Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

viernes, 30 de junio de 2017

La CIA desclasifica documentos de su colaboración con intelectuales progresistas



Credito: Canarias Semanal

Parece una paradoja, pero han sido de nuevo los archivos de los servicios secretos occidentales los que se han encargado de sacar a la luz el miserable papel jugado por un sector de la intelectualidad "progresista" occidental en el curso de la guerra fría. El documento de la CIA, encabezado por el llamativo título: «Francia: la defección de los intelectuales de izquierda». describe con todo lujo de detalles cómo debe proceder la Inteligencia estadounidense para la captación de intelectuales de "izquierdas".

Parece una paradoja, pero han sido de nuevo los archivos de los servicios secretos occidentales los que se han encargado de sacar a la luz el miserable papel jugado por un sector de la intelectualidad "progresista" occidental en el curso de la guerra fría. Cuenta el historiador argentino Pablo Pozzi, en un artículo recientemente publicado, que una vez más ha sido la aportación de documentos desclasificados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), la que ha vuelto a poner en tela de juicio la integridad y respetabilidad de un número de intelectuales, que se autoubicaban en la izquierda francesa de las décadas de los 50,60 y 70 del pasado siglo.

El documento de la CIA está encabezado por un llamativo título: «Francia: la defección de los intelectuales de izquierda». En el documento en cuestión se describe con todo lujo de detalles cómo debe proceder la Inteligencia estadounidense para la captación de intelectuales de "izquierdas".

En esta ocasión, han sido los servicios de la Inteligencia norteamericana los que han asumido como suyo, el papel de dar a conocer algunas de las funciones ejecutadas durante la "guerra fría", por unos intelectuales a los que no pocos tenian por "progresistas e independientes".

LA "LIBRETITA" DE GEORGE ORWELL 

La indiscreta revelación de los autenticos nombres de los Judas, así como de la cuantificación de los denarios que cobraron, no fue obra exclusivamente de la Agencia americana. Desde hace ya años, la inteligencia británica - el M16, concretamente - dió también a conocer los servicios prestados por algunos de sus colaboradores más estrechos. Tal fue el caso de un miserable"chivato", que tenía como principal afición ir anotando en una libretita de tapas negras, los nombres de aquellos intelectuales británicos y estadounidenses que él consideraba "compañeros de viaje, testaferros del comunismo o simpatizantes". Hasta 125 nombres de escritores y artistas llegó a contener la "libretita" de este despreciable delator. En su lista figuraban desde John Steimbeck a Charles Chaplin, pasando por Orson Welles y Bernard Show. El soplón fue nada menos que el todavía admirado escritor británico Georges Orwell.

El autor de "Rebelión en la granja", además de recibir el apoyo de todo tipo de recursos económicos por parte de la CIA, simultaneaba sus inconfesables canonjías con la delación detallada y sistemática de aquellos intelectuales que se negaban a plegarse a los designios ideológicos de los intereses de los Estados Unidos. Ha sido preciso que transcurrieran más de 50 años para que lográramos conocer la oculta afición de este alcahuete .

MICHEL FOUCAULT, JACQUES DERRIDA Y JACQUES LACAN

Es cierto que no todos los servidores directos o indirectos de la CIA, procedieron como George Orwell, aunque como él fueran igualmente receptores de la ayuda encubierta de la Agencia. El documento ahora desclasificado se refiere particularmente a los intelectuales aglutinados alrededor de la Revista Annales, la Ecole des Hautes Etudes y a personajes como Michel Foucault, Jacques Derrida y Jacques Lacan. Pero, no obstante, los procedimientos sugeridos por la CIA a sus agentes fue una práctica habitual de esa institución del espionaje estadounidense a lo largo de años.

El documento en cuestión indica, además, cuáles deben ser las tácticas y estrategias para generar un ambiente intelectual antimarxista a partir de influenciar a los intelectuales posmarxistas y a los críticos del Partido Comunista francés.

La CIA constata en su análisis que «durante las protestas de mayo-junio de 1968 […] muchos estudiantes marxistas miraban hacia el PCF para liderazgo y la proclamación de un gobierno provisional, pero la dirección del Partido Comunista Frances trató de aplacar la revuelta obrera y denunció a los estudiantes como anarquistas».

Fue a partir de ese momento cuando apareció en Francia la corriente llamada de los «Nuevos Filósofos» que, desilusionados con la izquierda, «rechazaron su alianza con el PCF, el socialismo francés, y las premisas básicas del marxismo».

La cuestión es que la CIA consideraba a la nueva hornada de intelectuales "posmarxistas" como más rentables para sus propósitos en su batalla ideológica contra el socialismo, que aquellos otros sectores de la intelectualidad francesa, como Raymond Aron, que habían perdido su prestigio por su indisimulado apoyo al fascismo durante la Segunda Guerra Mundial.

MARC BLOCH, LUCIEN FEBVRE Y FERNAND BRAUDEL

No ocurría lo mismo con aquellos otros intelectuales, considerados como "demócratas" e, incluso, como "marxistas independientes" . Estos últimos resultaron ser infinitamente más útiles en su crítica al comunismo que la antigua intelectualidad gala , ampliamente desprestigiada y enfangada por sus compromisos con el gobierno de Petain y su colaboración con los nazis.

Con toda clarividencia, el documento de la CIA -cuyo original adjuntamos a este artículo - constata un hecho realmente significativo, que recoge Pablo Pozzi del documento descatalogado :

«Entre los historiadores franceses de la posguerra, la influyente escuela vinculada con Marc Bloch, Lucien Febvre y Fernand Braudel ha avasallado a los historiadores tradicionales marxistas. La escuela de Annales, como es conocida por su principal publicación, ha dado vuelta la investigación histórica francesa, principalmente desafiando primero, y rechazando después, las teorías marxistas del desarrollo histórico. Si bien muchos de sus exponentes pretenden que están dentro "de la tradición marxista", la realidad es que solo utilizan el marxismo como un punto crítico de partida […] para concluir que las nociones marxistas sobre la estructura del pasado –de relaciones sociales, del patrón de los hechos, y de su influencia en el largo plazo– son simplistas e inválidas.»

«En el campo de la antropología, la influencia de la escuela estructuralista vinculada con Claude Lévi Strauss, Foucault y otros, ha cumplido esencialmente la misma función. […] creemos sea probable que su demolición de la influencia marxista en las ciencias sociales perdure como una contribución profunda tanto en Francia como en Europa Occidental.»

No deja de resultar curioso que el documento de la CIA, ahora descatalogado, agradezca de paso a Foucault y a Lévi Strauss que "recuerden las sangrientas tradiciones de la Revolución Francesa» y que el objetivo de los movimientos revolucionarios no era tanto la profunda transformación social y cultural de una sociedad, sino más bien el poder. Consecuentemente , según el documento, la teoría francesa posmarxista realizó una contribución inapreciable al programa cultural de la CIA que intentaba mover a los intelectuales de izquierda hacia la derecha, mientras desacreditaban el antiimperialismo y el anticapitalismo, permitiendo la creación de un ambiente intelectual donde sus proyectos podían ser llevados a cabo sin ser molestados por un serio escrutinio intelectual.

