Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

jueves, 27 de abril de 2017

Venezuela: la derecha busca un baño de sangre



Ángel Guerra Cabrera
La Jornada 
Más de 26 muertos, cientos de heridos y daños materiales estimados en 100 mil millones de bolívares es el saldo provisional de la violencia generada por el demencial clima de odio y violencia desatado por las protestas opositoras en abril.
¿Sus antecedentes inmediatos? Hace poco más de un año la contrarrevolución obtuvo mayoría en la Asamblea Nacional(AN) y se sentía más fuerte que nunca. Por primera vez desde 1998 había superado al chavismo en unos comicios. No hizo más que instalarse el órgano legislativo e inició un camino irracional hacia el golpe de Estado, que es lo suyo. El nuevo presidente del Legislativo manifestó que en seis meses sacaría del cargo a Nicolás Maduro. Al continuar éste en su puesto, pasado el plazo, los legisladores oposicionistas le hicieron un juicio político en 24 horas y acordaron convocar elecciones en 30 días, decisiones para las que la AN no está facultada por la Constitución. Para no hablar de la ridícula ausencia del mandatario que declararon.
La AN se extralimitaba cada vez más en sus competencias y atropellaba las de otros poderes del Estado, cuando decidió juramentar a tres diputados cuya elección había sido anulada por el Consejo Nacional Electoral, que la consideró fraudulenta. Ante el reiterado atropello de la Constitución, es que el Tribunal Supremo, garante de su observancia, decide declararla en desacato y en el ínterin asumir algunas de sus funciones ante asuntos que requieren resolución urgente por interés social. Bastaría que revocara la juramentación de los tres diputados para que cesara la situación de desacato.
Pero no, prefiere acusar a Maduro de haber dado un autogolpe, cuando en realidad es la mayoría opositora la que mantiene una conducta golpista desde la misma instalación de la AN, que se retrotrae al golpe del 11 de abril de 2002, del cual son cómplices todos sus cabecillas más connotados.
El autogolpe ha sido el pretexto para la nueva ola de protestas violentas, siempre apegadas, al igual que las de febrero de 2014, al manual del asesor de la CIA Gene Sharp y a las directivas de la operación Venezuela Freedom 2 del comando sur yanqui. En concordancia con la violencia opositora, sus exigencias son inaceptables por su carácter golpista: destituir a los jueces del Tribunal Supremo, convocar a elecciones de inmediato, liberar a los presuntos presos políticos y abrir un canal humanitario para asistir a la población. Puro cinismo.
Es también el caso de la marcha convocada para el miércoles 26, cuyo supuesto objetivo era entregar una carta en la oficina del Defensor del Pueblo para solicitarle que –bajo descaradas amenazas– declare en falta grave a los jueces del Tribunal Supremo, requisito legal para que la AN los destituya. El objetivo real era buscar derramamiento de sangre y una vez más lo consiguieron. Tarek Williamn Saab, defensor del Pueblo, ha declarado que la misiva ha sido entregada ya 15 veces por personeros opositores y desestimada por improcedente. Esta marcha, como siete anteriores que la oposición ha intentado conducir al centro de Caracas, no ha sido autorizada, como ocurre en otros países, donde se impide marchar en determinadas áreas. Aquí una explicación de por qué la prohibición.
Con el extremismo de derecha en el poder en Washington, la contrarrevolución tiene tres objetivos: asaltar el poder no importa el costo en vidas humanas y a la economía; impedir la recuperación económica y política de la revolución bolivariana en pleno curso, y ocultar su hundimiento político en un momento en que el chavismo ha ganado considerable fuerza, como lo demuestran sus movilizaciones de calle en comparación con las de los adversarios.
La hostilidad de la OEA, de varios gobiernos de derecha o atemorizados y la campaña mediática sin precedente contra Venezuela han contribuido mucho a estimular la demencia opositora. Un individuo mediocre, rencoroso y de baja estofa como Almagro, ha terminado de descalificar a la OEA para tratar cualquier tema relacionado con la patria de Bolívar.
Al fin y al cabo, el organismo siempre ha sido instrumento de la política injerencista y agresiva de Washington contra los gobiernos soberanos de nuestra América.
El fin único de la oposición es derrocar el orden constitucional para volver al infierno neoliberal y a la represión masiva contra el pueblo. Mucho peor y más sangrienta que la ejercida después del caracazo.
Twitter: @aguerraguerra

Transgredidas, testimonios de sobrevivientes de la violencia de género



Transgredidas es uno de los libros que más me ha costado escribir,  me ha dolido,  lo he llorado y lo  he sentido en carne viva, porque son relatos de testimonios e historias de niñas, adolescentes y mujeres que sufrieron abuso sexual, ya sea en su camino como migrantes indocumentadas hacia Estados Unidos o bien fueron víctimas de trata de personas con fines de explotación sexual.

Abusadas por familiares y desconocidos, no por su origen, no por su clase social,  pero por ser mujeres en una sociedad que irrespeta y desvalora a la mujer por su género, en una sociedad que mulita y la seca, estas son historias ocurridas en distintas partes del  mundo porque el abuso hacia el género femenino no tiene edad, color, religión ni nacionalidad.

Todo comenzó en noviembre de 2012, con un texto titulado Transgredida, al cual le siguieron  otros a medida que fui obteniendo testimonios para publicar en la serie Transgredidas de mi blog Crónicas de una Inquilina. Esta serie se ha convertido en libro.  Son testimonios de mujeres marcadas de por vida por el abuso, los golpes, mujeres violentadas en sus derechos, niñas a quienes robaron la niñez.

No es un libro dulce ni luce la perfección de la ficción, es un libro crudo, descarnado, como la realidad que le ha tocado vivir a sus protagonistas y a  miles de mujeres a través del tiempo y de la historia.

La violencia de género no es un asunto de ficción ni de literatura, es un problema real que nos está matando, nos desaparece y  nos estigmatiza. Todas hemos sufrido violencia de género en alguna de sus tantas formas, los relatos escritos en Transgredidas muestran los extremos de lo que es capaz de hacer una sociedad patriarcal y machista en la vida de niñas, adolescentes y mujeres en el marco de un sistema sociopolítico que nos trata como mercancía.

 Las historias incluidas en este libro son reales, aunque los nombres de las protagonistas han sido cambiados y también algunas ubicaciones territoriales, para proteger sus identidades y su seguridad. Lo medular de este libro es contar las historias de abuso que han vivido mujeres anónimas, tan anónimas como cualquiera en cualquier lugar del mundo. Son historias que suceden todos los días, en todos lados, a todas horas.

Historias que en la mayoría de los casos nos llevamos hasta la tumba, porque contarlas significa perder familiares, ponerlos en riesgo, poner en riesgo nuestras propias vidas.  También en una sociedad estereotipada  guardamos silencio por temor a ser señaladas por la familia, amigos y sociedad. Porque ser abusadas nos marca y la misma sociedad nos señala y nos excluye.

El abuso emocional, físico y sexual  nos mutila en muchas formas, nos roba la vida de tajo, no seca por dentro, nos invisibiliza. Transgredidas son las voces de miles de mujeres que han sido silenciadas a través del tiempo.

Disponible en Amazon.com  
Ilka Oliva Corado.

25 de abril de 2017, Estados Unidos.
 
Ilka Oliva Corado. 

Delcy Rodríguez: Si los cancilleres se reúnen sin nuestro consentimiento, Venezuela se retirará de la OEA


Delcy Rodríguez afirma que Venezuela se retirará de la OEA si esa organización actúa sin su consentimiento. . Foto tomada de El Impulso

Delcy Rodríguez afirma que Venezuela se retirará de la OEA si esa organización actúa sin su consentimiento. . Foto tomada de El Impulso
La ministra para Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez, anunció que recibió instrucciones del presidente de la República, Nicolás Maduro, para comenzar el proceso de retiro de Venezuela de la Organización de Estados Americanos de realizarse una reunión pautada para este miércoles que viola la normativa de esta institución.
Durante un contacto telefónico con VTV, la Canciller acotó: “De realizarse alguna reunión de cancilleres de la OEA, que no cuente con el aval, con el consentimiento del gobierno de Venezuela, yo he recibido instrucción del jefe de estado, el presidente Nicolás Maduro, de iniciar el procedimiento de retiro de Venezuela de esta organización”.
En este sentido, Rodríguez sentenció que con esta convocatoria algunos países representantes del bloque reinciden en violar la normativa de la propia organización para dirigir acciones injerencista contra Venezuela.
“Tengo que denunciar que hay un grupo de gobiernos alineados política e ideológicamente en la intolerancia, que procuran la intervención de nuestro país (…) Nosotros desestimamos cualquier espacio que tenga que ver con actuación de la OEA en Venezuela”, dijo la Canciller.
De igual forma, puntualizó que el secretario general de la OEA, Luis Almagro a vulnerado la institucionalidad de este ente hemisférico: “Ha hecho abuso de poder, de sus facultades conforme está establecido en las normas de la carta de la OEA y en las normas que regulan sus funciones como funcionario internacional”.
“La OEA es una organización que por la actuación de su secretario general se ha descalificado para intervenir en cualquier asunto referido a la vida de Venezuela, nosotros así lo hemos denunciado (…) Hay una comunidad mayoritaria de países que tienen posiciones de respeto a la soberanía de Venezuela, nosotros hemos agradecido las posiciones de estos países que en el seno de la OEA han impedido que se ejecute un plan de intervención y tutelaje sobre Venezuela“, continuó Rodríguez.
Asimismo, la ministra para relaciones exteriores recalcó que Venezuela no va a permitir violaciones a la legalidad: “Que sobrepasan cualquier muro de la moral y del comportamiento licito que deben mantener las naciones en esta organización regional”.

