Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

martes, 13 de diciembre de 2016

“Se está viviendo una época de revolución y la responsabilidad de un poeta es llevar esa sensibilidad creativa a las necesidades sociales y ambientales de cada día”


Entrevista a José Ernesto Delgado Hernández, poeta puertorriqueño y miembro fundador de "Poetas en Marcha"

José Ernesto Delgado Hernández (Puerto Rico, 1981) es poeta y miembro fundador de Poetas en Marcha. La brújula de los pájaros (Puerto Rico: La Casa Editora de Puerto Rico 2016), su tercer poemario, fue presentado en la Sala Principal del Ateneo Puertorriqueño, recientemente por Carlos Esteban Cana, William Pérez Vega y Ángel M. Agosto. Recitaron su trabajo poético, Jessika Reyes Serrano, Anamín Santiago, Noel Ernesto y José Raúl “Gallego” González. Amenizaron su poesía: Teresa Sepúlveda y Emanuel Emilio Piñero Cruz.
Los otros dos poemarios de José Ernesto son Bajo la sombra de las palabras (Puerto Rico: Casa de los Poetas Editores 2011) y Tatuajes del amor a la piel (Puerto Rico: Casa de los Poetas Editores 2013). De la poesía de Delgado Hernández en Bajo la sombre de las palabras (2011), Patricia Galleguillos Fuentes nos ha dicho que “nos recuerda a los grandes poetas clásicos, donde el amor es un anhelo permanente que no siempre es satisfecho”.
La brújula de los pájaros (2016), fue prologado por el poeta William Pérez Vega y la poeta Gloria Mendoza Borda. Para Pérez Vega, los poemas de José Ernesto en La brújula de los pájaros (2016), son “sin duda una muestra de arte, y en este caso, de la poesía entrelazada y comprometida con las causas sociales”. Por su parte, Mendoza Borda nos dice que Delgado Hernández es “un poeta dolito por la historia de su país”. Resalta la poeta peruana, que:
“En cada verso se notan las huellas de la opresión, de la muerte, de la abolición de la esclavitud. Ciertamente, su libro parece ser un canto epopéyico, la voz no es de Ernesto, es de todo un pueblo.”
José Ernesto nos ha respondido una serie de preguntas. Sus respuestas son para que las comparta contigo y para que podamos entender y apreciar su trabajo creativo de la misma manera que le conocen y aprecian sus pares dentro y fuera de Puerto Rico.
- Wilkins Román Samot (WRS, en adelante) – Eres poeta y miembro fundador de Poetas en Marcha. En el 2016, publicaste La brújula de los pájaros (2016). ¿De qué trata o tratas en este poemario?
- José Ernesto Delgado Hernández (JEDH, en adelante) – Saludos, sí, desde el 2014, si mal no recuerdo. Poetas en Marcha se fundó entre los compañeros poetas y militantes William Pérez Vega, Marioantonio Rosa, Eva Ayala, Marta Emmanuelli y yo en una noche de poesía en Humacao y arrancamos con una lectura de poesía frente al Departamento de Educación en contra del cierre de escuelas. Hoy día contamos con un gran grupo de poetas y artistas que dan forma a lo que es Poetas en Marcha. Además de los ya mencionados se nos unió Jessika Reyes Serrano, Luis Enrique Romero, Solimar Ortiz, Juan Ángel Gutiérrez, Anamín Santiago, Francheska Lebrón, Flora Santiago y Edgardo Fuentes.
La Brújula de los pájaros es un libro muy personal. Tiene como eje central a mi hija, Adriana, y la niñez universal. Toco el tema social desde una perspectiva humana. Me dirijo hacia esa necesidad que existe en el mundo de tener empatía por los menos afortunados. Hago un llamado a ser considerados con lo que ocurre más allá de Puerto Rico y los Estados Unidos. Todo esto desde los ojos de mi hija.
- WRS – Bajo la sombra de las palabras (2011) es tu primer poemario. ¿Cómo surge la oportunidad de trabajar este primer poemario? ¿Qué relación tiene con tu trabajo creativo en Tatuajes del amor a la piel (2013)?