La verdad es que el documento que nos está sirviendo de referencia, no es novedoso. Ya la investigadora británica Frances Stonor Saunders indicó en su voluminoso y documentado libro "La CIA y la Guerra Cultural ", cuáles eran las armas que la inteligencia americana utilizaba en su batalla ideológica en contra del socialismo. La propia Stonor Saunders indicaba que la CIA tenía más preferencia por los "marxistas" reconvertidos que por aquellos intelectuales caracterizados por su conservadurismo ideológico o por sus posiciones políticas derechistas

Y otro dato interesante. La promoción pública de este tipo de intelectuales contó siempre con abundantes recursos económicos, compromisos editoriales, medios de comunicación y dignidades académicas, casi todos ellos cocinados en los laboratorios de la CIA.

El documento describe cómo fue que las obras de personajes como André Glucksmann y Bernard Henri Levy, llegaran a convertirse en auténticos best sellersmundiales. La Agencia de inteligencia norteamericana adquirió, por ejemplo, miles de ejemplares de las obras de Hannah Arendt, Milovan Djilas, y Isaiah Berlin para su posterior promoción .

Cuenta Pozzi en su artículo que las citadas regalías fueron completadas con viajes, becas, subsidios, y una cantidad importante de seminarios internacionales destinados a promover tanto la visión de Annales como el estructuralismo de Claude Lévi Strauss.

Pablo Pozzi concluye que cuando los intelectuales de izquierda no encontraban recursos para hacer avanzar o publicar sus investigaciones, se les trataba de forzar a aceptar el orden establecido, a través de la adopción de modas intelectuales hegemónicas, que les permitiera la posibilidad de encontrar un empleo. En opinión de Pozzi , el resultado de esta componenda fue el debilitamiento del pensamiento de izquierdas.

Pero, transcurridas décadas después de aquellos pasajes bochornosos de la historia de la intelectualidad "progresista" europea , ¿alguien se atrevería a asegurar que aquello solo fue un trágico recuerdo del pasado?

La fuente original de este documento es: 

Devolvamos todo...


Devolución de los dineros a la familia Pinochet



La Corte de Apelaciones de Santiago ordenó la devolución de los dineros y bienes decomisados a la familia de Augusto Pinochet. 17 millones de dólares a alguien que, como dictador, logró juntar solo 1. No cuadra, pero así es. En fin. Yo propongo tomar un dólar cada uno de los 17 millones de chilenos, e ir a devolvérselos a los Pinochet. 
De paso, devolvamos también el deambular eterno de madres y abuelas, preguntando desesperadamente por sus hijos, por sus nietos: es moreno, tiene bigote, pantalón azul y camisa blanca, ¿lo han visto?... ¿alguien lo ha visto? es mi hijo, mi nieto, donde está, ¡quien lo ha visto!... Devolvamos la impotencia, el silencio y la amargura espesa en la garganta de esas madres y abuelas, cuando pasaban y pasaban los días, y las noches se hacían cada vez más frías y cada vez más largas, y ellos no aparecían por ningún lado, ellos no estaban. 
Eran detenidos. 
Fueron desparecidos. 
Devolvamos los rieles del tren en que amarraban los cuerpos humanos antes de lanzarlos al mar. 
Devolvámosle el cadáver frio de esas niñas, de 15 y 16 años, que un día sacaron del Liceo 1, y que sus padres nunca más volvieron a ver. Nunca más. 
Devolvámosle las lágrimas de aquellos padres que veían como destrozaban sus familias mandando a sus hijos al exilio. 
Devolvámosle las balas con que apagaron el canto de Víctor Jara. Todas, una a una. 
Devolvamos las cárceles donde se encerraba a la gente para que el mercado fuera libre. 
Devolvamos la sangre, los gritos, las lágrimas, el miedo y el fuego. Devolvamos la noche que cayó sobre Chile. Saquemos de la historia todos esos días en que un puñado de maniáticos de la DINA y la CNI eran dueños de un país. Y devolvámosle todos esos días a la familia Pinochet. Todo devolvamos, que nada de esos nos quede. 
Devolvámosle el fuego con que quemaron vivos a Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas de Negri, también las declaraciones de Lucía Hiriart: “para qué se queja tanto esta niña, si se quemó tan poco”. Devolvámosle el otro fuego, aquel con el que Sebastián Acevedo se quemaba a lo bonzo al no encontrar justicia por la desaparición de su hijos. 
Devolvámosle la noche en que acribillaron a los hermanos Vergara Toledo, colmando de ruido el alma de su madre. Devolvámosle todas las tardes en que Luisa Toledo buscaba a sus hijos en el color de las nuevas flores que brotaban de su jardín, en la profundidad de la tierra, en los atardeceres de nubes rojas y al interior de su vientre. 
Pero sus hijos no estaban. 
Y nunca mas estarían. 
Devolvámosle el golpe de Estado, los toques de queda, las patá en la raja de los milicos y los culatazos en las costillas. Devolvámosle El Mercurio, el cometa Halley, el vidente de Peñablanca, la UDI, Jovino Novoa, Villa Grimaldi, Londres 38, los sapos en las universidades, los autos sin patentes, los chanchos, Colonia Dignidad y Karadima. También a Hernán Larraín, que ponía las manos al fuego por Karadima, las mismas manos que años atrás ponía por Colonia Dignidad. 
Devolvámosle todo a los Pinochet, todo. Que nada quede: devolvámosle su sistema de pensiones, que tiene a los profesores de esta nación recibiendo 4 veces menos pensiones que un militar. Devolvámosles su sistema electoral. Su constitución. Su transición pactada y el saqueo de Chile. 
Llevémosle todo a los Pinochet, todo. Vaciemos a Chile de ese Chile. 
Y entonces, desde las ruinas, sobre las montañas y los bosques, construyamos otro Chile. No uno hecho por mercaderes y custodiado por militares. Un Chile donde quepan muchos Chiles. Un país que no confunde nivel de vida con nivel de consumo. Un país donde todavía hay señoras humildes que invitan a tomar el té y a comer tostadas con mantequilla bien cerquita de la estufa, mientras se habla del clima o se juega a las cartas, y se vive por puro vivir nomas, así como juega el niño sin saber que juega o canta el pájaro sin saber que canta. Ese Chile sencillo que quedó aplastado por el miedo al otro, el consumo y la apariencia. 
Todo devolvamos. 
Que nada quede. 
Allá vamos, familia Pinochet, les devolvemos sus dólares y su Chile, les devolvemos todo. Tómenlo, es suyo. No queremos ninguno de sus rastros. No más. Nunca más. 