Declaraciones de Delcy Rodríguez

(Tomado de Nodal)

Comunicado de la OEA para convocar reunión

25 de abril de 2017
El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) sostendrá una reunión extraordinaria MAÑANA miércoles 26 de abril de 2017, a las 16:00 EDT (20:00 GMT) en el Salón Simón Bolívar de la sede del organismo en Washington, DC para la “Consideración del Proyecto de resolución de convocatoria a una Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores” sobre la situación en Venezuela.
Esta sesión es convocada a petición de Argentina, Bahamas, Barbados, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Honduras, Jamaica, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.
Consulte el orden del día de la sesión aquí. El orden del día puede sufrir alteraciones hasta el comienzo de la reunión.
La reunión será transmitida en directo a través de la Web de la OEA y la página oficial de Facebook de la OEA.
OEA

Celac se reunirá el 2 de mayo a petición de Venezuela

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) convocó para el próximo 2 de mayo una reunión que se celebrará en San Salvador a petición de la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, quien solicitó un encuentro de los ministros de relaciones exteriores para abordar las “amenazas” contra el orden democrático en el país y los actos de violencia promovidos por la oposición.
En una comunicación enviada por el director general de política exterior y coordinador nacional para la CELAC, Jorge Alberto Arandao, El Salvador, que ejerce la presidencia ‘pro témpore’ del organismo, aceptó la solicitud de Rodríguez y ha convocado el encuentro para la próxima semana.
“Ese día, nosotros presentaremos, como bien informamos en nuestra comunicación, las amenazas contra el orden democrático constitucional, así como las acciones intervencionistas que se han venido desplegando contra la independencia, soberanía y paz de Venezuela”, expresó la titular de Relaciones Exteriores de Venezuela, en contacto telefónico con VTV.
Venezuela solicita reunión de la CELAC sobre violencia de la oposición
Según los Procedimientos Establecidos para el Funcionamiento Orgánico de la Celac, los cancilleres se reunirán de manera ordinaria dos veces al año, “pudiéndose convocar reuniones extraordinarias si fuese necesario a solicitud de un Estado Miembro”.
El Ministerio salvadoreño de Relaciones Exteriores acotó que también apoyaría una reunión similar si la convocara la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuya relación con Venezuela es cada vez más tirante.
De hecho, a inicios de mes el secretario general de la OEA, Luis Almagro, pretendió invocar la Carta Interamericana para expulsar a Venezuela del bloque continental, pero se topó con el rechazo de varias naciones, entre ellas El Salvador.
En las últimas semanas, grupos de oposición han promovido acciones de calle, que han dejado un saldo de 26 fallecidos y más de 430 lesionados, así como daños a comercios y espacios públicos.

El plan golpista de Almagro y su contrarréplica


Carmen Bohórquez

Luis Almagro, secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), hizo el martes 18 de abril, en vísperas de la supuesta “madre de todas las marchas hechas en la historia de Venezuela”, un llamado a "proteger el derecho del pueblo venezolano de exigir democracia y libertades" y subrayó que ese derecho debe ser reconocido por todos y el Gobierno "no debe ser un obstáculo".


Lo primero que sorprende en las declaraciones de Almagro es que en su visión de Venezuela no existe el pueblo chavista que es, para su información, por lo menos la mitad de la población; pueblo que además se siente protegido y disfrutando de todos sus derechos: a la educación, a la vivienda, a la salud, a la alimentación, al trabajo, a su diversidad cultural, etc, etc. Como tampoco parece saber que estos derechos están GARANTIZADOS para toda la población, chavista o no chavista.

Cuando Almagro habla de Venezuela parece estar copiando un discurso de los años 80 y 90 del siglo pasado cuando los gobiernos de la Cuarta República acostumbraban a desaparecer y asesinar a militantes de izquierda y donde la Constitución era frecuentemente suspendida, quedando el pueblo sin ninguna garantía sobre sus derechos esenciales. Hoy, por el contrario, en Venezuela se vive en un real Estado de Derecho y de Justicia, y el Gobierno, lejos de ser un obstáculo, es el primer defensor de dichos derechos.

En un comunicado de la OEA, Almagro expresó: “Todos debemos reasegurar nuestro compromiso indeclinable con la democracia en Venezuela, es imprescindible para el país el pronto retorno a la legitimidad y a la institucionalidad”.

Venezuela nunca ha salido de la legitimidad y la institucionalidad. Quienes quieren quebrantarlas son precisamente los grupos políticos que él tanto defiende y que están pidiendo una intervención extranjera para hacerse ya del poder, violando los lapsos constitucionales, pasando por encima de la voluntad popular  y cometiendo un acto de traición a la patria.

“Las manifestaciones pacíficas son un instrumento de paz, democracia y libertad. Por ello, en el día de mañana 19 de abril, los derechos del pueblo -sean jubilados, estudiantes, amas de casas, trabajadoras y trabajadores- deben prevalecer sobre cualquier lógica de política represiva”.

Es lo que el gobierno está decididamente determinado a hacer cumplir. Si la oposición respetara las leyes y no burlara insistentemente los límites de la permisología otorgada, contratando además grupos de choque y de ataque a las propias fuerzas que resguardan el orden, a instituciones y bienes públicos, y a todo aquel que los llame a la calma, todo transcurriría en sana paz. El problema, Sr. Almagro, es que para ellos la paz contraviene su ambición de poder. Necesitan del caos y la violencia para justificar la intervención armada extranjera que los pondría directamente en el poder, pues le aseguro que temen no llegar por métodos democráticos. Y la inclemente campaña mediática de desprestigio del gobierno, con la que usted tanto colabora, les está tejiendo una irrebatible justificación.

“Las recientes acciones del régimen de repartir armas a civiles e instarlos a la confrontación constituyen una acción represiva homicida que incita a la violencia”.

No se trata Sr. Almagro de “repartir armas a civiles” sino al cuerpo de reserva que constituye la Milicia Bolivariana; aparte de que lo que se aprobó fue el dinero con el cual se comprarán en el futuro los fusiles anunciados. En Venezuela, la Milicia Bolivariana es un cuerpo de reserva que forma parte de la Fuerza Armada, por lo que nada más lógico que a cada miembro se le asigne un arma.

Por otra parte, usted no tiene excusa alguna para mentir o manipular las palabras del Presidente Maduro, quien como Comandante en Jefe de la Fuerza Armada debe velar por su correcto equipamiento. Ahora bien, si nuestra patria está siendo amenazada por el Dpto. de Estado,  por organismos financieros, por la derecha internacional y por personeros como usted, quien aprovecha y viola los derechos que le da su cargo para que se dé un golpe de Estado contra el gobierno y el pueblo bolivariano, ¿no cree Ud. que tenemos derecho a defendernos?

“Todos debemos condenar este tipo de acciones y el gobierno debe revertir absolutamente ese posicionamiento que solamente incita al conflicto y a la confrontación. Pedimos se respete el derecho del pueblo a manifestar en paz”.

Totalmente de acuerdo. Por favor recuérdeselo a los gobiernos de México, Argentina, Brasil, Chile y principalmente al gobierno de Estados Unidos, que no respeta el derecho de ningún pueblo a darse su propio gobierno y que se dedica a sembrar odio, violencia y bombas en el planeta entero.

En el documento, la OEA estima que en Venezuela "se ha deslegitimado el ejercicio del gobierno" y ello:

• “Por la falta de respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales, ya que cada día aumenta el número de presos políticos y las denuncias de tortura;”

Exija primero pruebas reales de que alguien ha sido torturado antes de afirmarlo. Si su fuente de información y sus criterios para asumir algo como verdadero son los voceros de la oposición venezolana, sepa que lo están utilizando y convirtiéndolo en el ser más despreciable del planeta.

Cuando en la Venezuela bolivariana, cosa que no sucedía en los anteriores gobiernos, se comprueba algún caso de tortura, sus autores son detenidos y llevados a juicio; como igualmente son llevados a juicio políticos que han cometido delitos graves contra las personas, bienes públicos y privados, y contra la vida misma de los venezolanos y venezolanas. Aunque usted intente confundir, toda persona sensata entiende que NO son presos políticos sino políticos que han delinquido y por esa razón es que están presos. Le propongo que tomemos caso por caso y revisemos si en Estados Unidos serían liberados o castigados, y esa será la sentencia que les corresponda. Creo que a Leopoldo López esta estrategia lo dejaría en cadena perpetua y quién sabe si lo enviaría a la silla eléctrica.

