Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

sábado, 17 de diciembre de 2016

Un año de gobierno liberal ¿Qué cambió para las Primeras Naciones?


Canadá ha *tropezado* o *fracasado* en el área de derechos indígenas, el compromiso fundamental de Justin Trudeau, según Amnistía Internacional Canadá. 
Photo Credit: (Jeff McIntosh / La Prensa Canadiense)

Un año es poco para ver resultados.  Pero en un año sí se pudieron haber implementado ciertas políticas designadas para el alcance de resultados. Creo que como gobierno se han enviado más bien mensajes confusos y contradictorios.
-Fernanda Yanchapaxi, activista canadiense-ecuatoriana por los derechos indígenas
© RCI
Hace un año llegó al poder un nuevo primer ministro canadiense, el liberal Justin Trudeau. La participación de los canadienses en esa elección fue de un siete por ciento superior a la del 2011.
Pero esta cifra empalidece en comparación con los pueblos indígenas de Canadá. Las oficinas de votación en varias circunscripciones de las Primeras Naciones estuvieron tan concurridas que algunas se quedaron sin papeletas. Algunos analistas sostuvieron que esa alta participación estaba relacionada con las promesas del partido liberal respecto a las Primeras Naciones durante la campaña electoral.
Fernanda Yanchapaxi es una  activista canadiense-ecuatoriana por los derechos indígenas y socióloga especialista en educación.
En conversación con RCI, ella destaca que el partido liberal de cierta forma tuvo ventaja de trabajar en un contexto muy específico donde el gobierno anterior conservador, del primer ministro Stephen Harper, “no solo había incumplido promesas con las que había iniciado su gobierno sino que hubo un deterioro en las relaciones con las Primeras naciones bastante visible”. La llegada del primer ministro y su partido liberal se produce en ese contexto en el cual van a intentar “poder subsanar de algún modo las relaciones que tenía el gobierno con las Primeras Naciones”.
Fernanda Yanchapaxi  destaca que las promesas fueron hechas antes de la campaña pero también una vez que había sido elegido como primer ministro.
Una de las más importantes fue la implementación de la Declaración de las Naciones Unidas  sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.
“Canadá no estuvo adscrito al convenio durante unos ocho años y fue después que se adscribió y se prometió la implementación completa. El ministerio de Justica ha tenido problemas con implementarlo en su totalidad porque se requieren decisiones políticas en su relación con la ONU que en algunas circunstancias no están dispuestas a cambiar”, señala la activista por los derechos indígenas.
La segunda promesa importante que destaca Fernanda Yanchapaxi, fue el financiamiento equitativo de la educación. Un tema clave sobre el cual las Primeras Naciones reclaman un tratamiento más justo. Hubo ya varios reportes sobre la distribución de recursos para los niños indígenas en comparación con los destinados a los estudiantes no indígenas.
“Para las escuelas indígenas el presupuesto es mucho menor por estudiantes. La Asamblea de Primeras Naciones creo que ha sido muy justa en reconocer que ha habido un incremento del presupuesto asignado por el gobierno actual pero que sin embargo aún no han emparejado los presupuestos en relación entre las comunidades indígenas y no indígenas”.
La activista y socióloga canadiense menciona que en el mes de junio pasado la Comisión canadiense de derechos humanos encontró culpable al gobierno canadiense de violar los derechos de los niños y mujeres indígenas porque la distribución de los fondos discriminaba en materia de financiamiento a los indígenas comparándolos con  la reservada para los servicios de cuidado de niños no indígenas.
Hasta ahora, dice Fernanda, “no se ha revisado ni cambiado el sistema ni se aumentó el presupuesto de forma específica”.
Fernanda Yanchapaxi, activista canadiense-ecuatoriana por los derechos indígenas
La comisión de la verdad y la reconciliación
La Comisión de la verdad y la reconciliación sobre el trato recibido por los indígenas en los internados para niños indígenas presentó sus conclusiones y recomendaciones en diciembre de 2015, abriendo la puerta a una serie de reformas necesarias. Insistiendo en la importancia de “descolonizar a Canadá” pasando por una nueva relación con los pueblos indígenas, Justin Trudeau afirmó que su gobierno apoyaba la aplicación de las 94 recomendaciones de la Comisión de Verdad y Reconciliación.
Una de las recomendaciones fue investigar que sucede con la desaparición y asesinato de mujeres indígenas en el país. El gobierno había asignado un presupuesto para investigar el tema.
“Las críticas que vienen ya desde las Primeras naciones y más allá de mi análisis, se han dirigido a que es un presupuesto tan bajo que no alcanza para que la investigación se lleve a cabo a los tres niveles territoriales. Es un tema pendiente.”
¿Un año de gobierno puede ser suficiente para llevar a cabo un balance de las promesas realizadas?
“Estoy de acuerdo en que un año es poco para ver resultados.  Pero en un año sí se pudieron haber implementado  ciertas políticas que estén designadas para el alcance de esos resultados. Creo que como gobierno se han enviado más bien mensajes confusos y contradictorios. Por un lado vemos un  primer ministro que es públicamente comprometido con las Primeras Naciones, Inuit y Métis. Pero por otro lado, en la implementación de políticas, han roto, ya sean derechos de la declaración de los pueblos indígenas como es el caso de los oleoductos porque no hubo las consultas adecuadas, o en las recomendaciones de la comisión de la verdad y la reconciliación sobre el caso de las investigaciones de las mujeres indígenas con respecto al presupuesto.

No dudo que exista el compromiso personal, pero creo que las obligaciones como gobierno aún no se han cumplido. Los grupos indígenas siguen siendo uno de los grupos más desventajados de un sistema desigual que, fácilmente se puede ver en un año, ha priorizado la atención a ciertos grupos y a otros no.

Esto y mucho más en la conversación que Fernanda Yanchapaxi, activista canadiense-ecuatoriana por los derechos indígenas, mantuvo con Radio Canadá Internacional, a un año de la llegada al poder del partido liberal.