Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

martes, 22 de enero de 2019

El ELN reivindica el atentado en Bogotá y llama a retomar la negociación de paz

Argumenta que fue una operación lícita de guerra

Cuba condena el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, dice el canciller Bruno Rodríguez

Bogotá. El grupo guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN) admitió su responsabilidad en el atentado con coche bomba perpetrado en una escuela policial en Colombia que provocó una veintena de muertos y cerca de 60 heridos, al justificar el ataque como una operación lícita de guerra, pero insistió en retomar la negociación de paz con el gobierno del presidente colombiano, Iván Duque, suspendida tras el bombazo.
La Escuela de Cadetes de la Policía Nacional es una instalación militar; allá reciben instrucción y entrenamiento los oficiales que luego realizan inteligencia de combate, conducen operaciones militares, participan activamente en la guerra contrainsurgente y dan trato de guerra a la protesta social. Por tanto, la operación realizada contra dichas instalaciones y tropas es lícita dentro del derecho de la guerra, no hubo ninguna víctima no combatiente. Valoramos necesario que instituciones internacionales autorizadas den su opinión sobre el carácter de dichas instalaciones y el tipo de acción realizada, argumentó la milicia en su página oficial de Internet, ELN Voces: https://bit.ly/2W85qet
El grupo rebelde reiteró además al presidente Duque que el camino de la guerra no es el futuro de Colombia, es la paz, por ello le recordamos que lo mejor para el país es que envíe a su delegación de diálogos a la mesa, para darle continuidad al Proceso de Paz y a la construcción de los acuerdos que traemos desde el gobierno anterior.
Nadie nos puede pedir que si nos atacan nos amarremos de brazos. Aspiro a que ese ambiente se distensione y se puedan reanudar las conversaciones, declaró Pablo Beltrán, el delegado del ELN en las conversaciones en La Habana, en entrevista para la agencia Afp.
Pidió al gobierno que dé garantías para el retorno de la delegación guerrillera a Colombia en un plazo de 15 días, como establece el protocolo de ruptura de negociaciones, y descartó una posible petición de asilo.
Beltrán aseguró que el Comité Central y la delegación para el diálogo que está en La Habana desde mayo de 2018 desconocían los planes para atacar la escuela policial que causó la muerte de 20 estudiantes y del perpetrador.
Tras el ataque, Duque acusó al ELN del atentado, el peor de su tipo en los pasados 15 años, por lo cual insistió en exigir a Cuba la detención y entrega a las autoridades colombianas de los 10 integrantes de la comisión de paz del ELN que permanecen en la isla.
Sin embargo, el gobierno cubano se negó a aceptar la petición de Duque y anunció que actuará en estricto respeto a los protocolos del diálogo de paz firmados entre el gobierno de Colombia y el ELN, incluido el relacionado con el caso de ruptura de la negociación, que establece garantías mínimas de seguridad a los líderes guerrilleros para regresar a zonas montañosas o selváticas de Colombia, poniéndolos a salvo de operaciones militares durante un determinado tiempo acordado previamente.
Tras la reivindicación del ELN, el ministro del Exterior de Cuba, Bruno Rodríguez, condenó en Twitter todas las formas de terrorismo y se expresó en favor de la paz. Cuba está contra el terrorismo y contra la guerra. Con la moral de haber sido víctima del terrorismo de Estado por décadas y de una ejecutoria intachable, condenamos el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, sean cuales fueren sus motivaciones, subrayó.
Cuba fue durante meses sede de las conversaciones de paz entre el gobierno del ex presidente de Colombia Juan Manuel Santos y el ELN, por lo que varios negociadores del grupo permanecen en La Habana a la espera de una reactivación de los diálogos.
En tanto, el máximo líder del partido colombiano de izquierda, Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, que surgió de las desarticuladas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Rodrigo Londoño, pidió a Duque una reunión privada para dialogar acerca de la implementación de los acuerdos de paz.
Que nos dedique siquiera media hora para conversar de todos estos temas, nos queremos sentar para que escuche nuestra versión, porque a mí me preocupa que el presidente se deja llevar por las matices de opinión, señaló Londoño, ex comandante insurgente, en diálogo con la emisora local Caracol Radio en la que además condenó el atentado del ELN contra el colegio policial.
Los pueblos indígenas y negros integrantes de la Comisión Étnica para la Paz de Colombia expresaron su preocupación frente al anuncio del presidente Duque de romper los diálogos con el ELN, ante la oleada de violencia que dicha decisión traería para sus territorios, y pidieron al mandatario continuar con el proceso de paz con la guerrilla, ofreciéndose como mediadores para el diálogo, informó el periódico El Espectador en su portal.

Periódico La Jornada

Sublevación militar en Venezuela es controlada en tiempo récord

No hubo derramamiento de sangre: Cabello

Identifican al sargento Bandres como el líder; hay 27 detenidos


Foto
▲ Policías antimotines dispersaron con gas lacrimógeno a manifestantes en el barrio de Los Mecedores, en la zona centro de Caracas. Varias protestas se desataron luego de la sublevación de un grupo de militares durante la madrugada de ayer.

Caracas. Al filo de las 2:50 de la madrugada (hora local) de este lunes un grupo de militares se sublevó en el puesto policial de Macarao, al oeste de Caracas, para después trasladarse al cuartel de la Guardia Nacional en la zona de San José de Cotiza, al norte de la capital, desde donde comenzaron a divulgar mensajes por las redes sociales, en los que llamaron a desconocer al gobierno del presidente Nicolás Maduro.
A eso de las cuatro de la madrugada los sublevados se enfrentaron a cientos de guardias nacionales y policías, informaron vecinos citados por la agencia informativa Ap.
El levantamiento fue sofocado sin derramamiento de sangre y 27 efectivos fueron detenidos, informó el presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, quien no descartó que se realicen más arrestos.
Como jefe del grupo rebelde fue identificado el sargento Alexander Bandres Figueroa, informó Cabello, tras asegurar que en una operación absolutamente limpia las fuerzas de seguridad lograron controlar en tiempo récord la sublevación sin pérdida de vidas.
Cabello dijo que con la acción de los rebeldes se buscaba crear zozobra e intranquilidad entre los venezolanos.
El levantamiento empezó cuando un grupo de guardias nacionales de rangos bajos sometió al capitán Gerson Soto Martínez, responsable de un puesto policial de Macarao, desde donde se desplazaron en dos vehículos militares a un puesto de la barriada pobre de Petare, al este de la capital, donde sustrajeron un lote de armas y secuestraron a dos oficiales y guardias nacionales de esa unidad, indicó el Ministerio de Defensa en un comunicado.
Los militares se trasladaron luego a un destacamento militar de la barriada pobre de Cotiza, al norte de Caracas, y a partir de las cuatro de la madrugada se enfrentaron con armas de fuego a cientos de guardias nacionales y policías que estaban en los alrededores y les respondieron con disparos, según relataron vecinos del lugar.
El anuncio sobre la detención de los militares rebeldes se realizó luego de la difusión de videos en los que un hombre, a quien se identifica como el sargento de tercera Bandres Figueroa, se dirige al pueblo de Venezuela y convoca a sus compatriotas a que salgan a las calles para mostrar apoyo a su rebelión.
En Cotiza decenas de residentes golpearon ollas y sartenes, quemaron basura y gritaron: ¡libertad! mientras ondeaban banderas venezolanas. Algunos hombres con los rostros cubiertos comenzaron a arrojar piedras a cientos de oficiales ubicados frente al puesto militar.
Las fuerzas de seguridad dispersaron con gas lacrimógeno y balas de goma a los manifestantes en Cotiza, en enfrentamientos que se extendieron varias horas. En Caracas también hubo disturbios, las protestas se mantuvieron por la tarde en sectores como Los Mecedores, de la zona centro.
Por la noche se escucharon cacerolazos en varios sectores de Caracas. Manifestantes bloquearon la avenida Fuerzas Armadas, en el centro, al grito de: Este gobierno va a caer. La policía los dispersó con gas lacrimógeno.
En El Valle, zona sur de Caracas, encapuchados saquearon algunos negocios sin que se presentaran fuerzas de seguridad, relataron testigos a la agencia Afp.
Al descartar que exista descontento en los cuarteles, Cabello afirmó que en la fuerza armada hay una unidad monolítica y reveló que durante el asalto, Bandres Figueroa recibió una llamada del exterior lo que generó indignación entre los uniformados. Agregó que además de las armas, a los rebeldes se les decomisaron teléfonos que servirán para la investigación.
En un tuit, Cabello agregó: Obligados a confinarse en Cotiza, los asaltantes fueron neutralizados, rendidos y capturados; ya están confesando detalles, lo primero que dijeron fue que les ofrecieron villas y castillos y los dejaron solos, que los habían engañado. Nosotros Venceremos!
El ministro de Defensa, Vladimiro Padrino, en un comunicado de la Fuerza Armada Bolivariana, rechazó categóricamente este tipo de actos que con toda seguridad están motivados por oscuros intereses de la extrema derecha y son contrarios a las normas elementales de disciplina militar, al honor y a las tradiciones de nuestra institución.
Tribunal Supremo declara nulos los acuerdos de la AN
En otro hecho, el Tribunal Supremo de Justicia –controlado por el oficialismo– declaró inválida a la nueva directiva de la Asamblea Nacional (AN), consideró nulos los recientes acuerdos que aprobó contra el presidente Maduro y reiteró el fallo judicial de 2016 que la declaró en desacato.
La Sala Constitucional del máximo tribunal estableció que la AN, en control de la oposición, no tiene una junta directiva válida, y sentenció que las directivas que fueron electas el pasado 5 de enero y las de los años 2017 y 2018 incurrieron en usurpación de autoridad, por lo cual todos sus actos son de nulidad absoluta.
El magistrado Juan Mendoza, presidente de la Sala Constitucional, aseguró que la AN, a la que acusó de incurrir en conducta inconstitucional, se mantiene en desacato de las decisiones del Poder Judicial.
Los magistrados rechazaron el acuerdo del Congreso que declaró a Maduro usurpador al comenzar su nuevo mandato el pasado 7 de enero, que es desconocido por la mayoría de los países de la región y la Unión Europea.
La Asamblea Nacional no puede erigirse en Tribunal Supremo de Justicia, expresó el magistrado, y agregó que Maduro es el presidente constitucional de Venezuela.
En la sentencia también se consideraron nulos los recientes acuerdos de la AN en los que se pide a un grupo de países congelar los activos del Ejecutivo venezolano, solicita la ayuda humanitaria internacional y aprueba la promoción de una ley de amnistía para militares y otros funcionarios que ayuden a restablecer la Constitución. Asimismo, se exhorta a la Fiscalía General a determinar la responsabilidad penal, civil y administrativa que corresponda.
A su vez, Juan Guaidó, presidente de la AN, consideró miserable calificar de inconstitucional al Congreso; pidió una vez más a los militares que se subleven y reiteró su ofrecimiento de amnistía.
Guaidó ha sido reconocido como mandatario legítimo de Venezuela por Estados Unidos, el Grupo de Lima (con excepción de México), y Ecuador, cuyo presidente Lenín Moreno, comenzó una cacería contra los inmigrantes venezolanos.
Tras el feminicidio de una embarazada perpetrado en Ecuador por un venezolano, el gobierno de Moreno anunció que exigirá la presentación obligatoria e inmediata del historial judicial a los venezolanos que quieran ingresar al país.
El canciller venezolano, Jorge Arreaza, escribió en Twitter: “Ratificamos que el señor @Lenin y su gobierno son responsables de garantizar la integridad de l@s venezolan@s en Ecuador. Venezuela tomará acciones legales internacionales ante esta instigación xenófoba que prefigura delito y lesiona los derechos humanos de nuestros compatriotas”.