• “Por las violaciones sistemáticas al ejercicio del poder con sujeción al estado derecho en los últimos dos años;”

Si algún gobierno en la historia de Venezuela ha respetado el estado de derecho es el gobierno bolivariano. No olvide que fue el Comandante Chávez quien propuso y convenció al pueblo venezolano de la necesidad de hacer que Venezuela se transformara en un Estado de derecho y de justicia, sustentado sobre el revolucionario concepto de democracia participativa y protagónica, y así lo consagró el pueblo en el referéndum que dio nacimiento a la nueva Carta Magna.  Desde entonces ha imperado la mayor democracia y la mayor igualdad que se pueda encontrar en el mundo de hoy. Quienes nunca lo han aceptado son los dirigentes de la derecha que despojados por el pueblo de sus antiguos privilegios, sueñan con abolir la nueva constitución y volver a la democracia de élites. La prueba de que son ellos los que violan el ejercicio del poder es que nunca han reconocido ninguna de las 18 victorias electorales de la revolución, que desconocen permanentemente a los poderes públicos surgidos de esa Constitución, incluido el Consejo Nacional Electoral, el cual sólo no comete fraude cuando son ellos los que resultan ganadores.

• “Por la no celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto, ni en el caso de las elecciones regionales, ni aún en el caso más importante de la legitimación de la voluntad popular de recurrir a un referendo revocatorio en 2016;”

Sea serio y no generalice ni tergiverse la realidad. En 18 años de gobierno bolivariano se han realizado 20 elecciones “libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto”. Sólo una se ha pospuesto como es la de las elecciones regionales que correspondía hacerlas en diciembre del pasado año. Pregúntese por qué se pospusieron. Porque sus amigos de la oposición venezolana, a los que usted les atribuye más infalibilidad que al Papa, decidieron, aunque con más de 3 meses de retraso, solicitar un referéndum revocatorio contra el Presidente de la República, después de barajar por lo menos otros 3 métodos para sacarlo del poder sin que la OEA ni nadie considerara que buscaban un golpe de Estado. Vale señalar que este tipo de referéndum – el primero que se estableció en el mundo - es posible gracias a la nueva y revolucionaria Constitución venezolana impulsada por el Comandante Chávez. Esta solicitud obligó al Consejo Nacional Electoral a dedicar sus energías y su presupuesto a organizar no sólo el acto del Referéndum sino también el de la eventual elección presidencial que se seguiría en caso de que el Presidente resultara revocado.

Por otra parte, ¿con qué derecho usted acusa al Presidente Maduro de ser el responsable de que no se hicieran las elecciones regionales y de que tampoco se realizara el Referéndum revocatorio? Sobre este último, los únicos responsables de que no se haya realizado son sus amigos de la oposición por haber cometido un fraude que fue púbico, comprobado y notorio en la recogida de las firmas necesarias para convocarlo. O es que para usted, que se dice tan garante de la legalidad, 10 mil firmas de personas muertas y otras 590 mil fraudulentas por otros motivos son algo irrisorio? Imagino entonces que usted comparte con sus amigos los mismos principios éticos.

• “Porque el régimen plural de partidos y organizaciones políticas ya no tiene ninguna garantía desde el momento que una semana sí y otra también el régimen declara en forma totalmente arbitraria inhabilitaciones a dirigentes políticos;”

Vuelve usted a adoptar la misma posición irresponsable e irrespetuosa respecto al Presidente de la República al atribuirle el control absoluto de todos los poderes públicos. ¿O es que su coeficiente intelectual le lleva a aceptar cualquier explicación que le dan como verdadera sin siquiera informarse sobre las leyes del país y las sanciones que deben aplicarse al que no las cumple? ¿O es usted partidario de que no existan leyes que rijan la administración de los bienes públicos? Por lo menos infórmese de los casos de gobernantes chavistas que también han sido inhabilitados. Realmente, espero que no sea cierta su pretendida aspiración a la presidencia de Uruguay pues el caos que usted crearía tardaría un siglo en corregirse.

• “Porque no se respeta la separación e independencia de los poderes políticos, ni de jure, ni de facto. Se han usurpado las competencias de la Asamblea Nacional y el Poder Judicial responde a los designios del Poder Ejecutivo;”

¿Podría usted explicarle a la opinión pública cuáles son las pruebas que usted tiene, aparte de lo que le cuentan sus amigos opositores que pretenden desplazar del poder al gobierno bolivariano, de que en Venezuela no hay separación e independencia de poderes? Nadie ha usurpado las competencias de la Asamblea Nacional, por el contrario es la Asamblea Nacional la que se atribuye poderes extra constitucionales y se asume como el poder absoluto y supremo que puede darle órdenes o desobedecer los dictámenes de los otros 4 poderes, como cuando juramentó ilegalmente a 3 diputados cuya elección fue impugnada por fraudulenta y desconocida por el Consejo Nacional Electoral, así como se niega a obedecer el dictamen de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia de que mientras esos 3 diputados no sean desincorporados legalmente sus actos serán nulos de toda nulidad. Con esa arrogante actitud la Asamblea Nacional se colocó en desacato y en ese desacato ha persistido olímpicamente por más de un año sin que a usted eso parezca importarle lo más mínimo. No es que se han usurpado las funciones de la Asamblea Nacional o que no se le reconozca como poder, es que es necesario garantizar el estado de derecho en el país que la Asamblea se niega a asumir.

• “Por la falta de transparencia de las actividades del Estado;

• Porque la probidad recibe denuncias diarias de incumplimiento y ninguna de ellas se investiga, y ya ni siquiera se desmienten;

• Porque la irresponsabilidad del Gobierno en la gestión pública ha llevado a la mayor crisis humanitaria de la historia del país; “

Las tres afirmaciones anteriores son pura invención de la derecha interna y usted lo sabe muy bien. Sólo que como parte actuante del mismo complot contra la revolución bolivariana usted las repite para cumplir su rol. Al menos intente dar alguna prueba si es que busca convencer a alguien de tan grandes falsedades.

• “Porque los derechos sociales y la libertad de expresión y de prensa se han violado en forma reiterada”

Esta es la prueba máxima de que usted forma parte actuante del mismo complot conspirativo. Muestre un solo país del mundo en el que los derechos sociales y la libertad de expresión estén más garantizados que en Venezuela. Y esto es reconocido por las más importantes instancias internacionales como la ONU, la UNESCO, la FAO, etc. Por si no se ha enterado, Venezuela viene desarrollando el programa de construcción de viviendas para personas sin techo propio, más grande que jamás se haya hecho a nivel mundial. Casi 1.600.000 viviendas así lo atestiguan; en educación, no sólo se erradicó el analfabetismo sino que se crearon programas que han permitido que 2 millones de personas, excluidas del sistema escolar, hayan podido culminar sus estudios de educación primaria y bachillerato, siguiendo hasta la universidad donde la matrícula pasó de 600.000 estudiantes a casi 3 millones; habiéndose creado además 30 universidades y desterrando para siempre  el drama de los bachilleres sin cupo en la educación superior. Y déjeme decirle de paso que toda la educación en Venezuela, desde el preescolar hasta los estudios de postgrado es absolutamente gratuita. En salud, Venezuela es hoy el único país en el mundo con 100% de cobertura médica gratuita a nivel nacional, se le ha devuelto la visión a 3 millones de personas de Venezuela y de toda Nuestra América gracias a la Misión Milagro, y se creó la Escuela Latinoamericana de Medicina Integral que ha graduado 30 mil médicos y tiene en aulas 30 mil más. Nada más por estas 3 cosas usted debería morderse la lengua antes de hablar de Venezuela, y no menciono más nada porque su grado de servilismo al imperio y su abyecta alianza con los personeros más desquiciados de la oposición venezolana lo han convertido en un títere que lo que despierta ya es conmiseración.

Y sobre la libertad de prensa, muéstreme un sólo caso de algún periodista preso o desaparecido, de un solo periódico, radio o televisora censurada o cerrada. Y no venga con el cuento de RCTV, canal golpista que incluso después de su confesión en los hechos de abril del 2002 y el golpe petrolero del 2002-2003, todavía el gobierno tuvo la paciencia de esperar que se le venciera la concesión. En Venezuela lo que hay es una orgía expresiva en la que todos los días usted encuentra algún vocero de la oposición o dueño de medio de comunicación llamando a Golpe de Estado. ¿Sería esto permitido en Estados Unidos o en alguno de esos países que hoy se han hecho cómplices de su plan golpista contra Venezuela en la OEA? Lo peor es que usted sabe que todo eso no es otra cosa que la excusa para apoderarse de un país que hoy se niega a seguir cumpliendo el servil rol asignado por el imperio y por el contrario, es ejemplo de dignidad  y de independencia para los otros pueblos del mundo.

“Esta Secretaría General apoya todos los esfuerzos de los países del continente por perfeccionar su democracia.

En el caso de Venezuela, la OEA apoya los esfuerzos que hace su población -así como la comunidad internacional - para restaurar la "institucionalidad quebrada".

