Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

jueves, 23 de febrero de 2017

Curuguaty, como escenario de inicio del Golpe del 2012, no debe quedar aislado del análisis de la posible enmienda de la Constitución del Paraguay


Paraguay

Hay que recordarlo, puesto que fue el disparador de un golpe sicario, para que se puedan profundizar las políticas neoliberales, y ,para que la mafia pueda tener el control territorial e institucional en el Paraguay.

Lo de Curuguaty nos dice, como actúan los que se hicieron del poder en aquel 2012, así también cómo se desenvuelven las instituciones del estado a partir de este hecho.

Mandaron presos a inocentes,y por el asesinato de 11 campesinos nunca fueron investigados los supuestos culpables.
Ante estos antecedentes de atropellos, ¿creen que graciosamente la mafia regional y sus matones respetarán las reglas electorales?.

Tengo mis serias dudas.

Si bien los que hoy vociferan la defensa de la Constitución, y que sin embargo en el 2012 estuvieron envueltos en el golpe sicario, no tienen la exclusividad de oposición de lo que está por ocurrir en el transcurso de la semana en cuanto a la modificación de la Constitución para habilitar la reelección que hoy está expresamente prohibido por la carta magna; puesto que estos elementos nos dicen que si bien Lugo tiene una popularidad interesante, los aliados (Cartistas y Llanistas) para plantear una justa electoral para el 2018, no se caracterizan por respetar las reglas de juego.

Y si Lugo estaba habilitado, así como lo sostiene su asesor jurídico y algunos parlamentarios del Frente Guasu, ¿que necesidad tiene de estar envuelto en este entuerto?

Ricardo Canese dijo que el Cartismo somete a las instituciones del estado a sus intereses, por ello pusieron un obstáculo desde la justicia, para habilitar la candidatura Fernando Lugo, razón por la cual van a "apoyar la enmienda, para así librarse de cualquier impedimento"; a priori vemos que el Cartismo orquestó acciones para que el Luguismo apoye la enmienda.

Esta acción hoy se traduce en que el oficialismo orquestará diversos escenarios para llegar a su objetivo, y le resultará relativamente fácil por la fragmentación que se está generando en torno al tema enmienda.

Por último, es una falacia la supuesta tensión entre un proyecto de izquierda y una derecha neoliberal de Cartes, el status quo plantea un gobierno de contención para el 2018, ya que de seguir con un gobierno torpe en la resolución de los conflictos sociales pero eficaz en asegurar la acumulación de riquezas de una minoria, pone en evidencia el carácter clasista y excluyente del sistema actual vigente, generando un caldo de cultivo propicio para la emergencia de líderes genuinos que canalicen las necesidades y esperanzas de las grandes mayorías excluidas; pudiendo con ello quebrantar el orden actual.

El Luguismo sabe en la situación dicotómica en que se encuentran estos poderes fácticos, y plantean la llegada de Fernando Lugo, apoyado por estos mismos sectores económicos que lo sacaron en el 2012 y que hoy ven en Cartes la culminación de una etapa del golpe.

En la proyección de los oligarcas estaba ubicar en el palacio de los López a fíbrolas figuras políticas para no tener que apoyar a quién destituyeron; pero el juego político actual les cambio las fichas.

En conclusión, el Luguismo no presenta un antisistema, representa el gobierno de contención que necesita la derecha.
El grupo empresarial hoy disidente a Cartes sabe que este último representa una avanzada sobre sus intereses y que si se le da la enmienda será una victoria del Cartismo sobre los poderes fácticos; ante esta posible situación el 2018 se presentará con un pronóstico reservado donde el qué está en función de Gobierno puede arbitrar medios para afianzar una hegemonía en Paraguay y los amenazados en su acumulación se verán obligados en apoyar al que descartaron.


Adilio Lezcano, Licenciado en Matemática por la Universidad Nacional de Pilar.