Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

domingo, 19 de agosto de 2018

América Latina y la conciliación de clases



Peter Rosset*


Está de moda especular sobre qué esperar del próximo gobierno de México. Aunque nadie puede predecir el futuro, el análisis comparativo puede ayudar a establecer ciertos marcos para nuestras expectativas. Honduras, Paraguay, Uruguay, Argentina, Brasil, Ecuador, Venezuela, Bolivia, Chile, Perú, El Salvador y Nicaragua han tenido gobiernos que decían o dicen ser progresistas, y me gustaría hacer aquí un balance de lo bueno, lo malo y lo feo de sus resultados.


Cada uno de esos gobiernos aplicaba una estrategia de lo que se podría denominar conciliación de clases, ya que, excepto Cuba, la generación previa de lucha armada y lucha de clases había sido derrotada. Cada uno de los gobiernos, incluyendo las expresiones más radicales de Chávez, Morales y Correa, gobernaban de manera conjunta con sectores importantes de oligarquías, burguesías nacionales y grupos de capital.

El saldo frío de esos gobiernos, casi sin excepción aunque en menor o mayor grado, incluye sendos elementos en común. Todos lograron reducciones importantes de la pobreza extrema, sobre todo mediante programas de corte compensatorio y asistencialista, incluyendo las transferencias directas y la mal llamada inclusión financiera, que permite a los pobres acceder a un mayor nivel de consumo mediante el endeudamiento con el crédito. También lograron niveles significativos de democratización del acceso a la educación superior usando becas, cuotas y abriendo nuevas universidades públicas.

Todo esto, sin embrago, sin grandes cambios estructurales favorables a los intereses de las clases trabajadoras y campesinas o de las poblaciones indígenas y afrodescendientes. Más bien sus mandatos fueron escenarios de mayor trasnacionalización de las economías, la llegada del capital financiero internacional y el aumento exponencial de las concesiones mineras. A la par de crear pequeños ministerios o subsecretarías para atender la agricultura familiar y campesina con modestos presupuestos de crédito y compras públicas, entregaron los ministerios o secretarías de agricultura, con mega presupuestos, a los hombres y mujeres de Monsanto y del agronegocio. Liberaron los transgénicos y no avanzaron en la reforma agraria. En Brasil, los gobiernos de Lula y Dilma vieron la mayor expansión territorial del agronegocio en la historia del país. Han sido políticas de neodesarrollismo y neoextractivismo que justifican la expansión del agronegocio y la minería a cielo abierto con una mayor recaudación de impuestos y regalías por el Estado, modelo que ha entrado en crisis con el fin del boom de los commodities.

Cado uno de esos gobiernos ha sido asociado con el ascenso de nuevos sectores del capital ligados al presupuesto público (la Boliburguesía en Venezuela, Odebrecht y JBS en Brasil, etcétera) y la corrupción ha sido casi tan notaria como en los gobiernos de derecha. En estados, provincias y municipios han gobernado en nefastas alianzas electorales con las oligarquías locales de siempre.

Hoy día varios de esos gobiernos han llegado a tristes finales o se encuentran en situaciones complicadas. Los golpes blandoscontra Zelaya, Lugo y Dilma, Lula preso; las derrotas electorales de Fernández de Kirchner y Bachelet, y las guarimbas del imperialismo en calles de Venezuela y Nicaragua levantan dudas legítimas sobre los límites reales de una estrategia de conciliación de clases.

Se puede argumentar, por ejemplo, que mediante la conciliación de clases Lula, Dilma y el PT alimentaron la serpiente que luego los mordió. El primer mandato de Lula, con popularidad en alrededor de 80 por ciento, habría sido el momento para hacer la reforma política que pedían los movimientos sociales. No lo hizo, permitiendo la continuación de un sistema parlamentario que fomenta la tiranía de pequeños partidos de derecha. Cuando TV Globo estaba en quiebra, Lula la rescató con dinero público. No cortaron la cabeza de la serpiente. Alimentaron el agronegocio y los ruralistas, con subvenciones públicas, pusieron a un conocido corrupto de derecha, Michel Temer, como vicepresidente de Dilma y terminaron víctimas de las fuerzas que ellos mismos mantuvieron.

Una interpretación dice que el poder siempre ha querido avanzar la agenda del capital. Que los gobiernos militares llegaron a sus límites y dieron lugar a los gobiernos democráticos pero neoliberales, que también llegaron a sus límites. Y que la única manera de avanzar más en la agenda del capital (minería, agronegocio, etc.) era bajo supuestos gobiernos de izquierda, con su capacidad de contención de las masas, que ahora llegan a sus límites, y regresa la derecha de nuevo.

Viendo la composición del gabinete propuesto por AMLO, futuros nombramientos y propuestas de políticas, ¿será tan diferente en México? ¿Es AMLO tan diferente de estos otros presidentes? México, sí, tiene particularidades, pero ¿serán tan distintos los resultados?

* Profesor de El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) en Chiapas.

Se intensifica pugna en EU contra el presidente Trump

Ahora un militar retirado lo desafía

Revelan que abogado de la Casa Blanca coopera en pesquisa por trama rusa


▲ Donald Trump, mandatario estadunidense, antes de abordar un helicóptero en la residencia oficial.


Siete ex jefes de Inteligencia, más de 60 ex altos oficiales de ese servicio y ahora el propio abogado de la Casa Blanca son parte de una pugna sin precedente contra el comandante en jefe Donald Trump –provocando la interrogante una vez más de si esto podría marcar el inicio del fin de esta presidencia.

El día después de que Trump revocó la autorización de acceso a información federal secreta al ex jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) John Brennan, el pasado miércoles, como obvia represalia (aunque no fue explícitamente reconocida así) a las críticas del ex funcionario bajo el gobierno de Barack Obama contra el presidente, siete ex directores de la agencia emitieron una carta pública en apoyo a su colega y condenando la decisión del Ejecutivo.

“Todos estamos de acuerdo en que la acción del presidente en torno a John Brennan y las amenazas de acciones parecidas contra otros ex funcionarios no tiene nada que ver con quien debe o no tener autorización de seguridad –y todo que ver con un intento para sofocar la libre expresión”, escribieron los ex jefes que han servido bajo cinco presidencias, de Ronald Reagan a Obama (o sea, con republicanos y demócratas). Otros cinco subdirectores de la agencia de inteligencia también firmaron la misiva.

Trump justificó la acción al acusar a Brennan de usar su posición de ex alto oficial con acceso a información clasificada para hacer una serie de alegatos no fundados y escandalosos sobre esta administración.

Los ex oficiales no fueron lo únicos en reaccionar. Sesenta ex oficiales de la CIA también difundieron una carta el viernes y externaron su oposición a la acción contra Brennan y las amenazas de Trump de revocar la autorización de seguridad de otros ex funcionarios.

Pero tal vez la denuncia más peligrosa para el presidente fue la del almirante retirado William McRaven, quien fue jefe del Comando de Operaciones Especiales de Estados Unidos entre 2011 y 2014 y quien supervisó la operación que mató a Osama bin Laden. El mismo jueves publicó un artículo en el Washington Post, en el que calificó a Brennan de uno de los servidores públicos más finos que jamás he conocido y desafió al mandatario: Consideraría un honor si usted revocara mi autorización de seguridad también, para que yo pueda agregar mi nombre a la lista de hombres y mujeres que se han expresado en contra de su presidencia.

McRaven continuó con su condena a Trump: A través de sus acciones usted nos ha avergonzado en los ojos de nuestros hijos, nos ha humillado en el escenario mundial y, peor que todo, nos ha dividido como nación. Si usted piensa por un momento que sus tácticas de la era McCarthy suprimirán las voces críticas usted está tristemente equivocado. Vale recordar que fue un oficial militar quien confrontó públicamente a Joe McCarthy en 1954, marcando el principio del fin de la cacería política impulsada por ese senador.

Algunos analistas y observadores, ante estas respuestas de personalidades dentro de lo que se considera el establishmentpolítico, están esperando si esto generará aún más disidencia de alto nivel contra el gobernante.

Pero Trump y su Casa Blanca no han reconocido las protestas y redoblaron las amenazas dejando saber que están evaluando revocar las autorizaciones de seguridad contra otros ex altos funcionarios que se han atrevido a criticar a este gobierno, incluyendo a las del ex director de inteligencia nacional James Clapper, el ex jefe de la Oficina Federal de Investigaciones James Comey y hasta un funcionario poco conocido y aún en funciones en el Departamento de Justicia, Bruce Ohr –a quien Trump llamó una desgracia y de quien sospecha incorrectamente fue quien detonó la investigación sobre la posible colusión de la campaña de Trump con Rusia.