A su juicio, la "redemocratización" del país exige:

• El cese inmediato de la represión y la violencia en la calle a los manifestantes pacíficos, y que se garantice su libertad de expresión;

• Ni un muerto, ni un herido, ni un preso, ni un torturado más. Es imprescindible la liberación de todos los presos políticos;

• Que se levanten todas las inhabilitaciones políticas que afectan el régimen plural de partidos y organizaciones políticas;

• Que se restituyan las potestades de la Asamblea Nacional y que se proceda constitucionalmente a la elección de nuevas autoridades en los poderes Judicial y Electoral que den garantías de la separación e independencia de poderes;

• Que se abra un canal humanitario que permita asistir al pueblo venezolano con alimentos y medicamentos;

• Que se llame a elecciones para que el poder -que pertenece al pueblo- vuelva al pueblo.

• Que el gobierno asegure a la gente el poder de manifestarse pacíficamente, sin amenazas, sin detenciones, sin prisión, sin tortura. 

No se trata en Venezuela de solucionar imperfecciones, se trata de recuperar la Democracia, ese debe ser el objetivo y en función de ese objetivo la agenda no admite demora.”

Definitivamente usted está pugnando por destronar a Estados Unidos como el gran autor intelectual del golpe en Venezuela y decidido a apurar su ejecución. Hablar de “institucionalidad quebrada” y de “redemocratización” de un país no sólo prueba que usted no admite más forma de democracia que la democracia burguesa y que considera que la participación activa del verdadero pueblo, no de las élites que usted evoca cuando menciona la palabra,  en la conducción de un país es una aberración que debe ser corregida. Su lenguaje recuerda el legalismo conductual con el que se intenta “resocializar” a los adolescentes en rebeldía, así como evoca las condenas inquisitoriales a quienes se atrevían a salirse de los cánones fijados por la ortodoxia católica.

En todo país, y usted debería saberlo muy bien dado que se atrevió a presentarse como Secretario General de una Organización de Estados, la institucionalidad está regida por la Constitución vigente que en el caso de Venezuela, fue aprobada en referéndum popular el 15 de diciembre de 1999 con más del 70% de aceptación. Como también debería saber que quienes hoy constituyen la oposición no sólo votaron por el NO en esa ocasión sino que la derogaron durante el golpe de Estado de 2002. Aunque hoy aparenten aceptarla está claro que esa Constitución contradice el modelo de sociedad a la que aspiran, que no es otra que aquella que garantiza en exclusividad los privilegios de las élites, en la que los pobres son de nuevo condenados a servirles silenciosamente y en la cual el modelo económico a instaurar no es otro que el neoliberalismo y la acumulación de capital. Faltaría ver Sr. Almagro si un pueblo que ya conoce cómo se vive en una sociedad independiente, soberana y digna se va a dejar “reinstitucionalizar” y “redemocratizar”.

Todo lo demás que usted exige está fuera de la Constitución Bolivariana y el sólo exigirlas es pretender que el gobierno viole la propia Carta Magna que le da legitimidad, además de soporte a la propia nación. Aparte de la contradicción en que usted y la propia oposición venezolana incurren al acusar al gobierno de controlar todos los poderes y al mismo tiempo pedirle que los controle para que se convoquen elecciones generales que no están previstas en la Constitución y que sean liberados presos juzgados y condenados por el sistema judicial por delitos y crímenes que han sido públicos y notorios.

En cuanto a la Asamblea Nacional, es ella la que se ha faltado el respeto a sí misma al juramentar diputados cuya elección fue impugnada por fraude comprobado. Como poder autónomo que es, nada le impide recuperar su legalidad y salir del desacato en que ha incurrido: bastaría con desincorporar en acto legal a los referidos 3 diputados. Así que esta petición está mal dirigida.

De la misma manera le recordamos que Venezuela no es un país paria ni forajido sino un país donde imperan leyes que deber ser cumplidas por todos y todas las ciudadanas, como ocurre en cualquier otro país del mundo. En particular deben ser cumplidas por quienes detentan cargos públicos y manejan presupuestos. Si en Francia o en España, países que supongo usted tiene por serios, son inhabilitados del ejercicio político y hasta llevados a prisión aquellos que violen alguna de las normas de la administración pública, ¿en qué se basa usted para pedirle a Venezuela que haga excepción con funcionarios que pertenecen a la oposición, y para interpretar la aplicación de las leyes que, repito, son de obligatorio cumplimiento para todos y todas, como persecución  política?  Vergüenza debería darle y flaco servicio le hace a su cargo reclamándole a Venezuela que no cumpla las leyes.

Por estas mismas razones, me permito también señalarle que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela fija los períodos presidenciales, determina las condiciones y requisitos para la elección y remoción de los poderes públicos, garantiza los derechos políticos de todos los venezolanos y venezolanas, así como los derechos humanos y sociales para todos y todas, y establece la igualdad ante la ley, sin privilegios de ningún tipo. Todo lo cual obliga a que quien infrinja la ley, atente contra la vida de otros y contra los bienes públicos debe ser juzgado y condenado sin que su condición de político prive para no ser castigado.

Finalmente, debo informarle que a pesar de la crisis económica provocada por el imperio y sus serviles empresarios y de los altos índices de inflación inducida, el gobierno bolivariano no ha detenido ninguno de los programas sociales, ha seguido aumentando los salarios, garantizando los derechos personales y colectivos, establecido diálogos y comisiones de trabajo con empresarios patriotas que han permitido ir resolviendo los nudos que traban la economía. Entre las soluciones más exitosas están los Comités de Abastecimiento y Producción (CLAP), coordinados por los Consejos Comunales que hoy distribuyen directamente los alimentos a 5 millones de familias, por lo que puede usted dejar de preocuparse por crear un canal de ayuda humanitaria.

Lo que si no puedo dejar de recalcarle es que en Venezuela, además de la oposición existimos varios millones de venezolanos que sí estamos comprometidos con una patria libre y soberana, que creemos en el esfuerzo propio y no nos rebajamos a andar mendigando ayudas financieras de nadie y mucho menos intervención extranjera, y sobre todo que estamos dispuestos y dispuestas a dar la vida si alguna fuerza extranjera osa poner su planta en suelo patrio. Que esos venezolanos y venezolanas hemos construido con nuestros esfuerzos la Venezuela bolivariana, la hemos refrendado en 18 de 20 elecciones efectuadas y que aprendimos de la mano del Comandante Chávez  y hoy del Presidente Maduro que nos merecemos un mundo mejor, el cual estamos construyendo y en el que somos los verdaderos protagonistas. Me parece que usted todavía no se ha percatado de que existimos. Y como pueblo protagonista de la nueva historia le decimos que estaremos muy presentes en todas las elecciones que se convoquen para demostrarle a usted, a sus amos y a la derecha venezolana que estamos muy conscientes de que el poder nos pertenece y que no estamos dispuestos ni dispuestas a dejarlo otra vez en manos de la oligarquía.

Abril 2017

http://www.alainet.org/es/articulo/184976  

Resumen de la opinión consultiva del Tribunal Internacional a Monsanto


Declaración
 no a monsanto noticias ambientales

El Tribunal Internacional a Monsanto es un “Tribunal de Opinión” único convocado por la sociedad civil para aclarar las obligaciones legales y consecuencias de algunas de las actividades de la compañía Monsanto.

Durante las audiencias que tuvieron lugar el 15 y 16 de octubre en La Haya, jueces escucharon testimonios relacionados con las seis preguntas hechas al Tribunal. La subsiguiente opinión legal entregada por el Tribunal incluye un análisis legal de las preguntas formuladas, respecto tanto a la ley ambiental existente como a una ley prospectiva para mejorar la legislación internacional de derechos humanos y ambiental.

La opinión consultiva está estructurada en tres partes. La sección introductoria detalla las condiciones con las cuales se inició el Tribunal. La sección de en medio examina seis preguntas hechas al Tribunal. Teniendo en cuenta la situación en general, la sección final aborda la creciente asimetría entre los derechos concedidos a corporaciones y las limitaciones impuestas sobre éstas para proteger a las comunidades locales y/o generaciones futuras, donde sea que operen las corporaciones.