Base Naval de Guantánamo: muchas preguntas, pocas respuestas


OnCuba

“¿Es legalmente defendible conservar este territorio a perpetuidad? ¿Los estadounidenses nos hemos convertido en invasores del paraíso?”, son algunas de las “inquietudes más importantes que los políticos estadounidenses han optado por ignorar”, dice The New York Times sobre la Base Naval de Guantánamo.
En un extenso artículo, Ernesto Londoño recopila opiniones de especialistas sobre qué debe hacer Estados Unidos con el territorio que aún ocupa en Cuba.
Con el anuncio de Trump en Miami el 16 de junio, “el presidente está cambiando la relación con ese país para intentar sojuzgar al gobierno castrista”, dijo Londoño.
Para el periodista, “pocas decisiones ejemplifican esa nociva dinámica tan claramente como la enredada historia de cómo llegó Estados Unidos a inaugurar una base naval en esa parte de Cuba”.
La trama que cuenta Londoño se remonta a más de cien años atrás, con la ocupación militar de EE.UU. en la Isla. Guantánamo es la más antigua base naval del país norteño en el extranjero y se mantiene pese al reclamo constante de Cuba por su devolución.
La instalación ganó aún mayor notoriedad cuando la Administración Bush la convirtió en una cárcel en 2002, para recluir a sospechosos de terrorismo en un territorio fuera del alcance de las protecciones constitucionales. Se convirtió en un lugar de vejaciones y torturas.
“Qué hacer con los prisioneros que aún quedan en Guantánamo sigue siendo una desagradable pregunta que no ha sido respondida”, provoca Londoño.
En su texto desarrolla temas como la legalidad del lugar según las leyes internacionales y la necesidad de su existencia.
“¿La presencia continua de Estados Unidos en Guantánamo es válida según las leyes internacionales? La respuesta directa es no”. Aunque para altos funcionarios militares estadounidenses “sirve como punto de tránsito para los refugiados cubanos que son interceptados en el mar (…) También ha servido como un centro logístico de respuesta a desastres naturales”, dice.
Después de los sucesos del 11 de septiembre de 2001, la base se convirtió en un centro altamente costoso. El personal se multiplicó de forma exponencial y con este, los gastos para su mantenimiento.
“Guantánamo es más grande que la base naval en Baréin, donde se aloja la Quinta Flota de los Estados Unidos, y la base naval en Rota, España, que son unos de los centros en el extranjero más valiosos para el Pentágono desde el punto de vista estratégico”, explica.
Pero su pago de alquiler no la vuelve dispendiosa. Desde 1959, EE.UU. expide, anualmente, un cheque por valor de por 4085 dólares en el mes de abril. Cuba no cobra la irrisoria renta desde 1959. Para Londoño, “aunque la renta es ciertamente nimia, es costoso operar una base en un territorio que el anfitrión considera ocupado ilegalmente”.
Solo el cuerpo especial encargado de los prisioneros cuesta aproximadamente 80 millones de dólares anuales. También el Congreso asignó 181 millones de dólares del año fiscal corriente para las operaciones de la base.
“Si suponemos que la prisión sigue siendo la razón principal para mantener la base abierta, su presupuesto actual resulta ser de 6,3 millones de dólares por recluso (el costo anual promedio de un preso federal en 2015 era de poco menos de 32.000 dólares)”, explica.
Uno de los especialistas citados por Londoño, David Kohner, presidente del Centro de Historia Marítima del United States Naval War College, enfatizó la necesidad de renovar los términos de un arrendamiento firmado en 1903.
Pero Cuba exige que la Base cierre, por una cuestión básica de soberanía nacional. Y existen vías para la devolución.
“La presencia estadounidense en Guantánamo ha sido desde hace mucho una espina en la psique cubana, un recordatorio de una época de dominio estadounidense que se enseña temprano y con frecuencia en las escuelas cubanas”, dice Londoño.
El académico cubano Carlos Alzugaray le refirió,http://oncubamagazine.com/sociedad/base-naval-de-guantanamo-un-futuro-sin-respuestas/ por ejemplo, la posibilidad de que La Habana solicitara a la Corte Internacional de Justicia la opinión sobre la legalidad de la presencia estadounidense en Guantánamo. En otro caso, pudiera presentar una nota diplomática detallada exigiendo que se le regrese el territorio. 
“Podría presentarse de manera constructiva”, le comentó. “Sería razonable que nos pidieran diez años para irse”.
Para quien fuera diplomático, la posibilidad de negociar entre ambos países es débil, pero no imposible: “Requeriría encontrar una solución en la que se respetara la soberanía cubana. Es algo que aquí nos lastima a todos”.
Mientras, Guantánamo devora dinero y devuelve problemas a las autoridades.

Mayor Central de las FARC-EP, se declara en huelga de hambre


Declaratoria de huelga de hambre indefinida
“No estoy desesperado, no estoy derrotado” (Simón Trinidad)
La paz con dignidad es el grito de libertad de los prisioneros políticos.
La falta de voluntad política en el cumplimiento de lo pactado en la Habana, Cuba, ha sido la constante del Gobierno Nacional y las ramas del poder. Después de 6 meses de firmada la ley de amnistía e indulto y tratamientos penales especiales, por ejemplo, la misma solamente ha beneficiado a 832 de los 3.400 prisioneros que han sido reconocidos por las FARC-EP.
Por su parte, la demora del Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, en la entrega de las certificaciones, también ha influido en la obstrucción al acceso a beneficios de no menos de 900 prisioneros políticos.
Jueces y fiscales de conocimiento, han sido y siguen siendo el palo en la rueda de lo acordado. Estos administradores de justicia incumplen la ley y colocan cortapisas con el único propósito de no liberar a los prisioneros.
Jueces y fiscales siguen aplicando el derecho penal de enemigo, haciendo valoraciones jurídicas erradas, denegando el acceso a la justicia, prevaricando y usurpando así las funciones de la JEP que es el órgano que deberá calificar al respecto.
Como ha expresado el comandante Mauricio Jaramillo en su pronunciamiento más reciente, “el Gobierno no solo ha demostrado su falta de compromiso con la implementación de los acuerdos, sino que además ha mentido”. Por estas razones de incumplimiento sistemático de los acuerdos de paz, especialmente lo concerniente a la amnistía y excarcelación de nuestros prisioneros, he tomado la decisión política y de dignidad, de solidarizarme con los prisioneros sumándome a la huelga de hambre que adelantan desde hoy en las diferentes cárceles del país, y que es una denuncia ante Colombia y el mundo de esta situación que violenta los Acuerdos de La Habana y los derechos fundamentales.
Dignidad y libertad es la consigna de respaldo a la justa lucha que llevan a cabo los prisioneros en distintas cárceles del país. Todos y todas a participar en el plantón por la libertad de los prisioneros políticos que se llevará a cabo el 29 de junio a las 9 a.m. frente a los juzgados de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Bogotá, Popayán, Medellín, Barranquilla, Pereira, Valledupar y Cúcuta.
De mi parte, la huelga irá hasta que el Estado cumpla con el compromiso de liberar a los prisioneros y prisioneras integrantes de las FARC-EP.
Fraternalmente, compatriota
Jesús Santrich

No más asesinatos, no más violencia represiva en el Wallmapu

Comunicado


¿Cuántas historias y nombres de vidas deshojadas nos tendremos que aprender?

