Y ni siquiera es nueva. “Estados Unidos –añadió– ya ha invadido Venezuela con grupos subversivos como la NED, que respaldan a una denominada ‘oposición’, que busca derrocar por la fuerza a un gobierno electo: un alto crimen bajo el derecho internacional”.
Entrevistado también por Telesur sobre las bravuconadas del presidente estadunidense, el lingüista Noam Chomsky calificó las declaraciones de Trump como chocantes y peligrosas. Y añadió que: La mejor esperanza es que algunos de los generales a su alrededor, que presumiblemente entienden las consecuencias, logren controlarlo.
Los amagos de Trump fueron precedidos de las confesiones de Mike Pompeo, jefe de la CIA. El pasado 20 de junio, en el Foro de Seguridad de Aspen, el titular de la agencia afirmó: “cada vez que tienes un país tan grande, y con la capacidad económica de un país como Venezuela, Estados Unidos tiene profundos intereses en garantizar que el país esté tan estable y democrático como sea posible. Así que estamos trabajando duro para hacer eso (…) estamos muy optimistas de que puede haber una transición en Venezuela (…) acabo de estar en Ciudad de México y en Bogotá, la semana antepasada, hablando sobre este tema precisamente, intentando ayudarles a entender las cosas que podrían hacer para poder lograr un mejor resultado para su rincón del mundo y nuestro rincón del mundo.
Como lo ha recordado recientemente el filósofo Slavoj Zizek, la guerra económica que padece Venezuela y que antecede a recientes amenazas de invasión militar, fue diseñada e implementada en Washington. Así lo reconoció en una entrevista con Fox News Lawrence Eagleburger, quien fuera secretario de Estado de George W. Bush. “Si en algún momento la economía comienza a ir mal –dijo el ex funcionario–, la popularidad de Chávez comenzaría a decrecer. Estas son las armas que tenemos contra él, y que deberíamos estar usando. Es decir, las herramientas económicas para hacer que la economía venezolana empeore, de manera que la influencia del chavismo en el país y la región se vaya a pique (…) Todo lo que podamos hacer para que la economía venezolana se encuentre en una situación difícil está bien hecho; pero hay que hacerlo de manera tal que no entremos en una confrontación directa contra Venezuela, si podemos evitarlo”.
Por más que sus aliados intelectuales pretendan presentar a la oposición venezolana como los modernos luchadores por la libertad (como lo hicieron con la contra nicaragüense o con los talibanes que combatían en Afganistán a la Unión Soviética), esa oposición, que admira a Francisco Franco y a Augusto Pinochet, representa, lisa y llanamente, los intereses de Estados Unidos en Venezuela. Tiene razón John Pilger. Si Venezuela cae, la humanidad cae.
PD. A la memoria de Jesús Aranda, periodista excepcional y magnífico compañero. Siempre se aprendía algo de él.
Twitter: @lhan55

Dilemas de la izquierda radical



Immanuel Wallerstein
La Jornada 
En lo que yo llamo el mundo pan-europeo (América del Norte, Europa occidental, oriental, del sur, y Australasia) la opción electoral básica durante más o menos el siglo anterior ha sido escoger entre dos partidos centristas: centro-izquierda vs centro-derecha. Pero ha habido otros partidos más hacia la izquierda y más hacia la derecha pero han sido esencialmente marginales.
En la década pasada, sin embargo, éstos, así llamados partidos extremos, han ido ganando en fuerza. Tanto la izquierda radical como la derecha radical emergieron como una fuerza considerable en un gran número de países, necesitando remplazar al partido centrista o derrocarlo.
El primer logro espectacular de la izquierda radical fue la habilidad de la izquierda radical griega, Syriza, de remplazar al partido de centro-izquierda, Pasok, que de hecho desapareció por completo. Syriza llegó al poder en Grecia. Los comentaristas hablan en estos días de una pasokisación para describir esto.
Syriza llegó al poder pero fue incapaz de llevar adelante el programa que prometía. Para muchos, Syriza fue por tanto una gran decepción. La facción más descontenta argumenta que el error fue haber buscado el poder electoral. Dijeron que el poder tenía que conseguirse en las calles y que entonces sería significativo.
Desde entonces hemos visto otros casos de una izquierda radical emergente. En Gran Bretaña, el líder de la izquierda radical, Jeremy Corbyn, se convirtió en el líder del Partido Laborista británico al obtener el respaldo de nuevos miembros que entraron al partido a votar en las elecciones primarias. En Estados Unidos, Bernie Sanders desafió a la candidata del establishment, Hillary Clinton, y obtuvo un sorprendente y fuerte grado de respaldo. En Francia, el partido del candidato de la izquierda radical, Jean-Luc Melenchon, también sorprendió al obtener más votos que el partido de izquierda de la corriente principal, los socialistas.
Hoy, en todos estos países existe un debate interno entre los militantes de la izquierda radical al respecto de las tácticas futuras. ¿Deben buscar el poder electoral o deben buscar el control de las calles? El dilema es que ninguna opción funciona bien. Si se hacen del poder del Estado, se encuentran con que deben hacerle innumerables arreglos de compromiso a su programa para mantenerse en el poder. Si buscan el poder solamente en las calles, se encuentran con que no pueden hacer los cambios que quieren sin el poder del Estado, y además las agencias estatales los mantienen a raya utilizando la fuerza del mismo Estado.
¿Es por tanto inútil buscar hoy un programa de izquierda radical? ¡Claro que no! Vivimos en medio de la transición de un sistema capitalista moribundo a un nuevo sistema que todavía debe escogerse. Los esfuerzos de la izquierda radical hoy, afectan las opciones que hay en torno a un sistema de remplazo en el mediano plazo. El debate táctico es esencialmente uno sobre el corto plazo. Lo que hagamos en el corto plazo afecta el mediano plazo, aunque se logre poco en ese corto plazo.
Lo que probablemente tenga más sentido como táctica de corto plazo es usar ambas tácticas, la ruta electoral y la ruta de las calles, aunque ninguna reditúe mucho en el corto plazo. Pensemos el corto plazo como un campo de entrenamiento para el mediano plazo. Esto funcionaría si entendiéramos la distinción temporal y por tanto nos alentar
a cualquier cosa que logremos en el corto plazo (en lugar de desalentarnos). ¿Podemos hacer esto? Sí podemos. ¿Pero lo haremos? Ya veremos.
© Immanuel Wallerstein
Traducción: Ramón Vera Herrera

