EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

miércoles, 15 de junio de 2011

El Bolvarianismo Imponente, derrotará a los seniles y despistados “idolos”

Contra todos los pronósticos de la rancia oligarquía vende patria y asesina, el bolivarianismo se impondrá liderado por su militancia revolucionaria que desparpaje a los inamovibles flaqueantes.
Me gustan las fábulas a veces, en la lógica de que para buen entendedor pocas palabras, tratando del reencuentro con nuestro propio pueblo que lucha contra un mismo enemigo común de clase; quien habilidosamente nos tiene a propios dándonos la mejor paliza por culpa de la incomprensión y la exagerada idolatría a personajes, que como en cualquier proceso o instancia, tan solo se es producto de un accidente, mientras que los procesos e instituciones continúan sus cursos.
Recuerdo cuando niño, a una familia muy humilde que luchaba por sacar a su prole adelante, siendo tan unida y fraternal , que compartían las vicisitudes, las desgracias y los triunfos.
Un día, uno de los hijos, preocupado por la situación de su familia, comenzó a reflexionar y sobre todo a planear como salir de dicha encrucijada, y aprovechando los dotes de un buen personaje de esos “hiper activos” comenzó a ponerle el pecho a la brisa,  ganarse muchos aplausos de su familia, al punto que todo lo que hiciera, estaba bien, aunque por alguna de sus acciones, hubiera llevado a su padre a la cárcel, pues él, era un menor de edad.
La familia se regocijaba, con la nueva vida que se daban: Estudio, vestuario, techo y un que otro paseito; como también algunos integrantes de la misma, lloraban por los costos a algunos integrantes de la misma, por las acciones de su líder, pero que los demás no le reclamaban por temor a llegar al fango nuevamente.
Este líder, un día se comparó con los hijos de la “alta sociedad” y comenzó a aborrecer a los suyos, incluidos sus padres, permitiéndose el lujo de vender a un hermanito  y a la hermanita menor llevándola a la prostitución, lo que implicó una división en la familia, pero los que le apoyaban eran mas, terminando casi todos en penitenciarías y la calle; hasta que un día, la minoría se reveló, quitó de su lugar al hermanito e hijo súper dote, lo reemplazaron por la iniciativa colectiva, sobresalieron en todo sentido para bien de la familia y la sociedad, mientras el precoz líder, se sumergía solito en el fango.
El proceso emancipador es el apellido de una gran familia llamada Bolivariana y como dicen por mi tierrita, familia que se respete, hace respetar su apellido.
Latinoamérica y mucho mas allá de esas fronteras imaginables, está llena de esta gran familia que unos vemos con preocupación, como la precocidad en alguien de su estirpe, creyendo hacer las cosas bien, la está es embarrando, pues como el caso de la familia aquella, está llevando a mucha gente al abismo, ya que no compartimos su actitud indecorosa por el simple hecho de querer perpetrarse en el poder, no solo como gobernante de un país, sino como el “alfa” de la familia que considera, que sin él, ésta perecerá.
Simón Bolívar, como Morazan, el Che, Sandino, Tupac Amaru, La Gaitana y la Pola entre otros, no conocieron a sus herederos hijos de la Patria Grande para escriturarle su legado a alguien en especial, sino que como el caso de Bolívar, nos lo heredó a todos los revolucionarios y progresistas del Continente, que tenemos que certificar la incongruencia en uno de sus retoños, arriesgando la integridad de su familia, por congraciarse con los de la “alta sociedad” que huele a tanto azufre, convencido que sus travesuras no serán castigadas y el enemigo no le volverá a endilgar de terrorista.
Invoco la comprensión de mi querido Juan pueblo, para que dilucidemos el acontecer bolivariano, sandinista, morazanista y demás, a la luz de una triste pero real realidad; como es la auto cooptación de lideres propios en beneficio del explotador, del invasor, del criminal, garantizando solo su mejor estar personal, aunque el costo de ello, sea mantener en la miseria y la vergüenza a su pueblo.
