EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

martes, 2 de agosto de 2011

El autor de los atentados de Oslo compró parte del arsenal en Reino Unido



A través del sitio digital e-Bay, destinado a la comercialización de productos por Internet, Breivik compró unos 500 gramos de polvo de azufre a un vendedor de la localidad de Enfield, al norte de Londres, precisó la publicación británica.

El autor del doble atentado en Noruega, Anders Behring Breivik, adquirió en Reino Unido sustancias para elaborar explosivos y otros materiales utilizados en los ataques que causaron 77 muertos, informó este lunes The Sunday Telegraph.

A través del sitio digital e-Bay, destinado a la comercialización de productos por Internet, Breivik compró unos 500 gramos de polvo de azufre a un vendedor de la localidad de Enfield, al norte de Londres, precisó la publicación británica.

En la misma página de Internet, el asesino consiguió también otras herramientas para llevar a cabo la masacre, como un tornillo de banco, una máscara respiratoria y un arma.

Con anterioridad se supo que Breivik compró en Polonia otros agentes químicos para la doble matanza.

El 22 de julio último, ese ciudadano noruego, de posiciones ultraderechistas y fundamentalistas, hizo estallar un coche bomba en el centro de Oslo, muy cerca de oficinas gubernamentales, que causó ocho muertos y varios heridos.

Poco después se dirigió a la isla de Utoya, ubicada a 40 kilómetros del lugar, donde disparó de manera indiscriminada contra unas 600 personas allí reunidas y asesinó a 69 de ellas.

Según informó el diario noruego Aftenposten, un atasco del tráfico retrasó la explosión del coche con 500 kilogramos en la capital más allá del fin del horario laboral, lo cual evitó que la matanza fuera mayor.

El terrorista también llegó al campamento de las juventudes socialdemócratas con una hora y medio de retraso, cuando muchos asistentes al tradicional encuentro se habían ido, entre ellos la exprimera ministra Gro Harlem.

Breivik tenía previsto también atacar el Palacio Real de Oslo y la sede del partido socialdemócrata, del primer ministro Jens Stoltenberg.

En un análisis publicado este lunes la periodista noruega Heidi Taksdal Al Skjeseth, señala que una de las conclusiones más obvias de esta tragedia es la necesidad de prestar más atención a las fuerzas de extrema derecha.

“Hasta ahora todos -la policía y también la prensa- hemos prestado la mayoría de nuestra atención a los extremistas islamistas. Pero en Noruega, los pocos ataques que hemos vivido han sido de extremistas de derecha”, afirmó.

AVN