Estados Unidos: ascenso derechista y agonía democratica



La Jornada 
La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos expuso de manera dramática una tendencia de la vida política de ese país que ha crecido durante el pasado medio siglo y hoy constituye el fenómeno más importante y más preocupante al que se enfrentan los ciudadanos de la autodenominada mayor democracia del mundo: la toma del poder por la ultraderecha y el retroceso de todos los valores cívicos.
Esta derechización se manifiesta en dos grandes movimientos. Por una parte, la conformación de un cártel de multimillonarios con la deliberada intención de tomar el poder mediante una red de instituciones y programas que promueven su agenda en los grandes medios de comunicación, crean y financian expresiones de masas como el ultraconservador Tea Party, patrocinan a una escala hasta ahora desconocida las campañas electorales y posicionan a políticos afines en puestos clave, tanto a escala estatal como en ambas cámaras del Congreso, y en las áreas estratégicas del Poder Ejecutivo.
La segunda gran corriente es la encarnada en el resurgimiento y extensión descontrolada de la militancia extremista: grupos supremacistas, neonazis, antimigrantes, fundamentalistas cristianos, opositores a los derechos de las mujeres –de manera destacada, a sus derechos reproductivos–, y otros que enarbolan discursos de odio y realizan ataques, muchas veces letales, contra miembros de las minorías y contra cualquiera al que acusen de representar una amenaza para lo que definen como el “estilo de vida americano”.
El punto donde se encuentran la derecha electoral y los militantes extremistas es la caracterización del gobierno federal como el principal enemigo de la libertad y la consiguiente defensa de una agenda de gobierno mínimo, desregulación irrestricta de la actividad empresarial y reducción o eliminación de impuestos, considerados el mayor obstáculo al progreso y la iniciativa privada.
La democracia estadunidense nunca había encarado una amenaza como la que supone la confluencia de los dos fenómenos descritos. La defensa explícita que el magnate hizo de integrantes de grupos neonazis y de supremacismo racial, inédita en la historia reciente de la nación, disparó la conciencia acerca del peligro en que se encuentra la continuidad de algo parecido al orden republicano, mientras la integración del gabinete con el mayor número de millonarios hasta ahora es un elocuente recordatorio de que las instituciones públicas se encuentran secuestradas por la voluntad de un puñado de ultrarricos.
A menos que haya un viraje en la tendencia imperante desde la irrupción del neoliberalismo como avasalladora fuerza ideológica en la década de los 70, el mundo se en
camina a un sombrío destino, en el cual la mayor potencia militar será gobernada por una oligarquía belicista, insensible, practicante de un darwinismo social extremo, y totalmente ciega al sufrimiento que su modelo económico impone a las nueve décimas partes de la humanidad.

lunes, 21 de agosto de 2017

América Latina: ¿Cómo superar la restricción externa?



Imagen toamda de CELAG.
Imagen toamda de CELAG.
América latina busca la manera de afrontar la restricción externa. La desaceleración de la economía mundial dura ya casi una década. El consumo sigue sin recuperarse. La productividad está estancada. La expansión monetaria de los países centrales no ha logrado reactivar la economía real. La deuda global triplica al PIB mundial. La financiarización se propaga en forma imparable. La economía ficticia es la que domina a la real. Una encrucijada que tiene en jaque incluso al orden dominante.
¿Qué puede hacer la periferia latinoamericana para afrontar esta situación tan adversa? Algunos países, de signo conservador, lo tienen claro. Por un lado, la restricción externa se traslada instantáneamente en mayor restricción interna: menos derechos sociales, venta de activos a cualquier precio, más desempleo y peores salarios, y en consecuencia, caída de la demanda interna. Y por otro lado, en su relacionamiento exterior, aceptan las reglas impuestas desde afuera, y acentúan patrones de intercambio desigual muy desfavorables. Más importaciones de bienes acabados, sea con alto valor agregado o no; y se achica la base exportadora cada vez más circunscrita a materias primas. Un deja vu que se repite una y otra vez provocando así que el proceso de desindustrialización sea absolutamente irreversible.
El verdadero desafío está en el otro bloque, el progresista, que renuncia a las políticas neoliberales de finales del siglo pasado. No acepta recortes sociales ni políticas laborales que incrementen el desempleo ni bajen los salarios. He aquí el nuevo dilema de época: cómo sortear un frente externo adverso sin que exista contagio puertas adentro. La ecuación no tiene fácil solución.
Lo habitual es apelar a la necesidad de aumentar la producción nacional. Es tan cierto como complicado en el corto y mediano plazo ¿Por qué? Porque existe un mundo económico que produce globalmente, que fragmenta geográficamente su proceso productivo; y que conserva además el dominio del valor agregado bajo una supremacía tecnológica amparada en sus propias reglas de propiedad intelectual. Producir requiere un knowhow que no siempre está al alcance de la periferia. El capitalismo central se ocupó concienzudamente de impedir que esto ocurriera.
Pero también se necesitan insumos productivos que son elaborados afuera. De nada sirve poner el sello nacional a un bien si se ha importado todos los factores productivos necesarios. Ensamblar es una opción puntual y temporal para determinados sectores, pero no puede ser el eje central del cambio de la matriz de productiva. En economía de poco vale hacer trampas al solitario. Al final de cuentas, todo se sabe.
Es por ello que quizá sea necesario planificar quirúrgicamente el tránsito hacia el nuevo modelo productivo. Por etapas, por sectores, conociendo la verdadera capacidad instalada, identificando una matriz de dependencia importadora de insumos productivos, y considerando cuál es la competencia externa para cada rubro. Seguramente, hay bienes que exigen por soberanía ser producidos casa adentro a pesar que se pueda importar más barato; pero habrá otros que no tiene sentido comenzar a producirlos en una primera fase si éstos pueden ser comprados desde el exterior más baratos. Es todo un equilibrio complejo que exige superar el tradicional y cepalinomodelo de sustitución de importaciones. Este ha de servir de inspiración, pero no vale de nada si se copia y pega debido a que estamos ante una economía global completamente diferente a la del siglo XX.
Pero el éxito de las políticas productivas exigen de grandes transformaciones en el resto de políticas económicas. Es todo como un acordeón que nos obliga a repensar a la economía como un todo y no como si fueran partes compartimentadas. La política tributaria, tal como escribiera Nicolás Oliva en CELAG, ha de ser otra para superar la caída de los ingresos por venta de materia prima por caída de sus precios. Es necesario simplificar los sistemas para que sean más eficientes recaudatoriamente sin perder de vista los principios de progresividad. Y lo que resulta fundamental además es identificar las nuevas fuentes de riquezas que siguen estando exentas como si no existieran. Tenemos todavía estructuras tributarias del siglo XX que son incompatibles con los modelos económicos vigentes en el siglo XXI.
Lo mismo ocurre en clave de política cambiaria. Guillermo Oglietti, también en CELAG, escribió hace poco que los modelos de desarrollo en los países periféricos exigen modificar la relación cambiaria con las monedas hegemónicas. El tipo de cambio es una de las pocas variables que pueden utilizar para estimular la competitividad externa y promover sus exportaciones e inserción comercial internacional en forma más favorable. En cierto sentido, el gran reto es buscar mecanismos para evitar que la dolarización se imponga de facto en la mayoría de países en América latina.
Y por último, no se puede olvidar el gran actor invisible: el sistema financiero. Si este sigue otorgando tasas de rentabilidad altas por dejar el dinero sin trabajar, entonces, difícilmente el ahorro se canalizará hacia actividades económicas productivas. Véase el caso de Argentina como un instrumento financiero, las Lebacs, letras del tesoro para financiar el déficit fiscal, ha logrado ser el preferido como destino de toda la inversión extranjera. Lo mismo ocurre con el negocio de la deuda que resulta muchísimo más rentable que cualquier tarea productiva. La política financiera ha de tener en cuenta que hay bancos actualmente tan poderosos que son más determinantes que cualquier Banco Central.
Alfredo Serrano Mancilla
La nueva economía heterodoxa latinoamericana tiene estos y muchos otros desafíos. Nuevas preguntas que exigen nuevas respuestas ante un escenario externo adverso y que asfixia. Una opción, la salida de siempre, la neoliberal explicada en clave de economía neoclásica que ha demostrado ser ineficaz e injusta. La otra opción está por construirse ahora que el viento de cola cesó y ahora sopla de cara.

