EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

jueves, 15 de septiembre de 2011

Países que apoyan a la oposición libia tendrán prioridad en los contratos petroleros

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el premier británico, David Cameron, realizaron este jueves la primera visita a Trípoli desde el inicio del conflicto, donde ratificaron el apoyo al Consejo Nacional de Transición (CNT, órgano opositor) y advirtieron que Muammar Al Gaddafi “debe rendirse”.

El Consejo, en tanto, sostuvo que Gaddafi prepara una ofensiva en el sur del país y dijo que requiere provisión de armas de la comunidad internacional para controlar las zonas donde tienen posiciones las fuerzas gaddafistas.

Cameron, quien recorrió un hospital de Trípoli junto a Sarkozy, enfatizó: “A Gaddafi le digo, el juego terminó”, y sostuvo que “llegó el momento de rendirse”.

Contratos petroleros

Los países que apoyaron la oposición en la lucha contra Muammar Al Gaddafi tendrán “prioridad” en los contratos petroleros y de reconstrucción delpaís, dijo hoy el presidente del CNT, Mustafa Abdel Jalil.

El jefe del Consejo manifestó que la evaluación y definición de contratos se realizará en el marco de un proceso “transparente”, en una rueda de prensa junto al presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el premier británico, David Cameron.

Sarkozy, en tanto, sostuvo que no hay “ningún cálculo” detrás de la ayuda aportada por Francia a Libia, y descartó que París pueda pedir “preferencias” para los contratos futuros.

Ansa