- JEDH – Los poemas del poemario Bajo la sombra de las palabras surgieron de una manera muy especial, que ya te conté, pero la publicación fue otro misterio. Yo había escrito un poema que entendía en aquel entonces que era bueno y se lo envié a varios de los contactos que tenía en mi correo electrónico, entre ellos estaba el de la poeta y editora Zoé Jiménez Corretjer, a quien le gustó el poema, y me pidió que le enviara un grupo de poemas que considerara aptos para publicar. Me tardé bastante en enviarle los poemas por temor y desconfianza en mi poesía, pero, aun así, unos meses después le envié una colección de poemas que le gustaron y al final terminaron siendo el libro Bajo la sombra de las palabras. En relación con el segundo poemario, Tatuajes, la línea sigue siendo el tema más cercano, que es el amor y desamor. Claro, hubo una madurez en el proceso de escribir los poemas. Tatuajes me gustó hacerlo porque marcaba el inicio de una nueva etapa en mi vida personal y poética. Con este libro fue que en realidad mucha gente me conoció, le tengo un gran aprecio.
- WRS – Si compara tu crecimiento y madurez como persona y escritor entre la época que realiza tus dos primeros poemarios (2011-2013) con la de La brújula de los pájaros (2016), ¿qué diferencias observas en tu trabajo creativo?
- JEDH – Bueno… es claro que uno madura, crece, lee otros poetas, se junta con cierta gente que te hace mover los pies en dirección hacia lo que es realmente necesario. Eso fue lo que me pasó a mí. Haberme juntado muy pero muy de cerca con Marioantonio Rosa, William Pérez y su esposa Eva Ayala dirigió mis pasos y mis ideas poéticas hacia un horizonte donde el objetivo es la justicia social y siempre con la poesía y las artes como fusil. El encuentro con la poeta venezolana Caneo Arguinzones también fue un punto de partida para esa nueva visión, al igual los viajes a Manabí, Ecuador para participar de las ediciones del encuentro de poetas En la senda de Hidrovo. Estar en contacto con las personas de esa provincia y con los niños trabajó la necesidad de crear una poesía que trascendiera. Además, el hecho de tener una hija que es mi centro, ella es parte esencial de la creación de La brújula de los pájaros. Muchos de los poemas los escribí desde sus ojos, haciendo el doloroso ejercicio de ponerla en la situación de un niño o niña a la que le cierran su escuela o es abusado. Ahora son otros temas los que dan fuerza a mi poesía. Se está viviendo una época de revolución tanto en Puerto Rico como en el mundo y la responsabilidad de un poeta es llevar esa sensibilidad creativa a las necesidades sociales y ambientales de nuestro cada día. En lo personal, yo pude haberme quedado escribiendo poesía romántica y de desamor, pero, sabía que con esa poesía no iba a trascender o por lo menos no desde la manera en que yo quiero. Por eso La Brújula de los Pájaros, que, a mi entender, luego de su publicación, me será difícil traer otro que esté a la misma altura o más.
- WRS – José Ernesto, ¿cómo visualizas tu trabajo creativo con el de tu núcleo generacional de escritores con los que comparte o ha compartido en Puerto Rico?
- JEDH – Bueno… cada poeta tiene su estilo, sus inspiraciones y sus objetivos. En mi caso me he rodeado de un núcleo de poetas, artistas y amigos muy comprometidos con la literatura, con las luchas de clases, la educación, pero sobre todo compartimos el mismo punto de vista de que las artes y la poseía en nuestro caso es una manera de crear resistencia ante las opresiones y un arma de lucha social. Mi trabajo creativo es referente a mis experiencias, a mis emociones y sé que muchos compañeros y compañeras… sus trabajos creativos giran en torno a sus situaciones personales, experiencias y de una manera u otra lo dejan ver en sus creaciones. Pero en lo personal yo busco trascender en mi trabajo poético. No hablo de ser reconocido ni ganar premios, sino de crear una comunicación entre mi poesía y la conciencia de quien me pueda leer. Busco despertar el interés en situaciones que pasan desapercibidas en nuestra cotidianidad. Y creo que eso se refleja en La Brújula de los pájaros.
- WRS - ¿Cómo concibes la recepción a tu trabajo creativo dentro de Puerto Rico, y la de tus pares, bien sean escritores de poesía u otro género?