El reconocido profesor de leyes en Harvard Laurence Tribe comentó en un tuit dirigido a Trump que el abuso del Poder Ejecutivo para un propósito ilegítimo podría llegar a ser un delito sujeto a impeachment.

Hablando de eso, en un reportaje potencialmente explosivo, el New York Times reveló ayer que el abogado de la Casa Blanca Donald McGahn ha cooperado extensamente y de manera voluntaria con la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre el asunto de la posible obstrucción de justicia por parte del presidente.

En al menos tres entrevistas en los pasados nueve meses, McGahn ha declarado sobre la forma en que Trump ha reaccionado contra la investigación de la mano rusa en las elecciones incluyendo sus instrucciones sobre cómo enfrentarla.

El reportaje indica que es muy inusual que un abogado comparta tanto sobre su cliente con investigadores, pero que en este caso operaban dos razones. Primero, que como abogado de la Casa Blanca, McGahn percibe su papel más como defensor de la presidencia que del presidente. La otra es que aparentemente McGahn empezó a sospechar que Trump estaba considerando usarlo como chivo expiatorio ante cualquier acusación potencial de obstrucción de la justicia y para denunciar que él actuó en todo momento sobre este asunto sólo bajo consejo del abogado de la Casa Blanca.

Según el Times, McGahn comentó a gente que estaba decidido a evitar ser el próximo John Dean, abogado de la Casa Blanca durante el gobierno de Richard Nixon que fue encarcelado como resultado del escándalo Watergate.

Foto Afp

David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 19 de agosto de 2018, p. 20
Nueva York

Semiótica y Ética de los Juguetes

images.jpegcompañias_jugueteras-01.png

El Tesoro (mancillado) de la Juventud 
Fernando Buen Abad Domínguez
Rebelión/Instituto de Cultura y Comunicación UNLa
Tal como ocurre con todos los “tesoros”, naturales o humamos, el tesoro de la infancia ha sido “mancillado” por el capitalismo con una guerra comercial inclemente en la que, a sabiendas o no, “la familia” ha sido cómplice voluntarioso. Juguetes, música, canciones, disfraces… todo una arsenal que derrocha mal gusto, ridiculez, cursilería a destajo. Catarata de ofensivas para envolver, con “ternura” de mercachifles, los valores ideológicos de la clase dominante simbolizados en mercancías “divertidas” para niñas y niños. A la vista (complaciente) de todos. Queda fuera de este análisis, por ahora, el rol de los “juguetes didácticos”, que todos lo son, pero de manera distinta.
Nos debemos una semiótica crítica especializada en juguetes para niños y niñas. Ninguno de los dispositivos inventados para “divertir” a los menores carece de “sentido” ni en su diseño ni en su uso según los contextos donde se los publicita y comercializa. Hasta hoy poco se hace, y poco se sabe, sobre las “precauciones”, materiales y psicológicas, que se toman los gobiernos y los fabricantes, a la hora de poner en manos de niñas y niños uno o varios juguetes de mercado. Hasta hace poco los plásticos usados para los juguetes no tenían regulación y en cada país se hace lo que a los fabricantes les da la gana, normalmente ignorando los efectos tóxicos de algunos productos. Pero de los efectos psicológicos, ideológicos y culturales ninguna, o muy pobre, es la defensa de niños y niñas. 
Para entender al juguete como un objeto cargado de sentido, hay que sistematizar su papel en las relaciones sociales y sus tendencias en relación con los roles destinados a niñas y niños y, además, hay que desactivar los fundamentos ideológicos promovidos por los vendedores. Un perfil indispensable radica en el repertorio específico de la relación entre semiótica y psicomotricidad. A qué proyecto de sociedad atiende cada juguete, su proyecto significante y los sentidos socio-simbólicos desplegados en juegos y juguetes. 
Cada juguete, en su contexto, es una red simbólica reforzada con su “alter ego” publicitario en los empaques y en los medios de difusión abierta.  Catarata de estereotipos explicados con dispositivos, en textos o en imagen, para la significación no importa si parecen juguetes neutros o andróginos. Los “alter ego” gráficos y literarios en la publicidad de los juguetes son un manual didáctico para el el consumo de estereotipos culturales impregnados de consideraciones perceptuales y cromáticas, plenos de significación. Los empaques sustentan parte de la construcción social del juguete y su proyecto como símbolo de identidad en estereotipos.
Las sociedades necesitan una tipología de los juguetes que le impone el mercado. Cuáles y cómo son los juguetes que los padres pagan para sus hijas e hijos, contar con información sobre la “industria juguetera”, nacional y trasnacional, que ayude al análisis semiótico de los juguetes, las dimensiones del sentido producido y su objetivación en sintaxis para las posibles relaciones de los juguetes como objetos e ideas (relación de significaciones) y su relación con los usuarios, consumidores o interpretes. Los pueblos necesitan métodos para el análisis crítico del paquete ideológico contenido en en cada juguete. 
Semiótica de sus colores y de la forma, de los empaques, de los diseños geométricos u orgánicos, convertidos en estereotipos de tonos pastel: rosa, azul, verde... Semiótica de la tipografía, de la composición, del equilibrio, de la cantidad y del tamaño de los elementos que se asocian con roles para la familia, la mujer, el hombre… Semiótica de los sentimientos de los diferentes signos atribuidos a los del juguetes en un esquema de contenidos de control ideológico incubado en los “medios de comunicación”. El paroxismo se ilustra en la película” “Toy Story”.
Predomina, en la semiosis de los juguetes, un esquema completo del ideal colonizado impuesto como representación de nuestra sociedad -y de toda sociedad- bajo un sistema repetido en los diversos productos que, estrictamente hablando, son la mentalidad belicista arrasando toda otra identidad bajo su imperio. Así se trate de juguetes aparentemente pacifistas.  Hay que observar detenidamente la moraleja de que todo lo extraño es una una amenaza que pretende remplazar el orden mundial del capital. Los juguetes representan un recurso sublimador frecuente en, por ejemplo, las series de televisión y el esquema de un sin número relatos para la familia, como el esquema de la creación del “enemigo” que debe ser combatido y donde los juguetes son metáfora del esquema de la marginación que forma parte del contexto individualista para generar conductas consumistas, impulsos emocionales y sentimentales cuidadosamente canalizados y llevados al modo de producción de sentido. Como juguetes de los juguetes. 
Los juguetes no se producen respetando los valores culturales ni las necesidades imaginativas de las diversidades culturales. Son propaganda trasmutada en cada juguete. Sea de “acción” o sea muñeca estereotipo de femineidad y belleza estándar. Es parte del esquema ideológico, económico y simbólico de la clase dominante y no existe un solo programa de televisión, noticiario… que no use, con mil disfraces, los elementos de esa guerra. Por eso urge una Semiótica emancipadora como herramienta para la crítica profunda, inteligible y práctica. Para transfórmalo todo. 
En la historia reciente de los juguetes se verifica un patrón de dependencia semántica que, mayormente, se impone a sus usuarios sin su “consentimiento” consciente. Es el mismo patrón que proviene y se “refleja” en los valores y en los objetos de la sociedad que somete a los seres humanos al poder del capital y que suele expresarse como individualismo y  consumismo. América Latina ha jugado un papel periférico en producción de juguetes, no sólo en el concepto sino también en la realización. Para ejercer una transformación objetiva de los juguetes hay que emancipar, incluso, a la producción de las teorías sobre lo lúdico igualmente sojuzgadas, en no pocos casos, por la dominación mediática, el imperialismo publicitario, el imperialismo cultural y todo el modelo de dependencia neocolonial que se mueve entre los juguetes, no pocas veces, invisible. Y juega con nosotros. 

Dr. Fernando Buen Abad Domínguez
Director del Instituto de Cultura y Comunicación
Universidad Nacional de Lanús

¿20 años, no son nada?


¡No le crean a Gardel, el Mudo Inmortal! Hoy, al cumplir 90, puedo afirmar por experiencia propia y no sólo como historiador, que dos décadas pueden ser decisivas. Los veinte años que van desde 1789 hasta 1809, desde la toma de la Bastilla hasta la ocupación de toda Europa menos Inglaterra por el Imperio napoleónico Imperio napoleónico destrozaron los cimientos de las monarquías y crearon las condiciones para la Independencia en este continente y para la consolidación de la de Estados Unidos. Ya en otro siglo, los 23 años posteriores a la muerte de Lenin en 1923 fueron aún más importantes pues en ellos fracasaron las revoluciones en Hungría, Austria, Alemania y el Norte de Italia, la Unión Soviética (URSS) quedó aislada, triunfó en la URSS la burocracia dirigida por Stalin que acabó con el partido de Lenin y con las conquistas sociales de 1917, Stalin llevó a los comunistas alemanes a la alianza con los nazis en la lucha contra los socialistas dividiendo y debilitando a los obreros y facilitando el triunfo de Hitler, no hizo efectivo el pacto de ayuda militar mutua con Checoeslovaquia que le habría permitido aplastar al nacer la potencia militar alemana, firmó el pacto Molotov-Ribentropp con los nazis y, descabezando al ejército rojo y mediante el terror, favoreció la agresión hitlerista, traicionó la Revolución española, disolvió al Partido Comunista polaco acusándolo de trotskismo y entregándolo a Hitler y, en 1942, acabó de un plumazo con la Internacional Comunista para dar garantías a los imperialismos occidentales mientras la guerra dejaba a la URSS vencedora desangrada y destruida.