La violencia y la muerte hace mucho vienen golpeando las vidas mapuche. Podríamos, otra vez, volver sobre los fatídicos tiempos de la ocupación, hablar de bayonetas, sangre derramada y rucas en llamas. Hablar de despojos territoriales y ganaderos, de las corridas de cerco de los colonos, de la violencia racial que marcó con hierro caliente el cuerpo de Painemal en 1914. Podríamos rememorar las memorias familiares del dolor, escuchar nuevamente las historias de los castigos escolares que debieron soportar en su niñez nuestros abuelos y abuelas, tan solo por trenzar palabras en mapudungun. O volver a escuchar la palabra indio, flojo, borracho como calificativo acusador. O pensar en la explotación y la discriminación que nuestras madres y abuelas debieron soportar como trabajadoras de casa particular. Quizás sea necesario enumerar las decenas o cientos de veces que autoridades mapuche llegaron hasta Santiago para pedir audiencias que nunca llegaron, esperando ser escuchados por el despojo de las tierras. Tal vez deberíamos hablar de Ranquil, de Moises Hueltelaf o de la contra reforma agraria en Ngülumapu. Tantas historias de muerte y sangre. Alex Lemún, Matias Catrileo, Julio Huentecura, Jaime Mendoza Collio, Nicolasa Quintreman Calpán, Rodrigo Melinao. ¿Cuántas historias y nombres de vidas deshojadas nos tendremos que aprender?
Como tantas veces durante las últimas dos décadas, la violencia estatal, latifundista y forestal se ha recrudecido. Así al menos lo observamos desde lejos. Pareciese que cada cierto tiempo la historia de despojos necesitara cobrar nuevas vidas mapuche. Se sentía en el ambiente. Hace unos meses, Brandon Hernández Huetecol fue herido por más de 100 perdigones por el solo hecho de defender a su hermano de la brutalidad policial. De manera casi simultánea, a Lorenza Cayuhan la obligaron a parir engrillada, haciendo que la pequeña Sayen sintiera desde el primer momento el peso de nacer mapuche. Hace no mucho también nos enteramos de la historia de Silvestre, un niño de 14 años que recibió 5 perdigones en su pierna izquierda, disparados por Carabineros en un allanamiento. A Silvestre, además, le negaron la atención médica en Ercilla, cuando el médico supo de las circunstancias en que había sido herido.
La violencia ronda las vidas de las familias mapuche. Sin ir más lejos, hasta el día de hoy, desde agosto del 2016, no hay claridades sobre el fallecimiento de Macarena Valdés, en la zona de Traguil, cuando a todas luces sabemos que no se suicidó, y la justicia no ha hecho nada para abordar el caso como un feminicidio perpetrado por los capitales extractivistas del sector. Macarena, por cierto, era una férrea defensora del territorio. ¿Cuántas historias y nombres de vidas deshojadas nos tendremos que aprender?
El sábado 10 de junio fueron asesinados otro dos jóvenes mapuche, Luis Marileo y Patricio González. Sus biografías estuvieron marcadas por la militarización, sus territorios de niñez y juventud fueron cruzados por allanamientos, presidios políticos, clandestinidades y asesinatos policiales. Particularmente, a Luis Marileo lo arrestan por primera vez siendo todavía un menor de edad, lo sacan literalmente del liceo para meterlo a la cárcel por casi un año. Aquel liceo, por cierto, fue convertido en base de Carabineros de Chile. En ese casi año de presidio político, Luis, de 17 años, enfrentó una huelga de hambre por 41 días. Finalmente, las acusaciones se desvanecen, es absuelto, pero la marca indeleble de lo vivido nos permite entender en parte la vida y la muerte de Luis. Seguramente desde pequeño supo su destino incierto, la cárcel e incluso la muerte como un compañero de ruta, todo por haber nacido mapuche. Ahora Luis y Patricio están muertos, pero sus convicciones y quehaceres dentro del movimiento mapuche no serán olvidados fácilmente, la memoria de dos jóvenes que entregaron su cotidiano a andar por la recuperación de los territorios despojados, que estuvieron presentes en la ceremonia, en la asamblea e incluso en el trámite burocrático, y en todas las estrategias que hilvanaron para la reconstrucción de un pueblo, no podrán ser rasgados del recuerdo político de una nación en lucha.
Lamentablemente todo esto continúa. Hace solo unos días los niños de la Comunidad Temucuicui debieron lidiar con la prepotencia de una policía militarizada que pareciese tener rienda suelta para actuar en territorio mapuche. Cuánto dolor e impotencia. Las prácticas de violencia sistemática de parte del Estado no se detienen, y somos conscientes, ellas atraviesan todas nuestras luchas y territorios. Es cierto, en las comunidades mapuche hacen presencia con particular bestialidad, pero en nuestras poblaciones, liceos y trabajos, la represión también llega cuando nos movilizamos. Es que la criminalización también apunta a los movimientos populares y feministas, a los trabajadores y estudiantes organizados, a las comunidades locales que luchan contra el extractivismo. El caso de Luis y Patricio nos alerta, pensamos que la muerte se comienza nuevamente a legitimar contra los movilizados, toda vez que al asesino se le otorgó la legitima defensa sin haber pisado un tribunal. Nuevamente la impunidad, y con ella la muerte, se naturaliza, el valor de la vida de los de abajo, se desmorona.
Es nuestro deber poner la lupa en estos hechos que con tanta facilidad se tachan de delincuencia, terrorismo, o los vándalos de siempre por los medios de comunicación oficiales. Porque sabemos que estos medios son meros instrumentos de quienes ejercen la violencia, criminalizando a quienes luchan, y mueren, por justas demandas.
No son gratuitas las palabras comunes de quienes construimos desde abajo y a la izquierda: autonomía, autogestión, memoria, rebeldía. Porque ante el horizonte oscuro que la violencia institucional nos impone, nosotros preferimos el enredarnos en forma colectiva, con lazos de afecto y apoyo mutuo, para enfrentar en conjunto la violencia estatal, construyendo horizontes comunes, respetando nuestras diversidades.
Por eso, cuando nuestra vida vale menos que la bala que nos la arrebata, no podemos cerrar los ojos. Cuando a nuestros/as hermanos/as de camino son golpeados con tanta crueldad, no podemos quedarnos quietos/as. Cuando el estado mantiene como política la criminalización de los movimientos sociales, no podemos quedarnos callados/as. Cuando el sistema nos violenta, nos ataca, nos asesina, no podemos más que rebelarnos.
Porque en estos tiempos, la memoria es un acto de rebeldía, vamos a recordar a los/as caídos/as por su entrega a la vida, aprendiendo de errores y fortalezas, compañeros en el andar de este pedregoso camino. Porque no nos podemos quedar quietos/as, es que estamos en la tarea de encontrarnos, para tomarnos las manos y repasar nuestra historia. Porque no nos podemos quedar callados/as, exigimos que el asesinato de Luis y Patricio, ni de ningún otro/a, no quede impune, un mínimo paso para lograr justicia y no tener que aprender más nombres de vidas deshojadas.
Comunidad de Historia Mapuche.
Coordinadora Anti-Racista La Champurria
Editorial Quimantú
Editorial Tiempo Robado Editoras
Centro Comunitario La Minga
Aukantun Boxeo
Colectivo La Maleza
Colectivo Trajín
Periódico El Recolector
Colectivo Cipriano
Wiñotuaiñ taiñ folil
Francisco Yañez Flores, profesor – Wiñotuaiñ taiñ folil
Isaac Rariqueo – Wiñotuaiñ taiñ foli
Esperanza Rayen Villalobos Huaiqui, estudiante secundaria, participante de La Orgánica de Maipú
Violeta Millaray Villalobos Huaiqui, estudiante secundaria, participante de La Orgánica de Maipú
Patricia Tagle, directora ejecutiva Fundación de Rokha
Marjorie Huaiqui Hernández, madre, poeta y educadora mapuche, profesora de Historia, Geografía y Ciencias Sociales – Wiñotuaíñ taiñ folil
Bloque Andino por el Agua y los Territorios
Escuela Pública Comunitaria
Coordinadora Nacional Indianista – CONACIN
Editorial Pensamiento & Batalla
Movimiento Solidario Vida Digna – La Bandera
Revista Rufián
Caracol el apañe de los piños
Observatorio Latino Americano de Conflictos Ambientales – OLCA
Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina – OCMAL
Ludoteca la Pirueta
Raúl Zibechi (Uruguay), periodista e investigador-militante
Miguel Mazzeo (Argentina), escritor-militante, docente en la Universidad de Buenos Aires y de Lanús
Hernán Ouviña (Argentina), politólogo, docente en la Universidad de Buenos Aires y educador de la Red de Bachilleratos Populares Comunitarios
Carlos Aguirre Rojas (México), sociologo, investigador, docente de la Universidad Nacional Autónoma de México
Franck Gaudichaud, docente e investigador, Universidad de Grenoble, Francia
Pañuelos en Rebeldía (Argentina)
Hervi Lara Bravo. Filósofo, Coordinador del SICSAL-COR-Chile. Presidente del Directorio del Centro HELMUT FRENZ de Educación en Derechos Humanos
Radio Raíces Poblacionales
Movimiento Anagénesis
Como Centro Social y Librería Proyección, adscribimos a la declaración
Futbol Rebelde futborebelde.org
Colectivo Kaleuche