- JEDH – Pues ha sido muy buena. Desde el 2011, que salió Bajo la sombra de las palabras, pasando por Tatuajes en el 2013, y ahora con La Brújula de los Pájaros la recepción de los compañeros y compañeras ha sido grande. Claro, a medida que uno sigue evolucionando como poeta, presentándose en distintas lecturas y estando en las actividades de otros colegas la recepción va aumentando. Pienso también que eso es parte de la humildad que uno tenga. Es sabido que todos tenemos un ego que alimentar, algunos más grandes que otros, pero pienso que si en realidad tú quieres ganarte el favor de tus pares y del público en general lo más importante que debes hacer es mantener los pies en la tierra, ser humilde, reconocer las críticas buenas o no tan buenas. Acompañar cada vez que puedas a los demás colegas en sus presentaciones y cosas así. La humildad abre más puertas de lo que uno puede imaginarse.
- WRS – Sé que vos es de Puerto Rico. ¿Se considera un autor puertorriqueño o no? O, más bien, un autor de poesía, sea esta puertorriqueña o no. ¿Por qué?
- JEDH – Sí, soy poeta hecho en Puerto Rico. No podría concebirme de otro modo. Poeta hecho en Puerto Rico para la humanidad. La isla está llena de muchísimo talento en todas las disciplinas y en la literatura no es la excepción. Pero es importante darse a conocer fuera del país, ser un poeta o escritor de la humanidad que a fin de cuentas es nuestra nacionalidad original.
- WRS – ¿Cómo integras tu identidad étnica y tu ideología política con o en tu trabajo creativo?
- JEDH – Mi identidad “étnica” no creo que tenga tanta relevancia en lo que a mi trabajo creativo se refiere. Más bien, han sido las experiencias y esa necesidad de contar algo. Si hubiera nacido en cualquier otra nación y hubiera pasado por las mismas experiencias, la misma educación o por los mismos valores, seguiría siendo poeta. Para mí la única “etnia” que existe es la humana, ya sea la nacionalidad que sea, de la religión que sea, del color que sea. Ahora, en cuanto a mi ideología política es otro cantar. Dada las circunstancias coloniales en las que se vive en Puerto Rico. mis ideales están a la izquierda y eso en cierta forma se siente en La Brújula de los Pájaros. Cuando lees La Brújula de los Pájaros te das cuenta que no hay una división de etnia. Hago mención de distintas nacionalidades, apostando a que la humanidad es una. De igual manera hay temas que tocan la crisis colonial en la que vivimos en Puerto Rico y de ese modo se lo dejo saber a mi hija en los poemas. A fin de cuentas, ser blanco o negro, latino u oriental, cristiano o ateo no me hizo poeta, lo que me hizo poeta la vida que me tocó y sus circunstancias.
- WRS – Tu trabajo creativo se inicia en el 2011, por lo menos, el que conocemos. ¿Cómo se integra tu trabajo creativo a tu experiencia de vida? ¿Cómo integra esas experiencias de vida en tu propio quehacer de escritor hoy?
- JEDH – En el 2011, a lo que ser publicado se refiere, porque ya venía años antes visitando algunos micrófonos abiertos y comenzando a conocer el ambiente poético. El libro Bajo la sombra de las palabras se dio bajo unas circunstancias que fueron un torbellino en mi vida personal y que quedan evidenciados en esos poemas. En Tatuajes también tiene ese toque confesional, pero, en esa ocasión hice el ejercicio de verme en situaciones por las que no estaba pasando para escribir los poemas. Por ejemplo, el deseo de algún nuevo amor o la visita de la parca. Ya en este nuevo libro, La Brújula de los pájaros es muy diferente. En este poemario tomo las experiencias de otros y otras para crear conciencia y hacer un llamado. En lo personal no he pasado por ningún caso de violencia doméstica, pero hablo sobre ello, yo nunca pasé hambre gracias al trabajo duro de mi madre y mi hija no ha pasado hambre, pero hablo sobre ello, en mi casa no hubo maltrato infantil pero hablo sobre ello porque son situaciones que ocurren cada segundo en todas partes del mundo y muchas veces no nos enteramos y yo hago un llamado a velar por esa niñez, por esas madres solteras, por esas mujeres maltratadas. Yo no he estado en la guerra, pero hablo sobre ello porque es importante sensibilizarse ante el dolor del otro u otra, no soy maestro ni han cerrado la escuela de mi hija, pero hablo sobre ello, es necesario abrazar las necesidades de los oprimidos y hacerse eco de su dolor y exteriorizarlo, que la gente sepa que hay niños que mueren de hambre todavía, que en Gaza no hay paz para una niña que corre bicicleta en las calles bombardeadas; es obligatorio contar la historia de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa y que existe un preso político con más tiempo en la cárcel que Mandela y por las mismas causas que Mandela luchó, es imprescindible que la gente conozca a Oscar López Rivera. De ese modo inserto a mi hija, Adriana, en soso panoramas y me veo como padre de esa niña que no corre bicicleta en paz en Gaza o como el padre que bajo la impotencia ve a su hijo desvanecerse ante el hambre.