En esos 20 años Stalin enterró la revolución socialista rusa, cambió el carácter de la URSS y de los partidos comunistas, que dejaron de ser revolucionarios e independientes, convirtió al Kremlin en una fuerza contrarrevolucionaria mundial que en Yalta y Postdam se dividió el mundo con los imperialistas y que después buscó convivir pacíficamente con ellos. El desastre político y cultural fue inmenso.

Burlando los esfuerzos y los sacrificios de millones de personas que querían acabar con el capitalismo incluso al costo de sus vidas, los grandes partidos comunistas de Occidente reconstruyeron el Estado capitalista en alianza con la derecha y, siguiendo el ejemplo de Stalin, educaron a sus seguidores en el nacionalismo y en la aceptación de los valores burgueses y en la idea de que el capitalismo es reformable. La población soviética salió de la guerra desmoralizada, despolitizada, atomizada y odiando el seudomarxismo escolástico inventado por la casta de los sacerdotes-burócratas.

Los que nacimos en 1928 y en la adolescencia optamos por la lucha contra la opresión y la desigualdad esperábamos por el contrario que la caída del nazifascismo abriría un rápido y corto proceso de liberación mundial que despertaría las energías revolucionarias de los oprimidos por el stalinismo. El pensamiento es conservador al igual que la esperanza pues ambos proyectan al futuro lo que conocimos, las mejores tendencias y experiencias del pasado convertidas en deseos o previsiones. Aún inmaduros, no comprendimos la complejidad del nuevo mundo surgido de la guerra y de la descolonización ni contamos con que los plazos de la historia son mucho mayores que los tiempos de nuestra vida.

El resultado de las luchas revolucionarias contra el viejo mundo pronto fue visible: los grandes partidos socialistas y comunistas se hicieron socialdemócratas o social-liberales y desaparecieron o están moribundos. El stalinismo se hundió junto con la Unión Soviética y queda sólo en las mentes de burócratas y tecnócratas de la política. Por su parte, el capitalismo, triunfante a escala mundial, vive una profunda crisis pero produce dirigentes del nivel de Trump mientras que el único método de interpretación de este proceso caótico sigue siendo el marxismo que muchas veces substituimos por un superficial impresionismo o por el pragmatismo de la actividad.

Hoy, ya en mis 90 sigo con la voluntad intacta y tengo la misma seguridad de que el capitalismo, así como nació hace 600 años morirá, como murieron todos los sistemas sociales anteriores, pero lamento no haber dedicado más tiempo a escribir porque los nuevos tiempos exigen más reflexión.

Esta es una fase terrible de la historia. La catástrofe ecológica es prácticamente irreversible, las especies muertas no renacerán y se necesitarán muchos años para que una civilización superior pueda regenerar el ambiente. Una guerra nuclear, cualquiera sea su resultado, empeorará la situación del planeta y reducirá ulteriormente las posibilidades de una rápida reconstrucción. El egoísmo llevó a una concentración cada vez más aberrante de la riqueza y, por consiguiente, a la creación de enormes masas de miserables que los opresores intentarán reprimir y que, si logramos imponer un cambio social, deberán ser organizadas con medios escasos y con un material humano deformado por el hedonismo y los valores putrefactos del régimen apenas muerto en comunas autogestionarias libremente asociadas.

Pese a todo mantengo inalterable mi esperanza en la capacidad creativa de nuestra especie y pienso que las terribles adversidades sacarán de ella lo más noble, las tendencias a la solidaridad y al comportamiento colectivo.

Michelle Bachelet y su nuevo cargo en la ONU



La obsecuencia con el imperio paga bien



Como era de esperar, Estados Unidos premió nuevamente a Michelle Bachelet Jeria, con un importante cargo en una de sus entidades de fachada. El imperio suele ser magnánimo con aquellos, que por acción u omisión, se someten a las políticas que impone para salvaguardar sus intereses en el mundo.

En 2010, recién concluido su primer gobierno, Bachelet fue nombrada directora de ONU Mujeres, entidad encargada de velar por la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer , cargo que desempeñó sin pena ni gloria, hasta que decidió participar en la campaña presidencial de 2013. Ahora, terminado su segundo mandato, ha sido designada como Alta Comisionada de los Derechos Humanos en Naciones Unidas.

Sabemos bien que los organismos de derechos humanos manejados por Estados Unidos cumplen un rol activo al servicio de las políticas imperialistas, y que por tanto, Bachelet era la candidata ideal. Son innumerables las razones objetivas que demuestran que no tiene la calidad moral para ostentar un cargo relacionado con la defensa de los derechos humanos, pero paradojalmente, esas mismas razones objetivas, explican la confianza que deposita una vez más en ella el imperialismo norteamericano.

En el ámbito de los derechos humanos, a pesar de ser víctima directa de la violencia en la dictadura pinochetista, su compromiso y aporte en la materia durante sus gobiernos, fue prácticamente nulo. En su primer mandato aplicó la Ley Antiterrorista de la dictadura contra el pueblo mapuche y reprimió con violencia la justa lucha de ese pueblo por recuperar su territorio. En ese período fueron asesinados por personal de carabineros Matías Catrileo, Johnny Cariqueo y Jaime Mendoza Collio, crímenes que hasta la fecha siguen impunes.

En 2013, durante la campaña presidencial, la ahora flamante Alta Comisionada de los Derechos Humanos en Naciones Unidas, reconoció que fue un error aplicar la Ley Antiterrorista y aseguró que no volvería a utilizarla si era elegida presidenta de la república nuevamente. También prometió un nuevo trato para el pueblo mapuche.

Una vez en el gobierno, la Alta Comisionada olvidó sus promesas y aplicó nuevamente la Ley Antiterrorista contra el pueblo mapuche. La policía reprimió brutalmente en las comunidades, violentando incluso a niños y ancianos. En septiembre de 2017, casi al final de su mandato, la Unidad de Inteligencia Operativa Especial de Carabineros, dependiente del Ministerio del Interior, detuvo a ocho mapuches acusados de asociación ilícita terrorista.

Una Investigación posterior, determinó que la unidad de carabineros manipuló las pruebas incriminatorias, a través de la intervención fraudulenta de mensajes telefónicos de los acusados. El gobierno de Bachelet no sólo dio luz verde a esta operación, la validó comunicacionalmente como un éxito en la lucha contra el terrorismo en la araucanía, que en la realidad, no es más que la prolongación de la brutalidad y el racismo del Estado chileno, al servicio de las empresas forestales enquistadas en territorio mapuche.

Pero Bachelet no sólo no cumplió con los mapuche. También prometió en 2015 a Carmen Gloria Quintana, quien fue quemada por una patrulla militar en 1986 junto a Rodrigo Rojas de Negri, quien falleció, que cerraría Punta Peuco, la cárcel “cinco estrellas”, donde los genocidas de la dictadura, gozan de toda clase de privilegios. La Alta Comisionada de los Derechos Humanos en Naciones Unidas, tampoco cumplió la promesa que hizo a la víctima de uno de los crímenes más horrorosos de la dictadura.

Sin embargo, no es el accionar en el ámbito de los derechos humanos, el que le ha granjeado a Bachelet, la “simpatía y el aprecio” del imperio. Es su rol de gendarme y garante del modelo de acumulación capitalista que implantó Estados Unidos en Chile en 1973. Al igual que Patricio Aylwin, Eduardo Frei, Ricardo Lagos, y por cierto Sebastián Piñera, ha jugado un rol central en la legitimación y administración del modelo. Michelle Bachelet en sus dos gobiernos, no tomó una sola medida, que pusiera en peligro los intereses de los grupos económicos nacionales y transnacionales, y mucho menos, del imperialismo norteamericano.

Ganó las elecciones de 2013 en forma abrumadora y contó con mayoría absoluta en el parlamento, pero aun así, no realizó las reformas y cambios prometidos. Nunca tuvo la voluntad real de hacer nada que significara un riesgo para el sistema. Quienes realizan cambios estructurales, no reciben premios del imperialismo. Por el contrario, en el empeño muchas veces se les va la vida, como a Salvador Allende, o son víctimas de atentados como Nicolás Maduro.