(Tomado de CELAG)
Economista español, doctor en Economía por la Universidad Autónoma de Barcelona y director del Centro de Estudios Estratégicos Latinoamericano de Geopolítica.

Perlas informativas del mes de julio de 2017


Pascual Serrano

Internacional

Silencio sobre Arabia Saudí
"Arabia Saudí: 14 hombres afrontan ejecución inminente por participar en protestas" ( Democracy Now!, 17 de julio) ( RT, 28 de julio). Esta es otra de esas noticias que no vemos en nuestra prensa porque no es en Venezuela y el gobierno saudí es un buen cliente de las empresas españolas.
Sacada de la manga o de la Constitución
"Una Asamblea Constituyente que Nicolás Maduro se ha sacado de la manga", llaman en Telecinco el 17 de julio a las elecciones legislativas venezolanas. Pues esto dice el artículo 348 de la Constitución de Venezuela: "La iniciativa de convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente podrán tomarla el Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros...". O sea, de la manga precisamente no.
Y también en Telecinco el 17 de julio dicen: "El plebiscito simbólico aumenta la presión sobre el régimen". ¿Imagináis que dijeran esa misma frase el 1 de octubre en TV3?
Marxismo cultural
"Dalas contra el marxismo cultural", titulan los "politólogos" de La Razón el 18 de julio. ¿Y cuál es el profundo asunto que abordan como marxismo cultural? Pues que dos youtubers han ido a juicio por la custodia de un perro. Si es que el marxismo cultural acecha donde menos te imaginas.
En nombre del mundo
"El mundo aislará a Maduro si impone su Constituyente", titula ABC el 18 de julio a modo de amenaza. Periodismo objetivo le llaman. Lo curioso es que trata de que Estados Unidos y la Unión Europea amenazan con sancionar a Venezuela si sigue adelante con su proyecto para unas elecciones para Asamblea Constituyente. Ellos le llaman "consolidar la dictadura". En conclusión, que por mundo entienden EEUU y UE, y por dictadura que haya elecciones...
Por generación espontánea
Según RTVE el 19 de julio, durante las manifestaciones en Venezuela la gente muere quemada espontáneamente y, casualmente, afecta a los partidarios del gobierno que se cruzan con los manifestantes opositores. Y si nos fijamos en la agencia EFE, los policías terminan heridos porque sus motos explotan durante las elecciones.
Tuit de RTVE
Tuit de RTVE
Tuit de EFE
Tuit de EFE
Es que en EFE, como bien dice Stéphane M. Grueso en su tuit, las noticias se producen sin saber quién las provoca: los candidatos se mueren, las sedes se incendian y los agentes se hieren. O quizás no quieren decir quiénes matan candidatos, incendian sedes y atacan a policías.
Tuit de EFE
Tuit de EFE
Tuit de EFE
Tuit de EFE
Tuit de EFE
Tuit de EFE
Nosotros somos los guays
Aquí vemos, en un tuit del 22 de julio del grupo multimedia Vice, un ejemplo de xenofobia y etnocentrismo europeo burlándose de la indumentaria indígena tradicional de un jefe de Estado.
Tuit de Vice
Tuit de Vice
Bombas preventivas
El corresponsal en Caracas de un portal que produce para Atresmedia ( SinFiltros, 22 de julio) diciendo que "la resistencia está preparándose con cócteles molotov para que la policía no pueda reprimirles". Son cócteles molotov preventivos, claro.
Condenar solo las muertes israelíes
¿Alguien recuerda tuits de condena del Ministerio de Asuntos Exteriores español como este el 25 de julio cuando los asesinados son palestinos? Por cierto, en esos mismos hechos asesinaron a cuatro palestinos.
Tuit del Ministerio de Asuntos Exteriores
Tuit del Ministerio de Asuntos Exteriores
Aparecieron los alimentos
¿Recordáis que en Venezuela no había comida en los mercados y la gente se moría de hambre? Pues el 25 de julio, según El Mundo, estaban acaparando por la huelga, qué cosas.
Titular de El Mundo
Titular de El Mundo
Contabilizar solo los que interesan
Titular de la CNN el 26 de julio para una resolución que se pierde porque solo consigue 13 de los 35 países.
Titular de CNN
Titular de CNN
Unidad de choque
Utilizan la violencia y quieren deponer al presidente elegido pero para El País el 27 de julio son "una unidad de choque opositora".
Titular de El País
Titular de El País
No son sus hijos
Esta era la portada de La Razón el 28 de julio. Parece que eso era lo más importante que sucedía ese día en el mundo. Pero lo más grave es que es mentira. Suponiendo que fuese verdad que esas dos personas estuviesen en un hotel en Madrid, no son hijos de Nicolás Maduro, son hijos de un anterior matrimonio de la actual esposa del presidente venezolano. No puede ser responsable de su comportamiento el presidente de Venezuela.
Portada de La Razón
Portada de La Razón
Simplemente manifestantes
Venezuela es el país donde los que lanzan bombas incendiarias no son ni terroristas ni antisistema ni violentos, solo "manifestantes"; y donde votar "amenaza la democracia". (El País, 30 de julio)
Post de El País
Post de El País
Titular de El País
Titular de El País
Cuarenta y dos por ciento
Muy oportuno este tuit de Jonahattan Martínez el 31 de julio donde compara un 42% de participación según sea en España o en Venezuela.
Portadas de El País
Portadas de El País

España

Gorda y canosa
"Marta Carrasco está algo gruesa. En ninguno de sus vestidos puede subirse la cremallera hasta arriba. Y su pelo pide un tinte a gritos". Así de respetuoso y nada machista empieza la crónica de El País del 14 de julio sobre espectáculo de baile de Marta Carrasco. Por cierto, escrito por una mujer.
Ser felices
En algunos titulares parece que toman por tontos a los lectores. Gran novedad, las generaciones anteriores no querían ser felices con o sin trabajo ( Tuit de El País el 16 de julio)
Tuit de El País
Tuit de El País
Dejar huérfanos
Un ciclista sin escrúpulos va por la carretera dejando niños huérfanos, según Telecinco.