Foto Afp
 Periódico La Jornada

El dios de la esquizofrenia

Terrorismo espiritual en América Latina

¿Templos o manicomios? ¿Bancos o catedrales? ¿Iglesias o prostíbulos? no sabemos bien como definirlos porque han doblegado nuestra capacidad de asombro.
En Europa capea a sus anchas el materialismo y hace tiempo que fue proclamada la muerte de Dios por los filósofos más connotados. Pero en Latinoamérica la cosa es de otro color pues la fe ciega en el padre creador, su hijo Jesucristo y la virgen María es el pan nuestro de cada día. Aunque la religión Católica, tradicionalmente mayoritaria, ve amenazada su hegemonía por las sectas cristianas. En países como Guatemala, Honduras o el Salvador, ya los han desbancado; y en otros como Colombia, el Perú, Ecuador, México o Brasil su crecimiento es imparable y no tardarán mucho tiempo en superarlos.
La religiosidad es uno de los cimientos más importantes del ser humano y como tal un filón explotado a destajo por las religiones. En nombre de Cristo y la salvación de las almas se obtienen inmejorables réditos económicos. La industria de la fe se ha convertido en un artículo más de consumo, el negocio más lucrativo, pero también el más peligroso para la salud mental de los creyentes.
Por supuesto, que el Dios de los cristianos no existió en nuestro continente sino hasta la llegada de los conquistadores españoles. Sin embargo el Libro del Mormón escrito por el “profeta” Joseph Smith, gracias al intersección del ángel Moroni, afirma que cuando Jesucristo resucitó se fue a Norteamérica a predicar entre los indígenas las enseñanzas de su padre. Según nuestra historia patria los «bondadosos» misioneros de la espada y la cruz libraron a los gentiles de las llamas del infierno. Los salvajes a la fuerza tenían que aceptar los nuevos ídolos como aquel viejo barbado de piel blanca omnipotente y omnipresente llamado Dios o Jehová; su hijo Jesús, rubio de ojos azules y su madre María, una mujer virgen que engendró a Jesús sin contacto carnal. -otro enigma inexplicable- María es el símbolo de la madre abnegada y digna a imitar. Sobre todo, en las virtudes de obediencia y de pureza. Su protagonismo es esencial pues la maternidad es muy venerada entre las culturas indígenas. Parece increíble pero en la actualidad las mujeres son las más firmes defensoras del cristianismo, aunque, igualmente, son las más discriminadas y oprimidas por éste.
La imposición del catolicismo provoca un trauma espantoso entre los nativos pues tienen que renunciar a su ser; a sus nombres y apellidos, a sus dioses, a su lengua y hasta su piel. Lo primero: arrepentirse del pecado original porque son culpables y deben ser purificados con las aguas del bautismo. Los misioneros creían que estaban poseídos por el demonio y no había otra opción que exorcizarlos. Aplicaron el ingenioso método de sembrar el terror para que los condenados confesaran sus pecados. Tamaña empresa contó con la inestimable ayuda de la inquisición que perfeccionó las artes de la tortura facilitando tan nobles propósitos.
Muchos indígenas se negaron a reconocer a los nuevos dioses y por su actitud beligerante fueron sentenciados al patíbulo. Ahorcados, quemados vivos o ajusticiados con el garrote vil pagaron con creces su irreverencia. Aunque parezca mentira los descendientes de las víctimas del holocausto hoy les rinde pleitesía a los verdugos que ejecutaron a sus ancestros. Un caso de masoquismo que la psiquiatría debería estudiar con detenimiento. Los aborígenes tuvieron que aceptar la nueva fe por física supervivencia, se les amenazó con el fin del mundo, estaban con ellos o contra ellos; tenían que elegir entre el bien o el mal, la vida o la muerte. La gran paradoja es que en la actualidad los conversos son los más fanáticos defensores de la ortodoxia catolicista.
El cristianismo es una doctrina que reniega de los instintos -especialmente el sexual- al dividir al ser humano en cuerpo y alma. Esa dualidad fatídica tan estudiada por los psicólogos sólo nos conduce a la esquizofrenia. La figura del Dios padre todopoderoso se asoció a la imagen del progenitor o patriarca machista y autoritario. Dios es el tutor, el rey, el presidente, el obispo, el amo o el general. Y así aprendieron a respetar la jerarquía y a saber quiénes son los elegidos por el creador para reinar sobre la faz de la tierra. Tarea realizada a sangre y fuego por los curas doctrineros que así demostraron su infinito « amor al prójimo ». Desde luego que hay amores que matan.
En las colonias se construyeron infinidad de iglesias y catedrales -a veces sobre los mismos adoratorios indígenas- que reflejan la megalomanía de los jerarcas y sus ansias de poder. Pero, ¿quiénes fueron los que trabajaron en su construcción? Está muy claro que los siervos tuvieron que demostrar su fidelidad al Dios blanco picando piedra en las canteras y acarreándolas como mulas para edificar el palacio del rey de reyes. Cada piedra colocada en los muros es una ofrenda de sudor y sangre de los esclavos.
En el siglo XX la iglesia católica romana por culpa de su cerrazón y avaricia comienza su ineluctable declinar. La dictadura Vaticana se reserva el derecho de admisión en los asuntos divinos. Los sacerdotes como únicos intermediarios ante el supremo hacedor no permiten intromisiones que contradigan su voluntad. La iglesia no es más que un establo donde el manso rebaño se da golpes en el pecho y repite mecánicamente padrenuestros y avemarías. Aferrados al más rancio conservadurismo creyeron que los fieles seguirían inclinando sumisos la cerviz y persignándose aterrorizados. El Todopoderoso imponía un respeto sobrenatural aunque lentamente la ciencia destruyó sus mitos echando por tierra los dogmas de fe. Las vocaciones se hundieron, la juventud se volvió contestataria y el mundo entró en una era de materialismo sin precedentes donde la religiosidad quedó relegada a los museos.
En Latinoamérica el pueblo es muy proclive a la dependencia espiritual y afectiva. Necesitamos imperiosamente alguien que nos guíe en este "valle de lágrimas", un caudillo que nos devuelva la esperanza, un redentor que nos colme de bendiciones. De ahí que las sectas hayan triunfado al cederle el protagonismo a los devotos. La eucaristía es una verdadera fiesta amenizada por grupos musicales donde éstos se sienten parte de una gran familia que los respalda y protege. Prometiendo el oro y el moro proliferan las iglesias adventistas, Bautistas, Evangélicas, Mormones, Testigos de Jehová, Niños de Dios, Pentecostales, Cuadrangulares y una interminable lista imposible de reseñar en esta crónica.
¿Cómo es eso que sólo algunos elegidos pueden comunicarse con Dios? ¿Acaso Dios no está en todas partes y cada persona puede hablar con él cuando le plazca? Se acabó la exclusividad. Cristo es un producto más del libre comercio, una empresa multinacional que cotiza en bolsa y factura multimillonarios beneficios económicos.
En los años sesentas una corriente renovadora hizo su aparición en el cristianismo, se le denominó: “Teología de la Liberación”. La Teología de la Liberación justificó el alzamiento popular argumentando que Jesucristo también es un profeta de los pobres. «Un Dios misericordioso no puede cerrar los ojos ante el sufrimiento de sus hijos desvalidos». El cristianismo revolucionario justifica la lucha armada como una respuesta ante los atropellos del sistema opresor. Hay que pelear por un paraíso en la tierra y no en el cielo. La palabra de Dios se politiza. Inmediatamente el Vaticano condena esta herejía pues atenta con las alianzas que mantiene con el poder establecido.
Ante tamaña amenaza la CIA y el Departamento de Estado de los EE.UU lanzaron una contraofensiva sin precedentes en América Latina. Su estrategia consistió en infiltrar las sectas evangélicas con el fin de detener la insurrección. El principal objetivo: dividir las comunidades y anular el mensaje subversivo. De este modo invirtieron millones de dólares en patrocinar las «nuevas iglesias» para desmovilizar con himnos, letanías y regalitos el «peligro comunista». Con el paso del tiempo el satánico vudú surtió el efecto deseado deteniendo el avance guerrillero que ponía en jaque la estabilidad de Centroamérica. Algo que se puede corroborar en el caso de Guatemala, el Salvador y Nicaragua. El general fascista y genocida Ríos Montt era dirigente de la iglesia pentecostal “el Verbo” y desde el púlpito adoctrinaba a sus devotos con un mensaje de paz y amor: “la Biblia en una mano y un rifle en la otra” “si están con nosotros les alimentaremos; si no, los mataremos. Palabra de Jehová”.
Nadie va a discutir que la religión ha sido la principal inspiradora del fascismo. Uno de sus más ilustres simpatizantes fue el papa de Roma Pío XII, al que se le conoce también con el apodo de «el Papa de Hitler» pues se mostró comprensivo y tolerante con la política genocida del Fuhrer. En América Latina el Vaticano bendijo las dictaduras militares de Argentina, Chile, Paraguay, Uruguay, Brasil responsables de miles de muertos, torturados, desparecidos en la década de los años sesentas, setentas y ochentas del siglo pasado.
Algunos estudios sociológicos aseguran que la Biblia es el libro más leído en el continente americano. Aunque  sus enseñanzas son completamente ajenas a nuestra realidad estas se convierten en las reglas éticas y morales de obligatorio cumplimiento. Nuestra educación y valores se inspiran en el fundamentalismo cristiano cómplice de los mayores crímenes contra la humanidad
En la Iglesia Universal del Reino de Dios el redil levanta los brazos lanzando loas al altísimo y repite una y otra vez ¡aleluya! ¡aleluya! ¡Gloria a Dios! El diezmo, hermanos, el diezmo. Hay que sembrar para recoger, -advierte en tono imperativo desde el estrado el obispo Edir Macedo leyendo versículos del nuevo testamento: "La parábola del sembrador nos enseña, hermanos, que cuando la semilla cayó en buena tierra y dio fruto, una parte el ciento, otra el sesenta y otra el treinta. El que tenga oídos para oír, que oiga”. «Entre más alta sea la suma, más efectivos serán los favores del todopoderoso». Además, los pecados se perdonan por una cómoda cuota inicial que será bien recompensada en el paraíso. Prometen la salvación de las almas, puestos de trabajo, dinero fácil, casas, neveras, lavadoras, autos, viajes, en fin, salud, dinero y amor. -Padre Santo líbranos del mal. ¡Aparta Satanás, aparta! -retumba por los altavoces- ¡Arrepiéntete! ¡fuera demonio, fuera! La multitud cae de rodillas y se retuerce enloquecida gritando ¡Aleluya, aleluya! En Brasil se ha confirmado a la perfección la alianza de las sectas con el poder establecido tras la elección del ultraderechista Jair Messias Bolsonaro como presidente del país.
Las sectas se han trasformado en entidades financieras que dan crédito a mejor interés que los bancos y encima no pagan impuestos. La usura es la norma para financiar sus empresas ya que manejan un presupuesto que envidiarían las multinacionales más prestigiosas del planeta. Sus tesoros superan con creces a los del mismísimo rey Salomón; millones de dólares producto de la verborrea mística que a través de los testaferros invierten en negocios tales como el tráfico de armas, las drogas o la trata de blancas. Sin contar con el dominio que ejercen sobre los medios de comunicación, los colegios, las universidades, la banca, los partidos políticos, el comercio. Es decir, como Dios, están en todas partes
Es tal la cantidad de adeptos que los más grandes estadios se quedan pequeños. El avivamiento del sábado es un espectáculo maravilloso de luz y sonido donde el pastor o apóstol evangelista Eduardo Cañas de la comunidad Cristiana «Manantial de Vida Eterna», Bogotá, Colombia, impone las manos a los enfermos, invoca a Dios y ¡milagro! los paralíticos caminan, los ciegos ven, los mudos hablan. Sus incondicionales presas de la histeria colectiva levantan los brazos al cielo vociferando loas al altísimo ¡venga a nosotros tu reino! La pantomima teatral es tan exitosa que las dádivas llenan a reventar las arcas de la misión. Lo cierto es que para los pobres es más barato asistir a estos exorcismos que pagar un seguro médico privado o hacer interminables colas en los hospitales públicos que no son más que el umbral del cementerio.
Chiapas se ha convertido en uno de los estados mexicanos con un mayor número de sectas (se calcula que hay más de 282 asociaciones religiosas) Chiapas históricamente por su atraso e ignorancia es terreno fecundo para que manipulen a un pueblo empobrecido que busca desesperadamente la redención. Se aprovechan de las comunidades indígenas a las que sin medida ni clemencia engañan en una endiablada competencia por captar el mayor número de fieles. Las almas cándidas e inocentes son las más propensas a caer en las garras de charlatanes y embaucadores. Uno de los casos más indignantes quizás sea el de las misiones Shaddai, secta destructiva que explotaba a sus feligreses con trabajos forzados, les impedía la comunicación con el exterior y a los menores asistir a la escuela. También se ejercían brutales coacciones y castigos a aquellos que se negaban a cumplir con las tareas encomendadas por sus líderes espirituales.
El cristianismo se nutre del dolor y la ignorancia, es una doctrina perversa que precisa de más pobres, más afligidos, más hambrientos, más enfermos, más desgraciados, más pordioseros y huérfanos. Es preciso despertar el sentimiento de compasión para que los "apóstoles del lumpen" se sientan realizados. –Como afirmaba la madre Teresa de Calcuta- «El sufrimiento es bueno a los ojos de Dios» pero es aún más bueno cuando se usa como moneda de cambio.
La psiquiatría moderna nos da luces sobre las alteraciones del comportamiento humano y así hemos comprendido las claves del origen de la esquizofrenia. Los jerarcas del catolicismo y de todas esas sectas sufren dos cuadros característicos que son: el trastorno delirante paranoide, en el que no se distingue entre realidad y fantasía; y el narcisismo maligno psicótico donde la persona se cree elegida para una misión universal, además de afirmar que tienen poderes sobrenaturales otorgados por la divinidad. La mentira patológica de forma consciente y deliberada se utiliza para conseguir los objetivos preconcebidos. Como lo demuestran los hechos, el éxito está asegurado.
Estuve en una manifestación de apoyo al actual gobierno derechista colombiano convocada por la Misión Carismática de Colombia. Por las calles de Bogotá salieron miles de mansas ovejas a desfilar -casi todos pertenecientes a los estratos más bajos de la sociedad- los adeptos seguían como perritos falderos a la señora doctora Claudia Rodríguez de Castellanos, sacerdotisa ultraderechista, quien después de elevar a los altares expresidente Uribe, ahora se ha pasado al partido Cambio Radical del que es senadora. Esta es la típica mujer de la burguesía bogotana, de piel blanca, pelo teñido de rubio y gafas Versace que se hace llamar "líder espiritual". La multitud marchaba repitiendo las consignas dictadas por los pastores: ¡nuestro Dios, saldrá como gigante, como gigante pelearán contra nuestros enemigos! ¡Vargas Lleras, amigo, Dios está contigo!
Es imprescindible contar con una buena organización financiera y empresarial que administre la adoración del "becerro de oro". Un Dios privatizado al que sólo tienen acceso los socios del club, un Dios que sea la mejor inversión de cara al futuro. Los pastores de la Iglesia Adventista del Séptimo Día (templo «Redención» Bogotá) el pastor Oscar Javier Vera Herreño impecablemente vestido de paño inglés y con crucifijo de oro colgado al pecho se dirigen a la fanaticada: ¡Dios mío, atiende nuestras súplicas! ¡El Avivamiento, el avivamiento que se aparten las tinieblas! Ponen cara de palo, es difícil disimular tanto cinismo, con voz seria e impostada y gestos estudiados una y mil veces hipnotizan a sus incondicionales. ¡Salvador a ti me rindo, obedezco solo a ti! De repente se desata la histeria colectiva y todo el mundo brama poseídos por el espíritu santo. El pastor vocifera alabanzas y advierte que está cerca el fin del mundo. Entonces, ¿para qué acumular riquezas? ¿No sería mejor transferirlas a la cuenta corriente de la misión para que las ponga a buen recaudo?
Pero quizás el más grande y poderoso de los estafadores sea el pastor guatemalteco «Cash» Luna fundador de la «Casa de Dios» Este fantoche ha demostrado ser el mejor vendedor de paraísos eternos y milagros a la carta. El pastor «cash» o «cash money» es un embaucador de primera categoría que sabe muy bien manipular los deseos y miedos que agobian sus devotos o «esclavos» Este profeta de diseño vestido a lo Giorgio Armani que exhibe descaradamente anillos de oro, relojes Cartier y Rolex reclama a sus incondicionales que no sean egoístas y se desprendan de las cosas materiales. « El diezmo, hermanos, el diezmo, las joyas, los anillos, las alhajas de oro, nadita de pacotilla pues el Rey del Universo se merece lo más fino y costoso » el rebaño entre alaridos de éxtasis besan los pies de su amado gurú cumpliendo todos sus deseos. Cualquier sacrificio es poco con tal de conseguir un pasaje en primera clase rumbo a la eternidad.
Pero nos falta reseñar a la secta Católica, Apostólica y Romana que usa el esquema piramidal al mejor estilo de la parábola de los panes y de los peces. Cada padre de familia se asegura de reclutar a sus propios hijos y así sucesivamente se les chantajea con el castigo eterno post mortem, a las mujeres se les trata como seres inferiores, relegándolas a labores de servidumbre y restringiéndoles sus derechos reproductivos. Y encima se han encargado de ensuciar el buen nombre de Jesucristo y los principios bíblicos de paz y amor con los innumerables casos de pedofilia cometidos por los representantes de Dios en la tierra. Recordemos el infausto caso del criminal sacerdote mexicano Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo Rey (protegido por el Papa Juan Pablo II) acusado de violaciones en masa de niños pertenecientes a su comunidad.
La farsa continúa y todo indica que el fenómeno de las sectas e iglesias cristianas seguirá creciendo paralelo a la eterna crisis que afecta nuestra sociedad. El desempleo, la falta de recursos, la miseria o el analfabetismo son argumentos suficientes para que el pueblo exija su sobredosis diaria de opio y cicuta. Para millones de almas la vida no es más que un eterno viacrucis, han perdido la confianza y acreditan más en la justicia divina que en la humana. Se ha agotado la paciencia y claman al cielo por el pronto regreso de nuestro señor Jesucristo y la instauración de su reino. 