Vea documento completo en PDF

http://www.alainet.org/es/articulo/185042

¿Qué significa el triunfo de Donald Trump para el mundo, Latinoamérica y Estados Unidos? (III)


La digna voz

Hasta ahora hemos tratado –nunca agotado– los efectos de Donald Trump en la arena internacional y en la región (Latinoamérica). Interésanos ahora abordar los impactos del triunfo electoral del incendiario magnate en el perímetro de influencia más inmediato: es decir, México y, naturalmente, Estados Unidos. En esta oportunidad tratamos el caso mexicano, y dejamos para la última entrega el caso del país cuyo colegio electoral lo eligió (no el balotaje popular).
México: el gran perdedor
El ascenso al poder de Donald Trump –coinciden en señalar los analistas– representa una catástrofe, una desintegración de la moral pública, y una derrota categórica para México, que es el gran perdedor de una larga cadena de perdedores que dejó el triunfo del republicano “outsider”.
En su primer libro “El arte de la negociación”, Donald Trump escribe: “si mi adversario es débil lo aplasto y si es fuerte, negocio”. La frase condensa esas dos significaciones del ascenso de Trump: la de la desintegración de la moral pública (aplastar y no socorrer al débil), y la del inminente aplastamiento de su débil (e imaginario) adversario –México.
Los efectos de Trump en México tocan mayormente dos renglones: el económico y el político (y sin duda el migratorio, que, por sí sólo, amerita un estudio aparte, pero que cruza transversalmente a los dos renglones referidos).
Economía
En materia económica, las élites en México apostaron por 30 años a un enemigo: Estados Unidos, y los intereses oligárquicos reunidos en su órbita. En 1994, los gobiernos de México, Canadá y Estados Unidos firmaron el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA por sus siglas en inglés), y decretaron la bancarrota económica de los mexicanos. El tratado significó la desactivación del proceso de industrialización en México; destruyeron la planta productiva del campo y la ciudad (el país perdió más de 900,000 empleos agrícolas en la primera década del TLCAN, según datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos); privatizaron puertos, aeropuertos, minerales, hidrocarburos, ferrocarriles, carreteras, telecomunicaciones, banca etc. El tablero geopolítico en nuestra época se juega con dos fichas: finanzas e hidrocarburos. Y México, que potencialmente es una fuerza de primer orden en los dos renglones, renunció al control estratégico de esos factores geoeconómicos: el 92 por ciento de la banca está extranjerizada, y con la reforma energética de 2013, el país entregó rastreramente el petróleo a las siete hermanas de la industria petrolera. México tenía la economía más fuerte de América Latina. El TLCAN nos debilitó. Nos condenó a la humillación. En el presente, de acuerdo con analistas en la materia, México tiene el salario más bajo de Norte y Centroamérica (y que muchos países de Sudamérica), y los derechos laborales están absolutamente liquidados (seguridad social, pensión etc.). No es accidental que el narcotráfico es la principal fuente de ingresos en el país, que desplazó al petróleo, otrora campeón de la economía nacional, y a las remesas, que registraron una contracción con la persecución-deportación de inmigrantes mexicanos en Estados Unidos, especialmente tras el triunfo de Donald Trump.
Política
Al gobierno de México lo único que le preocupa es la renegociación del TLCAN. Y es absolutamente omiso con las deportaciones masivas y la fractura de familia mexicanas que está teniendo lugar en Estados Unidos. La suerte de los migrantes nunca fue de ningún interés para las elites gobernantes: el TLCAN que esas propias elites firmaron, expulsó a millones de mexicanos a Estados Unidos. Y ahora que están a punto de sufrir una segunda expulsión, de Estados Unidos a México, el gobierno mexicano está cruzado de brazos, haciendo como que la virgen le habla, y renegociando humillantemente un tratado que dejó muerte y destrucción en suelo nacional.
En materia política, el ascenso de Trump dejó huérfanas a las élites gobernantes. No tienen fuerza ni siquiera para movilizar populistamente a la población. Por añadidura, México no cuenta con el apoyo de los gobiernos latinoamericanos. El TLCAN fue un harakiri político: la clase política en México eligió el proyecto con base en la geografía y por oposición a su historia y cultura. El Estado no tiene brújula, no tiene dirección. La política exterior es de persistente deshonra y humillación: el alto funcionariado mexicano lanza gestos de amistad a un gobierno – el de Estados Unidos – que responde con gestos de enemistad e insulto llano. México es un peón acasillado.
En resumen, y en relación con el renglón político-geopolítico, México tránsito de un país terciarizado a un país esclavizado, por cortesía de gobiernos canallas y apátridas, que ahora, desesperados, no saben cómo recuperar autoridad y legitimidad, y acuden al narcotráfico y el militarismo para conservar el poder.
El principal traidor de los mexicanos es su gobierno.
¡Que muera el mal gobierno!

Venezuela: el golpe fue de Almagro… en la OEA



José Steinsleger /II y última
En la primera parte del artículo dijimos que Luis Almagro, secretario general de la OEA, se había reunido el 25 de febrero de 2016 con el almirante Kurt Kidd (jefe del Comando Sur), poco antes de las elecciones parlamentarias que dejaron en minoría al poder bolivariano. Error: el encuentro tuvo lugar poco después de las elecciones (diciembre de 2015).
Gazapos van, lapsus vienen, el orden de las fechas no altera el producto. A inicios del siglo pasado, una revolución liderada por Cipriano Castro tuvo que librar sangrientas batallas contra caudillos, banqueros y empresas de Estados Unidos y Europa, que le impusieron a Venezuela un fuerte bloqueo naval y económico. Y el 9 de marzo de 2015, el presidente Barack Obama firmó la orden ejecutiva que califica a la revolución bolivariana de amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional de Estados Unidos.
En todo caso, el petróleo ha sido, ayer y hoy, el telón invariable del drama político venezolano. Ayer, con el discurso monroísta de la Unión Panamericana (UP, 1889). Y hoy, con el monroísmo reciclado por el general George C. Marshall (reconstructor de Europa y secretario de Estado de Harry Truman), invitado estrella de la novena Conferencia Panamericana (Bogotá, abril de 1948).
Entonces, la capital de Colombia se engalanó. Sin embargo, los servicios secretos de Estados Unidos y los paladines de la democracia latinoamericana made in USA no pudieron prever la violenta insurrección popular que estalló a consecuencia del asesinato del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán (9 de abril) ¡Mataron a Gaitán! Con 600 mil habitantes, Bogotá ardió en llamas. Espantados, los delegados a la conferencia tuvieron que deliberar en el garaje de una mansión residencial. Así nació la OEA.
El general Marshall estimó que el bogotazo era “…la primera tentativa importante comunista en el hemisferio occidental desde el fin de la guerra”. Sólo que en aquellos años los comunistas eran tan liberales, que miraban con cariño a Washington (browderismo). La Argentina de Juan D. Perón y la Guatemala de Juan José Arévalo eran los únicos regímenes que preocupaban al imperio.
En el medio siglo que va de 1948 a finales de 1998 (inicio de la revolución bolivariana), la OEA avaló cerca de 20 golpes de Estado derechistas, miró al costado durante la fallida invasión de mercenarios de la CIA en Playa Girón (Cuba, 1961), convalidó tres invasiones militares directas del Pentágono (República Dominicana, 1965; Granada, 1983; Panamá, 1989) y se negó a aplicar el Tratado de Asistencia Recíproca (TIAR) durante el ataque de la OTAN a las islas Malvinas (1982).
¿Qué pasa en Venezuela hoy? Nada distinto al desmadre político (llamémosle así), que irrumpe en la vida de los pueblos cuando optan por emanciparse. Dejaremos para otro artículo nuestra opinión acerca del asunto. Pero de lo que sí estamos seguros es que la hipócrita intervención de la OEA en Venezuela está no sólo invalidada por el artículo 17 de su carta constitutiva, sino también por su trayectoria como peón de Estados Unidos.
Lo novedoso fue el modo en que Almagro manipuló el Consejo Permanente el pasado 3 de abril, destituyendo a los delegados de Bolivia y Haití, que lo presidían. Y nombrando en su lugar, a un payaso de Honduras. Episodio bochornoso y golpe institucional similar al que a finales del año pasado pegaron los países del Mercosur, para eliminar a Venezuela del bloque subregional.
Para ello Almagro contó con el apoyo de México, Argentina y 15 gobiernos derechistas más que trataron la situación en Venezuela, sacándose de la manga una resolución en la que le exigen al presidente Nicolás Maduro la restauración y plena autoridad del Parlamento (Asamblea Nacional).
¿Que las confusas idas, venidas y conflictos de la Fiscalía y el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela fueron un autogolpe y una grave alteración del orden constitucional? Bueno… con igual celo y altruismo democrático, la OEA podría haber llamado la atención a la oposición, que en diciembre de 2015 hizo de la Asamblea Nacional una trinchera del golpismo y la desestabilización.
La OEA tuvo 10 secretarios generales nativos y todos se han esmerado por emular a Gunda Din, el simpático aguador de las tropas británicas en India, quien aspiraba a ser reconocido como soldado de Su Majestad. Y el más nefasto de todos fue José A. Mora (1956-68), compatriota y alter ego de Almagro.
Delcy Rodríguez, dignísima canciller de la revolución bolivariana, recordó que su país votó en la OEA por Almagro, porque el Pepe Mujica “…dio garantías plenas de que nunca atacaría a Venezuela… (aunque) sabíamos que actuaba como agente de los intereses estadunidenses”.
Delcy no andaba equivocada. Por consiguiente, Almagro resultó otro hijo de… Alejandro Vegh Villegas, aquel ministro de Jorge Pacheco Areco, presidente de Uruguay (1967-72), que en una intervención parlamentaria de 1968 aclaró con la envidiable y corajuda honestidad política de otras épocas: Señores, yo no soy pro yanqui. Yo soy yanqui.

¿Intenta Trump resquebrajar la alianza estratégica de Rusia y China?


