Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

lunes, 23 de enero de 2017

"El pueblo se cansó, el gasolinazo es apenas un fusible de un conjunto de otros muchos hartazgos"


Entrevista a Fernando Buen Abad, Universidad de la Filosofía

M.H.: Estamos en comunicación con uno de los especialistas en medios a nivel internacional, Fernando Buen Abad, que viene insistiendo, como lo hizo en la conferencia de prensa en repudio al atentado a Resumen Latinoamericano, donde hizo hincapié en las declaraciones del Presidente Maduro, referido al tema de la convocatoria a un nuevo orden mundial de la comunicación y la información del siglo XXI y también, en otro de sus más recientes artículos, sobre la necesidad de impulsar y actualizar el Informe McBride.
Antes de profundizar en estas cuestiones quería preguntarte por los acontecimientos que han vivido en tu país, México, en relación al denominado “gasolinazo”.
F.B.A: El gasolinazo es uno más de los muchos golpes que el neoliberalismo le está propinando a la economía de los trabajadores del pueblo mexicano. Es el producto de los abusos, de los excesos, de la irracionalidad de un gobierno que en su alevosía trata de poner al servicio de los intereses norteamericanos todas las riquezas que son del pueblo mexicano, incluyendo las riquezas naturales y la mano de obra. El gasolinazo se refiere a un aumento del cual se habló mucho, el propio Peña Nieto muchas veces insistió diciendo que no iba a haber aumentos.
Pertenece a un proceso de reforma, como les gusta a ellos llamarle a las canalladas que hacen, “reforma energética” que consiste en privatizar los recursos energéticos del país y con eso habría gasolina y energía más baratas, servicio eléctrico reducido en costos, habría gas a precios más accesibles. Todo esto que el neoliberalismo nos ha acostumbrado a escuchar históricamente pretendiendo que el libre mercado es la santa sede de todas las soluciones de la economía, cuando la realidad es que no constituye otra cosa que la ofensiva de saqueo, hurto y humillación permanente.
El pueblo se cansó, el gasolinazo es apenas un fusible de un conjunto de otros muchos hartazgos entre los cuales está el baño de sangre que México ha venido sufriendo por un gobierno entregado al narcotráfico, al crimen organizado y que todo esto controlado por la DEA constituye una mafia monstruosa que ha creado episodios macabros en México.
El gasolinazo ha hecho visible el descontento, ha movilizado la protesta nacional y de la mano de este acontecimiento está sobre la mesa una discusión política mucho más de fondo, por lo que la gente ya está empezando a discutir no solo un cambio de rumbo sino también de sistema y esas son noticias muy interesantes en un momento especial para México y para la geopolítica internacional.
M.H.: Precisamente pasado mañana asume Donald Trump y eso indudablemente ya está afectando a tu país.
F.B.A.: Sin dudas. Mucho antes de tomar el cargo Trump ya ha generado estragos en México, no solamente en la política, sino también en la economía, ha tenido desplantes escandalosos y alevosos, por ejemplo, el que era Secretario de Hacienda fue el impulsor de la visita de Trump a México lo que generó una cantidad de repudios y rechazos al punto que tuvieron que sacarlo de su cargo, pero apenas se confirmó el triunfo de Trump se lo nombró Ministro de Relaciones Exteriores. Es un escándalo que a un tipo echado por una tropelía política realmente descarada ahora sea regresado a ser nada menos que Canciller del país. Si analizas el prontuario de este hombre te darás cuenta de su proyecto de servilismo económico y entreguismo. Por lo pronto el primer golpe fuerte a la economía mexicana es la devaluación del peso que se disparó por arriba de los $ 22 en unas semanas.
Este es el tipo de respuestas que Trump va a empezar a dar contra México, sin hablar de la suspensión de un par de inversiones de empresas automotrices que tenían ya iniciadas las tareas de infraestructura y que por orden de Trump han detenido y retirado del país. De ese calibre es el desparpajo con que están operando contra México.
M.H.: Conocimos por estos días que uno de los 8 multimillonarios más importantes del mundo es precisamente mexicano.
F.B.A.: Sí, Carlos Slim dueño de la mitad del New York Times y de lo que alguna vez fue Teléfonos de México. Hombre del riñón de Carlos Salinas de Gortari y que pertenece a la misma mafia que sigue secuestrando a México.
M.H.: Mientras 55 millones de mexicanos viven en la pobreza.
F.B.A.: Así es. Y con 14 millones de mexicanos que tienen que irse del país para poder encontrar trabajo, para poder llevar algo a su casa, tienen que irse de jornaleros o esclavos a EE. UU. de donde ahora Trump amenaza echarlos.
