Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

viernes, 13 de enero de 2017

Honduras sigue hundida en violencia y pobreza pese a ayuda UE, dicen expertos

La violencia y pobreza en Honduras siguen en aumento pese a la ayuda de la UE.
"La ayuda de la UE a Honduras ha propiciado avances, pero la situación general sigue siendo preocupante", indicaron los auditores comunitarios en un comunicado, en el que destacan que "el nivel de pobreza ha crecido, la superficie forestal ha disminuido y persiste la violencia generalizada y un elevado índice de homicidios".
La violencia y pobreza en Honduras siguen en aumento pese a la ayuda de la UE.
Los auditores evaluaron cómo había gestionado la Comisión Europea la ayuda de la UE al desarrollo destinada a Honduras y en qué medida se habían alcanzado los objetivos.
La dotación total de la UE se incrementó en 223 millones de euros en el período 2007-2013 a 235 millones de euros en el correspondiente a 2014-2020.
Los sectores prioritarios examinados fueron la reducción de la pobreza, los recursos forestales y la seguridad y la justicia.
Los auditores señalaron que las acciones de la UE eran "pertinentes y en general obtuvieron los resultados previstos", aunque su impacto quedó "frenado por las circunstancias difíciles que atravesaba ese país y por las insuficiencias en la gestión".
Así, consideraron que el enfoque de la Comisión fue "poco específico" porque la asistencia financiera se repartió entre demasiadas áreas, lo cual "pudo neutralizar su impacto".
La corte también detectó insuficiencias en el seguimiento efectuado por la Comisión.
"Honduras se enfrenta a desafíos significativos para su desarrollo, y la Comisión ha de reforzar el enfoque de la UE para que sea más coherente y específico", indicó la miembro del tribunal responsable del informe, Bettina Jakobsen.
En opinión de los auditores, pese a que en Honduras existe una buena coordinación entre los donantes, "la colaboración real era relativamente limitada y las ayudas a veces se solapaban".
En cualquier caso, indicaron que la Comisión trabaja actualmente para realizar programaciones conjuntas con los Estados miembros de la UE a partir del 2018, y que ha desarrollado estrategias para estructurar su diálogo político en distintos ámbitos con el Gobierno hondureño.
Por otra parte, el tribunal apuntó que dar apoyo presupuestario en Honduras "entrañaba riesgos considerables", especialmente debido a "la inestabilidad macroeconómica y la gestión de las finanzas públicas".
Según dijo, la Comisión logró "mitigar parcialmente" estos riesgos, pero "no evaluó la admisibilidad del apoyo presupuestario de manera estructurada" para demostrar que los avances logrados por ese país se ajustaban a valores de referencia y metas claramente definidos.
También señaló que la Comisión "tampoco respondió siempre de forma coherente" al incumplimiento por parte de Honduras de las condiciones para recibir apoyo presupuestario por parte de Honduras.
"Esta actuación contradictoria podría mermar la eficacia de la ayuda", subrayó el tribunal, que efectuó recomendaciones a la Comisión para que su ayuda sea más eficaz.