EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

miércoles, 10 de noviembre de 2010

El oro: salvavidas para un mundo monetarista sin control

Bajo la Lupa
Alfredo Jalife-Rahme
Foto
El oro superó la barrera sicológica de los mil 400 dólares la onzaFoto Reuters

Antecedentes: Estados Unidos (EU) intensificó la temible guerra de las divisas –a lo que Bajo la Lupa se adelantó dos meses– mediante su segunda facilitación cuantitativa (eufemismo de la vulgar impresión masiva de dólares) diseñada por el israelí-estadunidense Ben Shalom Bernanke: otro brujo aprendiz de la teología del monetarismo centralbanquista friedmanita (con su caricatura itamita en México), quien prosigue la demolición de las finanzas mundiales para beneficiar exclusivamente a los banqueros de Wall Street, en detrimento de los propios ciudadanos estadunidenses y del resto de la humanidad (ver Bajo la Lupa, 7.11.10).

En medio del repudio generalizado a Shalom Bernanke (nada extrañamente con la enternecedora excepción de México, miembro del G-20, que prefirió criticar a China; lo que exhibe el grado de esclavitud al que ha llegado Calderón con EU), hasta Paul Volcker (AP, 5.11.09), último mohicano sensato de las finanzas y anterior gobernador de la hoy vilipendiada Reserva Federal, reconoce la futilidad de las medidas nihilistas de Shalom Bernanke.

La dictadura global del monetarismo centralbanquista –cuya quintaesencia la representa el sionismo financiero mundial–, iniciada por el israelí-estadunidense Alan Greenspan en la Reserva Federal 24 años atrás mediante el espejismo de la masa monetaria con el avieso fin inconfeso de controlar al mundo, hace mucho que perdió el control de la desregulada globalización financierista.

Las elites financieras globales también se han fracturado en la cúpula y nada menos que el luterano alemán-estadunidense Robert Bruce Zoellick, presidente del Banco Mundial –pese a ser un fanático del mercantilismo libre-cambista neoliberal–, en su ya célebre escrito en The Financial Times (7.11.10), de manera insólita y desesperada propuso recurrir al salvavidas del oro, con el fin de anclar los movimientos desquiciantes de las divisas, en vísperas de la cumbre disfuncional del G-20 en Seúl.

Muy bien diagnosticaba el geoestratega Zbigniew Brzezinski que las elites de EU están fragmentadas cuando las voces relativamente sensatas del sistema (desde Volcker hasta Zoellick) reclaman políticas menos desreguladas frente a la vorágine permanente de la dictadura del monetarismo centralbanquista ejecutada por la dupla Greenspan-Bernanke y especulada bajo la la teoría cuantitativa (sic) del dinero formulada desde la Universidad de Chicago por su supremo teólogo, Milton Friedman (con un Premio Nobel de Economía a cuestas; ¡para lo que sirven!): tres miembros prominentes del sionismo financiero global.

A escala personal, amén que siempre defendí públicamente desde hace mucho al oro y a la plata –al unísono del petróleo, el trigo y el uranio como componentes de una canasta de materias primas para un nuevo patrón múltiple– como anclas monetarias para un nuevo Bretton Woods, hace alrededor de seis años abordé en corto a Robert Mundell (otro Nobel de economía; padre del euro; teórico del alucinante ofertismo fiscal y de la zona óptima de las divisas) durante un congreso internacional para preguntarle su opinión sobre el retorno del oro, lo cual desechó despectivamente.

Tal es la principal sicopatía que padece cierto tipo de economistas, pese a poseer mentes brillantes, quienes se vuelven adictos inveterados a sus propias teorías hoy abortadas por el principio de la realidad (la madre de la salud mental).

Hoy, ¿dónde quedó la reputación de la pletórica fauna de economistas neoliberales con todo y sus hilarantes Premios Nobel?

Hechos:

El antídoto a la hiperinflación de Shalom Bernanke es el oro híbrido de Bruce Zoellick, quien considera que el mundo necesita un nuevo régimen para sustituir el Bretton Woods II de flotación de las divisas, por cierto, impuesto unilateralmente por Nixon en 1971 al desacoplar al dólar del metal amarillo con el fin de financiar su guerra en Vietnam.

Paradojas de la vida: la reliquia barbárica, como John Maynard Keynes degradó al oro, puede ayudar a recomponer la economía global. Según Bruce Zoellick, reconvertido milagrosamente, aunque los libros de texto vean al oro como viejo dinero, los mercados (¡súper-sic!) usan hoy al oro como una alternativa de activo monetario.

Pues serán los libros del fundamentalismo monetarista teológico de la Universidad de Chicago (y su caricatura itamita) porque existen otros libros de texto, aún en EU, ya no se diga en otras universidades del mundo, que nunca cesaron de promover al oro como ancla.

¿Cuál era, entonces, el propósito para que los bancos centrales (con la excepción delirante del México neoliberal que todo lo ha hecho pésimo y al revés), además del FMI, dispusieran de cuantiosas reservas de oro?

Bruce Zoellick da a entender entre líneas la adopción de una hibridación del oro –un patrón global modificado (sic)– con lo que queda de divisas fuertes (si todavía se atreven a llamarles así): el dólar, el euro, el yen nipón, la libra esterlina y el renminbi/yuan chino (ya con su libre convertilidad). Se trata de una mezcla del oro con los derechos especiales de giro (SDR, por sus siglas en inglés) del FMI que usa las cuatro primeras divisas citadas, sumadas ahora al renminbi/yuan.

La libra esterlina no tiene nada que hacer en la nueva hibridación, lo cual provocará, amén del repudio, un (in)tenso debate de los otros integrantes del BRIC, así como de otras divisas poderosas de la anglósfera, como los dólares de Canadá y Australia, ya no se diga el won de Sudcorea.

Bruce Zoellick aboga por un programa (sic) de recuperación y crecimiento con un plan (sic) para construir un sistema monetario co-operativo (sic) que considere usar al oro como punto de referencia internacional de las expectativas del mercado sobre inflación, deflación y el futuro de los valores de las divisas.

Admite que tomará tiempo. Pero se necesita empezar.

Ante todo, Bruce Zoellick necesita vencer las poderosas reticencias de los teólogos del monetarismo centralbanquista, como Fred Bergsten, director del influyente Peterson Institute for International Economics, con sede en Washington, quien desechó la idea de usar al oro como menor (sic) y realmente irrelevante (sic). Bergsten se pronunció por un sistema con múltiples reservas, además del dólar.

El nudo gordiano de la grave crisis financiera, creada por los banksters (banqueros gangsteriles) de Wall Street, radica en que no existe un basurero global ni oro suficiente para reciclar los dólares-chatarra estadunidenses que han inundado y desquiciado la vida de los humanos, además de haber subsidiado sus guerras permanentes.

Conclusión:

Será el sereno, pero el oro rompió la barrera sicológica de mil 400 dólares la onza (la plata está a punto de penetrar la de los 30 dólares la onza y el petróleo la de los 90, el barril).

Se cumple exquisitamente nuestra hipótesis multidimensional de la primavera de 2004 –cuando se supo que EU y Gran Bretaña, las dos principales potencias monetaristas centralbanquistas globales, ya no podían controlar el petróleo de Irak y, por tanto, el billete verde (a estos niveles la libra esterlina y el nuevo shekel israelí ni pintan) se quedaba sin un protector tangible: la cotización del dólar es inversamente proporcional al petróleo, oro y plata. Ce qu’il fallait démontrer.