- WRS – ¿Qué diferencia observas, al transcurrir del tiempo, con la recepción del público a tu trabajo creativo y a la temática poética del mismo? ¿Cómo ha variado?
- JEDH – La realidad es que la diferencia es mucha. Andar por estos tiempos que en ocasiones son tan fértiles y otras tan estéril me ha hecho madurar mucho, no solo en la poesía sino en el modo de ver la vida propia y la de los que me rodean. Haber viajado a Manabí, Ecuador en el 2014 y regresar en el 2015 abrió un campo de visión muy amplio. Entonces todo eso se ha transformado en poesía para mí, a veces dolorosa, otras feliz, muchas veces de resistencia y denuncias. Al transcurrir el tiempo y mirar atrás, aquel comienzo en Taller C o en las noches de poesía en La Fundación Nacional para la Cultura Popular donde conocí grandes poetas que también estaban comenzando y verme parado donde estoy ahora, la distancia recorrida es abismal, tanto en el plano personal como creativo. Ahora mismo, con La Brújula de los Pájaros la recepción ha sido mayor de lo que pude haber esperado, tanto dentro de los compañeros y compañeras poetas como en el público general. Se me han acercado muchas personas a preguntar por el libro y cómo lo pueden obtener y eso me llena grandemente que este poemario trascienda más allá de los colegas escritores quienes son los que en su mayoría te compran los libros.
- WRS - ¿Qué otros proyectos creativos tienes pendientes?
- JEDH – Actualmente, nuevos proyectos no tengo, quiero disfrutarme el vuelo alcanzado por los pájaros y la dirección establecida por su brújula. Encuentro difícil poder crear algo que esté al nivel de La Brújula de los pájaros por su temática y la calidad, no sé, quizás me subestimo, pero lo dejo ahí. Lo que sí hay son invitaciones a diferentes encuentros de poetas fuera de Puerto Rico. A finales del mes de agosto estaré visitando San Cristóbal de las Casas en Chiapas, México para participar del IV Festival Internacional de Poesía Contemporánea. En octubre estaré presentando La Brújula de los Pájaros en la 10ma Feria Hispana/Latina en New York en The Hispanic/Latino CuLTURAL Center Of New York y en marzo viajaré a Montevideo al 19no Encuentro Internacional Literario aBrace. Eso es lo que hay por ahora. Por lo demás estaré en Puerto Rico buscando visitar escuelas y universidades con La Brújula de los Pájaros y dispuesto a donde la brújula y los pájaros me lleven.
Quiero agradecer inmensamente a todos los que han estado envueltos en esta publicación de una manera u otra. A Carlos Esteban Cana quien me animó en un principio a publicar este libro y que con su experiencia me ayudó al editar los poemas. A los compañeros y compañeras de Poetas en Marcha, por la oportunidad de andar junto a ellos y ellas en esa lucha constante a favor de la justicia social. A Ángel Agosto por darme la oportunidad de estar en el catálogo de La Casa Editora de Puerto Rico y por la confianza. Gracias a mi esposa Kristina Plaza que siempre está ahí apoyando y buscando las maneras de que mi poesía siga evolucionando. Gracias a mi HIJA, Adriana Camille por ser luz en tiempos de oscuridad, a mi familia por el apoyo constante y a todos los amigos y amigas que siempre están a la espera de cada publicación y a cada poema. ¡GRACIAS!

Wilkins Román Samot, Doctor de la Universidad de Salamanca, donde realizó estudios avanzados en Antropología Social y Derecho Constitucional.