¿Hay 2019? El escenario electoral de Latinoamérica


El año que comienza vendrá cargado de una serie de contiendas electorales que, sin dudas, afectarán el equilibrio de fuerzas regional. Argentina, Bolivia, El Salvador, Honduras, Guatemala y Uruguay tendrán a partir de 2019 un nuevo presidente. 

América Latina en la disputa mundial

Desde los graves y mundialmente conocidos delitos de lesa humanidad, el colapso económico que creó el “shock” neoliberal de algunas dictaduras militares, el planteo “dialoguista” del presidente norteamericano Jimmy Carter (1977-1981) y la “cruzada por la democracia” de Ronald Reagan (1981-1989) , el núcleo duro del poder mundial optó por “negociar” y permitir el juego de la democracia representativa en la región. 

Así, entre el totalitarismo de las dictaduras, el genocidio político y la implementación del capitalismo salvaje , Latinoamérica giró hacia mediados de los ochenta a una democracia tutelada, con un pueblo desarmado material y -sobretodo- moralmente. En esas democracias neoliberales, se permitiría la participación política de los sectores populares mientras estos no tomen el poder. Fueron épocas donde el “puntofijismo” y la “piza con champán” justificaban la fiesta para unos pocos mientras el Pueblo retrocedía en niveles de equidad y justicia. 

Eso fue lo que crujió luego de la elección de Hugo Chávez en la Venezuela de 1999. El cálculo estratégico del poder imperial “falló” en el escenario de la crisis asiática y de las “punto com”. 

Dentro de las reglas de la democracia representativa, en el inicio siglo XXI, los pueblos iniciaron profundos cambios estructurales a través de procesos constituyentes en países como Venezuela, Bolivia y Ecuador. En otros, como Argentina y Brasil, al menos, se dieron golpes a la estructura económica (estatización de las AFJP, soberanía sobre el Presal) que abrieron márgenes crecientes de justicia y reparación social (Asignación Universal por Hijo, Bolsa Familia, Bono Juancito Pinto, las Misiones bolivarianas). Por supuesto, e l boom de las commodities (granos, petróleo, gas y minerales) y la creciente ponderación bursátil de los denominados países emergentes contribuyeron también con lo suyo. 

Algo más que una mera intuición nos señala que se decidió volver a cerrar los canales de la participación popular. Desde el estallido de la crisis, en 2008, ese mismo núcleo duro del poder económico mundial pareciera haber optado sacar del escenario regional ese proceso de empoderamiento popular y transformación social. 

Aún los movimientos más “tímidamente” reformistas, que construyeron una alternativa al “consenso de Washington”, se convirtieron en una molestia para la oligarquía financiera global , los Estados imperialistas y las corporaciones “nacionales”. El reciente intento de desconocimiento de Nicolás Maduro, asumido con el 67% de respaldo electoral venezolano, es todo un indicativo de lo lejos que están dispuestos a llegar. 

La contraofensiva inició con el golpe en Honduras en junio de 2009 a Mel Zelaya –que culminaba su presidencia tan sólo siete meses después-, y en Paraguay en 2010 a Fernando Lugo –con apenas 14 meses de mandato por delante-. 

El ataque abordó primero las “periferias” del ciclo progresista para avanzar luego sobre el “corazón” de la construcción “posneoliberal”. 

En el caso argentino, se hacen cada vez menos creíbles las explicaciones que sostienen que las acciones judiciales a favor de los “fondos buitres” fueron tomadas aisladamente por un anciano senil como el juez Thomas Griesa. 

Visto en retrospectiva, tal decisión pareciera una nota en la partitura destituyente, que incluyó el diálogo y el empoderamiento de las principales figuras de la oposición argentina, articuladas luego en la “Alianza Cambiemos” a partir de una cuidada ingeniería electoral (uso de las elecciones internas PASO) y de mercadeo (con “Cambridge Analytica” operando). 

En Brasil, la estocada fue “más sencilla”. Ni aún en su mejor momento político y electoral, el PT obtuvo más de un quinto de la representación parlamentaria total, y la construcción del frente oficialista incluía a figuras de intachable vocación neoliberal como el vicepresidente Michel Temer, artífice principal, junto al juez Sergio Moro, del ascenso del denominado “ fascismo del siglo XXI ” en el país más importante de la región. 

Algo similar pareciera que ocurrió en Ecuador tras la asunción de Lenin Moreno y el rápido “transformismo” de parte de la dirigencia política del país meridional. 

La elección del camino

Cuando en los cincuenta y los sesenta se cerraron los espacios legales de lucha, la respuesta popular fue la insurrección de masas y la lucha armada. En el naciente siglo XXI, ¿cuál es el nuevo método de lucha que se va a configurar en el campo popular latinoamericano tras el relativo reflujo del ciclo popular? 

¿Es la vía armada? No, puesto que resulta irracional plantear un “pueblo en armas” ante el diferencial estratégico que otorgan las tecnológicas de la información y la comunicación en las manos de los gobiernos de la derecha. 

¿Es la vía democrática? Si, pero en un sentido radical, bien distinto al que orienta hoy a la caduca democracia representativa occidental, llamada a perecer en la región por tres grandes factores: la captura del Estado por parte de los sectores nativos vinculados a la oligarquía transnacional, la emergencia de ese “fascismo del siglo XXI”, y el modo analógico de organización de ese concepto de democracia en un mundo que ya gira a velocidad digital. 

Pese a mantenerse fuerte en el control de algunos gobiernos, y de no abandonar las calles en muchos otros, el campo popular latinoamericano atraviesa, como dijimos, un momento de reflujo relativo. 

En ese escenario, ¿qué significación tiene el momento electoral del 2019? Y más radicalmente, ¿hay 2019? 

La respuesta es sí, y no sólo porque el calendario gregoriano indefectiblemente marche hacia adelante. La política es economía concentrada, y el momento electoral es un momento de realización de la fuerza política que cada proyecto enlaza y acumula socialmente. 

¿Esto alcanza? Evidentemente no. Si las construcciones políticas convierten a las elecciones en su objetivo central, y no en una batalla más (relevante, pero una más), se anulan las posibilidades de comprender que las disputas políticas (y estratégicas) en la actual fase del capitalismo son mucho más complejas que las que se libraron hace 20 años atrás y posibilitaron la llegada de los sectores populares a posiciones de gobierno. 

Paula Gimenez y Matías Caciabue son investigadores argentinos del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE). 

Paz imperfecta

De cómo Uribe y Duque hicieron trizas la paz



Todos suponíamos que, aun con dificultades, la paz se había constituido en el leitmotiv o la razón que guiaba nuestro caminar en una nueva época política en la que predominaba la reconciliación, el pluralismo y la convivencia generalizada.

A partir de los diálogos del gobierno anterior con las Farc, de los acuerdos consolidados con dicha organización, no obstante el tropiezo del plebiscito del 2016, y de la implementación de los consensos alcanzados mediante varios instrumentos institucionales que incluyeron actos legislativos, leyes y decretos extraordinarios del Fast Track, la hipótesis de la paz cada vez era más preponderante tanto en la narrativa de los actores sociales y políticos como en las acciones de estos y de las instituciones principales del campo político (Gobierno, partidos políticos y organizaciones de la sociedad civil)

Desde luego, la mirada cautelosa alimentada por la experiencia internacional y por el análisis de otros elementos de nuestra compleja realidad, hacían pensar en cierta heterogeneidad en la transición desde la guerra a la paz. Los primeros pasos del postconflicto insinuaban con claridad una coexistencia entre los elementos de la pacificación y la herencia bélica de décadas de enfrentamientos violentos. La paz que se proyectaba era imperfecta con una muy fuerte hegemonía de la armonía, con evidentes hechos favorables como las elecciones presidenciales en paz, la consulta anti corrupción y la presencia de una izquierda con apoyos gigantescos en la base popular, sin antecedentes en la historia política nacional.

Sin embargo, la degradación de la construcción de la paz por las distorsiones alimentadas en el gobierno de Santos a la justicia especial de paz, a la reforma agraria y a la sustitución de los cultivos ilícitos, y por la arremetida del bloque político que apalanco el triunfo de Iván Duque, generaron sombras y perplejidades sobre el nuevo escenario.

Pero lo que más ha contribuido a este desvanecimiento es el nuevo auge (2018-2019) de la violencia expresada en el demencial genocidio de cientos de líderes sociales (más de 600), en las masacres y en el atentado como el que se presentó el día 17 de enero en la Escuela Santander de la Policía en Bogotá, con un trágico resultado para dicha institución.

Hoy, no sabemos con claridad si estamos en la paz o regresamos a los tiempos de la guerra como consecuencia del exterminio permanentes de los liderazgos comunitarios y de los actos de guerra que parece son consecuencia del bloqueo canalla desde la esfera gubernamental a la Mesa de dialogo con el ELN, que definitivamente murió por el sabotaje de quienes insisten en la vieja idea de la “guerra total” (prevalente en la Segunda Guerra Mundial y en las guerras contrainsurgentes posteriores) para exterminar el adversario ignorando la reciente doctrina militar de las Fuerzas Armadas que se inclinó por el tratamiento político del conflicto bélico para liquidar la vieja idea de la lucha armada para derrocar las elites dominantes en el Estado, de la manera como se dio en las negociaciones con las Farc con la presencia del General Javier Flórez. ¿Renuncio a esta hipótesis la nueva cúpula militar entronizada por Duque, Botero (Mindefensa) y Ceballos (¿Comisionado de paz?), es la pregunta que nos planteamos. 

La bomba de Bogotá, ¿un falso positivo o acción terrorista del ELN?


