Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

martes, 28 de febrero de 2017

México considera terminar cooperación con EEUU ante muro de Trump

La bandera de MéxicoSputnik
Los dos proyectos indican que el gobierno de México "prevé incluso la ruptura de acuerdos bilaterales con el país vecino", de acuerdo con la versión publicada por el influyente semanario político.
El cuerpo diplomático mexicano prepara las repuestas de retaliación "ante el clima de terror que supone el inicio de deportaciones masivas de mexicanos y otros extranjeros por parte del Estado persecutorio de Donald Trump".
Las acciones en materia de cooperación con el país vecino se consideran en caso de que el gobierno de EEUU efectúe "cualquier acto de presión o coerción" en contra de México con el propósito de contribuir al financiamiento del muro en la frontera de ambos países.
En ese caso, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgary, "procederá a cursar las notas diplomáticas necesarias para denunciar y dar por terminados todos los acuerdos bilaterales en materia de cooperación legal, migratoria, de seguridad y de tráfico internacional de estupefacientes".
La edición de la revista, fundada hace 40 años, que comenzó a circular esta semana, contiene dos proyectos con las medidas que establece el punto IX del borrador de un decreto presidencial.
Un proyecto del servicio exterior
El primer proyecto de decreto presidencial está centrado en la "protección de los intereses de la nación" latinoamericana, ante la construcción del muro en la frontera de México con EEUU.
En consideraciones, el proyecto decreto sostiene que la construcción del muro "constituye un acto inamistoso y hostil" contra México.
Esa barrera fronteriza en los 3.200 km de la frontera común, donde ya hay una valla de unos 1.000 km "puede perjudicar los intereses nacionales, tanto en seguridad como en los ámbitos social, económico, comercial y ambiental".
El documento señala que ninguna norma jurídica obliga a México a construirlo o a contribuir a su financiamiento, y que "nada de lo que guarde o pueda guardar relación con el mencionado muro puede ser materia de negociación alguna".
Entre las medidas, se incluye la prohibición a compañías mexicanas de la venta, comercio y exportación de materias primas, recursos materiales, bienes y servicios que puedan ser destinados a la construcción del muro.
Los autores de los documentos publicados son miembros del Servicio Exterior Mexicano (SEM), instancia que aglutina a los diplomáticos de carrera del país latinoamericano, y esta misma semana serán enviados a la residencia presidencial de Los Pinos para que los revise el presidente Enrique Peña Nieto.
De acuerdo con este documento, "el tema del muro es a tal punto inaceptable que no puede ser objeto de negociación alguna con Estados Unidos y cualquier funcionario, empresa o ciudadano mexicano que participe de manera directa o indirecta en su construcción debe ser sancionado".
Otro proyecto de decreto presidencial, elaborado también por este grupo de integrantes del SEM, con amplia experiencia en materia migratoria y jurídica, establece medidas para proteger a los mexicanos "afectados por los memorandos firmados el lunes 20 por John Kelly, secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos", quien la semana pasada visitó México junto con el secretario de Estado, Rex Tillerson.
Esos memorandos del gobierno de Trump autorizan las deportaciones masivas de migrantes indocumentados e incluso la expulsión a territorio mexicano de cualquier extranjero mientras se resuelve su proceso de expulsión.
"Las autoridades migratorias mexicanas no admitirán el ingreso a territorio nacional de ningún extranjero sujeto a procedimiento de deportación de los Estados Unidos", de acuerdo con el punto VI del documento elaborado por los diplomáticos mexicanos.
México ha rechazado recibir a migrantes expulsados de EEUU que no sean mexicanos, y el documento establece que "para que México acepte a los deportados, Estados Unidos debe acreditar la nacionalidad mexicana de éstos", puntualiza la versión publicada.