Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Cuba despide con llanto y compromiso a su líder histórico


Por: Ladyrene Pérez

Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976.
Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976. Foto: Ladyrene Pérez/ Cuba
Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate
Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976. Foto: Ladyrene Pérez/ Cuba
Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate
Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate
Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate
Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate
Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate
Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976. Foto: Ladyrene Pérez/ Cuba
Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate
Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate
Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate
Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate
Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate
Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate
Desde la Plaza de la Revolución, el dolor no se comparte, se multiplica. Como dijo Fidel, en este mismo lugar cuando el pueblo rindió honores a los mártires del crimen de Barbados, en 1976. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate