Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Louis Pouzin, el precursor de Internet, llama a contrarrestar el espionaje de EU


El ingeniero francés impartirá conferencia sobre gobernanza en la red, en Guadalajara

Son los jóvenes quienes pueden hacer un cambio, señala; descarta privacidad con computadoras

 
Periódico La Jornada

El hombre que contribuyó a cambiar el mundo como se entiende hoy, conectado a Internet, cree firmemente en la organización ciudadana para frenar el control de Estados Unidos en la red. Louis Pouzin, quien hace más de 40 años puso las bases para el universo virtual, encabeza un movimiento contra la hegemonía de ese país y el espionaje masivo.
De no hacer algo, advierte a modo del escritor George Orwell, la vida humana no podría seguir adelante, pues ella dependería de un grupo que sabe lo que hacemos y en cualquier momento podría bloquearnos.
De cabello y bigote blancos, estatura como de mexicano y con traje beige, el francés pasa inadvertido entre los estudiantes. Ensimismados en sus teléfonos móviles, riendo al ver en la pantalla un meme compartido en Facebook, no se dan cuenta que frente a ellos va caminando alguien que hizo posible la Internet.
Considerado una leyenda, el padre de los padres de la web actúa como si no fuera tal. Pouzin, de 85 años, está en México para participar en un encuentro sobre gobernanza en la red, que se realizará en Guadalajara. Antes dictó una conferencia en El Colegio de México.
No inventó la Internet; esto lo deja claro desde el inicio. En 1970 la milicia estadunidense construyó Arpanet, un proyecto ambicioso con el que pretendía conectar a todo el mundo. Pero ni las instituciones gubernamentales pudieron enlazarse, dice con humor.
En 1972 el gobierno francés encargó al ingeniero Pouzin el diseño de Cyclades, y lo que hizo fue crear una red de redes, un protocolo en el que más tarde se basaron Robert Kahn y Vinton Cerf, los padres de Internet. Desde sus inicios, el invento revolucionario carecía de seguridad de datos.
Los estadunidenses, considera, fueron muy buenos en predecir las consecuencias. Ahora, la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN, por sus siglas en inglés) tiene el monopolio de asignar los dominios, es decir, los nombres que identifica a las páginas web.
ICANN, así como otras grandes empresas de Internet, como Google, quieren cerciorarse que la red funcione según sus propios intereses. Intentan, dice, que los gobiernos conviertan en leyes sus privilegios. Planes disfrazados de proteger los derechos de autor o de cuidar a los menores, son en realidad un intento de tomar el control totalmente, advierte.
Con el argumento de combatir el terrorismo, avanzan cada vez más al espionaje masivo, señala. ICANN trabajó de la mano con la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), dependencia del gobierno de Estados Unidos que se dedica a vigilar a ciudadanos, reveló.
Pouzin propone tres vías para contrarrestar el poder: organización ciudadana, gobernanza y utilizar una forma alternativa para navegar, llamada raíces abiertas.
Comenta esperanzado: los ciudadanos, particularmente los jóvenes, son quienes harán un cambio, denunciando, hablando y escribiendo sobre los peligros de depender sólo de ICANN, manifestándose en las calles y creando leyes para equilibrar potestades.
Define la gobernanza como los acuerdos a un alto nivel, en los cuales se establecen principios para utilizar la red de manera adecuada. El pionero de Internet, quien en 2013 recibió el Premio Queen Elizabeth, fundó el sitio web Open root, uno de los 50 operadores de raíces abiertas en el mundo.
No creo que la privacidad pueda ser completa si utilizas computadoras, señala en entrevista. Sin embargo, el extremo en el que se puede caer de no haber un equilibrio a ICANN va contra la humanidad: saber lo que decimos y vemos y bloquearnos o apoyarnos dependiendo de sus intereses.
No será fácil, reconoce, y no sé cuánto tiempo tardará. La humanidad no evoluciona a la par de la tecnología.