EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

jueves, 15 de diciembre de 2011

Ex Presidente francés Jacques Chirac, declarado culpable por malversación de fondos públicos

El ex presidente de la República Francesa, Jacques Chirac, de 79 años de edad, ha sido declarado culpable por un tribunal en el Palacio de Justicia de París de malversación de fondos públicos y otros dos delitos por los que la justicia francesa le juzga desde hace meses por un caso que se remonta a la década de los años noventa cuando Chirac era alcalde de París.

Jacques Chirac, el político que goza de mayor popularidad en Francia, ha sido condenado a dos años de prisión con fianza y no ingresará en la cárcel por su elevada edad, aunque esta sentencia condenatoria supone un veredicto histórico en la Vª República francesa puesto que es la primera vez que se condena con delito de cárcel a un ex presidente del Estado.

De hecho, la condena contra el ex mandatario conservador es superior a la que por el mismo caso también tuvo que enfrentarse hace unos años el actual ministro de Exteriores francés y ex primer ministro, Alain Juppé, que fue condenado a una pena de meses de prisión.

Michel Roussin, ex jefe de gabinete de Chirac, ha sido exculpado, según ha declarado el presidente de la primera sala del Tribunal Correccional de París, Dominique Pauthe en una lectura de la condena seguida por La Vanguardia.com.

En concreto, el ex jefe del estado francés habría desviado dinero público en su etapa como alcalde de París para financiar de forma ilegal su partido político con el objetivo de ayudarle a alcanzar la presidencia de la República en las elecciones de 1995.

La defensa había reclamado desde hace meses la exculpación del ex presidente francés por motivos de salud, en concreto por “sufrir demencia y problemas mentales de gravedad irreversibles como pérdidas contínuas de memoria”.

El propio Chirac, que nunca se ha presentado a las vistas por este juicio que dura más de un año, se había declarado “inocente” y que “jamás había cometido delito alguno en su etapa como alcalde de París y ha negado haber desviado recursos públicos a su partido, el RPR”.

Chirac envió una carta dirigida al tribunal hace un año en la que justificaba de esta forma su ausencia en las vistas del juicio y que fue leida por su propio abogado, Jean Veil: “Este proceso judicial quita la razón a los demagogos que aseguran que en nuestro país, en Francia, la Justicia es dura y severa para los débiles y complaciente con los poderosos. En una República, la Justicia es igual para todo el mundo”.

Pues bien, hoy la Justicia francesa le ha declarado culpable de los delitos de malversación de fondos públicos, “decisión ilegal de interés” y de abuso de confianza como el principal instigador y autor conocedor de los hechos delictivos por los que se le acusa en el denominado caso de los Empleos Ficticios, que le juzga por haber ordenado la creación de 21 empleos sin utilidad pública y ficticios con el objetivo de desviar 2,2 millones de euros de fondos públicos municipales para financiar al partido neogaullista RPR que creó en los años en los que era alcalde de París entre 1992 y 1995.

Así lo han confirmado fuentes judiciales consultadas por La Vanguardia.com en el inicio de la lectura que se está produciendo desde las 10h20 de hoy en París.

También han sido condenados en el mismo caso, un hijo del general De Gaulle y un familiar del ex ministro del Interior, Jean-Louis Debré.

El caso de los empleos ficticios en la ciudad de París se juzga a Jacques Chirac porque se le acusa de haber creado supuestamente un entramado de empleos públicos municipales, entre los años 1992 y 1995 (antes de acceder a la presidencia de la República en 1995) sin ninguna utilidad pública con el objetivo de recibir recursos públicos que más tarde destinaría a la financiación de su partido político, el neogaullista y conservador Reagrupamiento por la República (RPR) que fue creado por Chirac para acceder a la presidencia de la República y dejar la administración local.

Las sumas reclamadas por la acusación y presumiblemente desviadas por Chirac en beneficio de su antiguo partido político ascienden a 2,2 millones de euros, según consta en el sumario al que ha tenido conocimiento La Vanguardia.com.

Un caso del siglo pasado

El juicio contra Chirac y otros nueve acusados empezó en marzo, después de 11 años de disputas legales.

Chirac no llegó a sentarse en el banquillo de los acusados durante las sesiones del tribunal celebradas en septiembre ya que el presidente de la sala 11 del Tribunal Correccional de París, Dominique Pauthe, le exoneró de ello tras leer un informe médico encargado por su mujer y su hija.

Según uno de sus abogados, Georges Kiejman, el ex presidente “espera en silencio” el veredicto. Y en un comunicado leído por otro de sus abogados, Jean Veil, se dice que Chirac “no tiene culpa penal o moral”, informa AFP.

Por su parte, la Fiscalía, en una acusación que se asemeja más a un alegato de la defensa, solicitó el sobreseimiento del caso.

Dos causas similares fueron agrupadas para este juicio: una de ellas se refiere a 21 empleos ficticios entre octubre de 1992 y mayo de 1995 para “encargados de misión” pagados por la alcaldía parisina.

Y la segunda se refiere a siete empleos de favor en beneficio del RPR (partido neogaullista predecesor de la gobernante UMP de Nicolas Sarkozy), entre 1990 y 1994.

Por esta segunda causa, el actual ministro francés de Relaciones Exteriores, Alain Juppé, uno de los más cercanos colaboradores de Chirac, fue condenado en 2004 a 14 meses de cárcel en suspenso.

En 2010, la alcaldía de París retiró los cargos por 21 empleos ficticios a cambio de una indemnización de 2,2 millones de euros de los cuales casi la mitad fue pagada por la UMP

David Martínez / La Vanguardia