EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

viernes, 8 de enero de 2010


Aumenta hostigamiento y piden a SG protección para defensora de DH

Llamado urgente de AI para la seguridad de Cipriana Jurado

Por Paulina Rivas Ayala

México, DF, 7 ene 10 (CIMAC).- Amnistía Internacional (AI) solicitó una acción urgente a la Secretaría de Gobernación, para que garantice la seguridad de la activista Cipriana Jurado Herrera, quien a su consideración se encuentra en peligro de muerte por trabajar en casos de violencia militar en conjunto con Josefina Reyes Salazar, quien fue asesinada el fin de semana pasado en Ciudad Juárez.

En un comunicado, AI indicó que, a partir del asesinato de Josefina Reyes, “la situación de vulnerabilidad de mujeres y hombres defensores de derechos humanos” aumentó, “en particular el de la activista juarense Cipriana Jurado quien ha trabajado en colaboración con dicha asociación Internacional en casos de abusos cometidos por militares.

En entrevista con Cimacnoticias, la activista de 45 años, informó que AI solicitó a la Comisión de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para que intervengan en su protección así como en la de otras y otros defensores de derechos humanos.

Jurado Herrera, quien hoy trabaja en el Centro de Investigación y Solidaridad Obrera, dijo que a partir del crimen contra Josefina Reyes, “se han encendido los focos rojos” por lo que las y los defensores “estamos más preocupados por la situación que se está viviendo en la ciudad”

Cipriana, quien lleva más de 15 años trabajando en la defensa de los derechos humanos, narró que desde la llegada de los militares la situación empeoró para las personas que, como ella se opusieron a la participación del ejército en la seguridad pública e incluso ha recibido hostigamiento y amenazas por parte de los integrantes de esas fuerzas.

La también ex trabajadora de la maquila, comentó que en abril de 2008 fue detenida por una denuncia “supuestamente” realizada desde 2005 por parte de Caminos y Puentes Federales por unas protestas que se hicieron contra el feminicidio y los casamigrantes.

“Casualmente nunca me notificaron la denuncia”, y en 2007 a la llegada de los militares, reabrieron el caso. En 2008 la detuvieron elementos de la Agencia Federal de Investigación (AFI), sin identificación, sin orden de aprensión y en un vehículo sin placas.

Subrayó que ella lleva algunos casos contra integrantes de las fuerzas armadas que ya están siendo investigados por ministerios públicos militares. Uno de ellos es el caso del homicidio de Saúl Becerra Reyes, quien fue detenido en octubre de 2008 y la desaparición forzada de los hermanos Carlos y José Luis Guzmán Zúñiga, detenidos en su casa en noviembre del mismo año y de quienes, hasta el momento, no se tiene noticia.

Cipriana dijo que el problema de la frontera del país es que las personas están siendo detenidas y el ejército se mete a las casas por “supuestas llamadas anónimas”.

Indicó que recibió amenazas por su trabajo en la denuncia pública del feminicidio, sin embargo desde que trabaja en casos de violencia militar ha vivido hostigamiento, mismo que se intensificó a partir de que comenzó a denunciar la muerte de Saúl Becerra.

Explicó que Becerra Reyes, fue detenido en un operativo del centro de la ciudad junto con otras cinco personas y a partir de la petición de su esposa, se hicieron protestas en apoyo a los detenidos quienes, a excepción de Saúl, fueron puestos a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR) y para marzo de 2009 su cuerpo fue encontrado en una brecha camino a Ascensión, Chihuahua.

Su caso fue retomado por AI en su informe de violaciones a derechos humanos por parte del ejército mientras que el de los hermanos Guzmán Zúñiga, fue documentado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) como desaparición forzada por parte de militares. Cipriana está coadyuvando con las familias de las víctimas.

Indicó que ya se notificó a la CNDH para que intervenga en el esclarecimiento del asesinato de Josefina Reyes, quien, aclaró, no tenía un puesto de barbacoa como se ha informado en los medios sino, que era clienta del lugar.

Sostuvo que ayer durante una rueda de prensa en ciudad Juárez se habló sobre el clima de violencia que ahí se vive, a causa de la política militarizada que no ha funcionado, pues “en lugar de traer la paz, trajo más violaciones a los derechos humanos”.

En ese sentido, AI subrayó que la actual administración en su intento por frenar a los cárteles de la droga con el despliegue de “miles de policías federales y más de 50 mil militares en las zonas más afectadas como Ciudad Juárez”, no ha reflejado una reducción de la violencia.