Tuit de Telecinco
Tuit de Telecinco
El PP silenciado
Pobrecitos estos del PP, silenciados y censurados por los medios de comunicación controlados por el chavismo y el castrismo (tuit 21 de julio). Menos mal que las redes sociales les permiten llevar su mensaje perseguido por el aparato mediático dominante.
Tuit del Partido Popular
Tuit del Partido Popular
Quitar y no quitar
Como insinuar una cosa (que hay que quitar los restos de Queipo de Llano) o la contraria (que no hay que quitarlos) según nos interese, y con las mismas declaraciones del entrevistado. ( Eldiario.es, 24 de julio. El Mundo, 24 de julio)
Titular de Europa Press
Titular de Europa Press
Titular de eldiario.es
Titular de eldiario.es
El PSOE y la plurinacionalidad
Aquí cada uno cuenta la noticia como le interesa. ( El País, 25 de julio y Público, 25 de julio)
Titular de El País
Titular de El País
Titular de Público
Titular de Público
Vetado porque no se lo pagan
"Aficionados protestan en el pleno de Paiporta por el veto al torneo de Tiro y Arrastre", titula el regional valenciano Las Provincias el 29 de julio. Pero cuando se lee la noticia no aparece ningún veto, simplemente el gobierno municipal retira la subvención para ese concurso. Supongo que tampoco se subvenciona en ese pueblo el tiro con arco, el piragüismo, la opera o los viajes espaciales; y nadie considera que eso esté vetado en Paiporta.
Lo que prefieren los del PSOE
¿Es usted votante socialista? Pues aunque no se lo haya planteado usted prefiere una alianza del PSOE con Ciudadanos. Se lo dice El País que lo sabe mejor que usted ( El País, 30 de julio).
Titular de El País
Titular de El País
Pascual Serrano es periodista. Su último libro es "Medios democráticos. Una revolución pendiente en la comunicación". Akal.

El parlamento venezolano se declara en resistencia


La decisión, luego que la Constituyente asumió facultad legislativa

Foto
Delcy Rodríguez, presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ante el micrófono), rechazó ayer en conferencia de prensa que el Congreso haya sido disuelto

La Asamblea Nacional (AN) venezolana, de mayoría opositora, realizó ayer una sesión extraordinaria, en franco desafío a la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que la víspera asumió algunas de sus competencias legislativas, mientras crecen la presión internacional y las amenazas de sanciones contra Venezuela.
El Congreso descartó que vaya a reconocer la decisión de la Constituyente y aprobó la creación de una comisión que investigará las medidas del nuevo organismo y evaluará posibles acciones legales locales e internacionales.
El parlamento se declaró en resistencia tras rechazar el fraudulento despojo de algunas facultades suyas por la plenipotenciaria ANC.
El viernes pasado la Constituyente acordó por unanimidad asumir algunas competencias del parlamento para legislar en materia de seguridad, soberanía, economía, finanzas y bienes del Estado, medida que generó molestia a la Organización de los Estados Americanos (OEA) y varios países, incluidos Estados Unidos y 12 naciones del continente aglutinadas en el llamado grupo de Lima.
Secundado por los representantes de Alemania, Estados Unidos, Chile, Reino Unido y México, entre otros, el vicepresidente del parlamento y líder opositor, Freddy Guevara, dijo en la sesión extraordinaria que el Congreso no aceptará ninguna decisión emanada de la ANC y seguirá trabajando a pesar de que la justicia bloqueó todas sus leyes desde que su fracción ganó la mayoría de curules en 2015.
Desconocemos, rechazamos y no obedeceremos esa pretendida disolución. Aquí nadie se come el cuento de que no lo disolvieron, sino le quitaron competencias, expresó Guevara, quien aseveró que los constituyentes “se parecen a Cantinflas cuando decía: ‘yo no la maté, sólo la asesiné’”.
Este es un parlamento en resistencia frente a una dictadura militar armada que secuestró sus espacios y militarmente obtiene lo que no pudo lograr con votos, agregó Guevara poco antes de romper, en rechazo, el decreto que despoja de algunas facultades al parlamento.
La AN acordó además denunciar ante la comunidad internacional la violación de los derechos políticos de los venezolanos y ordenó abrir una investigación contra los 545 miembros de la ANC por usurpación de funciones, luego de asegurar que su elección fue producto de un fraude.
Minutos después la presidenta de la Constituyente, Delcy Rodríguez, reiteró que el Congreso no fue disuelto. Es mentira, hoy estaba sesionando. La Constituyente dijo al viejo parlamento que tiene que trabajar respetando la Constitución, convivir y coexistir respetando al poder constituyente originario, subrayó.
Rodríguez incluso planteó a la junta directiva de la AN establecer una comisión de enlace entre la ANC y el Congreso, en medio de una reunión a la cual asistió el ex presidente del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero.
En ese contexto, el gobierno de Venezuela manifestó su rechazo categórico a un comunicado del Departamento estadunidense de Estado, en el cual impugnó el reciente decreto de la ANC de asumir algunas funciones legislativas del parlamento.
En un comunicado, la cancillería venezolana calificó el pronunciamiento de Washington de nueva amenaza y alertó sobre las excusas de la administración del presidente Donald Trump para avanzar en una agresión militar contra Caracas.
En tanto, el ministro venezolano de Exteriores, Jorge Arreaza, pidió a los gobiernos de América Latina y del mundo que se han pronunciado sobre la situación política en su
país participar en una reunión internacional de alto nivel en aras del diálogo político.

Foto Afp Afp, Ap, Reuters y Xinhua Periódico La Jornada
Caracas.


Marcha contra el racismo frena protesta de ultraderecha en Boston


Las autoridades reportan enfrentamientos con la policía; hay 27 detenidos

Foto
El presidente estadunidense agradece a Steve Bannon su apoyo durante la campaña electoral
Según reportes oficiales, unas 40 mil personas se sumaron a la movilización para repudiar el ultranacionalismo blanco.Foto Afp
Foto
Un joven detenido que participó en la supuesta manifestación por la libertad de expresión