Feroz represión de la policía contra un reclamo de organizaciones sociales


La violenta represión se saldó con seis detenidos, uno de ellos internado por las heridas recibidas, dos menores demorados y numerosos heridos

Tiempo Argentino
La acción represiva que sacudió este miércoles toda la zona de 9 de Julio y Belgrano alcanzó una dimensión inédita hasta ahora, al menos para el centro porteño. La policía de la Ciudad, que había debutado en la represión callejera con el violento desalojo de la Carpa Docente en Congreso, esta vez cargó con hileras de uniformados pertrechados y en formación, disparó balas de goma, tiró gas pimienta a mujeres que se desconcentraban caminando de la mano, golpeó y detuvo entre varios efectivos a manifestantes que habían quedado rezagados o aislados del resto. La violenta represión se saldó con seis detenidos, uno de ellos internado por las heridas recibidas, dos menores demorados y numerosos heridos.
Los damnificados fueron los hombres y mujeres, incluso familias, que forman parte del Movimiento por Trabajo y Dignidad Milagro Sala. Los manifestantes, en su mayoría trabajadores desocupados que están padeciendo la caída de las changas y el recorte de los planes de fomento a las cooperativas de trabajo, reclamaban la creación de un plan de obra pública para el sector autogestivo; la implementación de la emergencia tarifaria para las empresas recuperadas y los comedores; un plan de emergencia alimentaria, y la revisión definitiva dela recorte de las pensiones por discapacidad.
La columna del Frente Milagro Sala había ocupado todo lo ancho de la avenida 9 de Julio -el Metrobus quedó cortado varias horas- mientras sus dirigentes se reunían con los negociadores del ministerio de Desarrollo Social, a cargo de Carolina Stanley. Tras la primera ronda de la negociación, los manifestantes se retiraron sin que la gestión Cambiemos acepte, siquiera, alguno de sus reclamos.
Como respuesta, entonces, en la calle se prendieron fuego algunas cubiertas. También se comenzó a instalar algunos gazebos -carpas estructurales-. La decisión de quienes reclamaban era pasar la noche sobre la calle si no se abría un diálogo.
En ese momento pareció descomprimirse la jornada, porque desde el Ministerio se comunicaron nuevamente con los responsables de la protesta y los convocaron a subir al edificio de Belgrano y 9 de Julio. Cuando los portavoces del Frente Milagro Sala ya estaban en uno de los pisos superiores, frente a los funcionarios Ariel Ledinic, coordinador de organizaciones sociales del ministerio de Trabajo, y Carlos Pedrini, secretario de gestión y articulación del Ministerio de Desarrollo Social, de modo imprevisto, se desató la represión. "¡Están reprimiendo abajo! Nos vamos", dijeron los organizadores de la protesta y bajaron.
En ese momento, sobre la 9 de Julio, desde Belgrano y hacia Moreno, la Policía de la Ciudad cargaba con todo para desalojar y detener a la mayor cantidad de personas. Algunos manifestantes tiraban piedras, otros intentaban desmontar los gazebos. Una carpa quedó por el camino, a medio desarmar.
Las primeras imágenes de la TV mostraron a un hombre de unos cuarenta años mientras era arrastrado por el asfalto: dos policías lo llevaban a la rastra agarrándolo desde la capucha de un buzo: era Hernán Alvarez, de la agrupación Descamisados de la localidad de San Martín. "Todo fue adrede. Nos llamaron a negociar para que los dirigentes nos alejáramos del lugar en el que estaban concentrados los compañeros y, en ese momento, reprimieron", denunció en diálogo con Tiempo el coordinador nacional de la Túpac, Alejandro "Coco" Garfagnini.
Heridos y presos
Aparte de Álvarez, los otros detenidos fueron Leandro Arias, Maximiliano Godoy, Juan García y Víctor Bolaños. Los llevaron a la seccional 30a de la Policía de la Ciudad, en Barracas.
También fue apresado Carlos Jerez, aunque como presentaba heridas graves fue internado en el Hospital policial Argerich. Los seis manifestantes presos forman parte del Frente Milagro Sala. 
Además, en la represión se arrestó a dos menores de edad, Alberto Rodríguez (14 años) y Ulises Coria (17 años). Quedaron demorados en el Instituto Inchausti.
"Compañeros que estaban viendo la televisión dicen que hay filmaciones de policías pegándole a mujeres a puño limpio. Y también se ven policías pegándole rodillazos a compañeros. Había muchísima policía de civil. Después, hubo detenciones en lugares muy alejados de donde estábamos concentrando", relató Garfagnini en diálogo con este diario.
El accionar de la Policía al mando de Horacio Rodríguez Larreta dejó varios heridos por bala de goma. Fue el caso de Clara Alarcón, Brian Antoni y Marcelo Barrera. Los tres fueron internados en el Hospital Finochietto.

