Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

martes, 13 de diciembre de 2016

Cuba-UE: un acuerdo positivo



El gobierno de Cuba firmó ayer en Bruselas el Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación con la Unión Europea (UE), que incluye un mayor intercambio político y comercial, así como la cooperación intensificada en turismo, cultura y lucha contra el cambio climático. Tras la firma del documento por la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, éste advirtió que los embargos económico y financiero que Washington mantiene contra la isla desde hace más de medio siglo impide una asociación más amplia entre las partes, dado que las empresas europeas que no acatan el bloqueo se arriesgan a ser sancionadas en sus operaciones en territorio estadunidense o demandadas allí.
El convenio, logrado con el telón de fondo de la muerte reciente del máximo dirigente histórico de la Revolución Cubana, y semanas antes de que Donald Trump arribe a la Casa Blanca, constituye un importante respiro para La Habana.
Cierto, el deceso de Fidel Castro fue impactante para la opinión pública mundial y constituyó un duro golpe anímico para el gobierno y para la mayor parte del pueblo cubano, pero no conllevó ni implicará un cambio significativo en la ruta del país hacia la plena recuperación económica ni en la agenda de reformas planteadas por su hermano y sucesor, Raúl Castro.
Mucho más preocupante, en la perspectiva de la isla, es el propósito expresado por Trump respecto de que congelará y revertirá el proceso de normalización de las relaciones bilaterales emprendido hace dos años por el mandatario cubano y por el presidente saliente Barack Obama. De concretarse la amenaza, Cuba podría ser sometida por varios años más a un embargo hostil, ilegal e injusto que obstaculiza sus posibilidades de crecimiento y que ha sido repudiado por el total de la comunidad internacional y que en la última votación de la Asamblea General de las Naciones Unidas fue rechazado de manera unánime, con las solas abstenciones de Washington y de Tel Aviv.
Con todo, no es seguro que el próximo presidente estadunidense logre hacer realidad la reversión del tímido deshielo conseguido hasta ahora, pues el embargo resulta contrario a los intereses de los empresarios estadunidenses –el propio Trump intentó burlarlo en alguna ocasión para hacer negocios con Cuba– y su respaldo se ha reducido hasta en la comunidad cubano-estadunidense de Miami.
Lo importante, ahora, es que Bruselas ha enterrado la llamada posición común, una aberrante e injerencista resolución de la UE que fue impulsada en 1996 por el ex presidente derechista español José María Aznar, según la cual la normalización de relaciones entre la isla caribeña y la comunidad europea debía quedar condicionada a un acatamiento por parte de los cubanos del canon de institucionalidad representativa y el régimen de partidos que los gobiernos occidentales consideran como la única modalidad válida de democracia.
Cabe esperar que se ahonden y diversifiquen las relaciones y la cooperación entre la UE y Cuba y que el deshielo entre La Habana y Washington continúe a pesar de la inquietante sucesión presidencial que está a punto de tener lugar en Estados Unidos.