Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

lunes, 6 de marzo de 2017

Hugo Chávez, un líder que cambió la realidad política, social y económica de Venezuela


chavez


Cuatro años han pasado desde la partida física del comandante Chávez, quien lideró grandes transformaciones sociales en el país suramericano.
“Nosotros vamos a barrer los últimos vestigios del Pacto de Punto Fijo”, dijo Hugo Chávez, candidato presidencial en mayo del año 2000, en referencia al acuerdo entre tres partidos que a mediados del siglo XX establecieron un régimen político en Venezuela.
Transcurrida más de una década, este domingo 5 de marzo se cumplen cuatro años de la partida física de Chávez, reconocido como el líder de la Revolución Bolivariana, que ha cambiado la realidad política, social y económica de Venezuela en el presente siglo.
“Ahora es cuando vamos a comenzar a lograr la justicia social que tanto anhelamos los venezolanos y que tanto necesitamos en esta tierra bolivariana”, auguraba el comandante Chávez ese mayo de 2000.
De acuerdo con los resultados del informe 2013 de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Venezuela figura como el país con la mayor reducción del porcentaje de pobreza hasta el año 2012.
El Instituto Nacional de Estadística (INE) venezolano precisa que la reducción de la pobreza pasó de 28.9 por ciento en 1998 a un 19.6 por ciento en 2013; mientras que el porcentaje de hogares en pobreza extrema que en 1998 era de 10.8 por ciento se calcula en 5.5 por ciento para 2013.
Además, el coeficiente de Gini —que mide la desigualdad en las naciones— que era de 0.486 en 1998, se ubicó en 0.398 en 2013.
“Venezuela va a ser un país modelo en América Latina y en el Caribe, Venezuela va a ser un país modelo en el mundo (…) donde todos los venezolanos y las venezolanas tengamos los mismos derechos al trabajo, a la salud, a la educación, a la vivienda, a la vida”, fueron parte de las palabras del líder socialista a principios de siglo.
La tasa de desocupación pasó de un 15.2 por ciento en 1999 a 7.1 en abril de 2014; mientras que en salud el convenio con Cuba ha permitido un servicio público más incluyente, que permitió atender a más de 19 mil personas sin hogar.
Para 1998 había 18 médicos por cada 10.000 habitantes, ahora hay 58; de 5.081 clínicas construidas en cuatro décadas del Pacto de Punto Fijo, se incrementó a 13.721 en 13 años. Medicamentos de alto costo, comenzaron a ser entregados sin costo alguno para los ciudadanos, especialmente los que sufren de patologías como cáncer u osteoporosis.
Uno de los mayores hitos de la Revolución Bolivariana: la creación en 2011 de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV), permitió el pasado 23 de febrero la entrega de la vivienda un millón 500 mil a igual número de familias de todo el país.
“La entrega de la vivienda número un millón 500 mil es un récord mundial (…). Representa un esfuerzo heroico. Nosotros somos lo que decimos y hacemos”, declaró en esa oportunidad el presidente venezolano Nicolás Maduro.
Desde 1999 no pocas adversidades han amenazado constantemente el avance de la Revolución Bolivariana. Los desafíos no han cesado y tampoco los bríos de un pueblo que se mantiene en lucha permanente, unido por la fuerza colectiva de Chávez, aseguran varios dirigentes del Gobierno.
Uno de los hechos más recientes es la llamada guerra económica, denunciada por el presidente Maduro como una medida inescrupulosa que pretende usar una vía no política para cambiar el rumbo del país.
Iniciada por sectores vinculados a la derecha, la severa distorsión de las cadenas de distribución y producción de rubros básicos, entre ellos alimentos y medicinas, es el mecanismo empleado. La respuesta del pueblo chavista ha sido la creación de una nueva cultura socioproductiva.
En base a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), los venezolanos buscan superar las deficiencias que muestra el sector y así avanzar con el Ejecutivo en la búsqueda de soluciones a la coyuntura económica.
A pesar de las arremetidas perpetradas por sectores de la derecha nacional, en 2016 fue el año de mayor demostración de lealtad al proyecto revolucionario y de amor al comandante Hugo Chávez por parte del pueblo venezolano, que reafirmó su compromiso de avanzar por el camino de la revolución y en la construcción de una Venezuela potencia.
Así lo expresó el vicepresidente venezolano Tareck El Aissami durante la presentación del informe de gestión correspondiente a 2016 ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), enunciado este viernes.
El Aissami destacó que el Gobierno Bolivariano pudo fortalecerse frente a las dificultades económicas y las agresiones políticas, gracias al apoyo de un pueblo heroico que ha sabido resistir ante las embestidas de la derecha nacional e internacional.
“Hoy más que nunca el pueblo venezolano confía en la Revolución Bolivariana y confía en una nación soberana e independiente. Y es que no podíamos esperar menos de un pueblo que lleva por dentro la sangre mestiza de la América india, de libertadores y libertadoras”, señaló.
Como parte de su carácter revolucionario, Chávez abogó por una nueva diplomacia en base a la autodeterminación de los pueblos, el antiimperialismo y la unión entre los países de América Latina y el Caribe.
Una unión escenificada el 2 y 3 de diciembre de 2011 cuando se llevó a cabo en Caracas la Cumbre Fundacional de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).
En esa oportunidad, Chávez afirmó que “la CELAC nace con un espíritu nuevo; es un alma para la integración económica, política y social de los pueblos, lo cual es algo muy distinto a la OEA (Organización de Estados Americanos), un organismo mellado por lo viejo”.
La CELAC, conformada por 33 países latinoamericanos y caribeños, sin la presencia de Estados Unidos y Canadá, tiene como objetivo integrar a la región de manera independiente a ejes hegemónicos.
En la II Cumbre, que se desarrolló el 28 y 29 de enero de 2014 en La Habana (Cuba), se declaró la región como territorio de paz y se dio inicio al acercamiento con China, mediante la creación del Foro China-CELAC.
Durante el Gobierno del comandante Chávez se inició en el país un proceso de invención tecnológica en diferentes áreas sociales para brindar un mejor servicio de atención al pueblo venezolano, además de impulsar el desarrollo económico con el Convenio Bilateral de Cooperación y Transferencia Tecnológica firmado con China en el año 2000.
Uno de sus éxitos, la empresa socialista Venezolana de Telecomunicaciones (Vtelca), cumplió el pasado 18 de febrero ocho años de trabajo dedicado a la innovación de nuevas tecnologías para el servicio de la ciudadanía venezolana.
Bajo el enfoque revolucionario, Vtelca presentó el primer teléfono creado y ensamblado en Venezuela, el Vergatario 1, con una distribución de 708.000 ejemplares para 2016, de igual forma se concibió el Vergatario 2, que contó con una reproducción de 981.522 piezas.
Antes de la llegada de Hugo Chávez al Palacio Presidencial de Miraflores, la inversión en ciencia y tecnología era prácticamente nula.
A partir del año 2009 el proyecto Canaima educativo revolucionó las prácticas pedagógicas en las escuelas públicas del país suramericano. El objetivo de este proyecto era democratizar el acceso a las nuevas tecnologías y llevarlas al alcance de todos de manera gratuita.
Hasta el 23 de diciembre de 2016 se han entregado cinco millones 263.164 computadoras portátiles y tabletas Canaima de manera gratuita a estudiantes de educación básica, media, diversificada y universitaria de la nación.
El programa Canaima cuenta con el reconocimiento de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por su sigla en inglés), que la considera como una experiencia que debe multiplicarse en el mundo.
AVN | Telesur