Decenas de miles de manifestantes, quienes coreaban consignas antinazis, se reunieron este sábado en el centro de Boston para expresar su repudio al ultranacionalismo blanco, empequeñeciendo así una movilización conservadora que realizaba una marcha por la libre expresión, una semana después de que un mitin supremacista terminó con derramamiento de sangre en Charlottesville, Virgina, una mujer muerta y numerosos heridos, después de que un neonazi embistió con su automóvil a personas que se movilizaban contra el racismo.
La policía estimó que hasta 40 mil personas salieron a la calle, alrededor del parque más antiguo del país. Las autoridades estuvieron una semana planeando la seguridad para el acto, por lo que movilizaron a 500 agentes, incluyendo a muchos en bicicletas, y pusieron barricadas y grandes camiones blancos de basura para evitar que alguien arrollara a los manifestantes, como ocurrió en Charlottesville.
Unas 15 mil personas marcharon por la ciudad hasta el histórico Boston Common, donde muchos se reunieron cerca de un quiosco del que previamente se había ido un grupo de conservadores que planeaba pronunciar discursos y se retiró del lugar antes de que los oradores derechistas hablaran sobre la libertad de expresión. Después, vagonetas de la policía escoltaron a los conservadores afuera de la zona y contramanifestantes enfurecidos se enfrentaron con las fuerzas de seguridad.
Manifestantes contra el discurso de odio rodearon a personas que habían asistido al mitin de los derechistas gritando: Vergüenza y váyanse a casa, lanzándoles ocasionalmente botellas de plástico.
Los organizadores –un grupo denominado Boston Free Speech Coalition– se describen como coalición de libertarios, progresistas, conservadores e independientes. Su meta es llevar adelante un diálogo abierto y pacífico sobre la importancia del derecho a la libre expresión y la amenaza a esa garantía. Medios de comunicación señalaron que entre los oradores había varios que se identifican abiertamente con el movimiento supremacista blanco.
Posteriormente, miembros del movimiento Black Lives Matter (La vida de los negros importa) realizaron una protesta en el Common, donde fue quemada una bandera de la Confederación. Los manifestantes golpearon los costados de un vehículo policial.
Veintisiete personas fueron arrestadas, principalmente por enfrentamientos en los que algunos arrojaron piedras y botellas con orina a policías antimotines, dijo a periodistas el comisionado de la corporación, William Evans.
El Departamento de Policía de Boston tuiteó que los manifestantes arrojaron botellas, orina y piedras, por lo que exhortó a la gente a que se abstuviera de hacerlo. Unos 10 minutos antes, el presidente Donald Trump felicitó a la corporación en un mensaje de Twitter: Parece que hay varios agitadores opuestos a la policía en Boston. ¡La policía luce firme e inteligente! Gracias. Elogió también al alcalde demócrata de la ciudad, Marty Walsh.
Los organizadores del acto conservador, que había sido promocionado como una marcha en favor de la libre expresión, se distanciaron públicamente de los neonazis, los supremacistas blancos y otros grupos que fomentaron la violencia en Charlottesville el pasado 12 de agosto.
Los detractores temían que los ultranacionalistas blancos se presentaran en Boston de todas maneras, lo que hubiera incrementado la posibilidad de violencia en lo que era potencialmente el primer gran encuentro con connotaciones raciales en una de las principales ciudades del país desde lo ocurrido en Charlottesville. Sin embargo, sólo decenas de conservadores se presentaron al mitin en el Boston Common y se dispersaron antes de lo previsto.
Una de las personas que tenía programado pronunciar un discurso en la marcha conservadora dijo que el acto se desmoronó.
Samson Racioppi, candidato al Congreso que estaba entre las personas que iban a hablar, dijo a la televisora WCVB-TV que el acto estaba mal planeado.
Algunos contramanifestantes se vistieron completamente de negro y cubrieron sus rostros con pañuelos. Corearon consignas antinazis y antifascistas, y ondearon carteles con leyendas que decían: Que los nazis vuelvan a tener miedo, Ama a tu vecino, Resiste el fascismo y El odio nunca hizo grande a Estados Unidos. Otros portaban una enorme pancarta, en la cual se leía: Aplasten a la supremacía blanca.
Despedida de Trump a Bannon
Por otra parte, Trump agradeció ayer a su polémico estratega Steve Bannon, quien fue despedido de la Casa Blanca el pasado viernes. Dijo que quizá ahora sea incluso mejor que antes como editor ejecutivo de Breitbart News, donde competirá contra las fake news o noticias falsas.
Bannon fue uno de los pocos que defendió la postura de Trump ante los sucesos en Charlottesville. La primera reacción del mandatario fue acusar a ambos bandos (supremacistas y racistas, y el de los antiderechistas) de la violencia. El lunes siguiente fustigó a los manifestantes de extrema derecha, a los que pertenecía el hombre que mató con su auto a una mujer e hirió a decenas. El martes siguiente Trump nuevamente se mostró en contra de ambos bandos.
El estratega, quien dejó la Casa Blanca el viernes, regresó a su antiguo puesto en el portal de derecha Breitbart News horas después de abandonar el cargo.
En otro tuit, Trump agradeció a Bannon su servicio y papel en la campaña por la elección presidencial: Quiero agradecer a Steve Bannon su servicio. Él llegó a la campaña durante mi competencia contra la retorcida Hillary Clinton. ¡Fue grandioso! Gracias, S.
El presidente señaló en Twitter que Bannon “será una voz dura e inteligente en @BreitbartNews... quizá incluso mejor que antes. Las noticias falsas necesitan co
mpetencia!”

Foto ApAp, Dpa y Reuters Periódico La Jornada
Boston.


¿Ocaso o agonía del peronismo?



Guillermo Almeyra
