EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

sábado, 19 de junio de 2010

Portugal recibe los restos de José Saramago


El féretro que contiene el cuerpo inerte del escritor portugués José Saramago, fallecido en la víspera a la edad de los 87 años, llegó este sábado a Lisboa, donde fue recibido con honores, digno de un jefe de Estado, por miembros del Gobierno de Portugal y de otros países de habla lusa, quienes fueron acompañados además por familiares, amigos e intelectuales.
En este vuelo, que partió desde la Isla Canaria de Lanzarote (España), el escritor de Ensayo Sobre la Ceguera, fue acompañado por su ahora viuda Pilar del Río, quien subió al avión junto de la ministra de Cultura portuguesa, Gabriela Canavilhas.
El ataúd fue recibido en el aeropuerto con aplauso de un grupo de personas que se apostaron en esa localidad para darle el último adiós a este insigne de las letras contemporáneas que deberá llegar en horas del medio día de este sábado a Lisboa.
Los restos mortales de Saramago serán expuestos en una capilla ardiente en la alcaldía de Lisboa, hasta su incineración, prevista para el domingo. De acuerdo a lo informado por su esposa, Pilar del Río, sus cenizas serán luego diseminadas en su ciudad natal Azinhaga y en la isla canaria de Lanzarote, donde vivió los últimos 17 años, en el pueblo de Tías.
Lisboa ordenó la repatriación de Saramago, fallecido por una complicación de su estado estacionario a raíz de una leucemia crónica para su incineración en el cementerio lisboeta de Alto de Sao Joao.
A las 17H00 locales (16H00 GMT) ya se dispondrá de la capilla ardiente en la localidad de Tías en Lanzarote, por ser el sitio que habría escogido como residencia años atrás el único Premio Nobel de Literatura en lengua portuguesa.
Familiares de José Saramago dieron a conocer que al llegar el cuerpo del escritor a la capital lusa, se instalará una segunda capilla ardiente en el ayuntamiento de esa ciudad.
Más temprano, el Gobierno había anunciado la convocatoria a un Consejo de Ministros de urgencia para decretar día de duelo nacional por el fallecimiento de autor de numerosos relatos, poesías y novelas que hablan de la vida, la muerte, la sociedad y la política, entre otros temas.
La ministra Canavilhas se mostró esperanzada porque el funeral se efectúe en Portugal, de manera que sus compatriotas tengan la oportunidad de ofrecerle el último adiós al escritor.
Recordó la “libertad creativa, que no tenía que ver con afiliaciones políticas ni con gobiernos” así como la riqueza que le otorgó a la literatura con sus obras.
El primer ministro, José Sócrates, expresó también, entre numerosas personalidades portuguesas sus condolencias y tristeza por la desaparición del escritor.
El jefe del Estado luso, Aníbal Cavaco Silva, lamentó la pérdida del autor e invitó a “leer y dar a conocer a las futuras generaciones la vasta obra literaria” de Saramago, al que consideró un “escritor de proyección mundial justamente galardonado con el premio Nobel de Literatura” y que “será siempre una figura de referencia de nuestra cultura”.
Entre algunas de sus obras de relatos, poesías y novelas se encuentran: “Tierra de pecado”, su estreno como novelista, luego del que vendrían “Las pequeñas memorias”, “Levantado del suelo”, “Manual de pintura y caligrafía”, “Memorial del Convento”, “La caverna”, “El hombre duplicado”, “Ensayo sobre la ceguera”, “Ensayo sobre la lucidez”, “De este mundo y del otro”, entre algunas que forman tan solo una parte de sus textos.
José Saramago se dedicó a entregar sus reflexiones hacia la sociedad de masas, el consumo, los sistemas políticos, la muerte y la vida.
Agencias