EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

viernes, 31 de diciembre de 2010

Cuba celebrará 52 aniversario de la Revolución con austeridad


Los cubanos celebrarán este sábado el 52 aniversario del triunfo de la revolución de Fidel Castro, con la austeridad marcada por el plan de reformas económicas que el presidente Raúl Castro pondrá a toda marcha en 2011.


Pueblos y ciudades de toda la isla alistan este viernes modestos festejos para celebrar el 1 de enero, en coincidencia con el Año Nuevo, el día en que huyó el dictador Fulgencio Batista, derrocado por Fidel Castro y su ejército de rebeldes en 1959.

A la medianoche se detonarán 21 salvas de artillería en la Fortaleza San Carlos de la Cabaña en La Habana; en tanto que a esa hora la bandera cubana será izada en el antiguo ayuntamiento, en la ciudad de Santiago de Cuba (900 km al sureste de la capital, donde Castro proclamó la victoria, desde el balcón principal.

En las calles, casas y mercados, los cubanos se apuran con los preparativos para la cena de Año Nuevo, en la que no puede faltar el cerdo, el congrí -arroz y frijoles- y el ron, procurando no gastar mucho.

"No estamos pa'eso, hay que ahorrar porque el año viene difícil", dijo a la AFP Luisa, una ama de casa de 44 años, que se enteró este viernes por los diarios de que a partir del 1 de enero los productos de higiene y aseo serán suprimidos de la subvencionada canasta básica, y vendidos de forma liberada a precios mayores.

La eliminación progresiva de subsidios, particularmente de la "libreta de abastecimiento" (la canasta), forma parte del plan de reformas que impulsa Raúl Castro y que debe ser aprobado en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) en abril.

El programa, sujeto a un debate popular que comenzó en diciembre y terminará en febrero, contempla el recorte de 500.000 empleos estatales antes de abril y la ampliación del trabajo en el sector privado para que absorba a buena parte de los despedidos.

Raúl Castro, a quien su hermano Fidel cedió el mando cuando enfermó en 2006, impulsa un plan para descentralizar la economía, controlada en 90% por el Estado, para hacerla eficiente en un país altamente dependiente de las importaciones, y donde persiste la corrupción, el derroche y una burocracia gigantesca.

La tónica del año la dará, como es costumbre, un mensaje en saludo al aniversario de la revolución y el Año Nuevo, que será leído a la medianoche en las radioemisoras y que muchas veces fue escrito por el líder comunista Fidel Castro (de 84 años), ahora dedicado a escribir de política internacional.

Este año el mensaje previsiblemente girará en torno a los retos económicos. "Es posible vencer los obstáculos de estos tiempos difíciles y alcanzar los niveles de desarrollo en lo económico y social deseados, si todos nos entregamos al trabajo", destacó este viernes el semanario Tribuna de La Habana.

La economía cubana creció 2,1% en 2010 gracias a la venta de servicios, aunque la producción de bienes quedó por debajo de lo esperado. Para el 2011 el gobierno estima un crecimiento económico de 3,1%.

Al clausurar la sesión parlamentaria anual el 18 de diciembre, Raúl Castro advirtió que la rectificación de errores económicos es urgente para evitar que se hunda la revolución. El presidente urgió los cambios para garantizar la continuidad del socialismo una vez de que desaparezcan los líderes históricos, que hoy rondan los 80 años de edad.

Raúl Castro, de 79 años, sostiene que los cambios, que incluyen una apertura al capital extranjero, buscan "actualizar" el modelo socialista, sin hacer concesiones al capitalismo.