Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

viernes, 21 de julio de 2017

¿A quién le interesa la Moral?





Su Moral y la nuestra

Fernando Buen Abad Domínguez

Rebelión/Instituto de Cultura y Comunicación UNLa

Cuando se trata de "desmoralizar" a los pueblos en lucha no faltan los moralistas de coyuntura siempre entrenados para asestar golpes simultáneos a las golpizas económicas y las golpizas policiales. "Kit" completo. Las grandes vertientes moralistas (clericales y legalistas) lanzan sus denuedos axiológicos contra quienes rompen el "orden". Porque se trata de bajarles la guardia, demolerles las convicciones y los entusiasmos… hacerlos sentir enemigos del "bien". Fuerzas del mal. La culpa serial.

No se privan de tentación alguna para maldecir y ensuciar hasta las más incipiente luz de rebeldía social. Por un milagro de resurrección cívica los moralistas del "establishment", no importa si son choferes de taxi, "amas de casa", burócratas o vendedores de enciclopedias… lanzan (por ejemplo) denuestos y maledicencias a los cuatro vientos cuando un grupo organizado políticamente hace conocer su malestar y sus denuncias con huelgas, paros o cortes de calles.

Los moralistas se encrespan y repiten al unísono un tendal de frases u oraciones huecas sacadas del noticiero más cercano o de sus pares también moralistas de pacotilla. Miran a la clase trabajadora como seres de otra dimensión, como enemigos del "orden", del "respeto" y del "bien común" urbano o rural. Las luchas sociales son "engendros del demonio", perversiones del averno, amenaza contra la "paz" y las "buenas costumbres" burguesas  y, sobre todo, enemigas del "orden establecido". La sacrosanta (inexistente) civilidad entre hermanos citadinos es amenazada por la barbarie de la lucha proletaria y eso indigna a los "ciudadanos" guardianes de la moral burguesa.    

Son los territorios ganados por la ideología de la clase dominante para, también de esta manera, poner a pelear a pobres contra pobres. La contienda con frases hechas, todas con muy dudosa procedencia y contenido, se inflama con adjetivos que operan como bofetada moralizante. Todos critican por el "bien común" por un (desconocido) "respeto al prójimo". Todos vociferan con tono parroquial desde la cúspide de su mediocridad prefabricada a espaldas de su ignorancia para que no se percaten de tono titiritezco que adquieren todas sus invectivas inyectadas con almíbar de razón simplista. "Si ellos tienen derecho a protestar nosotros tenemos derecho a libre tránsito" de dice con suficiencia cardenalicia.

Pero la espiral de la Moral dominante y condenatoria de las luchas sociales, asciende hasta complejidades y prácticas de muy diversa envergadura y daño. En su cima sirve para justificar genocidios y torturas, sirve para camuflar canalladas de todo tipo y sirve fundamentalmente para hacer invisible el hurto burgués sobre el producto del trabajo. Con capas de pintura moralista se disimulan y ocultan los fraudes electorales, la connivencia con el crimen organizado, la permisividad servil con los trinquetes bancarios, la corrupción a todo vuelo y -también- los fardos ideológicos que se hacen tragar a los estudiantes en las universidades burguesas (y en algunas otras también). Todo es por su "bien".

Con la Moral burguesa y con su "doble Moral" se asientan los valores dominantes donde todo vale en manos del poder económico y no importa la gravedad, ilegalidad o la irracionalidad de la afrenta todo se arregla con dinero y el que no lo tiene ha de resignarse unas veces al silencio y otras veces pagando los "platos rotos" que no rompió. Ese es el orden de las cosas. "La vida es así". "Uno no puede cambiarlo todo"… y sin fin de retóricas espeluznantes que se hacen pasar por solidez moral y solvencia de principios. Mientras tanto lo que reina es la "moral burguesa" que, vista bien, no es más que la inmoralidad misma del capitalismo que es inmoral por definición. La bomba a Hiroshima es una inmoralidad inolvidable.

Pero la Moral que los pueblos necesitan es un conjunto de afirmaciones y principios colectivos y dinámicos cuya unidad de clase debe exprese en paradigmas enriquecedores de la fortaleza intelectual y de la fortaleza emotiva. Para eso es necesario conocer a los seres humanos en su fase de lucha transicional que, mientras sale del fardo de supercherías morales burguesas, accede a un territorio de significación en el que se renueva el conocimiento y se renueva su enunciación sobre la conciencia proactiva de un ser distinto esta vez respetuoso del interés común y del desarrollo en colectivo. Moralidad humana real del futuro. La moral desde la base productiva y la relación con la naturaleza.

Semejante Moral no es un decálogo "acabado" ni sencillo, no puede serlo jamás, porque se trata de un instrumental de orientación y dirección política y humanista (en sus sentido estricto) en movimiento y transición social. Esa será sin duda una de las cualidades de la Moral nueva, la Moral de la lucha permanente, de la Moral que no admite la resignación a los intereses de una clase privilegiada contra una mayoría desposeída.

La Moral tiene una "viva e inquietante actualidad" como insistía Sánchez Vázquez. Pero ha de someter a su jurisdicción temas como la violencia, el terrorismo, la depredación de la naturaleza… la mercantilización avasallante de la vida. La Moral de los pueblos, la de la clase trabajadora en lucha, ha de afirmarse en valores históricos como la libertad, la igualdad, la democracia… que cada día son más urgentes. Valores de justicia social real porque no puede haber libertad verdadera en condiciones de desigualdad e injusticia social y tampoco justicia social cuando se niega la libertad y la democracia. Es en la práctica donde se demuestra la verdad, es decir, la realidad y el poderío, la terrenalidad de la Moral en lucha.

Cuando hablamos de la Moral del pueblo en lucha, no hablamos de la Moral burguesa. Aunque usen palabras similares sus contenidos no son lo mismo. Una Moral participativa que propicie una democracia participativa; que ponga fin a los beneficios irracionales de las empresas capitalistas. Una Moral de la lucha social dispuesta a terminar con la pobreza para muchos y la abundancia para pocos. Moral para la defensa de la educación pública gratuita y crítica en todos sus niveles; para garantizar los derechos de los trabajadores y el respeto a las diferencias (étnicas, raciales, genéricas, etc.); Moral para la defensa incondicional de los derechos humanos. Moral no sólo para cambiar el modo de producción sino también las relaciones de producción. Una Moral que será distinta porque es su deber serlo. Una Moral cuyo aliento sea el desarrollo social y no la represión de los seres humanos. Una Moral para la emancipación que dé cuerpo y fortaleza a las nuevas condiciones de la vida organizada y coincidente con lo indispensable para ser felices, para ser creativos, para ser amorosos y para ser iguales; para ser distintos en unidad para lo que necesitamos y contra lo que nos daña. Una moral para el bien común… moral de lucha permanente. 


Virus-free. www.avast.com

El Banco Interamericano de Desarrollo y su apoyo inconsulto al proyecto neocolonial de las ZEDE


Honduras

Recientemente apareció en el portal del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la información sobre el proyecto HO-L1191, denominado Apoyo a la Creación de Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDES), el que describen como “esta operación apoyará al Gobierno de Honduras en la conceptualización y preparación de estudios técnicos y diseños para el establecimiento de Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDEs) que buscan: (i) el incremento de la inversión en sectores intensivos de empleo; (ii) la creación de empleos formales; y (iii) la reducción del desempleo y el empleo informal”.

La iniciativa de las ZEDE, conocidas como ciudades modelo, surgen con el gobierno de Porfirio Lobo, el que promovió una serie de reformas constitucionales para la creación de la Ley de Regiones Especiales para el Desarrollo (RED); idea “original” del economista estadounidense Paul Romer, el que asoció con Marc Ravalomana, presidente de Madagascar para ceder en nombre de las ciudades modelo, 1,3 millones de hectáreas a la empresa DAEWOO, filial de la compañía coreana POSCO. El pueblo de Madagascar reaccionó en febrero de 2009 ante la concesión, derrocando a Ravalomana y finiquitando la entrega del territorio insular. Un año después reaparece Romer en la Honduras post golpe, asesorando al Lobo y su gabinete, en relación a la creación de las ciudades modelo Honduras, tomando como punto de partida de dicho proyecto, la costa Garífuna y promoviendo la construcción de dicho proyecto entre la Bahía de Trujillo y el río Sico, abarcando más de 24 comunidades Garífunas.