Una de las grandes tareas del momento es la unidad de los medios alternativos, comunitarios e independientes
M.H.: Hacía referencia al principio a tus dos últimos artículos, uno en el que ponés especial insistencia en la convocatoria del Presidente Maduro a una revolución de la comunicación, a impulsar el nacimiento del nuevo orden mundial de la información y la comunicación del Siglo XXI al que vos hiciste especial referencia en la convocatoria en el Hotel Bauen contra el atentado a Resumen Latinoamericano. Me gustaría que desarrollaras ese tema.
F.B.A.: En primer lugar es realmente llamativo y a mi entender es un episodio único, he estado tratando de encontrar algo parecido a que un mandatario tome la iniciativa de llamar a la población abierta y a la comunidad internacional a emprender una revolución de la comunicación.
Después de Hugo Chávez que alguna vez hizo hincapié en un llamado de este calibre, cuando lo acusaban de haber cerrado las televisoras a las que en realidad se les había terminado su licencia y no se les renovó, entonces ya había puesto la mirada en coordinar una movida fuerte. Ahora Nicolás Maduro el 20 de noviembre del año pasado tomó la iniciativa de hacer una convocatoria abierta, internacionalista hacia una revolución de la comunicación.
Propone ir a las calles, a los muros, a las redes sociales y a los medios que se tengan, para ir de una vez a una revolución que inicie un proceso de revisión y acción de nuestras debilidades más fuertes. Hay que repetir que en materia de comunicación todos los movimientos progresistas, incluso los gobiernos democráticos se han visto débiles, hemos presentado actitudes cándidas, a veces hasta fracturas, esas son debilidades políticas que no ha habido momento de resolver juntos como es tarea política de este momento.
Maduro llama a esta revolución de la comunicación y a mi entender hay que tomarlo muy en serio. No es común que un mandatario asuma semejante volumen de responsabilidad política y me parece que pone el dedo en la llaga en uno de los problemas que cruza el planeta entero en todos los frentes.
Desde luego no basta con una convocatoria, hay que trabajar mucho sobre el contenido de ese llamado, pero hay a mi entender tareas de urgencia inmediata y por eso en el encuentro en solidaridad con Resumen Latinoamericano yo quise insistir en que una de las grandes tareas del momento y que hemos venido dilatando mucho es la unidad de los medios alternativos, comunitarios, independientes. Somos un archipiélago inmenso desconectado, no hemos podido generar los puentes de comunicación entre unos y otros y eso se debe a muchas razones que pueden discutirse y analizarse bajo distintos métodos, pero que es una tarea de primerísimo orden, porque si no hay unidad y coordinación entre todos estos medios que instituyen la fuerza de voces libres y emancipadoras, corremos riesgos como Resumen Latinoamericano, el mismo que corres tú y que corro yo de que aparezca una manada de mandriles de esos financiados por los gobiernos neoliberales, nos repriman, nos desaparezcan, nos espíen, nos siembren pruebas falsas y no tengamos capacidad de defensa de nosotros mismos ante esta situación de jungla de la ofensiva mediática.
De modo que la convocatoria de Nicolás Maduro tiene un alcance muy amplio, incluye discusión sobre temas de tecnología, de capacitación, formación de los nuevos cuadros, de la nueva comunicación, cómo tiene que hacerse para no estar repitiéndonos eternamente con los mismos formatos. Una discusión que efectivamente de tener carácter revolucionario debe permitir que nazcan las muchas nuevas iniciativas que hay.
El llamado a la unidad no implica uniformidad, este es un matiz que me parece siempre necesario aclarar. Es preciso que la unidad sea constitutiva del respeto de la identidad y de las luchas de cada uno y que eso tiene que saberse manejar y ponderar para convertirse realmente en fuerza. En la convocatoria de Maduro, cuando habla de esto, es muy preciso en el sentido de llamar a todas las voces, hacer como lo hizo el viejo informe McBride un solo mundo con voces múltiples, asegurándole a todo el mundo su derecho a tener la oportunidad de comunicarse pero también a garantizarle las condiciones de la comunicación, porque una cosa es tener la oportunidad y otra es tener las condiciones. La igualdad de condiciones es la premisa de esta convocatoria y me ha parecido que algo tenemos que decir al respecto, no podemos quedarnos callados ante semejante envergadura política y que justamente está llamándonos a saldar una de nuestras tareas más urgentes y más postergadas.
M.H.: En el día de mañana (19/1) a las 18:00, la Federación Gráfica Bonaerense en Paseo Colón 731, en el primer piso, convoca contra el bloqueo mediático en Argentina “Vamos todos y todas a la asamblea”. Creo que de alguna manera esto va en el sentido de lo que estás planteando.
F.B.A.: Justamente esta convocatoria es la resultante de la asamblea con Resumen Latinoamericano, en la que me permití decir que no nos podíamos ir de esa reunión sin poner fecha para diseñar una agenda en un encuentro asambleario donde podamos discutir más a fondo y emprender un plan de lucha y trabajo organizado. Se había dicho entonces que había que llamar de inmediato a una asamblea y es justamente lo que va a suceder mañana.