Durante el gobierno del Dr. Álvaro Uribe Vélez, se acuño la frase de falso-positivo a las acciones criminales de las Fuerzas Militares, que para ganar monetariamente recompensas ofrecidas por el presidente Uribe, asesinaron a miles de jóvenes acusados falsamente de pertenecer la guerrilla de las FARC-EP. Este hecho aún está impune y la Fiscalía de Néstor Humberto Martínez, no acaba de entregar la información requerida por el Tribunal Penal Internacional, sobre la participación de altos jefes militares vinculados a esos crímenes.
El pasado jueves 17 de enero del año en curso a las 9.30 de la mañana, una bomba detonada al estilo de los terroristas suicidadas del ISI islámico y de los sicarios de la época de Pablo Escobar, los primeros con gran fanatismo religioso, los segundos comprados, porque desesperados por la penuria de sus familias víctima de un sistema cruel y despiadado, vendían sus vidas a cambio de un beneficio financiero a su esposa madres e hijos.
La bomba detonada en la Escuela de Cadetes de la Policía General Santander, es un acto criminal y debe ser condenada por toda la sociedad, pero también investigada de manera profunda e imparcial, algo de lo que carece en Colombia hace muchos años. Cualquier acción violenta que se comete en la hermana Colombia, de manera inmediata es atribuida a la guerrilla. Como sucedió en este caso, sin mayor empacho y ninguna prudencia el presidente Iván Duque, quien estaba fuera de Bogotá, al conocer el acto terrorista y al parecer desde la nave aérea donde viajaba y desde su Twitter responsabilizó al ELN de ser los autores de tal brutal acción. Una declaración absolutamente irresponsable y más dicha por el Jefe de Estado, cuya investidura ahora limita y condiciona cualquier investigación sobre este atentado.
Evidentemente el acto cometido es un hecho político, pero la primera valoración es tener presente a quién beneficia esta criminal acción, veamos, no es al Ejército de Liberación Nacional (ELN) organización que aguarda desde hace varios meses por una decisión del Gobierno de continuar en Cuba las conversaciones para buscar una solución política y pacífica al conflicto social armado entre esta organización político-militar y el Gobierno. El beneficio político de este hecho vandálico favorece más a los opositores a que se concrete una acuerdo de paz con el ELN.
Fue el presidente Duque el que ante la negativa del gobierno de Ecuador de seguir siendo sede de las conversaciones, solicitó al Gobierno cubano que aceptara ser la sede de la mesa de diálogo, pero al mismo tiempo no tomaba la decisión de enviar a sus representantes a La Habana, a conversar con la delegación del ELN presentes en la capital cubana y esperando, no lo más contradictorio de esta situación, eran las diversas declaraciones del Presidente, de exigirle al ELN, acciones inaceptables, porque en esencia planteaba la rendición, o sea pedía algo imposible a que esta organización accediera. En definitiva lo real, es que hace mucho tiempo el gobierno de Duque siguiendo las indicaciones de su mentor el senador Álvaro Uribe Vélez, no le interesa continuar los diálogos de paz con la guerrilla del ELN, ni cumplir los Acuerdos de Paz con las FARC-EP.
En esta encrucijada, este gobierno y el anterior, que tampoco quería concretar un acuerdo con el ELN, han venido desarrollando diversas fórmulas que dieran al traste con los diálogos, acusaron a esta guerrilla de armar a una supuesta organización llamada MRP de haber colocado la bomba en el Centro Comercial Andino, donde perdieron la vida tres personas, por ese hecho guardaron o guardan prisión un grupo de jóvenes estudiantes, algunos como el sonado caso de Mateo Gutiérrez, quien en el juicio salió absuelto por su comprobada inocencia. Mucho más reciente el propio Duque armó otro show, planteando que Cuba debía extraditar a Colombia al Comandante en Jefe del ELN Nicolás Rodríguez, (Gabino) quien por razones humanitarias está recibiendo tratamiento médico y quien por decisión del ELN formaría parte de la delegación que estará en la Mesa de Diálogo. Ha habido otras muchas acciones muy pocos conocidas para dar al traste con la las conversaciones. Al parecer está bomba ha venido como anillo al dedo para desatar la supuesta ira de Duque, al tomar, sin ninguna base seria y responsable, como corresponde a un Jefe de Estado, la decisión de romper el proceso. Decisión que hoy una buena parte de la sociedad colombiana le están cuestionando y exigiendo se retracte.
Examinemos algunos datos, el Fiscal Néstor Humberto Martínez, basa sus acusaciones en que la camioneta Nissan Patrol color gris modelo 1993 de placas LAF-565 es de Arauca, tripulada por José Aldemar Rojas, quien conduciendo dicho vehículo y que en la entrada del lugar se hizo la revisión de rutina y en el momento en el que los caninos percibieron la carga explosiva, el hombre habría acelerado el vehículo e ingresado a la fuerza, estrellándose contra uno de los edificios unos 100 metros más adelante y produciendo la explosión cargada con 80 kg de pentolita, e inmolándose en un acto suicida y con el fatal y lamentable resultado de la perdida de vida de 21 policías y 68 heridos de los cuales 58 ya han sido dados de alta.
O sea se hizo la revisión de rutina y son los caninos los que percibieron la carga explosiva, quiere decir que la documentación entregada para la revisión estaba en orden, sí no es por los perros el carro bomba hubiera seguido tranquilamente y colocado donde considerara el sujeto que lo conducía. Entonces ¿quién le proveyó a Aldemar Rojas una documentación que no fue percibida como irregular por las posta y son los perros lo que encienden las alarmas?. ¿Cómo explicar este hecho? ¿Y si no hubiera habido caninos entrenados para estos menesteres que hubiera sucedido?.. No suena raro este hecho.
Aquí cabe preguntarse como sabían que llevaba 80 kilos de explosivo pentolita y además como en tan poco tiempo precisaron el tipo de explosivo usado. ¿En tan pocos minutos los peritos llegaron al hecho y pudieron determinar todo estos datos? Toda esta información entregada por la Fiscalía tiene mal olor. No olvidar que el Fiscal Néstor Humberto Martínez está cuestionado por corrupción y que miles de colombianos la pasada semana se manifestaron pidiendo su renuncia, su conducta no es muy respetada y su comprometimiento lo pueden conducir a favorecer a los señores de la guerra.
Según la Fiscalía, Aldemar Rojas había sido miliciano por 25 años del ELN y estaba en la guardia personal del Comandante Gabino, algo contradictorio, porque si estuvo en la guardia de Gabino, no era un miliciano, sino un integrante de la guerrilla. Pero por otro lado las propias autoridades judiciales, señalan que este individuo no tenía ningún antecedente policial pues en la base de datos, no aparece con orden de captura vigente o pendientes judiciales. Solo aparece que tenía una mano amputada. El ministro de Defensa en el encuentro con la prensa dio a conocer que Aldemar Rojas fue Jefe de varios frentes guerrillero del ELN, entre ellos el Domingo Lain. Y que en los últimos años se volvió entrenador explosivista.
Es poco creíble que un hombre con 25 años en la guerrilla y que se haya desempeñado como escolta del máximo jefe del ELN, haya sido jefe de frentes guerrillero incluido el famoso Frente Domingo Lain no aparezca con ningún dato en su contra, lo que demuestra por el momento la incongruencia de las acusaciones contra el ELN.
Según el periódico bonaerense Página 12, la opinión publica en Bogotá, es que para el gobierno, se trató de una demostración de fuerza de la guerrilla del ELN. Sin embargo, otros creen que podría ser un autoatentado como los provocados por el ejército colombiano durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez. O sea, la balanza se inclina más para un Falso Positivo, que una acción del ELN.
Por último y muy criticado por unos y otros la declaración del presidente Duque, solicitándole al Gobierno cubano que entregue y califica de criminales a los delegados del ELN que forman parte de la representación de esa organización en la Mesa de Diálogo, la respuesta del gobierno de Cuba a través de su ministro de relaciones exteriores Bruno Rodríguez fue claro y contundente: #PazColombia @CubaMINREX actuará en estricto respeto a los Protocolos del Diálogo de Paz firmados entre el Gobierno y el ELN, incluido el Protocolo en Caso de Ruptura de la Negociación. Está en consulta con las Partes y otros Garantes. #Cuba reitera sus condolencias a #Colombia.
El comentario de la revista Semana sobre la petición de Duque es muy dicente al señalar. “El comunicado virtual poco sorprende. Nadie esperaba que Cuba accediera al pedido del presidente Iván Duque, que comentaristas de ambos espectros de la esfera política colombiana consideraron infortunado. El pedido resulta como mínimo extravagante en términos de relaciones exteriores, pues hace tan solo unos meses le había pedido a la isla recibirlos”.
Esperemos que detrás de esta solicitud del presidente Iván Duque a Cuba de entregar a los integrantes de la Mesa de Dialogo y pedirle a la Fiscalía que active las ordenes de captura contra estos delegados del ELN y los acuse de terrorista, y meterlos en la lista roja de interpol, no tengan la cobarde y sucia intención contra Cuba, país que se ha esforzado con mucho sacrificio por contribuir a la paz en Colombia, pero que tenga presente que con Cuba no se juega y que llevamos 60 años sin claudicar en nuestros principios, éticos, morales y revolucionarios.

Tony López R., Periodista, politólogo y analista internacional.

La propuesta de Prosur, satanización de la integración y fracaso de la OEA


Foto: CELAC 

El 14 de enero el presidente de Colombia, Iván Duque, lanzó su idea de crear una nueva instancia de integración regional sudamericana que reemplace a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), en un plan para desarticular todos los espacios de coordinación política y/o integración latinoamericano-caribeña, que devela también el fracaso de la Organización de Estados Americanos (OEA), manejada por EEUU.

Según Duque, su propuesta cuenta con el aval del chileno Sebastián Piñera, mientras intenta sumar aliados para dar nacimiento al nuevo agrupamiento “que más que una organización burocrática o al servicio de un gobierno particular, será un organismo de coordinación suramericana”, una herramienta "de políticas públicas, en defensa de la democracia, la separación de poderes y la economía de mercado".

En definitiva, significa la conformación en la región de un bloque ideológico, de derecha, de gobiernos conservadores, que no están de acuerdo con el concepto de integración que existía hasta este momento y que era liderada por países como Brasil, Ecuador, la propia Venezuela y Bolivia.