La elección parcial del domingo 13 de agosto (las PASO) en Argentina indica el humor del electorado, pero serán las elecciones de octubre próximo las que fijen la relación de fuerzas entre el gobierno y las oposiciones. Los resultados indicativos sirven, de todos modos, para estimular la reconsideración eventual del sufragio expresado y, teóricamente, para imponer algún cambio de última hora en la línea o la propaganda de los diferentes partidos. Por eso mismo conviene hacer un balance de los resultados de las PASO.
En primer lugar, ninguno de los contendientes atribuye importancia al número récord de abstenciones que, con los votos nulos o en blanco, llegan a más de 35 por ciento, una cantidad similar a los sufragios conseguidos por el gobierno o por Cristina Fernández de Kirchner. Por tanto, en octubre no habrá una polarización entre dos fuerzas (macrismo y kirchnerismo) sino entre cuatro (las dos citadas, la abstención, los votos nulos y los en blanco y, por último, la otras oposiciones peronistas de derecha o de los partidos de centro derecha no macristas).
Es lógico que los partidos escondan este hecho porque quien decide ir a votar pero para anular su voto o votar en blanco no es una persona despolitizada sino alguien que rechaza a todos los partidos de cualquier tendencia ellos sean. En cuanto las abstenciones, es obvio que incluyen a los demasiado viejos para votar, los enfermos, los ausentes o quienes están a más de 500 kilómetros de su lugar de votación, pero todos estos grupos juntos no son sino una pequeña minoría de los millones de abstenidos que ningún partido pudo convencer.
Este repudio masivo es el resultado de un proceso electoral en el que todos los partidos –incluidos los de izquierda y el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT)– ofrecieron sus candidatos y sus listas como quien vende jabones o productos de alto consumo y pusieron sus intereses como aparatos por sobre los intereses y las necesidades del conjunto de los trabajadores sin ser capaces de desarrollar propuestas ni ideas alternativas a más largo plazo. Por consiguiente, la primera pregunta que deberían hacerse los militantes de una izquierda amplia que en su conjunto no llega a 10 por ciento es por qué no pudieron conseguir que esos sectores tan amplios los votasen.
Otro resultado de las urnas es que casi 90 por ciento de los votos se volcó hacia partidos burgueses con políticas neoliberales similares, como el macrismo y sus aliados-adversarios de la Unión Cívica Radical o las diversas tendencias que se dicen peronistas. La mayoría de los electores, que en los años 90 votó y volvió a votar al neoliberal nefasto Carlos Menem, peronista de derecha, votó ahora mayoritariamente por los macristascontinuadores de Menem, igualmente proimperialistas, igualmente privatizadores, igualmente antiobreros.
Se cierra así el ciclo de un peronismo vagamente nacionalista y estatista, con base plebeya y apoyo obrero y sindical, que intentaba defender al capitalismo pero desarrollando, mediante el apoyo estatal, una débil burguesía nacional que se defendía de las trasnacionales. Estamos sufriendo los resultados de la despolitización realizada por Perón y sus seguidores y de la inexistencia de una batalla de ideas y una formación política socialista, pues la izquierda tradicional en parte fue absorbida por el kirchnerismo (como un sector de los socialistas y todo el partido comunista) y la izquierda anticapitalista se limitó a llevar adelante una lucha fundamentalmente obrerista y por un sindicalismo de clase sin enlazarla con la indispensable educación anticapitalista y, además, agitando posiciones internacionales que causan rechazo.
El peronismo no se explica sólo por Perón; éste, más bien, habría sido impensable sin la lucha obrera independiente, de tradiciones anarquistas y socialistas, y sin el precedente del yrigoyenismo con su política antimperialista. Fueron los obreros los que ocuparon las fábricas y los grandes comercios e impusieron al gobierno militar y al entonces desconocido coronel Perón las conquistas que después aparecieron como concesiones de éste y que lo hicieron popular; fueron ellos los que el 17de octubre de 1945 salvaron a Perón que pedía a los generales golpistas la gracia de exiliarse; fueron los obreros los que, con su lucha desde 1955 hasta los primeros años 70, impusieron a las dictaduras militares la necesidad de llevar de regreso a Argentina a Perón para frenar las luchas de los trabajadores.
Perón era un militar simpatizante del fascismo italiano que dio asilo en Argentina a decenas de nazis alemanes y fascistas y que tenía como guardaespaldas a los ustachas, criminales de guerra del croata Ante Pavelich. Eso le ganó el apoyo de la jerarquía católica, franquista y fascista y de los diversos grupos de extrema derecha nacionalista. Los obreros que le apoyaron, en cambio, simpatizaban con el socialismo y se oponían al nazifascismo, pero creían que Perón les daba conquistas que, en realidad, ellos habían obtenido con su acción y ese apoyo obrero atrajo también a sectores progresistas de clase media.
Al peronismo de dirección burguesa reaccionaria y de base obrera antioligárquica, antimperialista y socializante, Perón le puso su sello despolitizador (de casa al trabajo, del trabajo a casa, la eliminación de las huelgas en su Constitución de 1949, las declaraciones de Evita en Madrid exhortando a los españoles a obedecer a Franco como los argentinos obedecen a Perón) pero las bases varias veces desacataron sus órdenes, como cuando llamó a votar por Frondizi. Cuando volvió a Argentina fue para matar izquierdistas, como en Ezeizaen 1974, y para respaldar a los asesinos de la Alianza Anticomunista Argentina (tres A) desde el ministerio dirigido por su brazo derecho, López
Rega. Hoy esa contradicción entre la dirección peronista y los deseos de sus bases entra en crisis. El peronismo está en su ocaso pero no se ve quién pueda recoger su influencia masiva.