El pueblo reaccionó ante las características neocolonialistas del proyecto, el que replicaba la república bananera impuesta casualmente en 1911, con el golpe de estado de Manuel Bonilla -fundador del Partido Nacional- financiado por San Zemurray. En octubre de 2012, la Corte Constitucional declaró inconstitucional la Ley de RED, teniendo como consecuencia un golpe del poder legislativo al judicial, acontecido el 12 de diciembre del mismo año. Para junio del 2013, fue maquillada la Ley RED y convertida en la Ley de Zonas de Empleo y Desarrollo Económico, la que fue aprobada sin mayor oposición en el Congreso.
Con las elecciones en noviembre de 2013, se ratificó la condición de estado fallido y la enorme influencia del crimen organizado en el proceso electoral, el presidente del Congreso Nacional, pasó a controlar el ejecutivo, ratificando las ciudades modelo como uno de los pilares económicos de su administración.

El profeta de las ciudades modelo, Paul Romer -nombrado en el 2016 economista en jefe del Banco Mundial- retiró su apoyo a las ciudades modelo en Honduras tras percatarse de la realidad política del país. Paul Romer en una entrevista alojada en su blog personal indicó que “dejé de trabajar en un proyecto en Honduras porque un grupo de personas está tratando de crear un sistema que establezca un tipo de aristocracia que nunca estará sujeto al control electoral local. Ellos están haciendo esto mediante el establecimiento de una junta gubernamental que volverá a nombrar a sus propios miembros. No estará sujeto al control político de la población de la zona, ni de los ciudadanos de Honduras, ni siquiera de los votantes de otros lugares, como sucedió en Hong Kong. Están tratando de crear una verdadera aristocracia en un pequeño grupo de veinte personas, que nombrarán sus propios reemplazos y que siempre estarán a cargo”.

Hasta la fecha, las ZEDE no han logrado captar inversionistas dispuestos a apoyar la iniciativa. En su momento los libertarios de derecha Peter Thiel y Patri Friedman contemplaron la construcción de una ciudad flotante en el golfo de Fonseca. Para junio de 2015 Juan Orlando Hernandez planificó participar en una conferencia promovida por Seasteaders -compañía impulsora de las ciudades flotantes- en la ciudad de San Francisco, denominada “Disrumpiendo la Democracia: elección de gobernanzas en Honduras”. Hernández a última hora canceló su asistencia aduciendo la crisis por la cual atravesaba el país. Posteriormente las ZEDE publicaron un comunicado en su pagina de internet donde se negaban cualquier vinculación con los experimentos “libertarios” en materia de gobernanza.

El proyecto que pretende financiar el BID, en ningún momento ha sido consultado con las comunidades Garífunas dentro del área de influencias de las ZEDE, que en cinco potenciales zonas de implementación de las ciudades modelo, abarcan 20 comunidades Garífunas. El BID en su Política Operativa sobre pueblos indígenas señala la importancia de “mecanismos de consulta previa para salvaguardar la integridad física, cultural y económica de los pueblos afectados y la sostenibilidad de las áreas o recursos naturales protegidas”.

La rapiña territorial que se ha desatado en la Bahía de Trujillo, a manos de empresarios canadienses, es consecuencia en cierta medida de la implementación de las ciudades modelo. El Informe de la Delegación Investigativa del Gremio Nacional de Abogados sobre las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico en Honduras señala que “Dado el ambiente político y el actual estado de documentación de tierras Honduras, se sabe con certeza que tierras pertenecientes a los Garífunas y otros pueblos indígenas no se han titulado de forma correcta, y que incluso sus tierras tituladas están en peligro de perderse ante las ZEDEs u otros intereses de desarrollo sin la consulta previa o indemnización exigidas por la ley”.

El proceder del BID es un indicador del apoyo a la actual cuestionada administración gubernamental y un respaldo a las ciudades modelo, específicamente a la tercerización de justicia, seguridad y nuevas formas de gobernanza, elementos que diferencian a las ZEDE de las Zonas Económicas Especiales, las cuales se originaron en China y ahora pululan por todo el planeta. La catastrófica situación que atraviesa Honduras en cuanto a la aplicación de justicia, la inequidad económica, y las violaciones a los derechos humanos, no se resolverán con la creación de estados cuasi independientes, especialmente si se tiene en consideración la simbiosis existente entre gobierno y crimen organizado.

Exigimos al BID el respeto al Convenio 169 de la OIT y la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos indígenas, ante el apoyo económico que pretende otorgar a un proyecto altamente cuestionado por el pueblo Hondureño y que ha dado lugar a un enorme retroceso en materia de aplicación de justicia como se puede deducir de la defenestración de la Corte Constitucional por haber declaró ilegal las ciudades modelos.

Organización Fraternal Negra Hondureña, OFRANEH 

"Salimos de aquí en pie de lucha", se clausura 23° Encuentro del Foro de Sao Paulo


Unidad, antimperialismo, anticolonialismo y una plataforma política desde la izquierda
LINyM


Con la lectura de la  Declaración final "Nuestra América en Pie de Lucha" se clausuró este martes (18/7) el 23° Encuentro del Foro de Sao Paulo.

"Tras más de cinco siglos de dominación y lucha indígena y popular por su emancipación, por primera vez en la historia de América Latina y el Caribe sus pueblos han logrado una sustancial acumulación social y política, incluida la ocupación de espacios institucionales que los coloca ante la formidable oportunidad y el enorme desafío de desarrollar procesos de transformación revolucionaria o reforma social progresista", se lee en la parte inicial del documento aprobado por unanimidad por más de 300 delegados y delegadas.

Procesos que -explica la declaración- están sufriendo los "feroces ataques del imperialismo, la derecha y las fuerzas oligárquicas a su servicio", lo que hace necesario conformar "una plataforma política desde la izquierda" para reagrupar las fuerzas progresistas, crear un frente común continental antimperialista y relanzar los procesos de integración latinoamericana y caribeña.

El documento Consenso de Nuestra América será la herramienta principal para el debate, la concertación y la elaboración de estrategias comunes de los pueblos en lucha.

"Debemos impulsar la más amplia y sólida unidad de las fuerzas progresistas y revolucionarias dentro de cada país y a nivel continental, y dar un salto de calidad en nuestros mecanismos organizativos, que nos permita definir una estrategia y programa conjuntos de todas las fuerzas de izquierda en el continente".

La creación de un nuevo modelo político, económico y social en el que los ciudadanos decidan las políticas públicas, tomen decisiones, definan el marco de acción de las autoridades electas y controlen su desempeño, así como la implementación de un frente cultural y comunicacional anti hegemónico son otros de los objetivos plasmados en la Declaración.

También se aprobaron varias resoluciones, entre otras el rechazo a la guerra no convencional y de amplio espectro, económica y mediática, contra Venezuela -el Foro se declaró en estado de alerta y en sesión permanente-, el apoyo al proceso de paz en Colombia y el rechazo al conjunto de acciones con las que la ultraderecha pretende boicotearlo.

Asimismo se sentó posición de rechazo a la persecución judicial contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, se ratificó el apoyo incondicional a la revolución cubana y se condenó el "ignominioso e inhumano" bloqueo comercial, económico y financiero impuesto por los Estados Unidos.

El 23° Encuentro del Foro de Sao Paulo se solidarizó también con los gobiernos de El Salvador y Nicaragua, que son víctimas de amenazas y políticas desestabilizadoras.