No se trata de discutir, debatir, acordar, buscar consensos, negociar unívocamente ante el mundo, sino que a través de una cúpula de presidentes de derecha y en el nombre del libre mercado, se abra camino a los intereses de EEUU, sus trasnacionales y el capital financiero. Quizá ni siquiera necesiten reunirse: pueden acordar por Twitter, que hasta significa un ahorro de palabras y de ideas.

Pero, más allá de seguir los dictados de Washington, los jefes de estado tienen sus proyectos e intereses propios, que no siempre son complementarios.

El reciente encuentro en Brasilia entre Mauricio Macri y Jair Bolsonaro lo demostró ya que solo acordaron revisar el arancel externo común del Mercosur, mejorar el acceso a mercados y avanzar en la facilitación del comercio y la convergencia regulatoria. Hablaron de la necesidad de “modernizar el Mercosur y de avanzar hacia un espacio de integración que se adapte a los desafíos del siglo XXI y que aproveche las oportunidades que el mundo ofrece”.

Ernesto Samper, expresidente colombiano y último secretario general de Unasur, señala que este organismo, en sus 10 años de existencia, puede demostrar que en otras oportunidades convivieron dentro de este espacio gobiernos de distinto signo ideológico, lo que permitió avanzaren temas fundamentales como la conformación del Consejo Suramericano de Defensa, que de alguna manera reafirmó la condición de la región como una zona de paz en el mundo.

A ello se puede sumar el Consejo Electoral que presidió más de 110 elecciones y envió más de 20 misiones electorales, o los avances que se hicieron en materia de salud a través del Instituto de Salud o las obras de infraestructura proyectadas para integrar la región, el proyecto de fibra óptica común que rompiera la dependencia de las megaempresas cibernéticas, los consejos de participación ciudadana, por ejemplo.

A pesar de todos estos avances, hay una idea distinta sobre lo que es la integración, alimentada por un pensamiento conservador que se podría expresar a través de un acuerdo en la misma Unasur, si es que el asunto se trata de darle un giro a los programas y a los 23 grupos de trabajo que todavía hoy están trabajando en la identificación de una agenda de intereses públicos, añade Samper en entrevista con el analista Pedro Brieger.

El retiro (solitario y siquiera concretado) de Colombia de Unasur va a producir un gran aislamiento de Colombia de la región, en momentos en que ésta se está viendo atacada desde distintos frentes, especialmente el de EEUU. “No podemos jugar a un aislamiento de Venezuela que termine legitimando una salida de carácter cruento o fáctico a la situación que actualmente se vive en la región, sin proponer o liderar para que haya una salida que sea el resultado de un acuerdo entre los actores políticos”, destaca.

Unasur hizo aproximaciones muy productivas entre los distintos actores políticos de Venezuela, tres etapas de negociaciones que permitieron que se eliminara la violencia como forma de hacer política, que fueron conducidas por los expresidentes Martín Torrijos (Panamá), Rodríguez Zapatero (España) y Danilo Medina (República Dominicana).

A partir de ese supuesto se intentó un diálogo entre los sectores políticos, orientado a la conformación de tres espacios: uno de garantías electorales, otro sobre reformas institucionales, y el tercero para orientar la parte social y la estabilización, con medidas de carácter cambiario, antiinflacionario, medidas de subsidios y de ajustes de precios de combustibles. El diálogo fue bombardeado por el gobierno de EEUU.

Mientras, la CELAC, el más importante instrumento de integración en la medida en que agrupa a los 33 países de América Latina y el Caribe (sin EEUU y Canadá) y más de 600 millones de habitantes, tiene entre sus temas de trabajo el desarrollo social, la educación, el desarme nuclear, la agricultura familiar, la cultura, las finanzas, la energía y el medio ambiente. Hay que recordar que la CELAC declaró a la América Latina y el Caribe como zona de paz, llamando a un desarme nuclear general y completo en el mundo, y a resolver las diferencias políticas de manera pacífica y democrática.

Los sepultureros

Duque tomó la delantera en su afán de demostrar que bien puede coinvertirse en brazo ejecutor de las políticas estadounidenses, pero tendrá competencia, ya que otros mandatarios quieren demostrar lo mismo, en especial el brasileño Jair Bolsonaro, y también el chileno Piñera y el argentino Mauricio Macri.

El gobierno colombiano ya había pateado el tablero, cuando en agosto de 2018 anunció su retiro de Unasur, cuatro meses después que junto a otros países sudamericanos -Argentina, Paraguay, Brasil, Chile y Perú- suspendiera su participación, en la ofensiva de la nueva derecha para sepultaron los organismos de integración como el Mercado Común del Sur (Mercosur), Unasur y la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (Celac).

Fueron estos países los que trabajaron para sepultar Unasur, organismo autónomo de los mandatos de Washington, que había sido rápidamente vaciado, dejándolo sin secretario general desde febrero de 2017. A estos cinco países se sumó en julio pasado el anuncio del presidente de Ecuador, Lenín Moreno, de desalojar la sede del organismo en la Mitad del Mundo.

El objetivo de Duque y sus socios es, principalmente, seguir los dictados de Washington para que desde Prosur se coordinen acciones conjuntas para que "termine" el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, al cual calificó como una "dictadura".

Las intentonas realizadas en el marco de la OEA –promovidas por EEUU y el procónsul y secretario general del organismo panamericano Luis Almagro- no prosperaban por un hecho simple: no alcanzaban jamás consenso para desestabilizar Venezuela, ya que en la OEA participan países centroamericanos y caribeños.

EEUU ya no puede ser considerado como un socio confiable, en una decadente OEA, porque la agenda de Washington es esencialmente antilatinoamericana, que va en contra de los migrantes latinoamericanos con la construcción del muro con México, que desatiende los compromisos relacionados con el calentamiento global o subiendo aranceles a nuestros productos.

“Es una agenda antihemisférica en el sentido más exacto de la expresión; por eso no creo que se justifique que, además de los ocho mecanismos de integración que ya existen, ahora creemos uno distinto solamente para identificar unas pretensiones de derecha respecto a lo que debe ser la integración”, señala Samper.

No es un organismo… ¿qué es?

Duque definió el Prosur como una fuerza de coordinación (o de transmisión de los dictados de Washington), un foro de alto nivel; sin raigambre política, institucional ni económica. No un organismo: lo que Duque rechaza es una institucionalidad (acompañada de su burocracia), reglamentos, obligaciones.

La consigna de los gobiernos neoliberales es la de “integrarse al mundo”. En años pasados, Chile y México entraron a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y al Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), y los segundos firmaron un Tratado de Libre Comercio con EEUU.

Colombia se integró a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y con EEUU estableció el Plan Colombia, que supuso la instalación de siete bases militares estadounidenses en su territorio.

El analista argentino Federico Larsen señala que quienes impulsan Prosur son países que "prácticamente desde hace 30 años están totalmente por fuera de la integración latinoamericana". "Que ahora tengan estas posiciones habla de una necesidad por parte de ciertas fuerzas a nivel internacional como Washington, de empezar a presionar para redireccionar los esfuerzos a nivel diplomático".

Ya lo habían intentado con el llamado Grupo de Lima, conformado por 14 países. Trece de ellos -Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía– dijeron que desconocerían al presidente venezolano y México se abstuvo. El fracaso quedó manifiesto cuando muchos de ellos debieron luego rectificar su posición.

La posición mexicana, de reivindicar la no injerencia en asuntos de terceros países, marca un alerta para los prosuristas. Hoy México puede jugar un papel muy importante en esta coyuntura y en un escenario que se debe preservar, el de la Celac, que compaten todos los países latinoamericanos y caribeños juntos… y sin Estados Unidos.

El impulso del “otro” Brasil

Unasur se constituyó formalmente en 2008, pero la cancillería brasileña tenía ya en mente convertir el grupo de Río, de consulta política sudamericana, en un organismo donde pudiera proyectar los intereses brasileños a una plataforma regional, alternativa a la insistencia de EEUU en las llamadas Cumbres de América, para formalizar el Área de Libre Comercuioi de las Américas (ALCA)

En la propuesta brasileña que se discutía en las cancillerías sudamericanas, destacaban los temas de financiamiento e infraestructura (en especial previstos para la expansión de las trasnacionales brasileñas como los grupos Odebrecht, Camargo Correia, Andrade Gutierres, OAS, entre otros), para lo cual ya había creado el Banco Nacional de Desarrollo (Bndes), con alcance regional.

Convergencia

Ante el arcoiris de organismo de cooperación, diálogo e integración subregional, muchos de ellos en crisis y/o parálisis, se hace necesario pensar en una matriz de convergencia, de forma de terminar con la confusión, el caos, las duplicidades y los costos burocráticos innecesarios, que hoy sirven para satanizarlos desde los gobiernos de derecha, alineados con Washington.

Mercosur, Unasur, ALBA, la Alianza del Pacífico, el Sistema de Integración Centroamericana, la Integración Caribeña, el Pacto Amazónico, entre otros, debieran converger hacia una CELAC fortalecida, con una Secretaría General fuerte que permita que todos los países unificadamente puedan encontrar unos caminos comunes para salir todos adelante, propone Samper.

Ya que Brasil está renunciando a su protagonismo desde Unasur y Mercosur y a través de su búsqueda de entendimientos con la Alianza del Pacífico, hoy aparece México, con una política exterior –aparentemente- latinoamericanista, que bien pudiera liderar esta convergencia en la Celac, y rescatar los procesos que llevaron tanto esfuerzo y que por fin presentaron a nuestra región unida, coordinada, ante el mundo.

Más allá que simbólicamente se quiere sepultar al Mercosur, a la Unasur y a la Celac, los organismos de coordinación-integración eminentemente latinoamericano-caribeños (sin participación de Estados Unidos y Canadá), puede significar la agonía de la OEA, tan dependiente de Washington y tan carente de credibilidad.