Trump emasculado: militares y Goldman Sachs expulsan a Bannon


Bajo la lupa
Alfredo Jalife-Rahme
La Jornada
Foto
Steve Bannon, ex jefe de estrategia de la Casa Blanca, 
dijo en una entrevista que la Presidencia de Donald
Trump ha terminadoFoto Afp
WSWS(https://goo.gl/hNM6dm) arguye que con el despido del fascista Steve Bannon –anterior oficial de Marina, ex banquero y principal estratega político de Trump–, los militares afirman su control en la Casa Blanca.
Su defenestración se gestó tres días después de la conferencia de prensa de Trump quien “defendió a los manifestantes nazis y supremacistas blancos” en Charlottesville, lo cual provocó una crisis política sin precedentes en Washington, lo que daña severamente la credibilidad de EU en la arena internacional y crea las condiciones para explosiones sociales domésticas.
Hasta James Murdoch, director de 21st Century Fox e hijo de Rupert (aliado de Trump), reprochó la ambivalencia del polémico presidente quien dos días más tarde criticó a sus presuntos aliados.
Más allá de la rebelión en la granja de un sector del Partido Republicano, el índice Dow Jones declinó 274 puntos con el amago de la renuncia del israelí-estadunidense Gary Cohn, anterior presidente de Goldman Sachs y hoy jefe económico de la Casa Blanca. Con el despido de Steve Bannon, los tratantes del piso de remates de la bolsa de Nueva York, que repuntó, explotaron de júbilo.
La decisión de su defenestración provino del flamante general retirado John Kelly, de los Marines quien defendió a su colega el general H. R. McMaster –consejero de seguridad nacional– y de quien el feroz portal Infowars alega que es controlado por el megaespeculador George Soros quien planea la captura de la Casa Blanca, citando a una fuente del espionaje israelí (https://goo.gl/1ycnPG).¿Será?
No es ningún secreto el choque de Soros con el gobierno de Netanyahu y su aliado Sheldon Adelson, dueño de casinos y periódicos.
La gota que derramó el vaso de la expulsión de Bannon –quien había presentado su renuncia 10 días antes, congelada por su pupilo ideológico Trump– fue su cruda entrevista a The American Prospect (https://goo.gl/DKjuhA) donde planteó purgar (sic) a sus oponentes en las secretarías de Estado y de Defensa, atacó a Cohn por oponerse a la guerra comercial contra China y, lo peor de todo, a mi juicio, expuso la vacuidad de las amenazas bélicas contra Norcorea, donde no existe una solución militar ya que en la primera media hora habrían 10 millones de muertos (¡súper sic!) en Seúl.
Lo más relevante: Steve Bannon colocó a China como el principal enemigo de EU y que, en caso de no ser detenida en los próximos cinco años, marcaría un punto de inflexión que impulsaría a Pekín como el nuevo hegemón.
Los negocios en China de Goldman Sachs, de la banca Rothschild y Soros –no se diga de Jared Kushner y su esposa Ivanka– chocaron conspicuamente con el estratega Bannon quien fue el artífice del triunfo de Trump en el Colegio Electoral al movilizar a las huestes de desempleados supremacistas blancos y los WASP (blancos, protestantes anglosajones) en la olvidada área rural de EU: desde el cinturón bíblico hasta el cinturón industrial.
Ni tardo ni perezoso Steve Bannon –a quien el Vaticano ya le había declarado la guerra “teo-política (https://goo.gl/1DswuC)”– regresó de inmediato a su plataforma Breitbart News, portavoz del nacionalismo blanco económico y declaró en forma bombástica que se encuentra en guerra contra los opositores de Trump en el Congreso, los multimedia y las trasnacionales. Fue notorio que no haya mencionado a los militares que lo decapitaron (https://goo.gl/HUcnDS).
El emasculado Trump se encuentra arrinconado y más aislado que nunca con el solo apoyo interno de su familia, su hija Ivanka y su yerno Kushner quien controla a su correligionario Stephen Miller, caústico amanuense de Trump y connotado islamófobo muy dado a una retórica estrambótica, como la que profirió el presidente sobre la carnicería (sic) estadunidense perpetrada por los lobos de Wall Street.
Arrinconado en la Casa Blanca, el hoy emasculado Trump, a quien ya había detectado como “deslactosado (https://goo.gl/1V4qXd)”, tendrá como aliado a Bannon desde su púlpito nacionalista blanco en Breitbart, a quien felicitó: “Steve Bannon será una nueva voz dura (sic) e inteligente, quizá mucho mejor que antes. Los fake news necesitan competencia (https://goo.gl/vx6mLG)”.
Jonathan Swan, del portal AXIOS, asevera que Bannon, apoyado por la familia del multimillonario Bob Mercer, se prepara para la guerra (¡súper sic!) con su “maquinaria homicida de Breitbart”: una guerra termonuclear (¡súper sic!) contra los globalistas quienes han destruido a EU. La guerra será contra el general H. R. McMaster, Dina Powell –vice-consejera de seguridad nacional que proviene de Goldman Sachs–, Gary Cohn y la pareja Jared e Ivanka.
A mi juicio, el desenlace de esta guerra civil, que no se atreve a pronunciar su nombre, dependerá de la movilización de las huestes nacionalistas/populistas/supremacistas blancos.
El júbilo por la expulsión de Steve Bannon es indescriptible: desde Hollywood hasta Huffington Post, presuntamente controlado por Soros, y que llegó hasta titular en forma racista “Adiós Goy (https://goo.gl/1GH4rF)”. El término Goy (¡súper sic!) es despectivamente racista para quienes no son judíos y son vistos como “no humanos (https://goo.gl/rpBLtA)”.
Washington es un volcán en plena erupción y el rotativo israelí Haaretz revela que los generales de EU encabezan una revuelta sin precedentes contra Trump, debido a que si cada soldado negro abandona, como consecuencia de los comentarios del presidente sobre Charlottesville, “el ejército colapsaría (https://goo.gl/Vft2Ls)”.
Pepe Escobar resalta la estratagema de Steve Bannon que consiste en seducir a la desempleada clase trabajadora que solía ser fiel al Partido Demócrata: más hablan de política de identidad los demócratas, y más los tengo atrapados. Deseo que hablen diario sobre el racismo. Si la izquierda (sic) se concentra en la raza y la identidad, y nosotros vamos con el nacionalismo económico, podemos aplastar (sic) a los demócratas, según el explosivo Bannon (https://goo.gl/fcfvZv). Antes habría que ver qué sucede en las próximas elecciones intermedias de 2018.
Steve Bannon sentenció en una entrevista a Weekly Standard que la “presidencia de Trump por la que luchamos y ganamos, se acabó (https://goo.gl/YXGjc3)”.
Bannon va a la guerra de guerrillas y externó que todavía tenemos un inmenso (¡súper sic!) movimiento para rescatar algo de lo que queda de la presidencia. Consideró que Trump será mucho más convencional (sic) al tener dificultades de avanzar los temas del nacionalismo económico y la inmigración (Nota: en la que incluyó la construcción del muro).
Steve Bannon vaticinó que los republicanos, quienes han sido reticentes en su apoyo, moderarán (¡super sic!) a Trump. Mejor dicho: ¡los militares y Goldman Sachs!
NYT juzga que la salida de Bannon fue una victoria para Cohn y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin (Nota: ambos de Goldman Sachs), y pregunta qué quedará de la agenda de Trump en comercio, cambio climático, China, inmigración y Afganistán.
¿Trump leerá más que nunca el portal Breitbart e intentará aplicar el nacionalismo económico mezclado de supremacismo blanco (https://goo.gl/nQcddK)?
Una cosa es segura: Steve Bannon afuera será mucho más peligroso que adentro de la Casa Blanca.
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife

