Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

martes, 6 de diciembre de 2016

Los brasileños tendrán que trabajar 49 años para garantizarse la pensión completa

Viejitos brasileñosSputnik
Sociedad

Según el borrador el gobierno establece un mínimo de 25 años de edad y de 25 de contribución al sistema para poder acceder a la jubilación, pero esos 25 años solo garantizan el 76% del valor de la pensión, para tenerla completa habría que trabajar 24 años más.
El valor mínimo de la pensión continuaría siendo el salario mínimo en vigor en cada momento y la edad mínima de 65 años no será fija: subirá al menos dos veces hasta el año 2060, llegando a los 67 años.
El Gobierno argumenta que la esperanza de vida de los brasileños aumentó en los últimos años y que la población está envejeciendo rápidamente, por lo que es necesario adaptarse para garantizar que el sistema siga siendo viable.
Por el momento los militares quedan al margen de esta reforma, y los deficientes físicos y trabajadores insalubres continuarán están sujetos a reglas especiales.
Las nuevas reglas empezarán a afectar a hombres con hasta 49 años de edad, y a mujeres de menos de 44 años, para los mayores habrá una etapa de transición y para los que ya están jubilados no cambia nada.
Los primeros detalles de esta reforma de las pensiones fueron divulgados este martes por el secretario de Pensiones, del Gobierno, Marcelo Caetano, justo cuando la propuesta fue publicada en el Diario Oficial de la Unión.
Sin embargo, aún está lejos de entrar en vigor: primero tendrá que ser aprobada en la Cámara de Diputados y en el Senado en dos votaciones en cada caso, ya que al modificar la Constitución el texto requiere de unas medidas especiales.
La reforma de las pensiones es la segunda gran medida económica del Gobierno de Temer, tras la presentación de la PEC 55, que pretende congelar el gasto público durante los próximos 20 años al vincular su crecimiento al de la inflación.