Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

jueves, 5 de enero de 2017

Guerra y lucro: síntomas mórbidos



John Saxe-Fernández/ I
“La OTAN coloca en estado de ‘alta alerta’ a 300 mil elementos por aumento en las tensiones con Rusia”. Así se leyó la noticia en The Independent del lunes 7 de noviembre de 2016 y demás prensa inglesa y europea. Eso se difundió un día antes de los comicios presideciales en Estados Unidos, cuando todo mundo (excepto gente como el cineasta Michael Moore) asumía, junto a los principales rotativos, medios académicos, electrónicos y encuestadoras, que Hillary Clinton sería electa. Se aclaró que la OTAN no informó sobre la cantidad de efectivos a ser enviados a la frontera rusa, pero que, según el saliente representante del Reino Unido en esa alianza(financiada por Estados Unidos), sería un despliegue en dos meses, y no en los 180 días para una maniobra de guerra generalizada, de entre 200 y 300 mil elementos.
Dos meses claves en que Clinton asumiría riesgos de Tercera Guerra Mundial (TGM) declarando una zona de veda aérea en Siria, como dijo entre nos a Goldman Sachs e inversionistas de Wall Street. Pronto Wikileaks y altos cargos del Pentágono (DoD) mostraron una operación repleta de múltiples y costosos operativos, bajas civiles a granel y prometedoras ganancias para bancos y contratistas militares, aunque con choques directos, e intensificación bélica de alto riesgo nuclear, entre Estados Unidos y una Rusia en acción antiterrorista solicitada por el gobierno sirio.
El triunfo de Trump, quien mostró no tener noción sobre los efectos multidimencionales de las armas nucleares, pero que declaró su intención de normalizar la relación de Estados Unidos con Rusia y su presidente Vladimir Putin, cimbró a la opinión pública y también puso nerviosos a los principales contratistas militares que endosaron en su mayoría a Clinton, aunque Trump ofreciera asignaciones bélicas en demasía. William Hartung observó en un Centro de Política Internacional que opera como cabildo bélico-industrial, que desde que en tiempos de Bill Clinton la OTAN quebrantó un acuerdo de Bush I con Gorbachov de que a cambio de desactivar el Pacto de Varsovia, la organización no se movería una pulgada al este, se dio un vuelco a favor de grandes negocios y ventas de armamento, tanto dentro como fuera de Estados Unidos. Fue una oleada de negocios que luego Bush II acrecentó hacia el vedado sector antibalístico, con la abrogación del Tratado ABM bajo el halo del 11-S y de negocios billonarios: desde que empezó la expansión de la OTAN al este, dijo Hartung, las firmas de Estados Unidos han estado cerrando contratos y vendiendo todo tipo de armas, de aviones caza a sistemas antibalísticos de defensa, por lo que, usar a Rusia para asustar acarrea beneficios adicionales para la industria de armamentos porque se ha transformado en la narrativa favorita para promover mayores presupuestos al DoD, aún si ya el DoD tiene suficiente dinero para enfrentar cualquier amenaza a Estados Unidos. (Ver Lee Fang, The Intercept, 19/8/16).
La expansión de los negocios como eje de la dinámica sociopolítica hacia la TGM procede en todas las áreas incluidas las relacionadas con la aviación, la marina de aguas profundas y de litorales, la industria aeroespacial, la guerra química y biológica, la guerra electrónica y de las comunicaciones. En un programa de pláticas de gerentes con inversionistas de una de las principales contratistas de las comunicaciones, un alto vocero recordó las penurias causadas por el déficit de enemigo que sufrió el complejo bélico-industrial de Estados Unidos a raíz del colapso soviético y luego celebró la recuperación de contratos y negocios gracias a la narrativa rusofóbica y de demonización de Putin en curso: según la reconstrucción de su ponencia ofrecida por Intercept (Ibid), “recordó a sus accionistas que desde diciembre de 2015 la industria tiene ante sí una oportunidad histórica. Después del fin de la guerra fría”, dijo, estalló la paz en prácticamente todo el mundo, con Rusia en declinación y las naciones de la OTAN celebrando. Fue cuando cayó el muro (Berlín) y tras eso todos los presupuestos militares se fueron a pique (and all defense budgets went south). Pero ahora Rusia resurge en todo el mundo presionando a los aliados de Estados Unidos. Sabemos que se presentan oportunidades y vamos por ellas.
El lucro con la TGM impulsa el renacer de la guerra fría luego del golpe de estado de febrero 2014 contra el gobierno legítimo del pro ruso Víktor Yanukóvich con aporte (como en Venezuela) de la Office of Transition Iniciatives de la USAID, del National Endowment for Democracy (NED) idea de la CIA, y legado de Reagan y de unidades para-militares de corte nazi (amenazaron de muerte a Yanukóvich y familia) y conjuras varias entre la subsecretaria de Estado Victoria Nuland y el embajador Pyatt de Estados Unidos en Kiev.
Ese golpe trasladó el epicentro de la guerra fría de Berlín a Kiev. Para Stephen Cohen, notable analista de la relación EU-Rusia, esta guerra fría es más riesgosa a la paz mundial que la iniciada en 1946 por su amplia intrusión en la civilización rusa.
Facebook: John SaxeF