Bajo la lupa
Alfredo Jalife-Rahme
La Jornada 

Foto
El senador texano Ted Cruz, propone que Joaquín Guzmán Loera pague la construcción del muro en la frontera con MéxicoFoto tomada del Twitter de Ted Cruz

Sin contar las operaciones militares casi clandestinas de Estados Unidos (EU) en Yemen, por azares del destino, entre los paralelos 30 y 40 y los meridianos 30 y 130, Trump –quien usa al máximo la teoría del loco de Kissinger (https://goo.gl/5HdJ1B)– libra simultáneamente tres batallas –Siria/Afganistán/Norcorea– al borde del precipicio nuclear y que ha buscado entrelazar entre sí para intentar erosionar la alianza estratégica de Rusia y China.
Ya había aducido que el abrasivo bombardeo de 59 misiles crucero a una base aérea del régimen sirio, durante la cena de Donald Trump con el mandarín Xi, tenía como objetivo enviar un mensaje ominoso a Norcorea (https://goo.gl/AqhLuy) y, tomar desprevenidos a los mandatarios de China y Rusia para desligarlos entre sí.
El connotado investigador británico Nafeez Ahmed ha exhumado el trueque maquiavélico de Trump y Kissinger: proporcionar las alturas del Golán sirio, ya anexadas unilateralmente por Netanyahu, a Israel, a cambio de la admisión por EU de la anexión de Crimea por Rusia y cuyo precio integral resultaría en la desvinculación de Rusia y China con Irán.
Pese a las jeremiadas de Trump y Netanyahu contra la teocracia chiíta de Teherán, tampoco detecto que haya sido tan contundente el desear separar a Rusia de Irán ni de éste con China, que acaba de firmar el primer contrato comercial para el rediseño del reactor de agua pesada en Arak (https://goo.gl/Q00KOO).
Los funcionarios trumpistas festejaron la abstención de China referente a la resolución sobre el presunto uso de armas químicas por Siria y que fue vetada por Rusia.
En Afganistán, segundo frente de batalla trumpiano donde el ejército estadunidense opera desde hace 16 años, el mensaje macabro mediante el lanzamiento de la madre de todas las bombas fue un día antes de dos reuniones en Moscú de las que no se dieron por enterados los desinformativos multimedia israelí-anglosajones: 1. La reunión de 12 países con la participación del RIC (Rusia/India/China) y dos notables presencias de Pakistán e Irán, con el fin de desactivar el contencioso afgano y a la que no asistió EU; y, 2. La reunión tripartita de los cancilleres de Rusia, Irán y Siria para empujar una solución al avispero sirio, a la que tampoco concurrió Estados Unidos.
La madre de todas las bombas tuvo como objetivo fracturar las nuevas alianzas en Centroasia y poner en jaque tanto el proyecto chino de la Ruta de la Seda (OBOR) como descarrilar al Grupo de Shanghái, patrocinado por China y la Unión Económica Euroasiática amparada por Rusia.
En el frente afgano, Trump no ha podido separar la alianza estratégica de Rusia y China, lo cual quedó plasmado en la ulterior reunión de cancilleres del Grupo de Shanghái, a punto de incrustar en su seno en forma espectacular a India, Pakistán e Irán.
En el tercer campo de batalla de Norcorea, el más ominoso por sus implicaciones nucleares, donde Trump ha dejado a China la tarea de intermediación. Rusia tiene 18 kilómetros de frontera con Norcorea donde se coordina con China.
En el frente sirio, Trump consiguió en forma superficial cuestionar la alianza estratégica de Rusia y China, lo cual sería un grave error de juicio festinar, ya que China, que se encuentra en el asiento trasero del conductor ruso en el Gran Medio-Oriente y hasta en el mar Negro, practica su propio juego, como en Ucrania, donde reconoce al régimen de Poroshenko, quien tampoco goza del afecto de Trump por su apoyo a Hillary. Es mucho más hipercomplejo que eso.
Más allá de la retórica hueca, detecto que en Afganistán Trump está aislado con todo y su madre de todas las bombas .
En Norcorea, falta esperar el desenlace –además de la próxima elección en Sudcorea–, donde se ha gestado una mayor coordinación de China y Rusia.
Sería simplista y unidimensional reducir la alianza de Rusia y China al único renglón sirio y habría que agregar factores multidimensionales, como los recientes movimientos de las divisas de China y Rusia frente al dólar y que pasan por el apuntalamiento del oro, que merece un ensayo especial, ya no se diga su intercambio tecnomilitar de punta.
El ex diplomático indio M.K. Bhadrakumar, quien conoce como pocos y en forma profesional la región que va de China hasta Rusia, comenta que el bluff del jugador de póker Trump, al unísono de su Consejo de Seguridad Nacional, no pudo perturbar la alianza de China y Rusia y consiguió el efecto contrario (https://goo.gl/2UjLor), como se ha notado con las visitas de dos importantes personalidades del Partido Comunista chino a Moscú (https://goo.gl/HkqJAa): Li Zhanshu, después del vice primer Zhang Gaoli, recibido con bombo y platillo por el zar Vlady Putin (https://goo.gl/9CXNcU), un día después de la visita del secretario de Estado, Rex Tillerson, a Moscú.
Las dos relevantes visitas de las personalidades chinas tuvieron en apariencia como objetivo invitar al zar Vlady Putin, al unísono de otros 27 mandatarios, a la trascendental Cumbre de la Ruta de la Seda a mitad de mayo –anticipada aquí– que será presidida por el mandarín Xi.
Si es real el comunicado oficial conjunto de la reunión de los BRICS en el puerto de Visakhapatnam (India) el pasado 12 de abril (https://goo.gl/OBVLJa), el bloque pentapartita apoyó la posición de Rusia en Siria (¡súper-sic!).
A juicio de Bhadrakumar,, la administración Trump ha fanfarroneado (sic) abiertamente la química (sic) especial entre el presidente de EU y Xi, cuando China ayuda ahora en forma activa a EU a lidiar con el problema de Norcorea.
Más aún: tanto Trump como su consejero en Seguridad Nacional H. R. McMaster se han jactado abiertamente de que la abstención de China en el Consejo de Seguridad de la ONU en el voto sobre Siria se debió a la maravillosa (sic) química personal entre Trump y el mandarín Xi.
El general McMaster llegó hasta jactarse de que Trump había tenido éxito en crear una distancia entre China y Rusia sobre el asunto sirio y que Rusia había sido aislada (sic) feamente.
McMaster alucina que el Consejo de Seguridad de la ONU está dividido en dos bandos: 1. El Club de Rusia y Bolivia (¡supersic!), del que se ha alejado presuntamente el mandarín Xi; y 2. El Club de EU que trabaja en conjunto con sus intereses mutuos y los intereses de la paz (¡supersic!) y la seguridad (¡extrasic!). Hay que reconocer que el general McMaster es muy divertido.
Bhadrakumar, juzga que “no importa cual sea el plan de juego de Trump para colocar una cuña entre China y Rusia al explotar el interés de Xi en un nuevo tipo de relaciones de un país mayor con EU, es absurdo pensar que Beijing permitirá cualquier erosión al entendimiento de Rusia y China”, ya que el punto nodal se centra en que la prioridad número uno de China y Rusia en la política mundial será hacer retroceder la hegemonía de EU.
Bhadrakumar, resume que la relación de Rusia y China ha creado una profundidad estratégica, para salvaguardar sus intereses básicos, mientras también navegan sus preocupaciones específicas en cualquier punto dado frente a EU”.
Vamos a ver los alcances de la teoría del loco de Trump y Kissinger que intenta confundir y distanciar a Rusia y China.
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife

