EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

jueves, 13 de octubre de 2011

Miami por cárcel por genocida militar colombiano

Mientras el editor de la web ANNCOL, Joaquín Pérez, fue trasladado de la cárcel La Picota en el sur de Bogota y puesto ante el juez en Bogota esta mañana, el coronel (r) del Ejército de Colombia, Hernán Orozco, disfruta el sol y las playas en Miami en buena compañía de ex dictadores o terroristas internacionales como Luis Posada Carriles.

El coronel es uno de miles de oficiales colombianos implicados en la guerra genocida de su país. Impidió, con sus tropas, que la guerrilla de las FARC viniera en apoyo a la población civil en el pequeño municipio de Mapiran. Ahí estaba siendo exterminada en el matadero municipal por dos unidades de paramilitares que habían sido traslados desde el norte de Colombia, pasando por aeropuertos bajo control del estado, sus FF.MM. y policía, pasaron por varios retenes fluviales en el Río Guaviare donde, además, hay un centro de entrenamiento militar & policial estadounidense y de la DEA, antes de llegar a Mapiripan para ahí asesinar cruelmente más de 60-80 civiles, acusados de ser guerrilleros. Sus cuerpos fueron mutilados en el matadero local y sus restos tirados al río donde los caimanes hicieron el resto del “trabajo sucio”.

El abatido comandante guerrillero “Mono Jojoy”, decía en una declaración después la matanza, que había ordenado varias compañías de guerrilleros a trasladarse a Mapiripan, pero que entraron en combate con las tropas del ejercito bajo el mando del coronel mencionado que impidió por varios días la llegada de los guerrilleros a la zona.

Nadie de los medios de comunicación colombianos, incluyendo la Revista Semana (vea su reportaje abajo), decía nada, y son cómplices, como en tantos casos en Colombia, de la guerra de exterminio de la oposición desarmada como la Unión Patriótica, Partido Comunista Colombiano, A Luchar, entre varios agrupaciones políticas y el movimiento sindical colombiano.

Son dramáticos los llamados por auxilio que hacía el entonces alcalde de Mapiripan a los generales en el Batallón Joaquín París en Villavicencio, la capital del departamento del Meta. La respuesta del ejército y su coronel fue combatir la avanzada de la guerrilla de las FARC. El alcalde tuvo que exiliarse en Suiza por las amenazas, de siempre, de los militares.

Mientras los 7500 presos políticos colombianos, como el editor de la agencia alternativa ANNCOL, Joaquín Pérez, viven bajo condiciones totalmente infrahumanas en las cárceles colombianas, llamadas “Tumbas para seres vivos”, el coronel y sus compinches cubanos, venezolanos u otros genocidas latinoamericanas disfrutan las “zonas rosas” de Miami.

Dick Emanuelsson
Co fundador de ANNCOL