domingo, 20 de agosto de 2017

Venezuela-Estados Unidos: ¿Quién es una amenaza para quién?


Carlos E. Lippo
El presidente de Venezuela insiste en solucionar los problemas internos de su país por la vía democrática y sin injerencias estadounidenses. Foto: Reuters.

El presidente de Venezuela insiste en solucionar los problemas internos de su país por la vía democrática y sin injerencias estadounidenses. Foto: Reuters.
En fecha ya tan remota como el año 2007 un memorándum oficial de la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos (NSA) incluía a Venezuela entre sus seis “objetivos prioritarios”, siendo China, Rusia, Corea del Norte, Irán e Iraq, los otros cinco países señalados en el mismo con igual carácter. Dicho documento fue filtrado en el año 2013 por el ex consultor tecnológico estadounidense, antiguo empleado de la CIA y la NSA, Edward Snowden, al diario británico The Guardian, que a su vez lo cedió a The New York Times (1) . 
El conocido diario neoyorquino, que permanentemente hostiga a Venezuela, en el artículo mediante el cual presentaba este documento señalaba que uno de los objetivos del mismo era:
“Ayudar a los encargados políticos (estadounidenses) a prevenir que Venezuela obtuviese sus objetivos de liderazgo regional y desarrollase políticas que impactasen negativamente los intereses globales de EE.UU”, y es que según decía el mismo diario, el gobierno de George W. Bush se veía “en una competición por el liderazgo en Latinoamérica con el líder de Venezuela, Hugo Chávez”.
Es razonable suponer entonces que este objetivo y esta competitividad se hayan ido intensificando en el tiempo a medida que la Revolución Bolivariana, de la mano del Comandante Chávez, iba alcanzado cada vez mayores logros a lo interno de, al mismo tiempo que se colocaba en posiciones cimeras en la escena internacional, contribuyendo decididamente a importantísimos logros en materia de la integración regional (ALBA, UNASUR, CELAC y Petrocaribe) y de la conformación del actual mundo multipolar que acabó enterrando la desdichada y estúpida tesis del ”fin de la historia”. Todo ello logrado en medio de la más descomunal injerencia de ese inmoral imperio, materializada a través de la inmensa cantidad de acciones ilegales, extremadamente cruentas algunas de ellas, que éste planificó, promovió y financió, con el mayor desparpajo y el más descarado apoyo de la canalla mediática nacional e internacional, entre los días iniciales de la revolución y la prematura muerte de Chávez.
Considero que las acciones y operaciones psicológicas de naturaleza terrorista ejecutadas por miembros de la oposición con el concurso de mercenarios de diferentes nacionalidades, al igual que las frustradas por la oportuna intervención de los organismos de inteligencia y prevención con el apoyo del pueblo revolucionario desde el día siguiente a la elección de Nicolás Maduro hasta el pasado 30 de julio, día de la elección de la actual Asamblea Nacional Constituyente, todas ellas planificadas, promovidas, apoyadas y coordinadas por el imperio, aún sin haber materializado su invasión, son sólo son comparables con algunas de las desarrolladas contra de la Revolución Cubana, a lo largo de sus más de cincuenta años de existencia.
Ocurre adicionalmente que, en medio de tan arteros ataques, la Revolución Bolivariana no sólo es que ha sobrevivido dignamente, sino que se ha convertido, sólo por la vía del ejemplo y de la excelsa presencia del Hugo Chávez y ahora de su legado, en inspiradora de otros movimientos revolucionarios exitosos a nivel continental conocidos por todos y en un auténtico faro de luz capaz de orientar a los más diversos movimientos revolucionarios a nivel planetario.
Por lo que resulta perfectamente explicable entonces que Obama haya emitido aquella infamante “Orden Ejecutiva” del 09 de marzo de 2015, ya que el imperio considera a Venezuela como una real amenaza, a pesar de estar situados a miles de kilómetros de distancia de su territorio; de que no contamos con armas de alcance estratégico; y de que nunca hemos empleado recursos ni funcionarios para conspirar en contra del orden constitucional estadounidense.
El presidente de los Estados Unidos amenazó con una intervención militar en Venezuela. En la imagen, Donald Trump, entre Rex Tillerson y Nikki Haley, con el general H.R. McMaster la la derecha. Foto: AP.Como quiera que con cada intento fallido de significación a lo largo de todos estos años (golpe de abril de 2002; paro-sabotaje petrolero 2002-03; incursión paramilitar colombiana y “guarimbas” de 2004; “guarimbas estudiantiles” de 2007; acciones armadas de desconocimiento del triunfo de Maduro en mayo de 2013; acciones terroristas de “La Salida”, febrero a mayo de 2014; “Golpe Azul” de febrero 2015; y acciones terroristas de abril a julio del presente año), el imperio ha perdido una cantidad importante de sus operadores locales, y que los que aún le quedan han demostrado ser absolutamente ineficientes, no le ha quedado otra opción que intentar asumir directamente las futuras acciones de la contrarrevolución local, incluyendo una intervención militar directa, tal como lo ha señalado de manera explícita el mismísimo Donald Trump en unas terribles declaraciones ofrecidas la semana pasada, luego de reunirse con su secretario de Estado, Rex Tillerson; su asesor de seguridad nacional, H.R. Mc Master; y su embajadora ante la ONU, Nikki Haley (2) .
El presidente de los Estados Unidos amenazó con una intervención militar en Venezuela. En la imagen, Donald Trump, entre Rex Tillerson y Nikki Haley, con el general H.R. McMaster la la derecha. Foto: AP.
En relación al alcance real de tales declaraciones consideramos que es necesario poner enteramente en tela de juicio unas declaraciones de Noam Chomsky, ese presunto anarquista estadounidense que con demasiada frecuencia gusta de enmendar la plana al imperio aparentando atacarlo, que pretenden minimizar el impacto de las amenazas de Trump, señalando que son “irresponsables” aunque “típicas” de anteriores presidentes, para luego entrar en flagrante contradicción al decir que “… la mejor esperanza es que algunos de los generales a su alrededor, que presumiblemente entiendan las consecuencias, logren controlarlo” (3) .
No puede haber dudas en relación a que el imperio está plenamente determinado a invadir Venezuela militarmente mucho más temprano que tarde, sólo que como ha dicho ese famosísimo periodista australiano llamado John Pilger, que ha actuado como corresponsal de guerra en conflictos tan álgidos como los de Vietnam, Camboya, Egipto, India, Bangladés y Biafra: “… Washington sólo invade países indefensos, y Venezuela no está indefensa…”  (3) , por lo que a juicio nuestro habrá de intentar hacerlo con el apoyo de aquellos países latinoamericanos que le son más incondicionales, esto es: Colombia, Perú, Méjico, Honduras, Panamá y Paraguay, entre otros.
Es en procura del apoyo militar de estos países cipayos que el vicepresidente Mike Pence está realizando su actual gira suramericana que lo ha llevado a Colombia, Argentina, Chile y lo llevará a Panamá, durante la cual no sólo es que no ha tratado de atenuar el terrible impacto de las declaraciones de su jefe, ya mencionadas, sino que se ha atrevido a tildar a Venezuela de “estado fallido”, al igual que antes otros funcionarios de igual o mayor nivel lo hicieron en países que luego resultaron invadidos (Afganistán, Iraq y Libia, entre ellos), y ello nada más y nada menos que en el “Estado Forajido de Colombia” (4) .
Una demostración palpable de que el imperio está tratando de conformar una fuerza militar multinacional para invadir a Venezuela lo constituye la celebración de una serie de ejercicios y maniobras militares conjuntas a lo largo del presente año en territorio suramericano y del caribe, cuando lo usual desde comienzos de los años sesenta era celebrar anualmente sólo las Maniobras Navales UNITAS. A continuación presentamos un listado público, tomado de la página de Google, contentivo de este tipo de maniobras, celebradas y por celebrarse durante el año en curso:
  • Maniobras Navales “Tradewinds 2017” (Vientos Alisios 2017), celebradas en el mar territorial de Barbados, del 06 al 12 de junio y en las aguas territoriales de Trinidad & Tobago, a 600 km. de la costa venezolana, del 13 al 17 de junio, con participación de efectivos militares de países de la región del Caribe (Méjico, Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, República Dominicana, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, San Cristóbal y Nieves, Surinam, San Vicente y las Granadinas y Trinidad & Tobago), junto a las de los siguientes países de la OTAN: EEUU, Canadá, Francia y el Reino Unido (5) .
  • Maniobras aéreas Colombia-Estados Unidos, celebradas durante los días 15, 16 y 17 de julio en el espacio aéreo de la base estadounidense de Palanquero (Colombia), a 300 km. de la línea fronteriza del Táchira (6) .
  • Maniobras Navales UNITAS LVIII-Fases del Pacífico y Anfibia, celebradas en las costas del Perú, entre el 13 y el 26 de julio, con participación de efectivos militares de los siguientes países: Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Indonesia, Italia, México, Panamá, Paraguay, España, y Reino Unido (7).
  • Participación de efectivos de las fuerzas aéreas de Colombia y Brasil en el ejercicio internacional “Mobility Guardian”, celebrado en Seattle, estados Unidos, entre el 29 de julio y el 12 de agosto (8) .
  • Ejercicios Militares AmazonLog, a celebrarse en la ciudad brasilera de Tabatinga, en el estado Amazonas, que haciendo frontera con Leticia (Colombia) y Santa Rosa (Perú), dista unos 700 km. de la frontera de Brasil con Venezuela, a celebrarse entre el 6 y el 13 de noviembre próximos, con la participación de las fuerzas armadas de Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú, Uruguay, Estados Unidos y Canadá (9) .
  • Maniobras Navales UNITAS LVIII-Fase del Atlántico, a celebrarse, como es costumbre, en un país de la costa atlántica suramericana (Argentina, Brasil o Uruguay), durante el último trimestre del año, según detalles que no pudieron ser obtenidos.
Pintada contra Trump en Caracas, capita de Venezuela. Foto: AP.
Pintada contra Trump en Caracas, capita de Venezuela. Foto: AP.
Para finalizar sólo me queda decir que la amenaza militar del imperio sobre Venezuela es absolutamente real y que lamentablemente podría ser materializada en cualquier momento a partir de ahora, mientras que la amenaza que Venezuela pudiera representar para la hegemonía imperial, nunca de carácter militar, es algo que nos enorgullece y que al ser reconocida por nuestros aliados, gobiernos y movimientos sociales a nivel mundial, debiera promover su más decidido apoyo a la Revolución Boliviariana junto al más contundente rechazo a las bastardas pretensiones del imperio.
Aunque celebro y agradezco aquella frase de Pilger con la que trata de exaltar a la revolución bolivariana hasta el infinito, al señalar que Si Venezuela cae, la humanidad cae  (3) , no la comparto en su totalidad; prefiero decir que si Venezuela cae, toda la América Latina estará en riesgo inminente de volver a ser el “patio trasero” de los Estados Unidos y esto, que es de tan extrema gravedad, no puede ser permitido por nadie en el seno de la comunidad mundial “decente”, ni mucho menos por los aliados venezolanos del ALBA-TCP, ni por Rusia, China e Irán.

Notas

(Tomado del blog Celippor)