Por el contrario, Bachelet además de defender el sistema, ha tenido una actitud pusilánime frente a la agresión imperialista en Venezuela. No trepidó en coludirse con los gobiernos más corruptos de América Latina y ponerse al servicio de una eventual intervención del imperio, que busca como lo hizo ayer en Chile, apoderarse de las mayores reservas de petróleo del planeta y destruir el proceso chavista. La recién designada Alta Comisionada de los Derechos Humanos en Naciones Unidas, sabe muy bien, que en ese tipo de operaciones, para Estados Unidos los derechos humanos no existen. ¿Qué hará? ¿Guardará silencio cómplice como hasta ahora?

Lo cierto, es que las reiteradas “distinciones” del imperialismo a Bachelet, serán su peor martirio. Será recordada en la historia de América Latina, como la definió la feminista boliviana, María Galindo, quien se refirió a ella como la  "mujer disciplinada que recibe premios, que recibe aplausos por no incomodar a nadie. Que representa a las que no tienen desesperación ni pasión por el cambio de nada. No   nacionalizó la educación privada, ni frenó la usura bancaria contra los y las estudiantes. Ella no dialogó con los y las mapuches, ni les preguntó sus nombres. Ella no devolvió el mar a Bolivia. No tomó ni una sola medida histórica. No tomó ni un solo riesgo, no representó ni una sola amenaza para el Chile de las élites y las transnacionales. Su collar de perlas parece representar mejor su ideología, que el nombre de su partido, que es la izquierda que parece derecha”.

Decálogo de la construcción del Imperio Americano

Propuesta para la reflexión


Traducido para Rebelión por Paco Muñoz de Bustillo

Introducción
En la actualidad son ya pocos los que confían en las palabras y los escritos de los líderes políticos y de los publicistas de los medios de comunicación. La mayor parte de la gente opta por ignorar esa cacofonía de voces, vicios y virtudes.
Este artículo presenta un conjunto de tesis que pretenden sentar las bases de la reflexión de quienes optan por no votar en las elecciones, con la intención de convencerlos de la necesidad de la lucha política.
Tesis 1
Los creadores del Imperio Americano de todos los colores utilizan la técnica del palo y la zanahoria para que el gobierno en el poder tome el camino adecuado. Del mismo modo, Washington ofrece dudosas concesiones y amenaza con tomar represalias a gobiernos extranjeros con el objetivo de empujarlos al interior de la órbita imperial.
En los últimos años, Washington aplicó con éxito esta táctica en diversas ocasiones. En 2003, Estados Unidos ofreció dejar en paz al gobierno de Muamar el Gadafi si este aceptaba desarmarse y abandonar a sus aliados nacionalistas de Oriente Próximo, África y Asia. En 2011, Estados Unidos y sus aliados europeos aplicaron el palo: bombardearon Libia, financiaron y armaron a fuerzas retrógradas tribalistas y terroristas, destruyeron la infraestructura del país, asesinaron a Gadafi y provocaron el desplazamiento de millones de libios y africanos... que huyen a Europa. Washington reclutó mercenarios para su siguiente guerra contra Siria con el objetivo de destruir al régimen nacionalista de Bashar el Assad.
Washington logró destruir a su adversario, pero no consiguió instalar un régimen marioneta y el conflicto se ha perpetuado.
La zanahoria imperial debilitó al adversario, pero el palo no consiguió recolonizar Libia. Por si fuera poco, sus aliados europeos se ven ahora obligados a pagar el coste millonario de absorber a decenas de miles de inmigrantes desplazados, con la consiguiente agitación a nivel interno que eso conlleva.
Tesis 2
El plan de los constructores del imperio para reconfigurar la economía y recuperar la supremacía imperial está creando enemigos internos y externos. El presidente Trump ha iniciado una guerra comercial global, reemplazando los acuerdos políticos por sanciones económicas contra Rusia y ha propuesto una agenda proteccionista interna, además de reducir los impuestos a las empresas. Estos movimientos han provocado un conflicto en dos frentes. En el exterior, ha conseguido la oposición de sus aliados europeos y de China, y en casa se ve obligado a afrontar el acoso permanente de los partidarios del libre mercado global y de las élites políticas y los ideólogos rusófobos.
Pocas veces se sale con éxito de dos conflictos simultáneos. La mayor parte de los imperios triunfantes conquistan a sus enemigos por turnos, primero uno y luego otro.
Tesis 3
Las izquierdas se echan atrás con frecuencia: cuando no están el poder plantean propuestas radicales y cuando lo consiguen se vuelven reaccionarios, para al final no ser ni lo uno ni lo otro. Hemos sido testigos de la colosal caída de la socialdemocracia alemana y del partido socialista griego, el PASOK (y su nueva versión, Syriza), así como del Partido de los Trabajadores de Brasil. Todos ellos ganaron elecciones con el apoyo de las masas, formaron alianzas con los banqueros y las élites empresariales y, cuando tuvieron que hacer frente a las primeras crisis, fueron abandonados por el pueblo y por la élite.
Las astutas –aunque desacreditadas– élites suelen reconocer el oportunismo de la izquierda y, en los momentos difíciles, no tienen problema en adaptarse temporalmente a la retórica y las reformas izquierdistas, siempre que estas no pongan en peligro sus intereses económicos. La élite sabe bien que la “izquierda” pone el intermitente a la izquierda pero gira a la derecha.
Tesis 4
Las elecciones, incluso las que ganan fuerzas progresistas o izquierdistas, suelen ser un trampolín para los golpes de Estado respaldados por el imperio. A lo largo de los últimos diez años, presidentes recién elegidos que no estaban supeditados a Washington se han visto destituidos por su respectivo parlamento o poder judicial a partir de acusaciones espurias. Las elecciones proporcionan un barniz de legitimidad del que carecen los golpes militares descarados.
En Brasil, Paraguay y Venezuela, parlamentos tutelados por Washington tomaron la iniciativa para destituir a un presidente popular, consiguiéndolo en los dos primeros casos y fracasando en el último.
Cuando la maquinaria electoral fracasa, el sistema judicial interviene para imponer restricciones a los progresistas, en base a tortuosas e intrincadas interpretaciones de la ley. La oposición de izquierdas de Argentina, Brasil y Ecuador ha sufrido la persecución de las élites gobernantes de sus países.
Tesis 5
Incluso los dirigentes alocados pueden decir la verdad. No cabe duda alguna de que el presidente Trump sufre un grave desorden mental, que le provoca arrebatos nocturnos y le lleva a amenazar con la bomba nuclear a quien se ponga a mano, desde figuras filantrópicas del deporte mundial (LeBron James*) como a respetables aliados de la OTAN.
Pero a pesar de su demencia, Trump ha denunciado y sacado a la luz las continuas mentiras y cuentos que fabrican los medios de comunicación. Nunca anteriormente un presidente de EE.UU había identificado tan contundentemente los embustes de las principales cadenas de televisión y medios impresos. El New York Times, el Washinton Post, el Financial Times, así como la NBC, la CNN, la ABC y la CBS han sido completamente desacreditados a ojos del gran público. Han perdido la legitimidad y la confianza. Un multimillonario belicista ha conseguido algo que los progresistas no han podido, desvelando la verdad aunque sea prestando servicio a la injusticia.
Tesis 6
Cuando pasa del ladrido al mordisco, Trump es una prueba viviente de que el miedo invita a la agresión. Trump ha implementado graves sanciones (o amenazado con ponerlas en marcha) contra la UE, China, Irán, Rusia, Venezuela, Corea del Norte y cualquier país que no se someta a su dictado Al principio, su grandilocuencia o sus bravatas aseguraban las concesiones.
Esas concesiones se interpretaban como debilidad y eran antesala de mayores amenazas. La desunión de sus adversarios animaba a los estrategas imperiales a dividir y conquistar. Pero al atacar a todos sus contrincantes simultáneamente, la estrategia queda debilitada. Las amenazas continuas limitan la elección a opciones peligrosas tanto en el ámbito interno como en el exterior.
Tesis 7
Los constructores del imperio angloamericanos son los grandes maestros del arte de injerir en la política de otros estados soberanos. Pero lo más revelador es la actual estrategia de acusar a las víctimas de los crímenes cometidas contra ellas.
Tras la caída del régimen soviético, Estados Unidos y sus acólitos europeos se “entrometieron” a una escala nunca vista anteriormente, expoliando más de dos billones de dólares de riqueza soviética y reduciendo el nivel de vida del país en dos tercios y la esperanza de vida de los rusos a menos de sesenta años, por debajo del nivel de Bangladesh.
Con el renacer de Rusia bajo la presidencia de Putin, Washington financió un gran ejército de supuestas ONG para organizar campañas electorales, contratar personas influyentes en los medios de comunicación y dirigir levantamientos de tinte étnico. Los rusos son entrometidos de andar por casa comparados con la profesionalidad que muestran los estadounidenses, capaces de invertir miles de millones de dólares para lograr sus objetivos.
Los israelíes también han perfeccionado sus métodos de injerencia a gran escala, como lo demuestra la efectividad de su intervención en el Congreso, la Casa Blanca y el Pentágono. Ellos establecen la agenda, el presupuesto y las prioridades para Oriente Próximo, ¡y logran captar el mayor apoyo financiero per cápita de la historia de Estados Unidos!
Según parece, algunos entrometidos injieren por invitación y son pagados por hacerlo.
Tesis 8
En Estados Unidos, la corrupción es endémica: tiene estatus legal y decenas de millones de dólares pasan de una mano a otra para comprar congresistas, presidentes y jueces.
En EE.UU. se llama “lobistas” (o cabilderos) a los sobornadores y a sus agentes, mientras que en cualquier otro lugar se les llama simplemente estafadores o mangantes. La corrupción (el cabildeo) engrasa los engranajes del presupuesto militar (de miles de millones), de las subvenciones a la tecnología, de las empresas evasoras de impuestos y cualquier faceta del gobierno, todo ello de un modo abierto, en todo momento y en cualquier lugar del régimen estadounidense.
La corrupción, como el cabildeo, jamás levanta ni un ápice de crítica en los medios de comunicación de masas.
Sin embargo, cuando la corrupción se produce bajo la mesa en lugares como Irán, China o Rusia, los medios de comunicación denuncian a la élite política, incluso aunque China haya detenido y encarcelado a más de dos millones de funcionarios de alto y bajo rango por dicha causa. Cuando China castiga la corrupción, los medios estadounidenses afirman que se trata de una simple “purga política”, aunque sirva para reducir el consumo ostentoso de la élite.
En otras palabras, la corrupción imperial defiende los valores democráticos; la lucha contra la corrupción es un sello distintivo de las dictaduras totalitarias.
Tesis 9
Pan y circo son una parte integral de la construcción imperial, especialmente para promover disturbios callejeros destinados a derrocar a gobiernos independientes y legítimamente elegidos.
Los disturbios financiados por el imperio proporcionaron la tapadera para golpes de Estado promovidos por la CIA en Irán (1954), Ucrania (2014), Brasil (1964), Venezuela (2003, 2014 y 2017), Argentina (1956), Nicaragua (2018), Siria (2011), Libia (2011) y muchos otros lugares a lo largo del tiempo.
Las masas que trabajan para el imperio atraen a mercenarios y manifestantes voluntarios que dicen defender la democracia y sirven a la élite. La participación de las masas es especialmente eficaz para ganar el apoyo de izquierdistas que buscan la opinión de la calle ignorando quien dirige en realidad el cotarro.
Tesis 10
El imperio es como un taburete de tres patas que promueve el genocidio, asegura el magnicidio y gobierna por homicidio. Las invasiones causan la muerte de millones de personas, atrapan y asesinan a gobernantes y luego gobiernan mediante homicidios (la policía asesina a los ciudadanos disidentes).
Son muchos los casos que demuestran esta tesis, aunque los primeros que vienen a la cabeza son Irak y Libia. Estados Unidos y sus aliados invadieron, bombardearon y mataron a más de un millón de iraquíes, capturaron y asesinaron a sus dirigentes y luego instalaron un Estado policial.
Algo parecido ocurrió en Libia, donde Estados Unidos y la UE bombardearon, asesinaron y desplazaron a millones de personas, asesinaron a Gadafi y fomentaron una caótica guerra terrorista de clanes, tribus y marionetas de Occidente.
Los “valores occidentales” revelan la inhumanidad de los imperios levantados para asesinar “a la carta”, despojando a las naciones víctimas de sus defensores, de sus líderes y sus ciudadanos.
Conclusión
Estas diez tesis definen la naturaleza del imperialismo del siglo XXI, sus continuidades y novedades. Los medios de comunicación de masas mienten sistemáticamente para favorecer al poder: su objetivo es desarmar a sus adversarios y propiciar que sus patrones continúen saqueando el mundo.
N.d.T:
* LeBron James, jugador de la NBA que utiliza su fama para denunciar las injusticias sociales y el racismo y que ha recibido fuertes insultos del presidente. 