Aram Aharonian

Periodista y comunicólogo uruguayo. Magíster en Integración. Fundador de Telesur. Preside la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA) y dirige el Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)


https://www.alainet.org/es/articulo/197641

lunes, 21 de enero de 2019

Sin documentos, transita grupo de mil migrantes por Oaxaca

Continúa registro en Tapachula

En Chiapas, 4 mil 511 centroamericanos tramitan tarjeta humanitaria para ingresar al país

Durante las primeras horas de ayer arribó un primer contingente de mil centroamericanos a territorio oaxaqueño, por el municipio Chahuites, a bordo de 13 autobuses; después continuaron su trayecto, algunos a pie sobre la carretera federal Panamericana, otros pidieron aventones, para luego reunirse en Tapanatepec.
La caravana arribó al estado de Oaxaca después de salir, alrededor de las 4:30 horas, del poblado de Huixtla, Chiapas; otro contingente mayor continúa en la entidad chiapaneca con miras a llegar al poblado de Mapastepec y podría ingresar este lunes a territorio oaxaqueño.
En Tapanatepec los migrantes se refugiaron en el auditorio principal, en el parque central y otros sobre banquetas de las calles colindantes con el centro de la población; y de inmediato se instaló una mesa de registro para conocer a detalle el número de niños, jóvenes, adultos y mujeres que acompañan a esta caravana.
Personal de la Coordinación de Protección Civil en el Istmo y de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos fueron los únicos que recibieron a los migrantes, además de que los elementos policiacos municipales también estaban al tanto de lo que requerían.
Mientras, en Tapachula, Chiapas, el Instituto Nacional de Migración (INM) informó que al corte de este domingo se habían registrado 4 mil 511 centroamericanos –de los que 3 mil 597 son hondureños– para solicitar la tarjeta migratoria por razones humanitarias para permanecer en México, de las cuales se habían entregado 28 hasta las 15 horas.
Fuentes gubernamentales dijeron que los integrantes de la caravana que ya se encuentra en Tapanatepec, Oaxaca, son hasta ahora los únicos que sin documentación migratoria avanzan por territorio mexicano hacia la frontera norte.
Otro contingente de 400 o 500 permanece en el parque de Tapachula, donde este domingo empleados de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados colocaron mesas y los registraron para que obtengan la tarjeta en un plazo de cinco días. Las fuentes comentaron que más de 3 mil personas están en la frontera esperando la respuesta a la solicitud que hicieron al gobierno mexicano para que les dé la tarjeta por razones humanitarias, con la que podrán transitar por el país o buscar trabajo. Los registros continuaron este domingo.

Corresponsales
Periódico La Jornada

Por causal de género, casi 14% de solicitudes de refugio en 2011-2016

De 415 casos, 57.3% son mujeres

De 3 mil 975 personas reconocidas por el gobierno mexicano como refugiadas entre 2011 y 2016, 556 (13.98 por ciento) alegaron ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) motivos de persecución por género, señala el Programa de Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana (Uia) Ciudad de México.
En su informe El género como causal del reconocimiento de la condición de refugiado en el sistema de asilo mexicano, indica que poco más de la mitad de los casi 4 mil reconocimientos de refugio bajo las cinco causales existentes en la ley, se dieron durante 2016, mayoritariamente por personas provenientes de Honduras.
El documento de 30 páginas señala que desde su inclusión legislativa en 2011, la causal de género se ha utilizado en múltiples ocasiones para el reconocimiento de la condición de refugiado, por lo que se ha convertido en la segunda más usada después de la de pertenencia a determinado grupo social.
Aclara que aunque la causal de género se ha utilizado para el reconocimiento de la condición de refugiado en 415 casos, tras un análisis de las resoluciones de la Comar se observó que 556 personas reconocieron haber solicitado el asilo bajo este argumento.
De estos 415 casos, 57.3 por ciento correspondió a mujeres y 42.7 a hombres. No obstante, el programa universitario aclara que la información obtenida de la Comar no toma en cuenta a personas intersexuales o transexuales.
Cabe aclarar que la Comar ha reconocido la condición de refugiado por la causal de raza, religión, nacionalidad, género, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, en términos de la fracción I del artículo 13 de la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político, publicada el 27 de enero de 2011.
El informe elaborado por el Programa de Derechos Humanos de la Uia indica que si bien la causal de género se pensó como un mecanismo para responder a las situaciones de personas discriminadas por sus preferencias sexuales, así como a actos de violencia sexual, doméstica y familiar y mutilación genital femenina, se plasmó con gran ambigüedad de contenido en la ley y su reglamento.
Esto ha generado que desde su inclusión existan dos formas de interpretación normativa: la primera, para reconocer como refugiadas a personas que huyen de violencia doméstica o de género; la segunda se ha aplicado a las personas LGBT.
Muchos de esos casos debieron haberse analizado de acuerdo con la causal de género; sin embargo, 50 por ciento se resolvió por la de pertenencia a determinado grupo social, lo que invisibiliza el aspecto estructural de la persecución por género contra esta población.

Periódico La Jornada

American curios : Entre el fin y el principio



Foto
▲ Nathan Phillips, activista, veterano de la guerra de Vietnam y defensor de los derechos de los indígenas estadunidenses, encabezaba el fin de semana una manifestación en el monumento a Lincoln, en Washington, cuando fue rodeado por adolescentes blancos que lo encararon y se burlaron de sus cantos al grito de: construyan el muro.Foto tomada del video difundido por el diario Washington Post

A veces uno cree que el deterioro de un país ya tocó fondo, que las cosas han llegado a un nivel tan extremo que o hay una rebelión popular para rescatar a todos o ya no hay salvación. Esta semana –como en tantas otras– hubo ambas cosas.
Un informe oficial del inspector general del Departamento de Salud emitido el pasado jueves reveló que la política de separación de menores de edad de sus padres que migraban a Estados Unidos empezó casi un año antes (en septiembre de 2017) de lo que el gobierno había dicho, que continúan las separaciones aun después de que un juez suspendió esta práctica y que afectó a miles más de pequeños (el gobierno antes dijo que fueron poco menos de 3 mil) y que el número total de niños separados de un padre o tutor por autoridades de inmigración es desconocido .
Poco después, el senador Jeff Merkley divulgó un memorando oficial fechado a finales de 2017 que demuestra, acusó, que el gobierno de Trump tenía la intención de traumatizar a niños y crear intencionalmente una crisis humanitaria en la frontera.
Otro momento: al concluir un acto de activistas indígenas estadunidenses en el Monumento a Lincoln, en Washington, fueron rodeados por adolescentes blancos, algunos con camisetas de escuelas católicas y casi todos con gorras rojas con el lema de Trump, “ Make America great again” que habían llegado a Washington a participar en una marcha contra el aborto. Empezaron a burlarse del canto tradicional, imitándolo, brincando, y de repente empezaron a corear: construyan el muro, construyan el muro, en referencia al muro fronterizo de Trump. Uno, con una sonrisa agresiva, se paró directamente frente al reconocido líder indígena Nathan Phillips, quien continuó con su canto tocando su tambor. Todo fue capturado en video.
Con lágrimas, Phillips, del pueblo Omaha, veterano de la guerra de Vietnam, ex director de la Alianza de Jóvenes Indígenas, defensor de los derechos indígenas de toda la vida, incluida la resistencia histórica de Standing Rock, comentó a periodistas que era un momento de gran tristeza enfrentar a estos jóvenes, y afirmó que en estas tierras nunca hubo muros.
No podría haber expresiones más claras de la vida nacional en el régimen de Trump. Pero peor aún es la falta de una respuesta lo suficientemente masiva ante cuestiones tan atroces, bárbaras y crueles que hacen surgir la pregunta de que si esto es tolerable tal vez ya no hay remedio en este país.
Pero, pero, pero… no se puede despreciar el coro feroz de críticas, condenas y promesas de acciones judiciales en torno a la noticia sobre la separación de niños y, por supuesto, la ira y la denuncia del acto de agresión racista de los jóvenes. En otras esquinas continúa la masiva huelga de maestros en Los Ángeles, con un maravilloso nivel de apoyo no sólo en esa ciudad, sino a través del país, que busca rescatar el sistema de educación pública de las garras de los multimillonarios y sus políticos que durante los últimos años han intentado controlar, privatizar y lucrar con ese sector. Miles participaron en la tercera edición de la Marcha de las Mujeres en decenas de ciudades el sábado (a pesar del debilitamiento del primer repudio masivo a Trump por divisiones internas, para variar).
O sea, hay señales del otro Estados Unidos que podrían ser avisos, aún, de un nuevo principio. De hecho, algunos ya tienen listos los titulares de un periódico nacional sobre el triunfo de un movimiento multirracial encabezado por mujeres.
Más de 25 mil ejemplares de un Washington Post diferente fueron distribuidos el miércoles en la capital, incluso frente a la Casa Blanca, junto con una versión online, la semana pasada, con lo que muchos desean sean las próximas noticias en un futuro muy cercano (la edición especial está fechada 1º mayo de 2019), insistiendo en que “lo de Trump se acabó, si eso quieres”.
Así están las cosas, entre fin y principio.