Para los monopolios la mejor Ley de medios es la que no existe
M.H.: Hiciste referencia al Informe McBride y en uno de tus últimos artículos hablás de la necesidad de actualización de ese Informe, me gustaría que comentes de qué se trata la propuesta.
F.B.A.: En 1973, en una reunión en África de los Países No Alineados, se hizo un balance de la situación mundial en donde se dijo que este mundo como estaba iba destinado al desastre. En 1973, estábamos escuchando los tiros en Vietnam, todavía escuchábamos sobre el desastre que significó semejante aventura descabellada del Imperio que golpeó tan fuertemente al mundo. Estábamos escuchando todavía el eco de los estudiantes de Mayo del ´68. Entonces en el ´73 los No Alineados dijeron “hay que ir hacia un nuevo orden económico mundial” y además tiene que haber un nuevo orden de la comunicación. Y dicen que se necesita hacer un balance, un análisis preciso de cómo está la situación comunicacional en el mundo. El entonces Secretario de la UNESCO toma el desafío y organiza un grupo de investigación para crear un diagnóstico riguroso sobre la situación mediática en aquel tiempo. Encargan la dirección de este proyecto a un irlandés muy conocido en ese entonces de nombre Sean McBride, y este hombre que fue Premio Nobel de la Paz por sus luchas en defensa de los Derechos Humanos, que fue Premio Lenin de la Paz también, es encargado del desarrollo de este informe.
Rápidamente convocaron en todo el planeta a especialistas de todos los ámbitos, desde tecnológicos, educativos, etc., de la comunicación para propiciar este panorama de diagnóstico concreto. El documento se termina en 1979, se presenta ante la ONU, es discutido en el plenario de Naciones Unidas y motivado por la UNESCO y es aprobado como un documento que retrata con mucha precisión la realidad mediática de aquellos años. Se publica en 1980. La primera publicación la hace la UNESCO, tiene una traducción al español y la primera respuesta que recibe, como era lo lógico, fue meterlo en el congelador. Para entonces el Presidente Ronald Reagan dice que ningún informe de ningún nuevo orden mundial, ninguna nada, y lo congelan. Los expertos en esto dicen que hubo un período de “glaciación” para el Informe McBride.
El informe plantea que el proceso de concentración monopólica es una amenaza contra la humanidad y un atentado contra las democracias, esto fue publicado en 1980 y nosotros vamos viendo cómo en el desarrollo de las siguientes décadas los monopolios imponen su propia teoría que es la de la auto regulación y dicen que la mejor Ley de medios será la que no existe. Más o menos eso rezaron durante todos estos años y me parece que la potencia política, técnica y teórica del Informe McBride, a pesar de que algunos párrafos sean como es costumbre de la UNESCO, en un tono diplomático, con todo es un documento que retrata crudamente la situación. Y dice que en la medida que se crean monopolios, se cierran voces. Por eso el documento se llama “Un solo mundo, voces múltiples”.
Cuando uno lee el Informe se escandaliza, pero el paisaje hoy empeoró. Hoy en el mundo hay 6.000 medios que son los más importantes en el planeta, editoriales, radiodifusoras, televisoras y todo eso está en manos de 6 personas. Esto es dramático, llamativo y escandaloso porque la concentración monopólica se ha vuelto de corte imperial en manos de 6 tipos que manejan toda la tecnología, todo el discurso y toda la distribución.
Esto tiene que llamarnos la atención porque es un atentado directo contra las democracias, contra la humanidad. Mi propuesta es generar un segundo Informe McBride que sea capaz de en contraste o en complemento del primero, mostrar cómo en los casi 40 años transcurridos desde 1980 a la actualidad la cosa empeoró dramáticamente. Por eso creamos en la Universidad de Lanús un centro que se llama “Centro para la comunicación Sean McBride” en homenaje a esto y desde ahí estamos trabajando sobre los primeros elementos que serán una especie de mapas constitutivos del panorama actual del proceso de monopolio transnacional.
Mañana será bueno escuchar la participación de todos aquéllos que coincidan con la idea de sumarnos en la unidad. Me parece que Argentina está viviendo episodios dolorosos y preocupantes y que es la hora indefectiblemente no solamente de juntarnos para quejarnos sino para organizar tareas concretas y, sobre todo, la resolución de lo que hagamos no puede quedarse ni agotarse en una iniciativa de cabotaje, sino que hay que darle un carácter internacional a esta protesta porque las ofensivas mediáticas y la censura no son solamente en Argentina, esto es una canallada que recorre al mundo y creo que hay que saber hermanar las propuestas que se generen y las acciones concretas con otras que ya están en marcha en otras regiones. De modo que hay que entender que es una oportunidad valiosa, ojalá saquemos conclusiones nutridas y un buen resultado, pero saquemos lo que saquemos será el inicio de una larga serie de reuniones que deberán comprometerse con acción directa y concreta para que realmente surtan el efecto que deben surtir en un momento en el que si nos descuidamos nos silencian sin defensa.