EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

viernes, 16 de septiembre de 2011

Gobierno alemán sigue financiando ex Colonia Dignidad

Por Harald Neuber
Berlín, 16 sep (PL) A pesar de críticas políticas y diligencias de las autoridades jurídicas en Chile y Alemania, el gobierno de la canciller Angela Merkel mantiene un perfil bajo sobre el caso del prófugo Hartmut Hopp, el médico de la Colonia Dignidad.

En una respuesta a una interpelación del partido socialista Die Linke (La Izquierda) en el parlamento alemán, el Ministerio de Relaciones Exteriores pretende no disponer de informaciones sobre el caso de Hopp, ignorando que ocupa desde hace semanas el interés de medios alemanes e internacionales.

Por un lado, el gobierno de Berlín reconoce la presencia de altos ex funcionarios de la Colonia Dignidad en el territorio de la misma, calificándolo como "obstáculo para un nuevo comienzo de la comunidad".

Por otro lado, el diputado socialista Jan Korte reveló en entrevista con Prensa Latina que el estado alemán la sigue financiando.

Para el año presupuestario actual, Alemania aumentó las ayudas financieras para la secta, que se renombró "Villa Baviera", a 245 mil euros.

Según los planes presupuestarios del 2012, el gobierno de Merkel planifica subvencionar la antigua Colonia Dignidad todavía con 150 mil euros más.

También se reserva el derecho de enviar a Chile expertos de las agencias para la ayuda al desarrollo (GIZ) y Senior Experten Service para cooperar con las estructuras de la Villa Baviera.

Mientras, el Alemania sigue el debate sobre prófugos y presuntos criminales de la secta.

El caso más conocido es el de Hartmut Hopp, que se fugó a Alemania a principios de mayo desde Chile a través de la Argentina y Brasil y entró por el aeropuerto de Fráncfort del Meno, evadiendo así una pena de cinco años por asistencia al abuso sexual de menores de edad.

Mientras, el médico de 67 años vive con su esposa en la ciudad alemana de Krefeld, adonde se refugiaron antes otros funcionarios de la secta.

En vista de la cobertura de los medios, protestas de vecinos y denuncias de víctimas y organizaciones de derechos humanos, la fiscalía de Krefeld abrió diligencias contra Hopp, quién está acusado de haber participado en casos de tortura y experimentos médicos.

A pesar de estas investigaciones y el debate público, el gobierno rechaza tomar posición sobre el caso.

En la respuesta, a la cual tuvo acceso PL, la Secretaria de Estado en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Cornelia Pieper, solamente reconoce que "según las últimas informaciones del gobierno federal" Hopp se encuentra en territorio de la República Federal de Alemania.

Aparte de eso, el gobierno afirma que no tiene contactos algunos con Hopp y que tampoco existen solicitudes de autoridades chilenas con respecto al caso.

Respondiendo a otros temas delicados, el gobierno también dice no tener mucho que declarar.

"No tenemos informaciones sobre acusaciones sobre el tráfico ilegal de armas en la Colonia Dignidad", respondió la Secretaria de Estado, a pesar de que el mismo Hopp cumplió en Chile una condena por este delito.

El diputado socialista Jan Korte, que introdujo la interpelación, critica la respuesta del gobierno federal, que califica de "descarada".

En declaraciones a PL, Korte recordó que el ex miembro de la SS, Gerhard Mertins, mantuvo por años estrechos contactos entre la antigua RFA y la tristemente célebre colonia, especialmente en el negocio de armamentos.

"Aparentemente, el gobierno de Merkel trata de solucionar los problemas actuales con la Colonia Dignidad esperando a que pasen", comentó Korte.