"Este espacio de debate y concertación de la izquierda latinoamericana y caribeña sale muy fortalecido de este nuevo encuentro. Somos la prueba que es posible gobernar con otro tipo de proyecto. Un proyecto que impulsa el verdadero desarrollo, la inclusión social y el bienestar para todos, en abierta oposición al proyecto que impulsa el Consenso de Washington.

Contamos con logros importantes y un legado significativo para los pueblos y la humanidad. Estas jornadas de intenso debate y elaboración de consenso y unidad nos llenan de fuerza, determinación y alegría, para seguir luchando, resistiendo los ataques y construyendo las victorias que necesitamos. Salimos de aquí en pie de lucha", dijo Mónica Valente, secretaria ejecutiva del Foro, durante el acto de clausura.

Fuente: LINyM

México ante el TLCAN y la renegociación que viene


Alainet

En los últimos tiempos, cada día leemos en la prensa declaraciones del Presidente de la República Mexicana, Enrique Peña y de diversos miembros del Gabinete que dejan ver que –para decirlo en pocas palabras- no saben cómo enfrentar el momento por el que atraviesa el país que deberían gobernar. Dos ejemplos, el Canciller de la República, Luis Videgaray no reacciona ante el embate del Gobierno de los EEUU, el principal socio comercial y aliado en todos los frentes. Se han escrito ríos de tinta sobre el particular. El segundo ejemplo, el 12 de julio de 2017 aparece que el Secretario de Educación, Aurelio Nuño, promete que en dos décadas la población mexicana hablará inglés, sin explicar las ventajas de tal estrategia. Sobre el hecho de que la “reforma educativa” del presente gobierno no es educativa, sino laboral, también se han escrito ríos de tinta. Lo que aparece en las ideas de ambos funcionarios es su convicción de que México debe subordinarse a los EEUU.
El presidente de los EEUU ha manifestado unilateralmente su decisión de renegociar el TLCAN, el Tratado de Libre Comercio de América del norte, porque está en desacuerdo con la participación de México y encuentra que ha afectado negativamente a su país tras dos décadas de vigencia. Siendo un Tratado tripartito, el Canadá no aparece en la discusión. Por su parte, el Gobierno de México no ha manifestado su posición sobre los resultados del Tratado y guarda silencio respecto de si es conveniente tal renegociación, los porqués de tal conveniencia, los términos en los que debería ocurrir. El acuerdo original, firmado en 1993, refleja los intereses de las grandes empresas de EEUU; en buena medida porque las grandes empresas de México (como las del Canadá) son escasas, se encuentran ubicadas en sectores económicos muy específicos y no tienen una gran presencia en los tres países norteamericanos. También habría que revisar, para el caso de México, la actitud de los funcionarios que negociaron en 1993 ¿Conocían el interés nacional? La respuesta más probable es NO y de allí los resultados para este país (los estudios académicos no encuentran resultados positivos). Quizá habría que indagar en los intereses privados de los funcionarios para conseguir un TLCAN a todo costo ¿o es pura ideología?
Enseguida, la Cancillería se niega a reconocer que el gobierno de los EEUU es hostil a México. El Titular ha declarado que la principal amenaza, la construcción de una muralla (que no muro) y su financiación, no son asunto de la relación bilateral entre ese país y México ¿En dónde se clasifica esa cuestión, entonces? Parece que EEUU preferiría llevar una relación más distanciada, frente al Gabinete que busca la subordinación.
Coinciden con la opinión del Gobierno mexicano diversos grupos de la élite nacional, aquellos que tienen casas en Nueva York y Miami, que prefieren que la publicidad en México sea en lengua extranjera y que las tiendas sean idénticas en ambos países, que no haya producción nacional. Curiosamente, además de que los mexicanos ricos mantienen sus activos financieros e inmuebles en EEUU, no muestran intereses económicos definidos en la relación con ese país. ¿Qué empresas, qué sectores económicos son de mexicanos allá, qué exportan las empresas mexicanas? Es decir, no es evidente por qué interesa mantener esta relación económica en estos términos y a todo costo, desde un punto de vista nacional (en el sentido de colectivo).
Enseguida aparece el tema de la educación bilingüe, en inglés, claro, porque ninguna otra lengua merece la pena (en opinión del mismo Gobierno y los mismos grupos). En términos económicos, tal como están las cosas, la población necesita hablar inglés para emigrar al norte, porque el modelo económico que deriva de la integración con EEUU (no con América del norte) supone que en México no hay ni habrá empleo de calidad y aquel que quizás exista, será ofrecido por empresas extranjeras y en todo caso, el idioma del trabajo (no de los negocios) es el inglés. Relegan el castellano a un papel subordinado, junto con toda la cultura y a la nación entera.
Asimismo, el planteamiento de bilingüismo no reconoce que en el país existen segmentos de la población que en el mejor de los casos alcanzan ese carácter, pero desde las lenguas indígenas, con el español como lengua franca. Se trata del Secretario de Educación, pero también el encargado del organismo electoral (INE) Lorenzo Córdova, quien nos brindó un caso de ignorancia y racismo hace algunos años, cuando hizo de burla pública de algún ciudadano, visitante a su oficina y que no hablaba español correctamente.
Curiosamente, el llamado Gabinete Económico ha jugado un papel más bien limitado en la esperada renegociación del TLCAN, de donde se deduce que el Gobierno no considera este problema de naturaleza económica, lo cual, es por lo menos extraño. Tampoco la llamada “Sociedad Civil” ha manifestado gran preocupación por el particular. Al parecer, México cree que la asociación subordinada a los EEUU es inevitable y queda que la población crezca (la familia es el valor fundamental) y emigre u ofrezca fuerza de trabajo barata, pero bilingüe, a quien quiera montar plantas de ensamblaje en el territorio nacional. Interesante visión del desarrollo económico.
Fidel Aroche es profesor titular de la Facultad de Economia, UNAM. Miembro fundador del Obela. www.obela.org

"Una parte de los que apoyaron la destitución de Dilma ahora quieren hacer caer a Temer"


Entrevista a Aldo Rebelo, militante del PCdoB y cuatro veces ministro en gobiernos del PT
BBC Brasil

