EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

viernes, 22 de junio de 2012

Evo Morales: “La biodiversidad para el capitalismo no es vida, es un negocio”

El presidente de Bolvia, Evo Morales, manifestó que “la biodiversidad para el capitalismo no es vida, es un negocio”, durante su intervención en la Cumbre de la Tierra Río+20 que se lleva a cabo en Río de Janeiro, Brasil.

“El capitalismo promueve la privatización y la mercantilización de la biodiversidad y el negocio de los recursos” a través de la promoción de conceptos como la economía verde o ambientalismo, expresó el mandatario boliviano.
“El ambientalismo es una estrategia imperial que cuantifica cada río, cada lago, cada planta, cada producto natural, lo traduce en dinero, en ganancia empresarial y lo resguarda temporalmente para esperar el mejor momento del que su apropiación le puede dar más beneficios económicos”, añadió.
Agregó que bajo esta premisa de economía verde o ambientalismo “cada árbol, cada planta y cada gota de agua en una mercancía sometida a la dictadura del mercado”; a su vez esta “dictadura del mercado privatiza la riqueza y socializa la pobreza”.
El ambientalismo que promueven los países capitalistas “convierte la fuente de vida de todas las generaciones en un bien privado para beneficio de unas cuantas personas” y “nos obligan a los países del sur ser sus guardabosques pobres”.
Mediante injerencia y a través de instituciones internacionales creadas por los países capialistas, estos “pretenden eliminar nuestras soberanía sobre nuestros recursos naturales limitando y controlando nuestro uso y aprovechamiento”.
Además “nos quieren crear mecanismo de intromisión para elevar, monitorear, juzgar y controlar nuestras políticas nacionales desarrollados” y “pretenden juzgar y castigar el uso de nuestros recursos naturales con argumentos ambientalistas”.
Morales señaló que los denominados países en desarrollo “quieren un estado débil con instituciones débiles y sumisas para que regalemos nuestros recursos naturales”.
El presidente de Bolivia reclamó que “no es posible que la llamada civilización de 200 o 300 años pueda destruir la vida armónica que vivieron los pueblos indígenas por más de 5000 años”.
Durante su intervención recordó las palabras del líder de la Revolcución Cubana, quien en la cita de Río en 1992 llamó a “acabar con el hambre, pagar la deuda ecológica y no la deuda externa” del capitalismo.
AVN