EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

sábado, 15 de octubre de 2011

Rousseff viaja a África y participará de su primera cumbre India-Brasil-Sudáfrica

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, participará la semana próxima de su primera cumbre India-Brasil-Sudáfrica, que coordina posiciones de las tres grandes democracias emergentes en los principales foros internacionales, y visitará Mozambique y Angola para renovar el compromiso brasileño con el continente africano.

El foro India-Brasil-Sudáfrica (IBAS) reunirá desde el martes pròximo en Pretoria (Sudáfrica) a Rousseff con el primer ministro indio, Manmohan Singh, y el presidente sudafricano, Jacob Zuma.

El IBAS fue creado en 2003, al inicio de la presidencia del exmandatario brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, que reclamaba una nueva geografía de las relaciones internacionales, con mayor peso para las naciones del sur.

Rousseff, heredera política de Lula y que asumió el poder en eneero pasado, viajará la noche del domingo a Pretoria para participar el martes en la cumbre, informó el portavoz de la Presidencia brasileña, Rodrigo Baena.

Los tres países, que comparten un creciente comercio de 16.000 millones de dólares, debatirán "una posición común para la reunión del G20", que reúne a las grandes naciones industrializadas y emergentes y se realizará en noviembre en Cannes (Francia), informó una alta funcionaria de la Cancillería brasileña.

También discutirán su posición ante la crisis internacional, agregó.

"El encuentro servirá para coordinar" las posiciones de los tres países en varios temas de la agenda internacional, informó el canciller, Antonio Patriota. Siria será "un tema que forzosamente" entrará en la discusión, añadió.

India, Brasil y Sudáfrica integran como miembros no permanentes el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, donde ha encallado una resolución de condena al gobierno sirio. Los tres países enviaron en agosto una misión a Siria pidiendo el fin de la violencia.

La reunión de Pretoria servirá de termómetro para evaluar la coordinación de los tres países emergentes bajo la nueva presidencia brasileña, y si consiguen volver a estructurar una posición común, por ejemplo en las negociaciones de la Ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio, donde mostraron fisuras, dijo a la AFP el profesor de la Universidad de Brasilia David Fleischer.

Esa coordinación "tiene sentido si suma a otros emergentes para defender las posiciones de los países en desarrollo" en foros como el G20, añadió.

La primera cumbre de mandatarios del IBAS se celebró en 2006 en Brasilia, antes de que fuera creado el G20 que hoy reúne a presidentes de los grandes países industrializados y emergentes.

"En el banquete de los poderosos, de poco sirve ser invitados para el postre", denunció Lula en la cumbre del IBAS de 2007, al rechazar la participación marginal de algunos países en desarrollo en la cumbre anual del G8 de naciones industrializadas.

Tras la cumbre de Pretoria, Rousseff seguirá viaje por África, un continente con el que Lula estrechó relaciones y amplió la cooperación y presencia brasileñas.

La presidenta visitará el miércoles Maputo y el jueves Luanda, capitales de Mozambique y Angola, donde la lengua oficial es el portugués.

"La inclusión de Mozambique simboliza la importancia de las relaciones con este país, que es el mayor beneficiario de la cooperación brasileña", informó el portavoz de la Presidencia brasileña.

Angola es uno de los principales socios de Brasil en África, donde los suramericanos tienen grandes inversiones en construcción civil, energía y exploración mineral.