Traducido del portugués para Rebelión por Alfredo Iglesias Diéguez


Mariana Schreiber.- ¿Qué posibilidades de futuro tiene Michel Temer? ¿Cree que es posible que concluya su mandato? 
Aldo Rebelo.- Ha demostrado una extraordinaria capacidad de resistencia al fuerte asedio que sufre su mandato. Son fuerzas muy poderosas, pero el consigue resistir. De todas formas, dudo que soporte la presión, puesto que los votos en la Cámara dependen de muchos factores que le son desfavorables.
Su apoyo político ya no es muy fuerte. El partido que más le apoyó, el PSDB, prácticamente abandonó el gobierno. La situación económica es muy delicada, lo mismo que la situación social. El paro es enorme. Los principales medios de comunicación están en contra del gobierno, están desarrollando una campaña para destruir el gobierno y la figura del presidente, empezando por la Rede Globo.
Todo hace pensar que tiene pocas posibilidades de resistir. Incluso puede que alcance una victoria momentánea, parcial y pasajera en la Cámara (con el rechazo de la primera denuncia presentada por el procurador-general de la República, Rodrigo Janot, por corrupción pasiva, que será votada en agosto), pero todo hace pensar que eso no será suficiente para garantizar su supervivencia.
Mariana Schreiber.- Es de esperar una segunda denuncia de Janot contra Temer, por obstrucción a la Justicia. ¿Cree que no la resistirá?
Aldo Rebelo.- Evidentemente la alianza contra Temer gira en torno a un eje formado por el ministerio público, el poder judicial y los grandes medios de comunicación, y ese eje no se va a contentar con una simple denuncia. Las denuncias vendrán en serie, para remover lo que queda de autoridad y los apoyos de Temer.
Mariana Schreiber.- ¿Considera que existe realmente esa "alianza"? ¿Cree que caerá el gobierno de Temer?
Aldo Rebelo.- Esa alianza forma parte de la misma alianza que provocó la destitución de la presidenta Dilma. Y recupera su voluntad de interferir en la política, de dotar a esas instituciones de un protagonismo que les permita tutelar el destino de la sociedad, el destino del país, y substituir la política.
Son instituciones que siempre buscaron substituir la política. Tanto los medios de comunicación como el poder judicial y el ministerio público. La policía federal también es parte integrante de ese grupo.
Obviamente, eso es mezquino. Genera un proceso de inestabilidad que esas instituciones no tiene modo de corregir ya que no tienen la legitimidad que les permitiría conducir los destinos del país. Legitimidad que proviene del voto, de las elecciones.
Fue lo que hicieron con la presidenta Dilma al destituirla, provocaron un clima de inestabilidad, que está agravándose en estos momentos, al querer provocar también la destitución de quien fuera su vicepresidente, Temer, con el único objetivo de ser ellos quienes gobiernen el país. Evidentemente no lo van a conseguir, ya que no tienen la legitimidad del voto. No es ese el papel que le corresponde a esas instituciones, a esas corporaciones.
Mariana Schreiber.- Usted dice que parte de la alianza que provocó la destitución de Dilma quiere hacer caer a Temer. ¿Qué diferencia hay entre esas dos alianzas?
Aldo Rebelo.- El poder económico estaba interesado en destituir a Dilma pero no está en contra de Temer, sobre todo el sector financiero. La prensa de São Paulo no está interesada en provocar la caída de Temer y sí tenía interés en la caída de Dilma. Igualmente, un sector importante de la clase media no tiene ningún interés en que caiga Temer pero sí quería la caída de Dilma.
Mariana Schreiber.- Usted mantiene un tono crítico con respeto a esa “alianza”. No obstante, ¿considera necesario que Temer renuncie, como defiende su partido, y que se forme un nuevo gobierno?
Aldo Rebelo.- Sólo hay una forma de restablecer plenamente la autoridad en el país: las elecciones. Ahora bien, para llegar a las elecciones hay dos caminos: 2018, el calendario previsto, o elecciones anticipadas, que no va a ser posible, pues quien está en posesión de un mandato no va a tener la generosidad de renunciar a parte del mandato para convocar elecciones.
¿Comprende el alcance de esa contradicción? En Brasil sufrimos una situación similar en el siglo XIX, el momento en que Brasil fue un Imperio sin emperador (1831 a 1840), cuando Dom Pedro I abdicó dejando aquí a un niño de 5 años, provocando que el país estuviese dirigido por una sucesión de regencias.
Esas regencias no tenían legitimidad, no tenían autoridad. La única solución posible era la anticipación de la mayoría de edad del niño, por lo que entregaron el país a un niño de 14 años de edad (Dom Pedro II). Fue la única solución, ya que el país estaba inmerso en varias guerras civiles simultáneas, en Rio Grande do Sul, en Pára, en Maranhão y en Bahia.

Ahora bien, como no somos un Imperio, la autoridad recae en el presidente de la República, que la obtiene mediante el voto popular. Así, en la medida en que Temer no fue elegido, su naturaleza es frágil.

Mariana Schreiber.- Volviendo a la cuestión de la "alianza" a la que se estaba refiriendo. ¿Qué intereses tiene? ¿Por qué estaría ahora interesada en substituir el gobierno de Temer por otro?
Aldo Rebelo.- Porque son instituciones que compiten por el poder. Es el enfrentamiento por el poder, por el destino del país. O el poder permanece en la esfera de lo político, en manos de los electores, o queda en manos de esas corporaciones, que se consideran detentoras de ese derecho por meritocracia. Se consideran superiores porque los políticos son elegidos mediante el voto popular, mientras que ellos son seleccionados mediante un concurso. 
Así, el ministerio público, el poder judicial, la policía federal y los medios de comunicación, debido a no sé qué derecho, quizás por derecho divino, se creen en posesión de la prerrogativa de dirigir el destino de la sociedad. Así pues, es un enfrentamiento por el control del poder mismo.

Mariana Schreiber.- Pero, ¿y la responsabilidad de la clase política en ese proceso? Porque usted está diciendo que ese grupo de alguna manera está interfiriendo en la conducción de la política, pero ¿el hecho de que la corrupción haya ganado, de forma generalizada, semejante dimensión en los gobiernos, en los partidos y en la financiación de las campañas, no erosionó la legitimidad de la clase política?
Aldo Rebelo.- Combatir la corrupción política es una atribución constitucional y legal de esos organismos. Substituir la política no es su atribución, no es competencia de esas instituciones. Son dos cosas completamente diferentes.
El hecho de que las instituciones políticas estén inmersas en casos de corrupción, no justifica la usurpación de sus prerrogativas. Así pues, que hagan su trabajo, pero como decía el dicho popular, “zapatero, a tus zapatos”.

Mariana Schreiber.- Entonces, ¿usted propone que deberían hacer su trabajo de otra forma?
Aldo Rebelo.- No estoy discutiendo la forma. Esas instituciones tienen que combatir la corrupción, pero no pueden substituir la política, porque eso provocará inestabilidad.
Mariana Schreiber.- Usted dijo que las elecciones serían el remedio ideal para intentar salir de la crisis; no obstante, todo parece indicar que unas elecciones directas anticipadas son inviables. ¿Qué piensa usted?
Aldo Rebelo.- Ciertamente considero que son inviables. El proceso electoral es lento. La propia Constitución creó mecanismos de protección del mandato presidencial. De la misma manera que no se puede destituir al presidente de la República intempestivamente, su elección es un proceso lento, a no ser que renuncie.
Mariana Schreiber.- De todos modos, sería una elección indirecta.

Aldo Rebelo.- En caso de que renunciase, sí, serían una elección indirecta.

Mariana Schreiber.- ¿Y unas elecciones indirectas podrían resolver la crisis?
Aldo Rebelo.- Es lo que hay. Si renuncia, es la única alternativa que queda.
Mariana Schreiber.- Si Temer cae, el sucesor más probable sería el presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, ya que asumiría el cargo interinamente y, en caso de elección indirecta, tendría el suficiente apoyo parlamentario. ¿Sería un buen presidente? ¿Mejor que Temer?
Aldo Rebelo.- La situación del país exige mucho más que la discusión de cuál debe ser el nombre de quién ocupe la presidencia de la República. No hay un nombre bueno y un nombre malo, separado de la misión, del proyecto que va a desarrollar, de lo que va a hacer. ¿Qué va a hacer por el país? Así pues, a priori, no es el nombre lo que se tiene que discutir. Más bien, hay que preguntarse cuál es el objetivo, la misión que debe asumir el presidente de Brasil en las circunstancias que atraviesa el país.
El país está golpeado, marcado por los traumas. Imagínese que el país puede llegar a tener dos presidentes sucesivamente destituidos. La destitución de la presidenta supuso un primer trauma, ahora la destitución de su sucesor… ¿cuál es la situación que se puede crear?
Mariana Schreiber.- Entonces, ¿sería preferible que Temer terminase su mandato?
Aldo Rebelo.- Todo está relacionado con el precio que usted quiera pagar por las cosas. ¿En qué condiciones va a continuar el presidente Temer? ¿Con qué apoyos, con qué agenda, administrando una base de apoyo económica, social y política completamente fragmentada? Las condiciones para que continúe van a ser cada vez más frágiles, difíciles y casi inviables. El país está en una situación sin salida.
Mariana Schreiber.- En ese difícil contexto, ¿cree que Maia estaría en condiciones de articular un gobierno mejor que el de Temer? ¿Con más diálogo? Habitualmente es considerado un hombre que dialoga con diferentes grupos políticos, incluso con el PCdoB, pero por otro lado es un hombre que defiende con convicción las reformas económicas del gobierno de Temer, que no son del agrado de la izquierda.
Aldo Rebelo.- El presidente de la Cámara es un buen político, es una persona a quien respecto y con quien mantengo amistad. No obstante, la sucesión del gobierno de Brasil no obedece a eses criterios. No llega con ser buena persona y tener buenos amigos. Lo decisivo es qué hacer en las circunstancias en las que vive actualmente el país.
Brasil está dividido, marcado por antagonismos, por disputas mezquinas, por desconfianzas profundas entre los diversos segmentos de la sociedad, por una dosis elevada de intolerancia. Así pues, va a resultar difícil conferir a una persona la autoridad necesaria para dirigir el país en este momento si no tiene la autoridad de las urnas, del voto. 
Otro mecanismo sería un gobierno de conciliación, de transición hacia futuras elecciones. Pero, ¿cómo se puede hacer una transición y una conciliación en torno a una agenda común en ese ambiente de enfrentamiento, dónde el mercado tiene la ilusión de que va a poder conseguir todo y algunas instituciones no están dispuestas a ceder nada? En este sentido, esa vía es muy difícil que se materialice.