Breve historia de las relaciones del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el gobierno de Estados Unidos con Nicaragua


Eric Toussaint

Somoza, Kennedy y el director del Banco Mundial, Eugene Black en una estampilla nicaragüense de 1964
América Central es considerada por el gobierno de Estados Unidos como una parte de su zona de influencia exclusiva. La política seguida por el Banco Mundial en término de préstamos a los países de la región ha estado directamente influenciada por las opciones políticas de Washington. El caso de Nicaragua y Guatemala en el curso de los años 50 es ejemplar.
«Uno de los principales país prestatarios (con el Banco Mundial), desde el punto de vista del número de préstamos era Nicaragua, un país de un millón de habitantes controlado por la familia Somoza. “Washington y los Somoza consideraban que su relación era mutuamente beneficiosa. Estados Unidos apoyaba a los Somoza y éstos apoyaban a Estados Unidos en las votaciones en las Naciones Unidas o en los organismos regionales. Somoza ofreció el territorio nicaragüense como base de entrenamiento y de partida de las fuerzas cubanas en el exilio que en 1961 participaron en el desastre de la Bahía de Cochinos en 1961” (Anthony Lake, Somoza Falling, Houghton Mifflin, 1989, p. 18). Entre 1951 y 1956, Nicaragua recibió nueve préstamos del Banco Mundial y otro más en 1960. En 1953 se instaló una base militar estadounidense, desde la cual se lanzó la operación de la Central Intelligence Agency (CIA) que permitió la destitución del presidente Jacobo Arbenz, que había legalizado el Partido Comunista de Guatemala y amenazaba con expropiar los haberes de la United Fruit Company. La propia Guatemala, con un población tres veces superior a la de Nicaragua, y aunque había sido uno de los países que recibieron una misión de estudio del Banco (publicada en 1951), tuvo que esperar hasta 1955 para recibir su primer préstamo, después de la caída de su régimen “comunista”.» [1]
El 12 de abril de 1961, mientras Estados Unidos preparaba una expedición militar contra Cuba desde territorio nicaragüense, [2] que lanzaría cinco días más tarde, la dirección del Banco Mundial decidió conceder un préstamo a Nicaragua sabiendo perfectamente que el dinero serviría para reforzar el poder económico del dictador. Fue parte del precio que se debía pagar por su apoyo a la agresión contra Cuba. A continuación se transcribe un extracto del informe oficial interno de la discusión entre dirigentes del Banco, durante aquel mismo día: [3]

- «Mr. [Aron] Broches: He sabido que la familia Somoza está en casi todo, y que sería difícil encontrar algo en Nicaragua que no nos cause este problema. 
- Mr. [Robert] Cavanagh: Me preocupa que parezca que promovemos un acuerdo que presione a la gente para vender las tierras que el presidente desea. 
- Mr. [Simon] Cargill: Ya que el propio proyecto es satisfactorio, no creo que el interés del presidente sea un problema de tal magnitud que tengamos que abandonarlo... 
- Mr. Rucinski: Estoy de acuerdo en que es demasiado tarde para dar marcha atrás. 
- Mr. Aldewereld: El problema de la propiedad de la tierra y la familia Somoza es desafortunado, pero nosotros lo sabíamos desde el principio y pienso que es demasiado tarde para discutir ahora la cuestión.»

