Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

viernes, 9 de diciembre de 2016

Enemigo de los derechos laborales será secretario del Trabajo de Trump


Nombrar a Andrew Puzder es extremismo contra los trabajadores, señala líder sindical

Dirigente siderúrgico es amenazado tras denunciar mentiras sobre los empleos salvados en Indiana

David Brooks
Periódico La Jornada

Foto
“Me gustan las mujeres bellas en bikini comiendo hamburguesas. 
Creo que es algo muy americano”, declaró Andrew Puzder, 
nominado para ocupar la Secretaría del Trabajo, en defensa 
de la publicidad de sus restaurantes, reportó el New York Times. 
Al respecto existe un comercial hecho en la valla fronteriza con México
 (en la imagen)Foto tomada de YouTube
El populista y proclamado campeón de los trabajadores Donald Trump seleccionó hoy a un enemigo de los derechos laborales como secretario del Trabajo, mientras insultó a un líder sindical que ahora recibe amenazas de muerte de seguidores del presidente electo. Por otro lado, se revelan deseos de privatizar territorios indígenas para su explotación mineral.
Andrew Puzder, ejecutivo en jefe de una cadena de restaurantes de comida rápida y opositor a los incrementos al salario mínimo y las protecciones laborales, será seleccionado para ocupar el puesto dedicado a justo esos temas. Más aún, es opositor a la reforma de salud y otras iniciativas del presidente Barack Obama.
Tiene fama de parecerse a Trump por ser un millonario que arremete contra los grandes intereses en sus pronunciamientos nacionalistas –criticó a empresas globalistas por apoyar a Hillary Clinton– y también tiene una racha sexista explícita. “Me gustan las mujeres bellas en bikini comiendo hamburguesas. Creo que es algo muy americano”, declaró en defensa de la publicidad de sus restaurantes, con mujeres en poca ropa y haciendo señas sugerentes, reportó el New York Times. Al respecto existe un comercial hecho en la valla fronteriza con México.
Foto
En imagen de archivo, el presidente electo de Estados Unidos, 
Donald Trump, y Andrew Puzder, ejecutivo en jefe 
de una cadena de restaurantes de comida rápida, designado ayer secretario del Trabajo
Foto Ap
Líderes sindicales y defensores de los trabajadores repudiaron el nombramiento. Mary Kay Henry, presidenta del sindicato nacional de trabajadores de servicio (SEIU), declaró que esto es una muestra del extremismo antilaboral de Trump, lo cual dañará a las familias trabajadoras, incluidas las que votaron por él. Eric Schneiderman, procurador general del estado de Nueva York, recordó que la empresa CKE de Puzder robó de manera repetida los salarios de sus trabajadores, y declaró que ahora ha sido seleccionado para encabezar la misma agencia –la secretaría del Trabajo– que descubrió este robo salarial en sus restaurantes: es una decisión cruel y extraña de Trump.
Por otro lado –algo que seguramente surgiría en las audiencias de ratificación en el Congreso–, Puzder fue acusado en 1989 de abuso físico (patadas y otros golpes) por su ex esposa.
En otro flanco del mundo laboral, Trump envió, para variar vía tuit, un par de mensajes en los que insulta a Chuck Jones, líder de la sección 1999 del sindicato siderúrgico, en los cuales declara que ha hecho un trabajo terrible representando a los trabajadores. Con razón las empresas huyen del país, y en otro afirma que si ese sindicato fuera bueno, habría mantenido esos empleos en Indiana. Trabajen más y den menos declaraciones. Reduzcan cuotas. Todo esto porque Jones, quien representa a los trabajadores de la planta de la empresa Carrier en Indianápolis, que Trump visitó la semana pasada para declarar que había salvado unos mil empleos al evitar que fueran trasladados a México, se atrevió a declarar que Trump había mentido a los trabajadores.
Foto
Chuck Jones, líder de la sección 1999 del sindicato siderúrgico, 
 recibió varias amenazas luego de acusar al magnate de
 mentir en cuanto a los empleos de Carrier salvados en IndianaFoto Ap
Jones dice que Carrier aceptó preservar unos 800 empleos de producción en Indiana, y que Trump estaba dándose crédito por salvar unos 350 empleos que no estaban en la lista de los que serían trasladados, mientras 550 sí perderán sus empleos, todo mientras la empresa aceptó un paquete de créditos fiscales por 7 millones de dólares del estado, reportó el Washington Post, el cual verificó los números con la empresa.
“No puedo tolerar… un presidente que engaña a trabajadores, que les ofrece esperanza falsa. No estamos pidiendo más que empleos que permitan que la gente apoye a sus familias. Estas plantas son redituables… pero por la avaricia empresarial los líderes de la empresa están encarrilados hacia lo más bajo, para buscar lugares donde pueden pagar lo mínimo. Es un sistema que explota a todos”, escribió Jones en el Post.
Poco después de que Trump envió sus tuits el miércoles, Jones ha recibido amenazas telefónicas preguntando qué tipo de coche tiene, advirtiéndole que cuide a sus hijos, que venían por él y más.
Privatizar indígenas
Mientras tanto, asesores del presidente electo sobre asuntos indígenas están proponiendo liberar recursos naturales en tierras indígenas privatizando las reservaciones, reportó Reuters esta semana. Las reservaciones indígenas representan sólo 2 por ciento de las tierras de Estados Unidos, pero podrían contener una quinta parte de los hidrocarburos y otros recursos naturales del país. La propuesta de dos de los asesores es privatizar las reservaciones que ahora son tierras públicas, pero bajo el mando de gobiernos soberanos indígenas.
Tom Goldtooth, jefe de la Red Indígena de Medio Ambiente, declaró que “los líderes espirituales se oponen a la privatización de nuestras tierras, lo que implica vender la naturaleza, el agua, el aire, todo lo cual es sagrado para nosotros… La privatización ha sido la meta desde la colonización, para despojar a las naciones nativas de su soberanía”.
Más reality
Por otro lado, el primer presidente que fue estrella de un reality show no dejará por completo ese mundo. La revista dedicada al sector de espectáculos Variety confirmó hoy que Trump, aun estando en la Casa Blanca, mantendrá su título de productor ejecutivo de Celebrity Apprentice, una versión de El Aprendiz, el programa de televisión que lo hizo famoso en NBC. El programa estrenará una nueva temporada en enero con otro actor/político como su nuevo anfitrión (mientras el otro se prepara para asumir la presidencia): Arnold Schwarzenegger, ex gobernador de California y ex estrella de películas como The Terminator.