El fraude económico de Macri en Argentina

Alfrdo Serrano Mancilla 
La Jornada
acri ha defraudado a la ciudadanía argentina. Y lo ha demostrado en un escaso lapso. Sólo ha necesitado algo más de un año y medio para incumplir todo lo que había prometido. Si existiesen los contratos electorales, el de Macri ya hubiese sido rescindido por infracción múltiple.
A continuación veremos cómo Macri estafó al electorado en cada una de sus ofertas económicas durante su campaña.
Promesa 1. Reducir la inflación… y los precios subieron. La inflación llegó a 40 por ciento en 2016, la más alta desde 2002. Se han encarecido todos los servicios públicos particularmente gracias a los continuos tarifazos. Han subido los precios de los medicamentos, transporte, comida. Y además, en lo que llevamos de año, la inflación sigue en un nivel altísimo. Hasta el momento, lleva un acumulado de 10.5 por ciento; con un valor interanual de 24 por ciento, muy por encima de las previsiones del gobierno para este año (17 por ciento).
Promesa 2. Recuperar la economía… y el PIB se contrajo. El país cerró 2016 con una recesión de 2.3 por ciento, mientras que en el último año kirchnerista la economía creció 2.1. En la era Macri, el consumo lleva 17 meses consecutivos de caída. La producción industrial cae más de 10 por ciento. La OCDE ha bajado su estimación de crecimiento económico para Argentina en 2017 y 2018, a 2.5 y 3.1 por ciento, respectivamente.
Promesa 3. Pobreza cero… y los pobres y la indigencia aumentaron. En el primer año de gestión, Macri creó 1.5 millones de nuevos pobres y 600 mil nuevos indigentes. La Universidad Católica Argentina asegura que en el primer trimestre de 2017 hubo un aumento de 5.5 puntos en el índice de pobreza. Y la desigualdad también creció: la diferencia de los ingresos entre el sector más rico y el más pobre pasó de 18.7 veces en 2015 a 23.2 en 2016.
Promesa 4. Reducción del déficit fiscal… y las cuentas siguen empeorando. El gobierno informó que el déficit fiscal de 2016 fue de 4.6 por ciento, esto considerando el ingreso extraordinario generado por la política permitida del blanqueo de capitales. El Banco Central emitió 96 mil 500 millones de pesos en lo que va de año para financiar el desequilibrio fiscal.
Promesa 5. Generar más empleos… y aumenta el desempleo y el subempleo. El desempleo llegó a 9.2 por ciento en el primer trimestre de este año, su nivel más alto en una década. Y el subempleo ya ronda 10 por ciento. Se registra un nivel de desempleo entre los menores de 25 años superior a la media regional (24.6 frente al 16 por ciento) y un porcentaje entre las mujeres también por encima del promedio regional (30.33 frente a 16 por ciento).
Promesa 6. No más devaluación… y el dólar subió. El peso argentino se ha devaluado en 67 por ciento desde que comenzó a gobernar Macri. Y todo apunta a que la presión de los productores de soja (soya) hará que la devaluación sea mucho mayor en los próximos meses. La propia bolsa de cereales ya ha afirmado que para septiembre espera un valor del dólar a 17.5.
Promesa 7. Más inversiones extranjeras… y cada vez llegan menos. La inversión extranjera directa de 2016 fue la mitad que la del año anterior. En términos comparativos, el valor de esta variable se redujo en 2016 el triple de lo que lo hizo en el resto de la región.
Propuesta 8. Desendeudar al país… y la deuda es cada vez más grande y eterna. En lo que lleva de gobierno, Macri ha colocado deuda por casi 100 mil millones de dólares. En el primer cuatrimestre de 2017, los intereses de la deuda alcanzaron 10.6 por ciento del presupuesto público, superando los dos dígitos por primera vez desde 2001.
Propuesta 9. Bajar impuestos a los trabajadores… y lo que hizo fue que todos pagaran más. De hecho, en términos efectivos, el mínimo imponible se redujo a pesar de lo que había prometido en campaña. En total y en términos netos, casi 200 mil trabajadores adicionales van a incluirse en el pago de este impuesto.
Promesa 10. Volver al mundo… y sí que volvieron, pero a su manera. No lograron ni siquiera la categoría de emergente, recientemente rechazada por Morgan Stanley Capital International. Pero sí es verdad que recibieron el aplauso de los fondos buitres, del FMI , de Merkel, Hollande y Rajoy. Todos felices con que Macri haya elegido una fórmula de insertarse en el mundo con más deuda y bajo términos de intercambio desigual en contra de Argentina. Suben las importaciones a 12.4 por ciento en lo que va del año; que sería ideal si la economía estuviera creciendo a 5-6 por ciento. El déficit comercial es cada vez más acuciante: mil 217 millones de dólares para el primer cuatrimestre del año. Desde el primer día de Macri, aquel 10 de diciembre de 2015, el saldo por cuenta corriente acumula un déficit que supera los 21 mil 200 millones de dólares. Este año se prevé que 12 mil millones de dólares vayan también a salir del país en concepto de ahorro de divisas de los particulares. Así es cómo Argentina vuelve al mundo.
Pero aquí no termina todo. Hay mucho más en este fraude económico de Cambiemos. Jamás dijeron que Argentina pasaría a ser un paraíso financiero ni tampoco fiscal. Macri ha hecho del país un lugar ideal para el carry-trade; ganar sin necesidad de producir sólo colocando el dinero en instrumentos financieros (Lebac, letras del tesoro) bajo la garantía de una elevadísima tasa de rentabilidad, por encima de 25 por ciento. Y además, en lo que tiene que ver con lo fiscal, Argentina llevó a cabo un blanqueo de capitales que sumó 116 mil 800 millones de dólares, sin que esto significara que este monto entrara al país. Sólo 20 por ciento regresó y el resto se quedó afuera.
En resumen, luego de tantas cifras, podemos afirmar que Macri engañó al electorado con premeditación y alevosía. Las promesas se esfumaron de la misma manera que lo hacían sus globos amarillos en cada mitin electoral. Las expectativas se desvanecen porque la realidad económica tan negativa comienza a imponerse al relato macrista. La subjetividad económica ya no es tan optimista como afirmaban al inicio de su mandato. Todo lo contrario. La evidencia no engaña.
*Doctor en Economía, director de CELAG