En cuanto a la actitud del Banco con respecto al régimen sandinista en los años 1980 y la influencia ejercida sobre la institución por el gobierno de Estados Unidos, citemos aquí un párrafo del trabajo de Catherine Gwin: «La Nicaragua de los años 1980 constituye el ejemplo más reciente que demuestra que la negativa del Banco a prestarle coincide claramente con la política de Estados Unidos. La razón invocada para suspender los préstamos era la acumulación de atrasos. No obstante, el gobierno nicaragüense propuso formalmente, en 1984, una solución a este problema.» [4] La autora detalla las propuestas concretas formuladas por Nicaragua y explica cómo, aunque fueran procedentes, el Banco no hizo ningún esfuerzo para ayudar al régimen sandinista. Señala que eso contrasta con la flexibilidad mostrada por el Banco con respecto a otros regímenes, aliados de Estados Unidos.
Pequeño recordatorio: El clan de los Somoza se mantuvo en el poder en Nicaragua desde los años 30, gracias a la intervención militar de Estados Unidos; sin embargo, el 19 de junio de 1979, un poderoso movimiento popular triunfó sobre la dictadura y provocó la huida del dictador Anastasio Somoza. Los Somoza, detestados por el pueblo, habían acaparado una parte muy grande de las riquezas del país y favorecieron la implantación de grandes empresas extranjeras, sobre todo estadounidenses. Su dictadura se benefició de numerosos préstamos del Banco Mundial. Tras el derrocamiento, ocupó el gobierno una alianza de la oposición democrática tradicional (representando la fracción «liberal» de la burguesía y dirigida por jefes de empresa) y los revolucionarios sandinistas. Éstos no ocultaban ni su simpatía por Cuba ni su disposición a emprender ciertas reformas (reforma agraria, nacionalización de algunas empresas extranjeras, confiscación de tierras pertenecientes al clan Somoza, programas de alfabetización...)
Miembros del Ejército Popular Sandinista capturan al piloto estadounidense Eugene Hasenfus luego de haber interceptado su avión durante una misión en Nicaragua en octubre de 1986 (Reuters / Carlos Duran)
Washington, que había apoyado a Somoza hasta el último momento, consideraba que este nuevo gobierno constituía una amenaza de contagio comunista en América Central. Empero, Carter, presidente en el momento de la caída de la dictadura, no adoptó de momento ninguna actitud agresiva. Pero las cosas cambiaron en cuanto Ronald Reagan llegó a la Casa Blanca. En 1981, anunció su decisión de desalojar a los sandinistas, apoyando financiera y militarmente una rebelión encabezada por ex miembros de la guardia nacional —los «contrarrevolucionarios» o simplemente «contras»—. Incluso la aviación estadounidense minó varios puertos nicaragüenses. (Véase el recuadro sobre la condena de Estados Unidos por el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya). Ante esa hostilidad, la política del gobierno, de mayoría sandinista, se radicalizó. En las elecciones de 1984, desarrolladas de manera democrática por primera vez en medio siglo, Daniel Ortega fue elegido presidente con el 67 % de los votos. Al año siguiente, Estados Unidos decretó un embargo comercial contra Nicaragua, que aisló al país de los inversores extranjeros. Por su parte, el Banco Mundial cortó los préstamos a partir de la victoria sandinista en las elecciones presidenciales. Los sandinistas intentaron activamente convencer al Banco Mundial de que reanudara los préstamos. Incluso estaban dispuestos a aplicar un plan de ajuste estructural draconiano, lo que hicieron a partir de 1988. A pesar de eso, el Banco resolvió no continuar los préstamos, y sólo los reanudó después de la derrota de los sandinistas en las elecciones de febrero de 1990. Esas elecciones dieron la victoria a Violeta Barrios de Chamorro, candidata conservadora, apoyada por Estados Unidos.
El Tribunal Internacional de Justicia de la Haya condenó a Estados Unidos


Después de la caída de los Somoza, la agresión a Nicaragua por el gobierno de Estados Unidos, que intentaba por todos los medios políticos, económicos y militares desestabilizar y derrocar al nuevo gobierno sandinista, fue objeto de un recurso ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ). Y ésta dictó sentencia en 1986 por la que condenaba a Estados Unidos por la violación de las obligaciones impuestas por el derecho internacional, en particular, la prohibición del uso de la fuerza (artículo 2 § 4 de la Carta de las Naciones Unidas), y la prohibición de atentar contra la soberanía de otro Estado. [5]

En audiencia pública La Corte Internacional de Justicia dicta su sentencia.

Este es su fallo:

Decide que al declarar en la controversia incoada ante la Corte, mediante la solicitud presentada por la República de Nicaragua, el día 9 de abril del año 1984, se requiere que la Corte aplique la «Reserva del Tratado Multilateral» contenida en el inciso (C) de la Declaración de Aceptación de la jurisdicción hecha de conformidad con el Artículo 36, párrafo 2, del Estatuto de la Corte por el gobierno de los Estados Unidos de América, depositada el día 26 de agosto de 1946.

Rechaza la justificación de autodefensa colectiva sostenida por los Estados Unidos de América en relación con las actividades militares y paramilitares en y contra Nicaragua, materia de esta controversia.

Decide que los Estados Unidos de América, al entrenar, armas, equipar, financiar y abastecer a las fuerzas de la contra, o de otra manera, alentar, apoyar y ayudar en la ejecución de actividades militares y paramilitares en y contra Nicaragua, ha actuado, contra la República de Nicaragua, en violación de su obligación según el derecho internacional consuetudinario de no intervenir en los asuntos de otro Estado.

Decide, que los Estados Unidos, mediante ciertos ataques contra territorio nicaragüense en los años 1983-84, específicamente los ataques contra Puerto Sandino el día 13 de septiembre y 14 de octubre de 1983, el ataque contra Corinto el día 10 de octubre de 1983 y el ataque contra la base naval de Potosí los días 4 y 5 de enero del año 1984, el ataque a San Juan del Sur el día 7 de marzo de 1984, ataques contra lanchas patrulleras en Puerto Sandino los días 28 y 30 de marzo 1984 y el ataque contra San Juan del Norte el día 9 de abril de 1984, además de los actos de intervención a que se refiere el párrafo (3) de la presente que incluye el uso de la fuerza, ha actuado contra la República de Nicaragua, en violación de su obligación según el derecho internacional consuetudinario de no usar la fuerza contra otro Estado.

Decide que los Estados Unidos e América, al dirigir o autorizar los sobrevuelos de territorio nicaragüense y al cometer actos imputables a los Estados Unidos, a los que se refiere el párrafo (4) de la presente ha actuado contra la República de Nicaragua, en violación de su obligación, según el derecho internacional consuetudinario de no violar la soberanía de otro Estado.

Decide que al colocar minas en las aguas internas o territoriales de la República de Nicaragua, durante los primeros meses del año 1984, los Estados Unidos de América han actuado contra la República de Nicaragua en violación de sus obligaciones según el derecho internacional consuetudinario de no usar la fuerza contra otro Estado, de no intervenir en sus asuntos, de no violar su soberanía y de no interrumpir el comercio marítimo pacífico.

Decide que, por los actos a que se refiere el párrafo (6) de la presente, los Estados Unidos de América han actuado contra la República de Nicaragua en violación de sus obligaciones de acuerdo con el artículo XIX del Tratado de Amistad, Comercio y Navegación entre los Estados Unidos de América y la República de Nicaragua, suscrito en Managua el día 21 de enero de 1956.

Decide que los Estados Unidos de América, al no dar a conocer la existencia y lugar de las minas por ellos colocadas a que se refiere el párrafo (6) de la presente, ha actuado en violación de sus obligaciones de acuerdo con el derecho internacional consuetudinario a este respecto.

Decide que los Estados Unidos de América, al elaborar en el año 1983 un manual titulado «Operaciones Psicológicas en guerra de guerrillas» y difundir el mismo entre las fuerzas de la contra, han alentado la ejecución por ellos de actos contrarios a los principios generales del derecho humanitario, pero no encuentra base para concluir que cualquiera de tales actos que puedan haber sido cometidos son imputables a los Estados Unidos en América como actos de los Estados Unidos de América.

Decide que los Estados Unidos de América por sus ataques al territorio nicaragüense a que se refiere al párrafo (4) de la presente, y por declarar un embargo general sobre el comercio con Nicaragua, el día 1 de mayo de 1985, ha cometido actos calculados para privar de su objeto y propósito el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación entre las Partes, suscrito en Managua el día 21 de enero de 1956.

Decide que los Estados Unidos de América, al atacar el territorio nicaragüense, a lo que se refiere el párrafo (4) de la presente y al declarar un embargo general sobre el comercio con Nicaragua el día 1 de mayo del año 1985, ha actuado en violación de sus obligaciones de acuerdo con el Artículo XIX del Tratado de Amistad, Comercio y Navegación entre las Partes, firmado en la ciudad de Managua el día 21 de enero de 1956.

Decide que los Estados Unidos de América están en la obligación inmediata de cesar y de abstenerse de todos aquellos actos que puedan construir violaciones a las obligaciones jurídicas indicadas.

Decide que los Estados Unidos de América están en la obligación indemnizar a la República de Nicaragua por todos los daños causados a Nicaragua por las violaciones de las obligaciones de conformidad con el Derecho Internacional anteriormente indicadas.

Decide, que los Estados Unidos de América están en la obligación de indemnizar a la República de Nicaragua por todos los daños causados a Nicaragua al violar el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación entre las Partes, suscrito en Managua el día 21 de enero de 1956.

Decide que la forma y monto de tales indemnizaciones, de no llegarse a ningún acuerdo entre las Partes, será resuelto por la Corte, y reserva para este propósito el procedimiento subsiguiente en el asunto.

Recuerda a las dos Partes su obligación de buscar una solución a sus controversias por medios pacíficos de conformidad con el derecho internacional.