Es tal la situación de desconfianza y de temor, que alguien se atrevió a decir, que Venezuela ya es un peligro para los revolucionarios, y cuando lo afirma, no es por satanizar a mi pueblo Venezolano sino a su gobernante, que se está pasando de listo y de precocido; como llegar a creer que votando en contra de su compañero Ecuador en la OEA a favor del imperialismo norteamericano defendiendo al régimen de Honduras, podría llegar a garantizar su permanencia en el trono, como si allí le hubiera llevado Mr usa y sus secuaces, olvidando que es gracias a su pueblo, a su gente, a la solidaridad revolucionaria internacional que aquel abril del 2002 no fue definitivo para su deposición de la butaca.
Es aquí, donde alguien mas de la familia, que sin ser el de mejor billetera ni el mas mentado por el mundo, nos da una lección de lucha contra el imperialismo, y a pesar de haberse quedado solito, se mantuvo cueste lo que cueste, al momento de votar en la OEA y es el Ecuador, gracias a un representante, sensato, cauto pero coherente y muy convencido de la causa revolucionaria.
¿Será que un “revolucionario” sin revolucionarios, si podrá garantizar que América Latina sea una zona de PAZ?  Difícilmente los esclavos, podremos acabar con el yunque que nos ata al amo, si continuamos creyendo que el proceso revolucionario, integracionista y Bolivariano, es solo responsabilidad de ciertas personas y no de un colectivo familiar, que somos quienes luchamos por la paz y la igualdad social y así como alguien nos dijo irónicamente que “si no le gusta, no se lo coma” cuando le reclamaban por su torpeza, hoy le digo a mi pueblo, que es hora de arremeterla con todo entre todos y todas, para que no nos ocurra lo del prohíjo ni lo del precoz aquel y que si tenemos que retirarles de sus ínfulas, hagámoslo pero ya, que aun nos queda tiempo sin importarnos que no seamos los de las chequeras o mejor hablados, o porque olemos a mal, no nos importe eso, que tenemos la mejor riqueza del mundo, como es nuestra conciencia, y convicción que no soportan el mas mínimo rechazo de indignidad ni debilidad.
Apoyémonos en un Correa que buenas lecciones de beligerancia revolucionaria –aun sin ser tan revolucionario-, nos indica un camino, que bien podría ser uno de los postulados a blandir entre sus manos, la gran espada de Bolívar, junto con Evo de Bolivia, con Ortega de Nicaragua, de Castro de Cuba Socialista, y de pronto hasta la de Ollanta Humala del Perú; de Dilma Rousseff del Brasil de Mujica en el Uruguay y si no ellos, cualquiera de esos millones de luchadores anónimos que luchamos por nuestra independencia.
Pues Humala, es la otra cara del fujimorismo en el Perú y del uribismo –léase paramilitarismo-, en Colombia, quien como ex militar y convencido del virus usa en nuestra región, actuará ética y revolucionariamente con el pueblo, para que casos como el de Chile con Pinochet no queden en la impunidad y además que no se vuelvan a repetir, apoyando la creación del Ejercito Bolivariano de los Países del ALBA,  UNASUR y afines ya que si ahora no solo desde Colombia llegarán a funcionar las bases grigolandias sino de pronto desde tierras venezolanas, se le hiciera comer todo el polvo posible a los mandíbulas largas que osen ensangrentar las banderas de la libertad.
El Proceso bolivariano no es afortunadamente de personitas aisladas, es ya un patrimonio de la humanidad, y cuando hablo del bolivarianismo, no es por desconocer el sandinismo y tantos mas, sino por tratar de aterrizar la discusión en lo que pasa sobre todo en Latinoamérica donde hay quienes se creen dueños y señores del proceso, como si nuestra lucha fuera tan solo por la de cambio de amo y nada mas.
J. Manuel Arango C.
 Director, Editor
 Red Independiente de Comuicación Alternativa                  CLARIN de Colombia
www.clarin.decolombia.info                   jomarc@etb.net.co