EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

jueves, 23 de junio de 2011

Grecia: la punta del iceberg de la crisis europea

La presencia de miles de personas en las calles europeas todavía no puede torcer las políticas de recortes sociales que se comenzaron a aplicar en diferentes naciones, aunque las movilizaciones masivas en Grecia y España demuestran el creciente descontento frente a gobiernos que decidieron “estabilizar el mercado” a costa de parquetazos neoliberales.

Despidos masivos, aumento de impuestos, privatizaciones de empresas públicas y recortes en gastos sociales son desde el año pasado las razones de las protestas que cruzan al viejo continente.

Como respuesta institucional a las demandas de millones de personas, todo indica que la decisión es profundizar los recortes al precio que sea, con el respaldo de la Policía a la hora de reprimir las manifestaciones.

En los últimos días, Grecia fue el epicentro y la caja de resonancia de la crisis capitalista que vive Europa, donde se multiplicaron las presiones para que el gobierno del primer ministro Giorgos Papandreu active nuevas medidas.

Si esto sucede, los organismos internacionales aprobarán la entrega del quinto tramo de un préstamo total que asciende a 110.000 millones de euros.

El Consejo de Ministros griego ahora se encuentra a punto de aprobar un programa de medidas que prevé recortes salariales y de pensiones, además de la eliminación de unos 150.000 puestos de trabajo.

Leandro Albani / AVN