Dado en inglés y Francés, con el texto inglés dando fe, en el Palacio de la Paz, en La Haya, a los veintisiete días del mes de junio de mil novecientos ochenta y seis, en tres ejemplares uno de los cuales quedará depositado en los archivos de la Corte y los otros serán remitidos al Gobierno de la República de Nicaragua y al Gobierno de los Estados Unidos de América.

(Firmado) NAGENDRA SINGH
Presidente

(Firmado SANTIAGO TORRES BERNARDEZ
Secretario

La Corte fijó por ordenanza los plazos para el depósito de las diferentes piezas del procedimiento por las Partes, sobre las formas y montos de la reparación, y la memoria correspondiente a Nicaragua fue depositada el 29 de marzo de 1998, aunque Estados Unidos mantenía su rechazo a participar en dicho procedimiento. En septiembre de 1991, Nicaragua declaró ante la Corte que no deseaba continuar con el proceso. Después que Estados Unidos se felicitara de la actitud tomada por Nicaragua, el asunto fue eliminado del registro por una ordenanza del 26 de septiembre de 1991.

Como vemos, en 1991, el gobierno de Violeta Chamorro elegido en 1990, puso fin al procedimiento y renunció a pedir reparaciones al gobierno de Washington.
Cuando Daniel Ortega fue elegido presidente de Nicaragua en 2006, y asume la presidencia a comienzos de 2007, la actitud del Banco Mundial y del FMI contrasta fundamentalmente en relación a los años 1980, así como la actitud de las autoridades de Washington. El régimen de Daniel Ortega es considerado como recomendable. Los acuerdos firmados entre los gobiernos de derecha durante el período 1990-2006 y las dos instituciones financieras de Bretton Woods, BM y FMI, se renovaron. El gobierno de Ortega recibe créditos mientras que prosigue las reformas neoliberales comenzadas por los gobiernos precedentes. En febrero de 2018, el FMI felicitó al gobierno de Ortega. [6] Y éste decidió aplicar una contrarreforma del sistema de pensiones y de la seguridad social que provocó las primeras grandes manifestaciones de abril de de 2018, que fueron fuertemente reprimidas. Ortega decidió retirar esas medidas para tratar de acabar con las manifestaciones, pero dada la represión que provocó numerosos muertos entre los manifestantes, el movimiento de protesta ha continuado hasta ahora. Por su lado, el Banco Mundial, al mismo tiempo que el gobierno acababa de anunciar las medidas neoliberales que afectaban a la seguridad social, felicitaba en abril de 2018 la seriedad de las políticas económicas seguidas por Ortega. [7] Debemos estar atentos a lo que pueda pasar próximamente.

Otras partes:
1- Nicaragua: ¿De dónde viene el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo?
2- Nicaragua: La evolución del régimen de Daniel Ortega desde 2007
3- Nicaragua: Continuación de las reflexiones sobre la experiencia sandinista entre los años 1980-1990, con el fin de comprender el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo
4- Breve historia de las relaciones del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el gobierno de Estados Unidos con Nicaragua-


Para saber más sobre los retos estratégicos de la intervención del Banco Mundial, del FMI y del gobierno de Estados Unidos en materia de desarrollo, podéis leer:
- Éric Toussaint, Banco Mundial. El golpe de Estado permanente. La agenda oculta del Consenso de Washington, Icaria editorial, Barcelona, 2007. Y también véase: http://www.cadtm.org/Banco-mundial-El-Golpe-de-Estado,3028 ; Ediciones Abya-Yala, Quito, Ecuador.
- Éric Toussaint, Tesis de doctorado en Ciencias Políticas, presentada en 2004 ante las universidades de Lieja y de París VIII, Enjeux politiques de l’action de la Banque mondiale et du Fonds monétaire international envers le tiers-monde


Traducción Griselda Piñero
Notas
[1Kapur, Devesh, Lewis, John P., Webb, Richard (ed.). 1997. The World Bank, Its First Half Century, volume 1, p. 103. Señalemos que el libro del que se ha sacado esta cita fue redactado a pedido del Banco Mundial, con ocasión de su cincuentenario. http://documents.worldbank.org/curated/en/313081468322727631/History
[2La expedición tuvo lugar el 17 de abril de 1961. Hubo un desembarco de 1.500 mercenarios anticastristas en la Bahía de Cochinos, Cuba. La expedición fue un fiasco monumental.
[3Este texto está sacado de Kapur, Devesh, Lewis, John P., Webb, Richard. 1997. The World Bank, Its First Half Century, Volumen 1, p. 165
[4Catherine Gwin, en Kapur, Devesh, Lewis, John P., Webb, Richard (ed.). 1997. The World Bank, Its First Half Century, volumen 2, p. 258
[5https://digitallibrary.un.org/record/120978/files/A_41_4-ES.pdf. Sentencia del 27 de junio de 1986. Luego de esta sentencia, Estados Unidos anunció oficialmente que dejaban de reconocer la competencia de la CIJ. Podéis también consultar (francés e inglés) http://www.icj-cij.org/fr/affaire/70
[6Nicaragua: declaración final de la visita del personal técnico del FMI, 6 de febrero de 2018. https://www.imf.org/es/News/Articles/2018/02/06/ms020618-nicaragua-staff-concluding-statement-of-an-imf-staff-visit
[7Nicaragua: panorama general, 16 de abril de 2018. http://www.bancomundial.org/es/country/nicaragua/overview
Eric Toussaint es maître de conférence en la Universidad de Lieja, es el portavoz de CADTM Internacional y es miembro del Consejo Científico de ATTAC Francia.
Es autor de diversos libros, entre ellos: Bancocracia Icaria Editorial, Barcelona 2015,, Procès d’un homme exemplaire, Ediciones Al Dante, Marsella, 2013; Una mirada al retrovisor: el neoliberalismo desde sus orígenes hasta la actualidad, Icaria, 2010; La Deuda o la Vida (escrito junto con Damien Millet) Icaria, Barcelona, 2011; La crisis global, El Viejo Topo, Barcelona, 2010; La bolsa o la vida: las finanzas contra los pueblos, Gakoa, 2002. Es coautor junto con Damien Millet del libro AAA, Audit, Annulation, Autre politique, Le Seuil, París, 2012.
Coordinó los trabajos de la Comisión de la Verdad Sobre la Deuda, creada por la presidente del Parlamento griego. Esta comisión funcionó, con el auspicio del Parlamento, entre abril y octubre de 2015. El nuevo presidente del Parlamento griego anunció su disolución el 12 de noviembre de 2015. A pesar de ello, la comisión prosiguió sus trabajos y se constituyó legalmente como una asociación sin afán de lucro.

Otros artículos en español de Eric Toussaint (549)

La consulta previa y su secuestro ideológico a manos del Estado de Honduras


Después de más de dos décadas de haber sido ratificado el Convenio 169 de la OIT y de una década de haber haber sido aprobada la Declaración de Naciones Unidas sobre Pueblos Indígenas, el Estado de Honduras estÁ imponiendo una Ley de Consulta Previa para los pueblos indígenas con la cual pretende ademas de “cumplir” con los compromisos adquiridos, desmantelar la consulta para convertirla en un mero trámite administrativo. 

El secuestro ideológico de la consulta que pretende el Estado no es nada nuevo, en un país en donde el grupúsculo de leguleyos que detectan el poder, acostumbran legislar con el fin de reducir y negar derechos, para obtener réditos económicos. 

En los últimos 9 años los pueblos indígenas en Honduras hemos enfrentado una creciente ofensiva destinada al despojo de nuestros territorios ancestrales, acompañada al mismo tiempo de una oleada de violencia, promovida por el Estado y gremios empresariales, que pretenden apoderarse de los remanentes de los denominados “recursos naturales”, como parte de una visión extractivista, la cual está cimentada en la destrucción de la madre tierra. 

La persecución y criminalización de líderes y defensores de nuestros territorios, como medida de presión para que la élite empresarial logre sus objetivos, ha generado una serie de asesinatos, entre ellos el de Berta Cáceres (marzo 2016), eliminada aparentemente por militares activos y retirados ademas de ejecutivos de la empresa energética, constructora de una planta hidroeléctrica, sin haber efectuado la consulta previa, libre e informada (CPLI), consignada como mandatoria en el Convenio 169 (C169) y la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. 

El asesinato de Berta Cáceres sacó a flote la enorme problemática existente en Honduras en materia de seguridad y de aplicación de justicia. Durante mas de dos décadas de haber sido ratificado el C169, el Estado ha tergiversado de forma deliberada la consulta con socialización, imponiendo de esta forma desde leyes, decretos, proyectos de “desarrollo", áreas protegidas, entre otras.

