EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

martes, 20 de octubre de 2009

Han pasado 50 años y yo sigo siendo fiel a Fidel, afirma el hombre que compró el yate Granma

Antonio del Conde - El Cuate- México- Granma

Antonio del Conde, bautizado por el líder cubano, Fidel Castro, como El Cuate, narró a los mexicanos su experiencia con los expedicionarios que partieron de Tuxpan en el yate Granma a Cuba para hacer la Revolución.

En el contexto de la Feria del Libro del Zócalo, en el foro General Mario Benedetti, este mexicano de 83 años platicó, con la veracidad y claridad que le caracteriza, sobre ese proceso que hoy se precia de celebrar los 50 años de aquel triunfo en la Isla.

El Cuate contó distintos pasajes, desde que conoció aquí al Comandante (como el nombra siempre a Fidel Castro), pasando por la época en que se unió al proyecto gestado en México para zarpar hacia territorio cubano a librar la lucha definitiva por la independencia.

Han pasado 50 años y yo sigo siendo fiel a Fidel y a la Revolución cubana, aseguró.

Siempre recuerdo su honradez y su preocupación por el pueblo, por el desarrollo social, agregó al referirse al Comandante.

Se trata del mexicano que facilitó el Yate Granma a Fidel y a los expedicionarios, esa emblemática embarcación que transportó a tierra oriental de la isla a los 82 hombres que de inmediato desde la Sierra Maestra combatieron a la dictadura batistiana, instaurada en 1952.

Al ser interrogado por Prensa Latina, sobre el por qué él también no se embarcó en el yate, dijo que el propio Fidel lo convenció de que era más importante un hombre en México, que otro soldado en la Sierra.

Todavía hoy, acotó, soy más significativo aquí, porque puedo contar a los mexicanos sobre esta historia.

Al remontar aquellos años, cuando conoció al Comandante, cuando éste vio por primera vez la embarcación que abría de llevarlos para la guerra en la Isla, destacó las palabras del Líder cubano.

Si usted arregla ese barco me voy en ese barco para Cuba -me dijo Fidel, y así fue.

El Cuate rememoró además los años en que fue colaborador de Ernesto Che Guevara, con quien trabajó en el Ministerio de Industria y del que recuerda su disciplina, su puntualidad y organización.

Asimismo admiró su tenacidad y una serie de cualidades que lo conviertieron en un hombre admirable, comentó al público congregado.

Los organizadores de la presensación señalaron a Prensa Latina que llevar a este veterano allí era una manera de revivir la historia de ambos países, la cubana y la mexicana, pero también del continente.

Uno de los representantes del llamado Foro Itinerante de la Secretaría de Cultura, Tonatiuh Martínez, detalló las actividades del Foro Mario Benedetti, el principal de toda la muestra cultural.

Porque se trata de un hombre a la altura de tan distinguido espacio, por su estatura social, invitamos hoy al Cuate al más importante espacio de esta cita con los libros, agregó.

El Foro Itinerante, creado en 2007, está a cargo de Susana Cato, quien moderó el encuentro entre el público y el Cuate, y quien dejó para el final el plato fuerte de la tarde, al preguntarle al Cuate qué era necesario para hacer una Revolución como la cubana.

Un pueblo con un líder y un líder con un pueblo, aseguró el entrevistado.

Fue Fidel pues, quien logró aglutinar y dirigir algo así en Latinoamérica, concluyó.

(Con información de Prensa Latina)