Mariana Schreiber.- En el supuesto de que Maia asumiese la presidencia interinamente, sería coherente con su trayectoria mantener las reformas económicas de Temer. En ese sentido, ¿su gobierno no representaría ese período de conciliación?
Aldo Rebelo.- Personalmente, pienso que el presidente Rodrigo Maia se encuentra en una encrucijada difícil. ¿Por qué? Porque si se adhiere a la agenda, al programa máximo del mercado, va a encontrarse en una situación de aislamiento social muy grande. No obstante, si rechaza esa agenda, padecerá un proceso de desestabilización.
Así pues, la conciliación es un camino muy difícil debido al grado de conflicto y desconfianza que hay en la sociedad, que está traumatizada por esos enfrentamientos. No es una situación fácil.
Mariana Schreiber.- Algunas noticias aluden a una negociación entre usted y Maia, con quien acudiría en una fórmula electoral como vicepresidente en caso de una elección indirecta. ¿Confirma que existen conversaciones en ese sentido? ¿Qué piensa al respecto?
Aldo Rebelo.- No, no mantuve ninguna conversación en ese sentido. Eso es “conversa de botequim” [1]. Es un ejercicio de especulación propio del momento en que vivimos y propio de la política. La política, en el buen sentido de la palabra, vive de especulaciones, de imaginar hipótesis.
Yo tengo mis propias convicciones, acabo de publicar con un grupo de amigos un manifiesto sobre la situación del país y transito con respeto y con capacidad de convivencia con todos los partidos y corrientes políticas. Es eso quizás lo que hace que mi nombre sea recordado en este momento difícil; no obstante, considero muy remota, muy difícil, esa posibilidad. El momento que vive el país no indica que vayamos hacía un período de transición, de conciliación. 
Creo que es improbable.

Mariana Schreiber.- ¿Para usted una fórmula presidencial con Rodrigo Maia sólo sería posible bajo la forma de gobierno de conciliación, de transición, que no asumiese como propias las reformas del gobierno de Temer?
Aldo Rebelo.- No lo pensé, no consideré esa posibilidad.
Mariana Schreiber.- Entonces, ¿descarta completamente participar de cualquier forma, sea como vice o como cabeza de fórmula presidencial, en una elección indirecta?
Aldo Rebelo.- A ver, ¡si ni siquiera existe la elección como una posibilidad real!
Mariana Schreiber.- Usted es amigo de Maia. ¿Ha hablado con él?

Aldo Rebelo.- No, no, hace unos días que no hablo con el presidente Rodrigo Maia. Le envié una copia del manifiesto que escribí e le pedí que lo leyese. Me dijo que lo iba a leer, pero si lo hizo no me dijo nada.

Mariana Schreiber.- ¿Cómo ve la condena de Lula por el juez Sergio Moro por corrupción pasiva y lavado de dinero en el caso del tríplex? ¿Cuál será el impacto de esa condena en el escenario político y de cara a unas próximas elecciones?
Aldo Rebelo.- Es una decisión política, es una maniobra para apartar a Lula de la vida pública, de la contienda política. Suponía que eso acabaría por suceder, ya que Lula fue el objetivo a alcanzar de toda esa operación jurídica y mediática. No obstante, ahora se encuentran en una encrucijada ya que si dejan que Lula pueda contender electoralmente, es un candidato muy fuerte, pero si le prohíben participar en las elecciones estarían creando un agente de apoyo al candidato muy fuerte.
Todo el mundo sabe que Lula no es el dueño del apartamento. Está siendo condenado por una propiedad que no es suya, lo que de alguna manera define el carácter político de la sentencia.
Mariana Schreiber.- ¿Puede darse el caso de que las elecciones de 2018 no sean suficientes para resolver esta crisis y que el país permanezca en la inestabilidad?
Aldo Rebelo.- Efectivamente hay un cierto riesgo. La política es el camino para encontrar soluciones a esos momentos de impasse, aunque en ocasiones no los encuentra. Entre la abdicación de Dom Pedro I y el golpe de la mayoría de edad, los brasileños vivimos diez años de crisis.
Lo esperable es que Brasil encuentre ese camino en 2018, pero eso va a exigir el esfuerzo de los líderes políticos en busca de una solución en torno a una plataforma que una el país. Si no se consigue eso, el grado de radicalización puede aumentar y el sufrimiento del país puede prolongarse.
Nota del traductor:

[1] “Conversa de botequim” es una canción de samba de Noel Rosa y Vadico compuesta en 1935 cuya letra describe una serie de peticiones que un cliente hace a un camarero sumiso, resultando que a cada nueva petición el cliente se muestra cada vez más indolente y abusivo.

Fuente: http://www.bbc.com/portuguese/brasil-40615358

Venezuela, la oscura causa


Documental sobre las verdaderas razones del ataque imperial [37:42 min.]
Multimedios VTV