miércoles, 26 de abril de 2017

Canadá: naturaleza o neoliberalismo



Treinta años después de la Segunda Guerra Mundial, los partidos políticos en Canadá se pusieron de acuerdo en que los individuos y la economía no podían ser abandonados a la suya. Entendieron que el estado democrático debía jugar un papel de intervención continua en la economía asegurándose que se mantenía saludable para prevenir otra depresión profunda. El país tendría una economía de mercado, si, pero los mercados no determinarían la sociedad canadiense. La meta era preservar la estabilidad y favorecer un cierto nivel de igualdad entre los ciudadanos. Es sobre este consenso que se construye el estado de bienestar social canadiense.
Tenemos derecho a preocuparnos de si nuestro país responde o no a nuestras necesidades. Llegué a Canadá en 1977 y experimenté los beneficios del estado de bienestar social; me sorprendió tener acceso a atención médica gratuita. Mis hijos, nacidos en el Hospital Misericordia (en Edmonton), recibieron muy buen cuidado, y yo también. Visitábamos regularmente juntos la librería pública; sacábamos libros que primero yo les leía y que luego ellos aprendieron a leer por sí mismos, desarrollando un amor por los libros que les dura hasta hoy. Mis hijos fueron a la escuela elemental y secundaria, pero no tuvieron que preocuparse de cuanto ganaban sus padres. Aprendieron a nadar como parte de un programa de la escuela. Fueron parte de la primera generación de niños y niñas canadienses que jugaban fútbol cada primavera y otoño; pagábamos una cuota módica y el programa estaba casi enteramente manejado por voluntarios. Los padres nos turnábamos en traer naranjas a los partidos, que los niños consumían durante el descanso entre el primer y el segundo tiempo para recuperar energía. Ellos la pasaban muy bien, nosotros también; no puede hoy sorprendernos que tantos y tantas canadienses le tengan un gran amor a este deporte.
La existencia del estado de bienestar social lo facilitó todo, reduciendo los niveles de estrés en muchas familias jóvenes con entrada limitadas y ayudando a que se sintieran protegidos. Jugó un papel en mi decisión de estudiar para emplearme en un área de mi interés, esto me benefició y beneficio a mi familia ayudándome a ser una mejor persona. Se bien que el estado de bienestar social no beneficio a todos de la misma manera; entender esto me convenció de que los beneficios debían extenderse, no reducirse, para aumentar la inclusión. A través de los años, sin embargo, la ideología neoliberal se hizo dominante; los ataques sin pausa al estado de bienestar social lo erosionaron, se cortaron beneficios, se cuestionaron políticas, se favorece una sociedad desigual y poco generosa. Después de 40 años de vivir en este país, viendo como este proceso continúa, temiendo el lugar a donde vamos, me parece muy válido promover la reflexión. Argumentar en favor de la justicia social en un clima de austeridad es lo apropiado, como lo es promover los derechos humanos y lidiar con la creciente pobreza y desigualdad. Mi interpretación de lo que sucede es posiblemente más radical, pero detener el proceso de erosión de beneficios y derechos es válido, no importa el campo político del que vengamos. Desafiar la avaricia y la locura corporativa es tan fundamental como encontrar soluciones a los problemas reales que tenemos en nuestra relación con el mundo natural. Esa erosión nos ha alejado de la meta original de lograr una sociedad más justa, ha aumentado los prejuicios, el consumo impulsivo, el endeudamiento, la competencia poco saludable entre las personas, la pérdida de propósito y significado y ha incrementado la infelicidad general.
En Canadá, se argumenta, ya no hay interés o consenso en favor de una visión de una sociedad igualitaria, justa y basada en lo que es moralmente correcto. El profesor Himelfarb desafía esta perspectiva diciendo que no es verdadera, que aún queremos las cosas que siempre quisimos: proteger el medio ambiente, construir comunidades sustentables, una sociedad justa e igualitaria, ayudar a quienes lo necesitan, oportunidades para los jóvenes, programas sociales fuertes. Lo que sucede es que ya no estamos seguros de que sea posible, por lo que hemos aceptado compromisos que limitan nuestra visión. La acción colectiva es fundamental si hemos de lograr esa visión y allí radica, piensa Himelfarb, la mayor limitación; le preocupa la gran paradoja de nuestros tiempos: que cuando nuestros desafíos colectivos parecen más formidables que nunca, nuestras herramientas colectivas sean tan débiles. Hay una profunda erosión de la confianza –la que tenemos en cada uno de nosotros, entre nosotros y en nuestras instituciones, y la confianza, explica Himelfarb, es un pre-requisito para la acción colectiva.
El neoliberalismo global y la soberanía canadiense
Durante los años de Stephen Harper (2006-2015) en Canadá emerge el país avaro, antisindical, poco caritativo, egoísta, un país donde la tala de árboles, la minería y la polución de ríos, lagos, esteros, se hace aceptable; un país con creciente desigualdad en la distribución de ingresos en creciente beneficio de unos pocos privilegiados; un país donde la violencia afecta a una de cada cuatro mujeres y niñas; y donde los pueblos aborígenes constituyen el grupo de ciudadanos más pobres, menos empleados y más encarcelados. En este país un millón de ciudadanos depende de los bancos de alimentos para sobrevivir y la pobreza aflige a uno de cada siete canadienses (más de un millón de ellos niños menores de 18 años). Un proyecto focalizado en la igualdad, equidad y justicia, podría dar respuesta a estos desafíos, favoreciendo la seguridad y el bienestar de todos los canadienses. Y sin embargo, este país egoísta no es solo culpa de Harper.
Si, es cierto que Harper manejó el país en formas que no habíamos visto desde Richard B. Bennett en 1930 (un millonario inflexible, creador de los opresivos campos de asistencia y fanático creyente en la economía de libre mercado) pero el proyecto neoliberal en Canadá emerge con Brian Mulroney (1984-1993) –el primer ministro que ha hecho más que todos sus predecesores combinados para erosionar la soberanía canadiense. Mulroney entendía el significado de la ideología que promovía, durante una entrevista con William Watson el 2000, así lo dijo: “Si usted cree en el libre intercambio, entonces tiene que creer en el libre intercambio, la desregulación y la privatización. Estos han sido los cambios que hemos implementado porque van juntos. Es un paquete de actitudes: intercambio libre, eliminar la Agencia de Evaluación de la Inversión Extranjera (FIRA en inglés), eliminar el Programa Nacional de Energía, privatizar Air Canada, privatizar Petro-Canada…Y así lo que comenzó como libre intercambio terminó dándole forma a las actitudes, no sólo de mi gobierno y mi partido y la gente de derecha, sino que ha forzado a los liberales a adoptar de nosotros un grupo totalmente nuevo de políticas.”
Los gobiernos ya no responderían a las necesidades y deseos de sus ciudadanos sino a las necesidades y deseos de las corporaciones multinacionales y la élite. El gobierno bajaría los impuestos a los ricos y a las corporaciones al tiempo que recortaba los fondos a los programas sociales para el resto de nosotros. Estos acuerdos también favorecen el crecimiento de estados de seguridad –aumenta la vigilancia a los ciudadanos, las políticas policiales duras, se incrementan los fondos de los militares y la demonización de la disidencia. Recientemente el Presidente Trump amenazó con reabrir los condiciones del NAFTA (North America Free Trade Agreement) para favorecer más los intereses de las corporaciones americanas; el Primer Ministro Trudeau integra a Mulroney (amigo personal de Trump) como consultor de su oficina y del gobierno canadiense. Aparentemente, la esperanza de Trudeau es que las re-negociaciones del NAFTA no causen daño adicional a Canadá. La invitación a Mulroney muestra no solo cuanto se ha transformado este país, su nivel de confluencia política, sino también la ironía de invitar como consultor justamente a quien empujó al país a la firma de estos tratados corporativos que tanto han debilitado su soberanía.
Sinclair & Trew definen los tratados de libre comercio no como documentos de comercio sino como documentos parecidos a una constitución que debilita substancialmente las instituciones democráticas liberando así de toda intervención gubernamental el comercio y las actividades relacionadas a la inversión de las corporaciones multinacionales. Según ellos, una estrategia que promovió Mulroney y su partido (Progressive Conservative) pero que los Liberales compraron totalmente a partir de la elección de 1993. El tratado inicial entre Estados Unidos y Canadá (CUSFTA) creció y se transformó (NAFTA) pero el proteccionismo de los Estados Unidos persistió; según ellos, una lección que Canadá se niega a entender y por la que gobiernos conservadores o liberales terminan haciendo concesiones significantes a los Estados Unidos en intercambio comercial pero también en seguridad, inmigración y asuntos de privacidad ciudadana.
El proceso por el que diferentes gobiernos canadienses aceptan perder soberanía no es diferente al de otros países del mundo que firman similares tratados. Los resultados han sido también similares, mayores ganancias y derechos para las corporaciones multinacionales, bajas de salarios, de calidad y de número de empleos para los ciudadanos; además, pérdidas de entradas para los estados y justificación para erosionar los beneficios estatales a los ciudadanos, para privatizar empresas estatales, para desregularizar y aumentar la “flexibilidad” de inversión y laboral, con el esperado aumento de la desigualdad en cada país y del empobrecimiento ciudadano, la pérdida de derechos ciudadanos frente al aumento de derechos corporativos en todas partes.
Ideología Neoliberal
Ursula Franklin fue la primera que entendió el significado de la ideología neoliberal: “Estamos siendo ocupados por los “libre-mercadistas” como los franceses y los noruegos fueron ocupados por los alemanes. Tenemos, como ellos, gobiernos marionetas que manejan el país para el beneficio de las fuerzas de ocupación. Tenemos, como ellos, colaboradores. Tenemos, como los franceses y los noruegos de esos tiempos, que proteger nuestras familias y en muchas ocasiones tenemos que trabajar con las fuerzas de ocupación…Somos, como ellos fueron, amenazados deliberadamente por gente que siente solamente desprecio por nosotros (quienes vivimos en los países que ellos ocupan) y que ven como su misión entregar nuestro territorio a sus amos.” Las fuerzas de ocupación de las corporaciones multinacionales desembarcaron en todo el mundo, incluso en los Estados Unidos.  