jueves, 29 de junio de 2017

Cinco años del “juicio político” en Paraguay


Golpe a golpe

El pasado jueves 22 de junio se cumplieron 5 años del juicio político express que, en menos de 48 horas, destituyó a Fernando Lugo. El golpe a la democracia afectó profundamente no solo a Paraguay, sino a la región en su conjunto. Precisamente, en mayo de 2016 se experimentó otro “golpe institucional”, pero esta vez en uno de los Grandes de Sudamérica, Brasil. Interesan aquí dos cuestiones: la primera, relativa al contexto y motivo de desestabilización y derrocamiento de Lugo. La segunda, asociada a los indicios que dan cuenta de la presencia del gobierno estadounidense no solo en el golpe, sino en los lineamientos de seguridad implementados en los gobiernos que le sucedieron. 
La matanza de Curuguaty y el golpe
El detonante inmediato del juicio político fue la Masacre de Curuguaty. Y fue precisamente hace menos de un mes que se ratificó la condena de 11 campesinos. Entre los principales afectados están Rubén Villalba (condenado a 30 años de cárcel, más 5 años de seguridad) y Luis Olmedo (20 años de cárcel). También fueron condenados Arnaldo Quintana y Néstor Castro con 18 años de prisión; Fanny Olmedo, Lucía Agüero y Dolores López, a 6 años de pena. Ningún miembro de las fuerzas policiales ha sido investigado por la muerte de los campesinos. Pese al arduo trabajo de las organizaciones de DDHH, no fue posible evitar una sentencia que parecía “cantada” desde el inicio [2].
Cuando se habla de la Masacre de Curuguaty se hace referencia al desalojo de la ocupación de las tierras de Marina Kue (Curuguaty), el 15 de junio de 2012, que resultó en la muerte de 17 personas (11 campesinos y 6 policías). Ni bien trascurrido el suceso, la Unión de Gremios de la Producción, la Asociación Rural del Paraguay y el editorial de ABC Color, ya hablaban de la presencia del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) en Marina Kue y pedían juicio político a Lugo. La versión de los hechos que a lo largo de estos años sostuvieron las instituciones estatales y la prensa conservadora es que la policía, que (supuestamente) llegó a la localidad con una actitud negociadora, fue emboscada por los campesinos en una estrategia previamente articulada y que, por lo tanto, la muerte de los campesinos es resultado de la legítima defensa por parte de la policía. Sin embargo, diversos elementos marcan la parcialidad de la sentencia: el ascenso del primer fiscal de la causa, Jalil Rachid, a viceministro del Interior; la introducción de pruebas “fabricadas” en la escena del crimen; la violación del derecho de defensa de los campesinos; numerosas suspensiones del juicio; la desaparición de las filmaciones realizadas por un helicóptero que participó de la operación de desalojo, seguida de un “accidente” que resultó en la muerte del piloto de ese helicóptero.
El trágico episodio fue incansablemente manipulado por la prensa, contribuyendo a la conmoción social que podría abonar un escenario en el que el proceso golpista encontrara legitimidad.
El vicepresidente Federico Franco, del Partido Liberal Radical Auténtico, concluyó el mandato y fue abriendo camino para lo que vendría con Horacio Cartes. No es menor el hecho de que pocos meses antes del golpe, el SENAVE (Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas) negara el permiso de siembra comercial de la semilla de algodón transgénico Bollgard BT de Monsanto. El 20 de agosto de 2012 (dos meses después de la aprobación del juicio político) Federico Franco autoriza por decreto la introducción de algodón genéticamente modificado. Actualmente, existen en Paraguay 27 tipos de transgénicos aprobados (hasta el derrocamiento de Lugo eran solo 2). También por decreto, a menos de un mes de asumir como presidente, Franco autorizó las negociaciones con la gigante canadiense del aluminio, Rio Tinto Alcán.
En la coyuntura de las elecciones presidenciales del 21 de abril del 2013, un columnista de la revista Veja exponente del más profundo conservadurismo de la sociedad brasileña celebraba (de forma bastante premonitoria) la “democracia” en América Latina: “Demócratas de América Latina, alégrense. Además del durísimo golpe que ha sufrido en su propia ‘patria’, Venezuela, donde la mitad del país votó contra el heredero del caudillo Hugo Chávez, el ‘socialismo del siglo XXI’ y del o ‘bolivarianismo’ va a desaparecer del mapa en otro país hasta hace poco alineado con los países latinoamericanos o ‘enemigos del imperialismo’, Paraguay” [3].
Desde el inicio, la política de Horacio Cartes se centró en un mayor apoyo a los intereses de los capitales trasnacionales del agronegocio, acompañado de una escalada de represión sobre los movimientos populares, en especial las organizaciones campesinas. En este sentido, tres leyes aprobadas a menos de tres meses del inicio de la gestión de Cartes son claves: La Ley de Responsabilidad Fiscal, que limita el aumento de los gatos del sector público al nivel de la inflación interanual más 4 % de crecimiento, y establece también el límite al déficit fiscal en 1,5 % del PIB del año anterior al del ejercicio fiscal; La Ley de Alianza Público-Privada que modifica la intervención del Estado a través de contratos con el sector privado afectando principalmente las áreas infraestructura, salud y educación; y las modificaciones a la Ley de Defensa Nacional y Seguridad Interna que atribuyeron facultades extraordinarias al Ejecutivo para militarizar determinadas zonas del país con el empleo transitorio de elementos de combate de las FFAA, más allá de la vigencia del Estado de Excepción.
No es un dato menor que las modificaciones en la ley de defensa fueron pensadas en su aplicación a la zona norte, la región oriental de Paraguay, más específicamente, a los departamentos de San Pedro y Concepción, donde se articulan actualmente las resistencias más fuertes en contra del agronegocio de la ganadería y la soja en el país. En la misma zona, un supuesto grupo terrorista denominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), que a partir de marzo de 2008 comienza a ser protagonista de la prensa hegemónica local (un mes antes de la victoria electoral de Fernando Lugo con la bandera de la reforma agraria) como “amenaza a la seguridad nacional”. En los años siguientes, distintos episodios de violencia son atribuidos al grupo hasta culminar con la masacre de Curuguaty, “punto nodal de toda la invención mediática y policial” que trata de vincular la existencia y accionar del EPP con las organizaciones campesinas desencadenando el proceso golpista contra Lugo”, tal como lo señalan Winer y Melfi (2014) [4]. En este contexto, la militarización y la persecución de las organizaciones campesinas se ejecuta por medio de medidas como la promulgación de la Ley Antiterrorista (2010), la declaración de Estados de excepción (2010 y 2011), incluidas las modificaciones a la Ley de Defensa y Seguridad Interna (2013).
Paraguay en la geopolítica estadounidense
Indicios de la presencia del Gobierno estadounidense
Lo que muchos analistas señalaban en la coyuntura del golpe, pero que hoy es aún más evidente, es que el proceso de desestabilización impulsado en el eslabón más débil de la cadena de los gobiernos progresistas, vislumbraba la modificación del tablero geopolítico regional y fortalecimiento el boicot contra la UNASUR y el proceso de cambio de algún modo cristalizado en el “No al ALCA” (Área de Libre Comercio de las Américas).
No parece mera coincidencia el hecho de que la Embajadora de Estados Unidos en Paraguay al momento previo a la destitución de Lugo, Liliana Ayalde, también estuvo como embajadora en Brasil en la coyuntura del impeachment a Dilma y actualmente, en un contexto de ofensiva contra Venezuela, es la Vice Jefa Civil del Comando Sur [5].
Aunque se hable muy poco de Paraguay en los diversos análisis, el rol histórico desempeñado por ese país en la contrainsurgencia no debe ser menospreciado. Desde la Guerra de la Triple Alianza y pasando por la centralidad que ocupó en la Operación Cóndor [6], el país se configura como el territorio estratégico de contención. En los últimos años el incremento de la presencia militar de Estados Unidos se verifica tras el argumento de “lucha contra el terrorismo y el crimen organizado”. En esa línea, el Informe sobre Terrorismo por país 2015, del Departamento de Estado estadounidense menciona el problema del terrorismo en Paraguay del siguiente modo:
“Desde 2008, personas que afirman pertenecer al Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) un grupo criminal interno dedicado a la revolución socialista en Paraguay han estado activas en los departamentos del norte del país, Concepción y San Pedro (...) El gobierno paraguayo considera que el EPP es un pequeño grupo descentralizado de 20 a 100 miembros. Además, la Asociación Campesina Armada (ACA), un grupo de ex miembros del EPP que fueron expulsados del grupo por cuestiones disciplinarias en 2014, continuó operando en los departamentos del norte” [7].
No se trata aquí de considerar la veracidad o no de la información contenida en esta estimación, sino de dar cuenta del modo en que desde el gobierno estadounidense se contribuye a dotar de “realidad” a un grupo del que no se tienen pruebas fehacientes de su existencia (más allá de su conveniente aparición en la escena política para justificar distintos episodios de represión y militarización e incluso, como se mencionó, el mismo golpe al presidente Lugo).