 A partir del golpe de Estado (2009) se inicia una aprobación acelerada de leyes inconsultas que han generado un sinfín de conflictos, los que ante la inexistencia de un estado de ley en el país, se han convertido en despojos. En el caso del pueblo Garífuna, la aprobación de la Ley de Regiones Especiales para el Desarrollo (2011), conocida también como “ciudades modelo” ha dado lugar a enormes presiones territoriales, especialmente en la bahía de Trujillo, donde de forma paulatina las comunidades de Guadalupe, San Antonio, Santa Fe, Cristales, Rio Negro y Puerto Castilla, buena parte de su hábitat funcional fue adquirido por inversionistas canadienses, siendo conocida la Bahía hoy en día como “little Canada”. 

A pesar que existen casos ventilándose en el Juzgado de la Ciudad de Trujillo en contra de ciudadanos canadienses por usurpación, los fallos no se apegan a derecho; mientras líderes comunitarios Garífuna son proseguidos y perseguidos por la defensa de su territorio ancestral, desconociendo la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) en materia de derechos indígenas.

 Después de haber sido defenestrada la Corte Constitucional (12-12-12) por el poder legislativo, como represalia de haber declarado inconstitucional las ciudades modelo, meses después fue reintroducida las “ciudades modelo” bajo el nombre de Zonas Especiales de Empleo y Desarrollo (ZEDE). Sí bien en la primera versión de las ciudades modelo abarcaban 24 de las 47 comunidades Garífunas existentes en Honduras, en su segunda versión incluye 20 comunidades Garífunas como presuntos escenarios para establecer las ZEDE.

 Las “ciudades modelo” surgen como una iniciativa promovida por el economista estadounidense Paul Romer, el que primero intentó su experimento de gobernanza en la isla de Mauricio, situación que desembocó en un golpe de Estado. Posteriormente Romer tras el golpe en Honduras, avizoró en la crisis existente una oportunidad para establecer Zonas Económicas Especiales con el agregado de tercerización de justicia y seguridad, dando lugar a lo que puede ser consideradas como ciudades- nación cuasi independientes. 

En los territorios que han sido consideradas como posibles lugares para la ubicación de las ZEDE, se viene dando fuertes especulaciones en materia de bienes raíces, generando el desplazamiento poblacional. La demolición casi en su totalidad de Río Negro – una de los primeros asentamientos del pueblo Garífuna en Honduras- es un indicador de las presiones que se vienen dando en relación a las ZEDEs. Desde el inicio de las “ciudades modelo” se ha señalado a Trujillo como la posible primera ubicación en Honduras. 

Los vaivenes políticos en el país, sumado a la violencia imperante, no ha permitido el despegue de las “ciudades modelo’. Sin embargo el año pasado previo a las elecciones de noviembre, el actual mandatario efectuó un relanzamiento de las ZEDE, el que incluyó un viaje a Texas con el propósito de vender las ZEDE, las que se han convertido en uno de los ejes de su gobierno. El relanzamiento aparentemente ha contado con el apoyo de la Consultora Mckinsey y el Banco Interamericano de Desarrollo, en su portal incluye un prospecto de proyecto destinado a “la conceptualización y preparación de estudios técnicos y diseños para el establecimiento de Zonas de Empleo y Desarrollo Económico”. 

Una de las empresas que aparentemente ha demostrado interés en invertir en las ZEDE, es el emporio de Kelcy Warren, propietario de Energy Transfer, el que pretende construir un complejo energético en la bahía de Trujillo el que incluiría una refinería, termoeléctrica y una planta de reconversión de gas licuado de petróleo (GLP) que serviría para distribuir el gas de esquisto proveniente desde Texas para toda Centroamérica. 

La mayoría de los planes de “desarrollo” para la Bahía de Trujillo incluyen el desplazamiento de la población de la comunidad Garífuna de Puerto Castilla, la que fue relocalizada en 1973, cuando el General Álvarez Martínez, pistola en mano, obligó a los Garífunas de la comunidad de Cristales y Río Negro a ceder el territorio de la vieja Castilla a la Empresa Nacional Portuaria. Existe una enorme aprehensión por parte de los habitantes de Puerto Castilla sobre una nueva relocalización, que les fue anunciado desde hace dos años. 

El desconocimiento por parte del Estado del CPLI, y la utilización de la socialización como sustituto, ha tomado un nuevo curso. Ante las presiones del AVA FLEGT de la Unión Europea y el Programa ONU-REDD, el Estado de Honduras en el 2012 impulsó la creación de un mecanismo de CPLI. Tanto la Confederación de pueblos Autóctonos de Honduras (CONPAH), la Dirección Nacional de Pueblos Indígena y Afrodescendientes (DINAFROH) y el Observatorio de los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas y Negros (ODHPINH), realizaron su propias versiones del anteproyecto de ley CPLI. 

Sin embargo, en el 2016, el PNUD y el Estado optaron por una nueva versión, para lo cual contrataron al jurista peruano Ivan Lanegra, autor de la controvertida Ley de Consulta del Perú. Una vez más el Estado pretendió convertir las socializaciones realizadas en conjunto con el PNUD en un proceso de consulta. Posteriormente, con la visita efectuada en agosto de 2017 por la Relatora de Naciones Unidas para pueblos indígenas, la Sra Vicky Tauli Corpuz, el PNUD y el Estado optaron por denominar el proceso realizado como una socialización. 

La señora Tauli Corpuz emitió un segundo informe en junio de 2017, denominado observaciones adicionales en las que exhortó al Estado de Honduras “a garantizar que se respeten los estándares internacionales sobre consulta previa y otros derechos humanos de los pueblos indígenas”. Desafortunadamente el Estado ignoró los señalamientos de la Relatora y para febrero del presente año envió a la Organización Internacional de Trabajo una nueva versión, que podemos señalar como más nociva para los pueblos indígenas, que la versión del Sr. Ivan Lanegra y sus variantes.

Podemos indicar que el Estado de Honduras pretende realizar un secuestro ideológico de la consulta previa, convirtiéndola en un mero tramite administrativo, en el cual a los pueblos indígenas se le deniega su libre determinación. Como resultado de dicha tergiversación de la consulta, el Estado y empresarios podrán determinar el futuro de nuestros territorios.

 A pesar que la Relatora manifestó en sus observaciones adicionales “preocupación en relación a los reiterados comentarios escuchados vinculando el consentimiento libre, previo e informado con un veto. A este respecto, la Relatora Especial reitera lo manifestado por su predecesor de que si se reducen los principios de consulta y consentimiento a un debate sobre la existencia de un poder de veto, se pierde de vista el espíritu y carácter de dichos principios según los estándares internacionales. Estos principios buscan crear un diálogo de buena fe entre los Estados y los pueblos indígenas para que, mediante la búsqueda de acuerdos y consensos, se ponga fin a modelos históricos de imposición de decisiones sobre los pueblos indígenas, amenazando su supervivencia como pueblos”. El Estado incluyó en el artículo 2 del anteproyecto que la “Consulta no otorga derecho a veto ̈, además de ratificar que la decisión final de la consulta, la toma el Estado. 

En agosto del año pasado, el Congreso Nacional aprobó la inconsulta Ley de Incentivos al Turismo, promovida por la consultora McKinse en el marco del programa Honduras 20-20. La ley permite desde la utilización de áreas protegidas para inversiones turísticas hasta la expropiación forzosa en base a una ley que data de 1913, y la cual fue invocada para presionar a los habitantes de Rió Negro y de esta forma permitir la demolición para la construcción de un muelle de cruceros en Trujillo.

Más allá de la manipulación que viene efectuando el Estado con el propósito de desconceptualizar el CPLI, las secuelas del crimen organizado y el Estado fallido existente en Honduras forman parte de la cadena de hechos que ponen en duda la existencia de un Estado de derecho en el país; a pesar de los supuestos avances en la lucha contra el narcotráfico, las estructura económicas del crimen organizado permanecen intactas, siendo la adquisición de enormes tractos de tierra una de las formas más habituales de lavado de activos, situación que ha generado graves consecuencias para las comunidades Garífunas.

Como muestra de la ausencia de apego a la jurisprudencia sobre la consulta y el deber del Estado de respeto dicho derecho, el Alcalde de la Ceiba, el Sr. Jerry Sabio, convocó el 6 de julio a un cabildo abierto para tomar la decisión sobre la instalación de una planta termoeléctrica de 87 megavatios entre las comunidades Garífunas de Corozal y Sambo Creek, a pesar que las comunidades comunidades exigieron el CPLI. Miembros de las comunidades interpusieron la respectiva denuncia ante la Fiscalía de las Etnias, sin embargo las maquinarias continúan trabajando en la edificación de la termoeléctrica. 

La consulta previa es la médula de los derecho colectivos que poseemos los pueblos indígenas. El anteproyecto de Ley de Consulta, promovido por AVA FLEGT, ONU REDD, PNUD y el Estado de Honduras, además de distorsionar la consulta dará lugar a un ciclo de violencia en contra de los pueblos indígenas.