Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

miércoles, 4 de enero de 2017

Ecuador logra la tasa más baja de crímenes de los últimos 36 años

Policía de EcuadorSputnik
América Latina

"En 2016 fueron 914 muertes, es decir, después de más de tres décadas, logramos por primera vez tener menos de 1.000 muertes violentas en un año", señaló Fuentes en una rueda de prensa.
El ministro indicó que incluso se mejoró la tasa de 1980, cuando hubo 6,4 casos por cada 100.000 habitantes.
Asimismo informó que 2016 registró 107 muertos menos que 2015, datos que dan "una perspectiva importante de la reducción (de la tasa de muertes violentas) que en 2008 llegó a 18,7, cuando 2.607 personas fallecieron", añadió
En 2010 esa estadística bajó a 17,5 casos por cada 100.000 habitantes y en 2013 se ubicó en 10,9 casos, con un total de 1.725 muertes violentas, detalló el ministro.
Un país seguro
En ese sentido, Fuentes aseguró que Ecuador es el segundo país más seguro de la región y mencionó que en 2016 se logró un 60,5 por ciento de resolución de los casos, 13,6 puntos porcentuales más que en 2015.
Asimismo, enfatizó en que la reducción de crímenes violentos responde a acciones concretas del Gobierno como la creación de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) que se especializa en investigar delitos violentos, lo que disminuyó también los índices de impunidad.
Según la autoridad, del total de muertes violentas, 55 por ciento se produjo por violencia social, es decir, dentro de hogares, por riñas y violencia intrafamiliar, "en donde la Policía no tiene una directa participación", mientras que 45 por ciento ocurrió por violencia criminal.
De las muertes violentas de 2016, 448 fueron producidas por armas de fuego, que representa el 48 por ciento en comparación con el 52 por ciento de 2015.