Pero la economía es una creación humana. Michael Hudson (economista americano) explica que la economía neoliberal es “basura” –una excusa para las ganancias y la toma financiera del mundo, una justificación de la clase rentista y los grandes bancos que financiaron la transformación económica del poder consumidor de la compra de bienes y servicios (que hace andar a la economía real) al pago de intereses y tarifas a los bancos y a los ricos. Los gobiernos ya no cobran impuestos a las aventuras improductivas como antes sino que lo hacen al trabajo y a la producción. Las economías funcionan con un gran costo de operación para asegurar el enriquecimiento de una clase parasitaria. La economía basura legitima el robo a trabajadores y productores en beneficio de esa clase no productiva; se trata de una invención predatoria que justifica las entradas exorbitantes del 1 por ciento que está arriba mientras culpa al resto del endeudamiento creciente al que están forzados para seguir andando.
Esto también se ve en Canadá donde, según Andrew Jackson, hay crecientes niveles de especulación; gran parte del crecimiento experimentado la década pasada (especialmente desde el 2009) ha sido producto del endeudamiento por hipotecas. En este país el valor de las casas, relativo a las entradas, está a un nivel similar al que estuvo en Estados Unidos previo al colapso del mercado el 2007. La deuda por hogar ha llegado a más del 160 por ciento de las entradas disponibles, un record. Los inflados precios de las propiedades y el alto nivel de endeudamiento hacen que cualquier recuperación económica sea lenta y vulnerable. La distribución de recursos también es crecientemente sesgada y la desigualdad extrema ha aumentado mientras que el 0.01 por ciento de los más ricos han casi doblado sus entradas. Unos setenta multimillonarios (los Thomsons, Westons, Irvings, Rogers, Saputos) son mucho más ricos de lo que nos hacen creer dice Linda McQuaig quien cuestiona los costos de permitir crecientes privilegios a unos pocos cuando se le niega derechos a la mayoría –es democracia o plutocracia, pregunta.
Naturaleza Igualadora: Construcciones Humanas y el Mundo Natural
Los problemas del medio ambiente son los más urgentes pero también los más serios. En un mundo donde las construcciones humanas son crecientemente guiadas por ideologías destructivas, la Naturaleza puede volverse la “igualadora” desafiándonos a todos con el mismo dilema. Enfrentamos muchos desafíos (aumento de la desigualdad, pobreza, privación de derechos) y problemas sociales en conexión con la privatización de áreas públicas; sin embargo, la destrucción del mundo natural no puede compararse con ninguno de estos desafíos conectados al efecto que tienen nuestras construcciones humanas.
Nuestras construcciones (capitalismo, la economía, los mercados, los derechos de propiedad, el neoliberalismo) en las que creemos y a las que tratamos como sagradas, son creaciones de nuestra mente (cerebro) y frecuentemente necesitan transformarse o desaparecer y pueden hacerlo porque no son sagradas. Las leyes de la Naturaleza si son sagradas y sin embargo no las consideramos con seriedad aunque no pueden ser transformadas. El mundo natural es poderoso y establece nuestras limitaciones reales. Nuestro planeta es el único en nuestro sistema con una biosfera. Sin biosfera no podemos sobrevivir. Le llevó a la Naturaleza millones de años crear la biosfera, prácticamente un milagro; pero nos está tomando apenas unos cientos de años destruirla. Sin duda enfrentamos muchos desafíos resultantes de equivocadas creaciones de nuestra mente, pero ninguno tan importante como ignorar y rebajar el mundo natural al tiempo que elevamos nuestras construcciones por encima de todo. Es una actitud errada que debe terminar –nada es más importante que el agua potable, el aire limpio, el suelo no contaminado, los océanos saludables, la preservación de otras especies, la no interrupción de los procesos naturales esenciales para nuestra existencia. Nada podremos crear sin proteger el mundo natural que nos sostiene; pero se nos hace muy difícil de hacer.
David Suzuki habla de las consecuencias de la Época Antropocena, del impacto humano (extinciones masivas de especies, polución de océanos y alteración de la atmósfera) sobre el medio ambiente y el mundo natural. La producción de CO2 es tan alta que no puede ser absorbida por la fotosíntesis y ha bajado el pH de los océanos cuando se disuelve en ellos; la basura humana contamina el planeta formando islas de plástico; los escapes de la agricultura crean zonas muertas en los mares y nuestras existencias de peces han desaparecido; tóxicos químicos de la industria y la agricultura están en todas partes –en nuestro aire, agua, suelo, en nuestros cuerpos y en los cuerpos de otras especies. Nuestras máquinas hacen agujeros que remueven las cumbres de las montañas devastando ecosistemas enteros. Nos hemos convertido en una fuerza de la Naturaleza: necesitamos cambiar. La actividad humana ha matado poblaciones de pájaros, mamíferos e insectos y amenaza nuestra propia especie. “Somos una especie en su infancia en término evolucionario (unos 150 mil años) pero estamos destruyendo las cosas mismas que nos mantienen vivos y saludables.”
Nuestra historia como especie es extraordinaria dice Suzuki: “No tuvimos el número, el tamaño, la velocidad, la fortaleza….la agudeza de vista, olfato u oído que otras especies tienen…nuestra ventaja competitiva: un órgano que pesa dos kilos y está enterrado profundamente en nuestro cráneo. El cerebro humano tiene curiosidad, una memoria notable y una impresionante creatividad.” Nuestro cerebro nos lleva a que tratemos de encontrar sentido y entender lo que sucede a nuestro alrededor buscando causa. Construimos puntos de vista en el que todo está interconectado y es interdependiente. Aprendemos por “observación, experiencia, ensayo y error y pasamos ese conocimiento, esas percepciones sin precio, para sobrevivir.” Previsión, visión, presagio, han permitido que los primeros humanos evitaran peligros y explotaran oportunidades. Irónicamente, dice, hoy “con toda la amplificada habilidad predictiva de científicos y superordenadores, ignoramos o negamos sus advertencias de que estamos en un camino peligroso. Nos negamos a aceptar nuestro gran atributo de supervivencia: esa previsión, visión y presagio.”
Suzuki argumenta que barreras sicológicas bloquean la implementación de soluciones que hoy son factibles. Estamos sin embargo detenidos; es posible que el mundo natural despierte en nosotros conciencia de nuestros límites. Somos criaturas vulnerables a pesar de nuestras capacidades que nunca podríamos sobrevivir sin la naturaleza, necesitamos aire, agua, suelo, sol para vivir. Como especie demostramos una fuerte necesidad de mantener control y controlar puede volverse una obsesión. Llevamos las cosas a extremos –abuso, morir o matar. En literatura identificamos a la naturaleza como “el otro” y con la necesidad de conquistarla. Feminizamos a la naturaleza vista como madre a quien amamos, tememos, tratamos mal. Vivimos en mundos artificiales de nuestra propia creación (ciudades); separados del mundo natural que relegamos a “reservas.” La naturaleza se vuelve el medio encerrado, un recurso, controlado y vendido por dinero. Árboles, ya no vistos como organismos vivos en los que dependemos por aire y energía, se vuelven madera. El agua, no vista como el elemento dador de vida sin el que no podemos sobrevivir más que un par de días, embotellada y vendida en el mercado para enriquecer corporaciones.
La proximidad a las cosas y la gente que queremos alimentan la conexión, alivian la ansiedad; mientras que la distancia rompe los vínculos y las conexiones. La vida de ciudad no es panacea pero es predecible y nos hace sentir en control: abrimos la canilla y aparece el agua, abrimos el refrigerador y encontramos alimentos. Cuando vivimos en ciudades no debemos olvidar que dependemos fuertemente del mundo natural, que nuestra dependencia es real, que puede ser ignorada solamente a un alto costo. La historia está llena de ejemplos de ciudades que colapsaron debido a la degradación y destrucción de su medio ambiente. Y aún, podemos ser muy arrogantes para escuchar o muy desconectados para que nos importe, pero pocos entre nosotros pueden ignorar que de los desafíos que enfrentamos en el mundo corporativo del siglo 21 nuestro destino puede ser sellado por la destrucción que continuamos causando a nuestro mundo natural. Hemos sido una especie creativa, pero también despiadada que ha matado, hambreado y esclavizado a los suyos, y a otros. Puede que nos mueva el sufrimiento de los nuestros, puede que no; pero maltratar la naturaleza tiene consecuencias: puede ser nuestra perdición.
Canadá no está fuera de esta realidad; nuestras políticas no son muy diferentes de las políticas del resto. Destruimos naturaleza a mas o menos al mismo ritmo que otros. Al considerar los desafíos que el neoliberalismo nos presenta, o al identificar líderes políticos particulares por su papel en promoverlo, no debemos olvidar que el proyecto neoliberal es global. Los pueblos indígenas han entendido lo sagrado del mundo natural, preocupados por la destrucción del medio ambiente mucho antes que nosotros, luchado por proteger la tierra y el agua, conscientes de que no podemos sobrevivir la inmensa destrucción que estamos causando. Fieles a su mandado continúan enfrentando los destrozos que causamos en todas partes. La esperanza es fundamental a esta lucha: esperemos que tengamos previsión, visión y presagio, cualidades que aseguraron nuestra ascendencia como especie, nos proteja de destruir nuestro mundo, nuestro sistema de soporte vital, nuestro hogar.
Referencias
“Canada after Harper. His ideology-fuelled attack on Canadian society and values, and how we can now work to create the country we want.” (2015) Finn, Ed (Editor), James Lorimer & Company Ltd.
Hudson, Michael, “J is for Junk Economics: A Guide to Reality in an Age of Deception.” (2017), ISLET