Fuente: http://www.youtube.com/channel/UCwpqDY0AlnPdkmxPvFoy7ug

Bloque energético y el trauma nacional


La Jornada 
John Saxe-Fernández / V

La catástrofe humanitaria que padece la nación se lanzó sobre México como parte del añoso diseño de intervención, privatización y desarticulación del país y su sector energético desde 2006 bajo la Iniciativa Mérida. Es un arreglo de facto Bush/Calderón cuya desestabilización se dinamiza en la desregulación e inusitado incremento del magno torrente de armas de asalto de Estados Unidos hacia cárteles/crimen de México (Bush/2004) y de enormes flujos de dólares a la banca de Estados Unidos. Asentado en corrupción y violencia que el derecho penal internacional tipifica de “crímenes de lesa humanidad, el esquema que opera sea como guerra al narco, el crimen o el terrorismo, es conocido en el Pentágono como guerra irregular e inició con fondos sacados de partidas destinadas a la brutal masacre y destrozos por el crudo en Irak, otro gran crimen de lesa humanidad repleto de jugosos contratos.
Cabe recordar que desde el 11/S, éstas y otras operaciones son parte de un terrorismo de Estado transformativo plasmado en el Project for a New American Century puesto en acción por quienes el escritor Gore Vidal calificó de junta petrolera. Así se configura un régimen de guerras de agresión por los recursos, minerales, gas y petróleo, agua y en leyes de excepción antagónicas al Estatuto de Roma, régimen de calaña neonazi que viene de la Secretaría de Energía de Trump a cargo de Rick Perry, un ex negociador del rubro agrícola del TLC, que con los Luis Tello de acá asestó –y asesta– miseria, despojo de tierra y agresión policial/militar a indígenas, campesinos, ejidatarios y normalistas rurales.
El también ex gobernador del Texas de los Bush anunció desde Los Pinos, con aval de Peña y Coldwell, la instauración de un bloque energético entre el tiburón y las dos sardinas del TLC, para la mayor seguridad y riqueza petrolera del sagaz 1% de acá y allá, que se cocina con grave ahogo a la soberanía, riesgo a lo que queda del país y una mayor aceleración trumpista hacia el abismo climático.
Perry está muy optimista, seguro de lograr un documento sólido sobre el intercambio de energía, con peso sobre el TLCAN que convertirá a “North
America, en una fuente energética para el mundo”. Esta proyección se realizaría bajo traza bélica y geoestratégica de Estados Unidos e intereses del big oil, centrada en los combustibles fósiles y la magna insensatez climática de Trump.
La aceleración al abismo climático se hace en interés de la fracción fósil de un alto capital suicida, acostumbrado a apostar en Wall Street desde grandes fondos mutuos que ya se asientan sobre los recursos energéticos, convencionales y no convencionales de México. Al respecto se nos informa que EPN y Rick Perry impulsarán los trabajos del Consejo de Negocios de Energía México- Estados Unidos.
El gran interés de Estados Unidos en los fósiles de las Américas, de polo a polo, procede de los límites geológicos y financieros y graves efectos tóxicos, ambientales y atmosféricos del fracking, eje de su revolución energética. Perry dice que el gas natural (shale) es limpio. La evidencia científica dice lo opuesto: genera altos índices de fugas de metano, componente central del gas natural, con efecto invernadero muchas veces mayor al del CO2. Sus impactos sobre la salud humana, animal y vegetal son devastadores.
El asunto central, lo que quiero destacar, es el contexto de terror en que se desarrolla el gran despojo. Es un gran trauma humano. La gran agresión del fracking se añade a la tragedia en decenas de miles de hogares. Son más de 250 mil muert@s, más de 30 mil desaparecid@s, decenas de miles de torturad@s y encarcelad@s que padecen la corrupción y violencia que ya se desborda en crímenes de lesa humanidad, si es que la Corte Penal Internacional, ante la abrumadora evidencia, hace vigente, también en las Américas una normatividad derivada de los Juicios de Nuremberg. (Bush excluyó a Estados Unidos ¿por la incompatibilidad de su régimen de guerra de agresión con el Estatuto de Roma? ).
La sensación de desolación, de pérdida de país y al mismo tiempo de rechazo a la violencia, corrupción y entreguismo se siente por todos lados. A los grupos organizados de la sociedad civil se suman estudiantes de licenciatura y posgrado y los miles de rechazados, los creadores artísticos y los llamados en favor de la identidad de nuestra ciencia, humanidades, artes plásticas y de la música, danza, cine y teatro.
Coda. En la recepción de los Arieles en Bellas Artes, le escuché a Adrián Ladrón (La 4a Compañía) una sólida reflexión sobre la corrupción y violencia generalizada, en especial cuando advirtió: “este país está desapareciendo… faltó muy poco para que esta ceremonia desapareciera”. Dos días después le oí algo semejante a la actriz Beatriz Martínez en relación con el horror que vivimos. Se lo dije luego de su participación en el homenaje a los 60 años de actuación estelar de Adriana Roel, actriz en goce pleno de su profesión.
Facebook: JohnSaxeF

Identidad campesina



Gustavo Duch
La Jornada 
Fue en 1993, cuando 46 personas cargadas de intuiciones decidieron poner en marcha una audaz propuesta. No sabían que los temas que entonces les preocupaba y que estaban decididas a enfrentar son, casi 25 años después, los asuntos claves para los movimientos sociales de hoy. El libre comercio en el campo de la alimentación, avanzaba empujado desde la Organización Mundial del Comercio y contra ella se enfrentaron durante muchos años, de una forma más que decidida. Las mismas intenciones de liberalización las tenemos actualmente muy presentes en todos los tratados bilaterales conocidos y por conocer (TTIP, TLCAN, CETA, etc.). La llamada revolución verde, que campaba a sus anchas y sólo recibía vítores y aplausos, también estuvo en su punto de mira. Contracorriente denunciaron, con argumentos y experiencias, como representaba el principio del fin de una agricultura campesina integrada respetuosamente en los ciclos de la naturaleza. A ese supuesto avance que llegaba con las semillas híbridas y transgénicas, los pesticidas y los fertilizantes de síntesis, lo calificaron como un peligro que hoy –se sabe– es pura aniquilación y envenenamiento de la vida. A la vez, advertían que sólo serviría para entregar en bandeja de plata la agricultura y la alimentación a las multinacionales, como así ha sido. Es de todas sabido, que la sospecha de aquel grupo de campesinos y campesinas llegados de muchos lugares del mundo a Mons, Bélgica, se ha hecho cierta pues son muy pocas empresas las que poseen la casi totalidad del sector que da de comer al mundo.
¿Cómo pudieron anticiparse? ¿Por qué desde desde el primer minuto de la creación de La Vía Campesina, sus gritos eran tan certeros? Porque su pensamiento se redactaba en primera persona. Eran ellas y ellos las que, arrastradas por las corrientes neoliberales, perdían sus formas de vida en el campo y no tenían otra opción que migrar a las ciudades en busca de posibles soluciones. Como sigue ocurriendo en nuestros días, donde la indiscutible crisis global que vivimos tiene forma de patera repleta de seres humanos, mayoritariamente campesinos y campesinas, balanceándose en el mar.
Ayer, 19 de julio de 2017, en la inauguración de la VII Conferencia Internacional de La Vía Campesina en el País Vasco, varias de estas 46 personas estaban participando del evento, mezcladas entre los más de 800 delegados y delegadas que representan a los 200 millones de familias que hoy conforman La Vía Campesina. Como explicó Paul Nicholson, uno de los fundadores, la creación de este movimiento tenía y tiene la vocación fundamental de agrupar la voz campesina. Es justo reconocer –y las cifras lo corroboran– que dicho objetivo se ha conseguido de forma clara y rotunda.
Tan sorprendente me parece que no puedo dejar de preguntarme el secreto o la clave que ha permitido este proceso inaudito de confluencia internacional. Ayer, disfrutando del acto de inauguración de la conferencia, sentando junto a las personas amigas de La Vía Campesina, como así se nos llama a quienes tenemos alianzas y proyectos con este movimiento, pienso que nos ofrecieron la respuesta.
Cuatro manos, manejando sendos palos de madera, los dejan caer sobre tablas sostenidas horizontalmente. Cada golpe es una nota que conforma, como salida del bosque, una sinfonía. Con esos retumbos en el aire, un bailarín danza con sutiles saltos dejando, como si fuera árbol, su cuerpo rígido como un tronco. En escena, aparecen los sabios y sabias del lugar, como chamanes listos para trasmitir un mensaje. Se agrupan y lo hacen con un canto coral. Cuando se retiran, después de hablarnos de libertad y amor, por el final de la sala vemos llegar sobre una caja de madera sostenida por cuatro hombres, otro danzante que intenta guardar el equilibrio cual marino en su barca. Representa a la gente de la costa del pueblo vasco. Diez o doce cuerpos, que en ofrenda a las ovejas lachas propias de esta zona, van cubiertos de su lana y cargan en la espalda con dos grandes cencerros que los hacen repicar al unísono. Desde lo que fue el cuerno de una vaca, salen aullidos de aviso, para demandar la atención. Así es, en la pantalla de la sala aparecen retratos de quienes ahora son espíritus de esta comunidad. A una de ellas se le aplaude con una ternura inexplicable, es Berta Cáceres. Finalmente, como muchas veces hemos escuchado por las mujeres magrebíes, las mujeres vascas en el escenario, con una alarido gutural, cierran la ceremonia. Sin decirlo, pero se entiende, lo han dicho. Con las palabras de la música y la danza, con el lenguaje de sus ropas y sus adornos, con los gestos de las azadas y los bastones, han mostrado su identidad baserritarra, que así se llaman en este territorio a los campesinos y campesinas.

