EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

lunes, 13 de junio de 2011

Gira adelanta política integracionista de Ollanta Humala

Por Manuel Robles Sosa (Prensa Latina *)
Imagen activaLima, (PL) En su primera semana como presidente electo de Perú, Ollanta Humala puso en práctica la política exterior con énfasis latinoamericano que anunciara apenas concretado el domingo último su histórico triunfo en las urnas..

  El ex oficial del ejército peruano, lanzado a la palestra con un alzamiento incruento contra el gobierno de Alberto Fujimori, en el año 2000, coronó 11 años después una sacrificada trayectoria política con su elección.

La misma noche del 5 de junio, cuando los primeros resultados lo daban como ganador sobre la conservadora Keiko Fujimori, Humala anunció que como gobernante buscará la unidad latinoamericana y desarrollará relaciones fraternas con los países de la región, sin exclusiones.

El pasado jueves emprendió la primera etapa de una gira de una semana por el Cono Sur suramericano, con escalas en Brasil, Paraguay, Uruguay, Argentina y Chile, invitado por los presidentes de esos países.

Posteriormente visitará, también invitado, Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela 

Con ánimo integracionista, Humala ha dicho que espera que todos los presidentes latinoamericanos asistan a las ceremonias de transmisión del mando, a realizarse el 28 de julio, cuando asumirá la Presidencia y terminará la controvertida gestión de su antecesor, Alan García 

El énfasis regional de la nueva política exterior que Perú fue destacado por el prestigioso periodista César Lévano, quien considera que la misma es diferente a la del gobierno saliente del presidente Alan García.

Esa política, señala Lévano en su columna del diario La Primera, contrasta con el empeño de García de impulsar el "arco del Pacífico" con Colombia, Chile y México, que pretende "unir a los estados más sometidos a los dictados del imperio y resquebrajar el frente único latinoamericano".

Los primeros días de Humala como presidente electo se caracterizaron también por presiones mediáticas, políticas y empresariales de tinte conservador, que pretenden imponer el nombramiento de funcionarios de la confianza de esos sectores en cargos claves.

El presidente electo ha soportado a pie firme esas presiones, que usaron una caída especulativa de la Bolsa de Valores de Lima como instrumento de chantaje, y ha advertido que no cederá y se tomará el tiempo necesario.

Al respecto, ha aclarado que ha llegado al gobierno sin compromisos con grupos económicos.

Aseguró que solo tiene compromiso con el pueblo que lo eligió, y que consiste en cumplir con las reformas sociales moderadas y concertadas ofrecidas durante su campaña electoral.

Sin que las presiones logren su objetivo, todas las fuerzas políticas y hasta las agrupaciones empresariales han reconocido que el presidente debe tomar sus decisiones con tranquilidad y sin que nadie lo apremie.

Tales criterios tienen en cuenta que ni siquiera ha sido oficialmente proclamado como presidente electo y que, según ha dicho el propio Humala, es extraño que haya quienes quieran apurarlo, como no ha ocurrido con sus antecesores.

Antes de partir a su periplo suramericano, por otra parte, el presidente electo designó una comisión encabezada por su primera vicepresidente, Marisol Espinoza, e integrada por una veintena de calificadas personalidades de su organización, Gana Perú, e independientes, para que coordine con tiempo la transferencia del aparato estatal a la nueva administración.

La primera semana tras la elección de Humala registró también diversas expresiones de las notables expectativas sociales que genera su promesa de cambio.

La Confederación General de Trabajadores (CGTP) destacó el carácter democrático de la victoria de Humala y asumió la tarea de defender al nuevo gobierno frente a las presiones conservadoras.

La central sindical señaló que el éxito del gobierno nacionalista depende del cumplimiento de sus promesas y del objetivo de hacer que el crecimiento de la economía llegue a todos los peruanos.

(*) El autor es corresponsal de Prensa Latina en Perú.