Tiempo de decisiones



En Estados Unidos corren tiempos de decisiones cuya secuela pudiera afectar a millones de sus ciudadanos y, vale decir, a más de otros países. Una de esas resoluciones será la forma en que se procesen las candidaturas de quienes pretendan suceder al presidente Donald Trump desde el Partido Demócrata el año próximo.
En esa ala política cada vez más aspirantes estiman necesario incorporarse al llamado a enfrentar al actual huésped de la Casa Blanca con propuestas para frenar sus intenciones de relegirse como primer mandatario de EU.
Entre quienes buscan la candidatura demócrata en 2020 están aquellos que proponen cambios radicales en su partido y quienes apuestan por una política conciliatoria más cercana al centro del espectro en el que parecen militar el mayor número de votantes independientes.
Nadie sabe con exactitud cuál será el resultado de la confrontación definitiva entre esas dos vertientes de la ideología liberal, característica de los demócratas.
Por lo pronto, Nancy Pelosi, líder de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, salió airosa de una minirrebelión de la izquierda de su grupo parlamentario. Tuvo que usar toda su experiencia política para contener a más de 40 legisladores que pretendían elegir a un líder más joven y acorde con sus ansias de cambio radical hacia la izquierda. Pelosi consolidó su liderazgo con el apoyo de una mayoría de sus compañeros que, por lo visto, piensan que no es el momento de dar un giro extremo. Para muchos de ellos, a pesar de las torpezas del señor Trump y la complacencia del Partido Republicano con sus desatinos, los estadunidenses, particularmente los sufragantes independientes, no están dispuestos aún a abjurar de una política más conciliadora que evite un antagonismo más profundo en la sociedad. Por ahora, la batalla por el alma del Partido Demócrata fue pospuesta. Pero no será por mucho tiempo, ya que en no más de seis meses el proceso para elegir al candidato a la presidencia entrará en su fase más intensa.
Entre los problemas más graves que la señora Pelosi deberá resolver está la insistencia de los legisladores de su partido para que se inicien los pasos necesarios para defenestrar al presidente Trump. Hay una clara división en el seno de su grupo parlamentario en torno a la conveniencia de proceder o aplazar ese proceso.
Para muestra...
En este sentido vale dar cuenta de un artículo publicado recientemente por el historiador y periodista Yoni Appelbaum en la revista The Atlantic, en el que ofrece algunas de las claves que pudiesen abonar en esa decisión.
En la historia de los procesos para defenestrar a un jefe de Estado hay evidencias de que en lugar de lograr ese objetivo, los presidentes se han fortalecido, señala.
El caso más reciente fue en 1998, cuando la oposición intentó afectar a Bill Clinton. Su popularidad creció e incluso algunos republicanos se solidarizaron con él. Por esa razón, Pelosi y su antediluviano equipo consideran que sería un error intentar un proceso que tuvo consecuencias contrarias a las que se pretendían. No obstante, continúa Appelbaum, en el caso de Trump, incluso si no se lograra reunir los votos necesarios para dicho proceso, el mandatario tendrá que emplear una buena parte de su tiempo tratando de defenderse de la serie, cada vez más larga, de cargos en su contra.
Memoria pública
Más aún, algunas de las acusaciones que con el tiempo han pasado a segundo término, e incluso han sido olvidadas, se refrescarían en la memoria de la opinión pública.
De esa manera se pondría a salvo el orden constitucional que Trump ha intentado menoscabar una y otra vez, concluye el historiador y ex catedrático de Harvard.
De no ponerse de acuerdo las corrientes que hoy por hoy existen entre los demócratas sobre el rumbo a seguir, y con ello en la selección de su candidato presidencial, se pudiera abrir la puerta a la relección de Trump o algún otro candidato de su propio partido que le dispute la presidencia.

Dos de cada tres activistas asesinados pertenecen a movimientos medioambientales

El precio de defender la tierra

Las mujeres que buscan la protección de los derechos de las comunidades indígenas tienen que hacer frente a la represión de los poderes económicos, pero también a la coacción y violencia que hay dentro de las propias comunidades indígenas que, ancladas en la tradición patriarcal, impiden que las mujeres tengan relevancia dentro de las decisiones políticas.

Un activista coloca un cartel que denuncia la extracción ilegal de madera en el Amazonas. AFP/MARIE HIPPENMEYER 
Un activista coloca un cartel que denuncia la extracción ilegal de madera en el Amazonas. AFP/MARIE HIPPENMEYER  
Defender la tierra sale caro. Tan caro, que se paga con la vida . La lucha por el cumplimiento de los Derechos Humanos siempre escondió riesgos, sobre todo si tiene un enfoque medioambiental destinado a proteger las tradiciones y propiedades de las comunidades aborígenes. Tanto es así, que desde 2014 se han reportado más de 800 asesinatos , según el informe de Front Line Defenders sobre la represión y coacción que se da en algunos países latinoamericanos. De los crímenes acontecidos en el último año, puntualiza el estudio, dos tercios se llevaron la vida de personas que “trabajaban en la defensa de los derechos medioambientales, el derecho a la tierra y los derechos de los pueblos indígenas, a menudo en zonas rurales aisladas”.
Los datos —aún por actualizarse, pues el informe llega hasta septiembre de 2018— reflejan una práctica represiva propia de un continente que atrae la atención de los poderes económicos y empresariales, “debido a los recursos naturales que posee”, asegura a Público Ignacio Montano, portavoz de Amnistía Internacional . El experto pone el foco en la libertad con la que operan las grandes empresas en Latinoamérica y en como los poderes estatales hacen caso omiso a los derechos de los pobladores indígenas de algunas zonas de Honduras, México, Colombia o Brasil, entre otros.
"La mayoría de los homicidios quedan impunes y los perpetradores se ven con la tranquilidad de poder seguir actuando sin consecuencias"
“Las empresas tienen gran influencia y están en coordinación con los gobiernos estatales. Así, la mayoría de los homicidios quedan impunes y los perpetradores se ven con la tranquilidad de poder seguir actuando sin consecuencias”, explica el Montano.
La extracción de gas del proyecto Camisea en la Amazonía peruana por parte de Repsol, la construcción del complejo hidroeléctrico Renace por parte del Grupo ACS en Guatemala o el Corredor Eólico del Istmo de Tehuantepec en México que involucra a Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Acciona y Renovalia son algunos de los negocios transnacionales recogidos por el informe El Ibex 35, en guerra contra la vida , elaborado por Ecologistas en Acción, OMAL-Paz con Dignidad y Calala Fondo de Mujeres.
Para Serlinda Vigara, portavoz de Ecologistas en Acción , la violencia hacia los activistas medioambientales en Latinoamérica deja asesinatos y muertes, pero también otro tipo de violencias. "En todos los casos analizados detectamos contextos comunes en las que las defensoras y defensores del medio ambiente que se oponen a los intereses corporativos son objeto de procesos de criminalización, acoso, persecución, estigmatización, judicialización, amenazas y agresiones", explica.
En este conflicto de intereses entre las empresas, estados y comunidades se suele utilizar a pistoleros y miembros de seguridad privada convertidos en grupos paramilitares. Miguel Ángel Soto, experto en Derechos Humanos de Greenpeace menciona la conocida masacre de Colniza para ejemplificar el funcionamiento de los mecanismos represivos. “Un crimen en el que el propietario de un aserradero, que sigue en libertad hoy en día, aparece como principal interesado en la muerte de los colonos que protestaban en contra de la deforestación”, narra Soto, para denunciar la impunidad que permite que esa madera manchada de violencia “siga llegando al puerto de Vigo”.
Las mujeres, principales defensoras de la vida
En esta espiral de violencia y muerte que busca acallar a quienes luchan por los derechos de la tierra y las comunidades indígenas, las mujeres se convierten en las principales damnificadas. Lo son porque “están vinculadas a la protección y a la defensa de lo necesario para vivir”, expone Vigara, quien señala el “vínculo entre el género y el medio ambiente que pone a las mujeres en el punto de mira de los intereses comerciales y explica la persecución que sufren”.
“Ponen sus cuerpo para defender la vida y por ello son víctimas de violaciones, abusos sexuales, hostigamientos a sus familias, se ven expuestas a campañas de desprestigio que cuestionan sus compromisos familiares”, añade la portavoz de Ecologistas en Acción.
Dentro de la propia violencia específica que reciben las defensoras de la tierra, hay que sumar la discriminación y el acoso que pueden experimentar en el seno de los propios colectivos autóctonos, que en muchos casos se presentan anclados en unas tradiciones misóginas y patriarcales. “Este doble ataque se explica por un lado porque son defensoras de la tierra que se enfrentan a las injusticias, pero por otro, porque actúan en contra de las tradiciones donde la mujer no tiene espacios”, argumenta Montano.   
 
  Grafiti de Berta Cáceres en Tegucigalpa. WIKIPEDIA   
Grafiti de Berta Cáceres en Tegucigalpa


Bolsonaro y el “terrorismo” de los activistas
La llegada Bolsonaro no va suponer grandes cambios para los defensores y defensoras de la tierra en Brasil, un país donde apenas se respetan los derechos de las comunidades indígenas y de los grupos ecologistas. “Antes de que llegase Bolsonaro ya se encontraban en peligro”, puntualiza Montano, de Amnistía Internacional. Sin embargo, la llegada del nuevo presidente de extrema derecha, lejos de mejorar las condiciones, “sólo puede agravar las cosas”, opina, por su parte, Soto.
De hecho, el líder brasileño ya ha aprobado un decreto que abre las puertas al uso de las armas , en un país que en 2017 batió los récords de homicidios. Una decisión que según Greenpeace traerá más violencia y más asesinatos, en tanto que el país latinoamericano tiene abierto un gran número de conflictos por la propiedad de la tierra de los pueblos aborígenes. “Básicamente, Bolsonaro está diciendo a la gente que dispare”, apuntan desde la organización ecologista.
Pero el hecho de que los terratenientes puedan portar armas no es la única medida que da garantías de impunidad a los crímenes contra los defensores de los Derechos Humanos. Tanto es así, que el nuevo Ejecutivo ya se ha posicionado abiertamente de parte de las grandes empresas que explotan los recursos y ha anunciado que impulsará un decreto para calificar de terroristas a todas las organizaciones del Movimiento Sin Tierra .
Trabajar contra la violencia
Los datos de Front Line Defenders se van actualizando a diario mientras los activistas mueren. De hecho, según la organización, en lo que va de 2019 —menos de un mes— en Colombia ya han sido asesinados seis activistas . Desde Ecologistas en Acción señalan a Público que el remedio contra esta lacra pasa por “impulsar y establecer marcos normativos nacionales e internacionales jurídicamente vinculantes sobre empresas transnacionales".
Desde Greenpeace, por su parte, reclaman una ley de diligencia debida que "obligue a las empresas a establecer análisis de riesgos en sus cadenas de suministros". "No hay un marco jurídico que obligue a las empresas a cumplir con los Derechos Humanos, por lo que pueden hacer en el extranjero cosas que no harían aquí”, denuncia Soto.
Pero esta encrucijada también pasa por una revisión de tratados como el TTIP, CETA o TISA . Serlinda Vigara aboga por su suspensión y el abandono de estos acuerdos de inversión, ya que “refuerzan la arquitectura jurídica de la impunidad a favor de las transnacionales y ponen la generación de beneficios económicos por encima de cualquier proceso de reproducción de la vida ”.