Paraguay es un territorio clave para Estados Unidos por una serie de razones geoestratégicas. Su localización permite el monitoreo del espacio aéreo de todo el continente y posibilita un desplazamiento rápido a cualquier parte del subcontinente, de ahí la importancia de la base de Mariscal Estigarribia, que tiene la mayor pista de aterrizaje de América Latina; ocupa una posición de “puente terrestre” entre la cuenca de las Amazonas y la cuenca del Río de La Plata [8]; está entre los dos gigantes Brasil y Argentina; posee enorme disponibilidad de reservas de agua dulce (Acuífero Guaraní) y se encuentra muy próximo a las reservas de gas boliviano.
Uno de los casos paradigmáticos de desestabilización del gobierno paraguayo y antecedente del golpe que se procesaría dos años después, fue el juicio político contra el entonces Ministro de Defensa, general Luis Bareiro Spaini, en 2010. La polémica comenzó en un almuerzo organizado por la embajadora de Estados Unidos, Liliana Ayalde, donde participaron el vicepresidente Federico Franco, el vice Ministro de Defensa Cecílio Bordón, senadores del Partido Colorado y generales del ejército estadounidense. En la ocasión, se denigró la imagen política de Lugo y se habló de la urgencia de destituirlo. La inconformidad de Bareiro se materializa con la carta enviada el 22 de febrero a la embajadora donde pide explicaciones sobre las que considera como “inadmisibles e intolerables palabras de sentido panfletario y demagógico sobre la ‘pésima gestión administrativa del Presidente Fernando Lugo que lo hace merecedor de un urgente e innegociable juicio político’” [9]. El malestar causado por la osadía del ministro generó distintas reacciones en cadena, donde se destaca la “declaración de censura aprobada por la Cámara de Diputados en el mes de abril de 2010. Algunos hechos como, por ejemplo, la llegada de Frank Mora –Subsecretario Adjunto de Defensa para Asuntos del Hemisferio Occidental de los Estados Unidos– en la misma semana del pedido de destitución y la filtración de cables de la embajada que mencionan relaciones tensas con el ministro de defensa, no deben ser considerados mera coincidencia [10]. En este contexto, se emite un comunicado del Ministerio de Defensa: “El ministro de Defensa es objeto de persecución política”, donde se afirma que el intento de juicio político del ministro de defensa es sólo un primer paso para el objetivo final de dar un golpe institucional contra Lugo. El General Luis Bareiro Spaini renuncia a su cargo, que es asumido por el entonces vice ministro Cecílio Bordón, con una clara alineación a los intereses estadounidenses. Algo interesante es que Bareiro defendía una alianza militar regional en el ámbito de la UNASUR capaz de brindar una alternativa frente a los acuerdos de defensa y seguridad con Estados Unidos y Colombia. Una medida que tomó en este sentido, fue el rechazo en 2009 a la entrada de 500 militares estadounidenses para el operativo Nuevos Horizontes programado para el 2010.
La militarización de la zona de conflicto: Plan Colombia “for export”
En agosto del 2013, tras una serie de ataques del supuesto grupo terrorista EPP, el recién electo presidente Horacio Cartes logra modificar la Ley de Defensa Nacional y Seguridad Interna que le confiere, como Comandante de las Fuerzas Armadas de la Nación, la disposición inmediata de los militares en situaciones, consideradas por él mismo, de agresión interna. En este marco se promulga el decreto N°103/13, el 24 de agosto, que crea la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) integrada por efectivos de las Fuerzas Armadas, Policía Nacional y agentes de la Secretaria Nacional Antidrogas, inmediatamente desplegada los departamentos de San Pedro, Concepción y Amambay.
Alrededor de 60 efectivos del Batallón Conjunto de Fuerzas Especiales (BCFE), una unidad de élite de las Fuerzas Armadas, entrenada y equipada por las FFAA estadounidenses, aparece como parte del contingente que inicia sus incursiones en la zona de Tacuati (San Pedro). El entrenamiento de la fuerza de élite comenzó en 2007 y en 2009 fue elevado a batallón [11]. Además, en lo referido al BCFE es importante notar el modo en que es presentado como herramienta antiterrorista. En la ceremonia de trasferencia final de equipos, la embajadora de EEUU, Liliana Ayalde, se dirige al cuerpo de élite afirmando que “en el mundo moderno, todos los países se enfrentan a nuevos problemas y desafíos. Uno de estos problemas es el terrorismo. El terrorismo es un mal que no reconoce fronteras, ni razas, ni edades. Es algo que puede salir de la nada y destruir el ánimo de un país. Un país necesita nuevas herramientas para enfrentar problemas como el terrorismo y Paraguay ya tiene una herramienta así” [12].
En febrero de 2014 es instalado un Centro de Operaciones de Emergencia (COE) en Santa Rosa del Aguaray, departamento de San Pedro. Luego de cinco años de haber suspendido la cooperación militar, el Comando Sur y el Ministerio de Defensa paraguayo celebraron la apertura de esta instalación en el marco Programa de Ayuda Humanitaria del Comando Sur, en una zona donde se viene llevando a cabo una importante disputa territorial encabezada por las organizaciones campesinas y sintierras.
La dinámica de cooperación entre Paraguay y Colombia en asuntos de defensa y seguridad se ha incrementado a partir del 2014 con el adiestramiento en técnicas de guerra irregular. En este punto, es fundamental tener en cuenta el rol de Colombia como “exportador” de seguridad vía Estados Unidos [13]. Entre mayo y agosto del 2014, un grupo de 77 militares paraguayos recibió adiestramiento avanzado en técnicas y tácticas de combate contra bandas terroristas, en la Escuela de Soldados Profesionales (ESPRO) en Colombia. El curso incluyó técnicas y tácticas de patrullaje, emboscada, contraemboscada y otras especialidades. Al concluir la capacitación, los efectivos se incorporaron a la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), desplegada en la zona norte del país desde el 2013 para combatir al EPP.
Abel Irala, del SERPAJ-PY, señala que a pocos días de su retorno, el grupo protagonizó un ataque aéreo contra la Asociación Campesina Armada (supuesto desmembramiento del EPP), que hasta aquél momento era desconocida, en la zona del asentamiento Arroyito (Concepción), operativo que culminó con la muerte de cuatro personas, entre ellos un joven de 15 años: “Lo acontecido parecía responder a la necesidad de montar algo similar a un teatro de operaciones para obtener bajas de los enemigos, poner en práctica lo aprendido y demostrar un cierto poderío militar, a juzgar por la trascendencia de la operación” [14].
El segundo contingente fue enviado entre septiembre y diciembre del 2015. En esta ocasión instructores del ejército colombiano brindaron adiestramiento a 80 militares paraguayos. José Agreda, mayor del Ejército colombiano, señaló que los cursos apuntan a “llevar al combatiente a trabajar bajo presión para que esté en capacidad de liderar pequeñas unidades en combate irregular” [15].
Desde 2013 hasta la actualidad se han presentado diversas denuncias públicas sobre el accionar de la FTC. En el último informe de la situación de los derechos humanos en Paraguay de CODEHUPY, Abel Irala y Vidal Acevedo describen una serie de operativos fallidos y acciones de la FTC que atentan contra la integridad de familias campesinas. “Más que un órgano creado para combatir a grupos criminales, funciona como un fuerte dispositivo de disciplinamiento social en medio de tensiones y conflictos rurales alrededor de la grave disputa por la tierra en Paraguay, cuyo trasfondo es el uso y la mala distribución de la tierra” [16]. Resultados que, con las diferencias del caso, también parecen entreverse en el proceso de militarización y paramilitarización de Colombia.
Según el Libelo Acusatorio, el presidente Lugo fue responsable por “promover el odio entre los paraguayos, la lucha violenta entre pobres y ricos, la justicia por mano propia y la violación al derecho de propiedad, atentando de modo permanente contra la Carta Magna” [17]. Por "mal desempeño en sus funciones" Lugo fue destituido del cargo por la Cámara de Diputados (76 votos contra 1). En octubre de 2013, durante una reunión que mantuvieron autoridades paraguayas con empresarios en la sede del WTC Uruguay, Horacio Cartes indica, en el marco de la aprobación de la Alianza Público-Privada, que “Paraguay es fácil (…) Paraguay es como esa mujer bonita, que cada mañana se pone su mejor vestido y se pone maquillaje” [18]. En febrero de 2014, al reunirse con miembros de la Confederación Nacional de la Industria de Brasil (CNI), el mandatario invita a que “usen y abusen del Paraguay porque es un momento importante de oportunidades” [19].
En el plano interno vemos como los tibios avances sociales que logró el proyecto luguista fueron sustituidos por una política de ofrecer los padecimientos del país (cortes en los gastos sociales, incremento de las políticas de seguridad contra las organizaciones sociales) como ventajas a la inversión extranjera, principalmente a las transnacionales vinculadas al agronegocio. El incremento de la presencia militar estadounidense y los lineamientos de seguridad cada vez más vinculados a las directrices de Washington (directamente o vía Bogotá), parecen confirmar los argumentos de que el país se configura como epicentro de la militarización en el Cono Sur [20] y laboratorio de Estados Unidos en la región [21]. A cinco años del golpe en Paraguay, el paquete Cartes-Macri-Temer y el vaciamiento de la UNASUR plantean nuevos desafíos geopolíticos y geoestratégicos para la región.

Notas
[1] Instituto de Estudios sobre América Latina y el Caribe IEALC/UBA
[9]   http://www.apublica.org/wp-content/uploads/2012/11/IMG_2396.jpg