Y toda la sala, esas otras 800 personas venidas de todo el mundo, se han reconocido, como diría Atahualpa Yupanqui, por el lejano mirar.

jueves, 20 de julio de 2017

Trump se lanza contra el chavismo



Ángel Guerra Cabrera
La Jornada 
Donald Trump demuestra una vez más la prepotencia e ignorancia imperiales con que se maneja su administración al amenazar de la forma más vulgar, soez e impúdica a la República Bolivariana de Venezuela con imponerle duras sanciones si se realiza la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) convocada para el 30 de julio. Pero más allá de las mamarrachadas del actual inquilino de la Casa Blanca, lo que está claro como el agua es que esta amenaza encaja perfectamente en el guión desestabilizador y golpista delineado en el manual Venezuela Freedom II, firmado por el almirante Kurt Tidd, jefe del Comando Sur de las fuerzas armadas de Estados Unidos. El mismo da continuidad al Venezuela Freedom I, endosado en su momento por el general John Kelly, ahora secretario de Seguridad del suelo patrio, el mismo que ha dicho que el triunfo del candidato a la Presidencia por Morena en 2018, Andrés Manuel López Obrador, no le convendría a México ni a Estados Unidos.
Las dos partes de Venezuela Freedom tienen todos los requisitos para calificar como manuales de guerra no convencional o guerra de cuarta generación, para conducir a Venezuela a un escenario de intervención militar donde, como en Ucrania, Libia y Siria, no se contempla necesariamente la participación masiva de tropas de Estados Unidos. Pueden ser paramilitares y miles de soldados colombianos desmovilizados después del avance de los acuerdos de paz en el país neogranadino, eventualmente combinados con fuerzas especiales yanquis para asestar golpes quirúrgicos en determinados puntos estratégicos.
Todo indica que la ANC será una enorme victoria política del chavismo aunque así no lo reconozcan los medios de la jauría mediática. No ha de extrañar, pues hicieron caso omiso del extraordinario éxito del simulacro comicial convocado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) el domingo 16, en que el chavismo dio pruebas una vez más de su combatividad, disciplina y deseo de paz junto a amplios sectores no partidistas del pueblo venezolano. Este simulacro es tradición en Venezuela antes de cada elección. Pero en esta ocasión se convirtió, este sí, en un plebiscito informal a favor de la ANC, mientras el anticonstucional plebiscito, citado por la oposición, tuvo todas las características de las prácticas fraudulentas de la Venezuela prechavista. Ni registro de electores, ni credencial de votantes, hubo quien votó 17 veces, votaron niños y extranjeros y, para colmo, quemaron los votos y actas ese mismo día con el ridículo argumento de no comprometer a las personas que en él habían participado. De modo que no hay forma de comprobar cuántos votaron ni cómo, aunque CNN, El País, Clarín, etcétera hayan dado por segura la increíble cifra publicitada por la oposición de más de 7 millones. Por cierto, aun suponiendo –sin conceder– que fuera así, quedó debajo de la votación alcanzada por el presidente Nicolás Maduro en 2013.
No obstante, la derecha, fiel a su obsesiva tradición antidemocrática y golpista, decretó a partir de ese día, otro plan contrarrevolucionario bautizado la hora cero, que incluye el nombramiento de un gobierno provisional y el recrudecimiento de los actos violentos contra personas, instituciones, mobiliario urbano y negocios privados. Muy semejante a lo que pretendía llevar a cabo la CIA en Cuba durante la derrotada invasión mercenaria de Playa Girón. Sin olvidar la fase de limpieza de comunistas, que se aplicaría después del triunfo invasor. En relación con Venezuela sólo hay que sustituir comunistas por chavistas.
La contrarrevolución venezolana gana sus victorias en los medios de (des)información cartelizados y en la lengua de ex presidentes de derecha como Vicente Fox, Laura Chinchilla o Tuto Quiroga, todos repudiados por sus pueblos. Desgraciadamente también entre muchos influidos por aquellos medios. El chavismo las gana en la calle y en las urnas con su combatividad y la sólida unidad cívico-militar, que el Venezuela Freedom II pretende romper con los ataques a instalaciones militares.
El chavismo está ante el desafío de evitar la guerra cuando el enemigo se propone echar toda la carne al asador. De ahí la trascendencia enorme de la ANC, puesto que allí estará ampliamente representado lo mejor de la sociedad venezolana, tanto territorial como sectorialmente y sus atribuciones son absolutamente soberanas, con mandato sobre todos los poderes del Estado.
Una causa fundamental del miedo de Estados Unidos y la derecha a la ANC es su carácter de depositaria de la voluntad del pueblo pobre y de la de todas y todos los revolucionarios.
Twitter: @aguerraguerra

Trump: xenofobia y doble moral


La Jornada
El presidente estadunidense Donald Trump obtuvo ayer en la Suprema Corte una victoria parcial en su intento de imponer un veto migratorio contra los ciudadanos de seis países musulmanes y cerrar temporalmente la entrada de refugiados de todo el mundo. En contraste con este avance de la política xenófoba del mandatario, BBVA Bancomer dio a conocer ayer un estudio según el cual durante los primeros seis meses del año −cinco de ellos transcurridos con el magnate al frente del gobierno− las deportaciones de mexicanos se redujeron 30 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2016, cuando el demócrata Barack Obama despachaba en la Casa Blanca.
Con la autorización judicial para reforzar de manera provisional las restricciones al ingreso de refugiados, el político republicano tiene en sus manos un instrumento para dejar fuera a un número enorme de potenciales migrantes, sobre todo a los pertenecientes a la fe islámica, pero los datos duros, como el análisis ofrecido ayer por el documento referido, muestran que hasta ahora no se ha producido la ofensiva generalizada con que Trump sedujo a sus votantes y escandalizó a la opinión pública mundial. Se impone una reflexión del por qué de esta disparidad entre el discurso de odio impulsado por el magnate desde que se encontraba en campaña electoral y sus acciones concretas para expulsar del país a los ciudadanos extranjeros.
Una posible respuesta se encuentra en que tal discurso intolerante haya sido articulado de manera hipócrita con fines electoreros y hoy se le dé continuidad como parte de una estrategia demagógica dirigida a los sectores más retrógrados de la sociedad estadunidense, entre los cuales Trump recoge a sus adeptos, mientras que el propio mandatario y su entorno cercano son conscientes de la dependencia que la economía estadunidense tiene hacia los trabajadores migrantes. Cabe recordar, a este respecto, las quejas de empresarios, principalmente en los ramos agrícola, de la construcción y de servicios, en el sentido de que ningún trabajador local está dispuesto a tomar las plazas dejadas por los migrantes –realidad demostrada en modo por demás incontestable e irónico en marzo pasado, cuando se reveló que el viñedo de Eric Trump, hijo del presidente, solicitó un permiso para contratar trabajadores extranjeros al no encontrar estadunidenses que quieran cosechar uvas.
Otro escenario que podría explicar esta aparente esquizofrenia política es que el ex presentador de televisión se vea impedido para ejecutar sus propósitos, debido al empantamiento que ha marcado a su gobierno, parálisis mostrada en derrotas tan notorias como el fracaso en su intento de desmantelar el sistema de salud creado por su antecesor, popularmente conocido como Obamacare. En esta línea deben considerarse también las investigaciones judiciales y legislativas en curso por los contactos de sus colaboradores –incluidos su hijo mayor, Donald Jr., su yerno y su jefe de campaña– con funcionarios rusos y personas vinculadas al Kremlin para obtener información que descarrilara la candidatura de su rival, Hillary Clinton, renglón en el que ayer mismo estalló un nuevo escándalo al saberse que Trump sostuvo una reunión furtiva con Vladimir Putin en el marco de la cumbre del G20 en Hamburgo.
Sea porque nunca ha tenido la intención verdadera de cumplir con sus promesas de campaña xenófobas o porque cuenta con márgenes de maniobra más estrechos de lo que admite públicamente, lo claro es que la administración Trump carece de dirección alguna basada en una lectura realista del mundo y, por el contrario, muestra un divorcio creciente entre sus dichos e intenciones y la realidad.

El Vaticano fustiga el apocalipsis geopolítico del trumpismo evangelista/blanco


Bajo la lupa
Alfredo Jalife-Rahme
La Jornada
Foto
Callista Gingrich, esposa de Newt Gingrich, ex presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, comparece ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado sobre su nominación para convertirse en embajadora ante el VaticanoFoto Ap
Un demoledor artículo de La Civiltà Cattolica, avalado por el Vaticano, arremetió contra el fundamentalismo evangélico en Estados Unidos que opera una interpretación distorsionada de las Sagradas Escrituras y el Viejo Testamento para promover la guerra, desde su postura sobre el cambio climático, los migrantes y los musulmanes (https://goo.gl/Pkd1id).
Los autores, Antonio Spadaro, editor en jefe de La Civiltà Cattolica, y Marcelo Figueroa, reverendo presbiteriano (sic) y editor en jefe de la edición argentina del L’Osservatore Romano (rotativo del Vaticano), son confidentes de Francisco, el papa jesuita argentino.
El artículo centra sus letales dardos en Steve Bannon, anterior editor del portal Breitbart, quien es curiosamente católico, pero de corte escatológico (en el sentido teológico), cuya demonización de los migrantes mexicanos y musulmanes opera bajo la “visión maniquea de un mundo dividido entre el bien y el mal, donde la beligerancia puede adquirir una justificación teológica (sic) y sus reverendos buscan un fundamento bíblico usando textos de las Escrituras fuera de contexto”.
Spadaro y Figueroa se refieren al teólogo evangélico Rousas John Rushdoony, considerado el padre del fundamentalismo cristiano estadunidense de hoy, quien señala a Bannon como el exponente de su filosofía: “una necesidad teocrática  supersic!): someter el Estado a la Biblia con una lógica que no es diferente a la que inspira al fundamentalismo islámico (¡supersic!)”.
La teopolítica de Rushdoony/Bannon, genuino culto apocalíptico, colisiona con el papa Francisco y su postura de construir puentes en lugar de muros.
El reverendo Rushdoony (1916-2001) es el padre del reconstruccionismo (sic) cristiano o la teología dominionista que alimenta hoy las redes políticas del Council of National Policy y proclaman el Evangelio de la Prosperidad, cuyos seguidores, gratificados por Dios, son físicamente saludables, materialmente ricos y personalmente felices.
Otro reverendo, Norman Vincent Peale (1898-1993), ofició el primer matrimonio de Donald Trump e inspiró a Richard Nixon y Ronald Reagan con su best seller El poder del pensamiento positivo (https://goo.gl/fjguc7).
Spadaro y Figueroa se angustian de los lazos entre los fundamentalistas evangélicos y los integristas católicos aglomerados en el mismo deseo por una influencia religiosa en la esfera política y que conforman a los votantes de valor (sic): la masa de apoyo electoral.
Destacan las similitudes entre Hillary Clinton y Diocleciano (244-311), perseguidor de los cristianos, que abdicó por voluntad propia frente al triunfador Trump con el cristiano converso Constantino (272-337), quien venció a Majencio y al establishment romano gracias a intervención divina (in hoc signo vinces), por lo que los rezos de los militantes evangelistas blancos consideran la presidencia de Trump como una elección divina que avala su subsecuente ideología de conquista. ¡Paganismo de Diocleciano frente al cristianismo de Constantino!
A juicio de Spadaro y Figueroa, Bannon “cree (sic) en la visión de William Strauss y Neil Howe en El cuarto giro: lo que los ciclos de la historia dicen sobre la próxima cita de Estados Unidos con el destino” (https://goo.gl/v2tbxw).
A mi juicio, el maniqueísmo teopolítico y la geopolítica apocalíptica de Trump, quien califica a sus enemigos de muy malos, fueron explotados también por el eje del mal de Baby Bush, quien fue discípulo, durante su fase disoluta, de Billy Graham, el Papa de los evangelistas, quien lo redirigió a la ruta del bien.
Según Spadaro y Figueroa, tales posturas se basan en los principios fundamentalistas cristiano-evangelistas a inicios del siglo XX, que son sinónimo hoy de la derecha evangélica o del teoconservadurismo y sus orígenes de 1910 a 1915, cuando un millonario petrolero, Lyman Stewart, publicó los 12 volúmenes (sic) de Los fundamentales (https://goo.gl/nS8CAz), para contrarrestar las ideas modernistas de su tiempo y cuyos admiradores fueron Reagan y George W. Bush.
Stewart y sus turiferarios consideran a Estados Unidos un país bendecido por Dios y basan el crecimiento económico del país en su adhesión literal a la Biblia.
A mi juicio, hacen de lado el Sermón de la Montaña del nazareno, quien solamente se violentó al usar su látigo contra los fariseos, antecesores de los modernos globalistas monetaristas.
Spadaro y Figueroa critican que la narrativa de Stewart y sus epígonos no toma en cuenta el vínculo entre capital, ganancias y venta de armas cuando, al contrario, seguido la guerra misma es asimilada a las conquistas del Señor de los Ejércitos (Lord of Hosts) de Gideon y David.
Tales “grupos religiosos provienen primordialmente de los blancos (sic) del sur profundo de Estados Unidos” y, amén de ser creacionistas, profesan el dominionismo al considerar a los ambientalistas como gente que está en contra de la fe cristiana, con base en el Génesis.
Los evangelistas blancos sustentan su fórmula profética en una lectura unidireccional susceptible de anestesiar las conciencias, a juicio de Spadaro y Figueroa: combatir las amenazas a los valores cristianos estadunidenses y prepararse para la inminente justicia de un Armagedón, la lucha final entre el bien y el mal, entre Dios y Satanás, lo que hace de la comunidad de creyentes una comunidad de combatientes bajo el binomio fe/lucha.
The Guardian (https://goo.gl/svjgGa) juzga que el artículo de Spadaro y Figueroa fue publicado días después de que los líderes evangélicos rezaron en la Casa Blanca con Trump y el vicepresidente Mike Pence –de origen católico, pero que ha girado hacia al catolicismo evangélico (sic) como “ born again christian”–, donde abogaron por el apoyo a Israel (en la fase del supremacista Netanyahu), la libertad religiosa y la reforma a la salud.
Daniel Camacho, de The Guardian (https://goo.gl/vMMq1Z), comenta que Trump busca el apoyo evangelista blanco como precario muro ignífugo, con líderes evangelistas de la talla de Michele Bachmann y Johnnie Moore, anterior vicepresidente de Liberty University, la mayor universidad cristiana del mundo, con el himno Hagamos grande de nuevo a Estados Unidos, entonado por los coros evangélicos (https://goo.gl/3YfcZ3).
Sucede que Trump descolgó la apabullante mayoría (80 por ciento) de los cristianos evangélicos blancos y hoy su tasa de aprobación con ellos merodea en 78 por ciento, con todo y sus mega-escándalos (https://goo.gl/SVPJCn).
Después de su viaje a Polonia y al G20 de Hamburgo y antes de su visita a Francia, Trump acudió a su televisora favorita The Christian Broadcasting Network (https://goo.gl/dPNwAt), con el fin de entusiasmar a su base evangelista blanca anglosajona (los célebres WASP).
El gran escollo de los conservadores evangelistas blancos es demográfico, cuando ha disminuido su porcentaje, proyectado en 52 por ciento de los votantes en 2020, a lo que se refiere Robert P. Jones en El fin de los cristianos blancos de Estados Unidos (https://goo.gl/dcX4FP).
El Papa jesuita argentino apuesta a la demografía en Estados Unidos, a la próxima mayoría de los mexicanos, en gran parte católicos no-integristas (https://goo.gl/LQrMvm), si es que antes no sucede una implosión.
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife