EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

viernes, 17 de julio de 2009

La Coordinadora Continental Bolivariana no es una organización clandestina, es un movimiento político-social público. / Entrevista a Carlos Casanueva


Yásser Gómez / Mariátegui
Desde Caracas
17/07/09


En un restaurante del Centro de Caracas a media cuadra de la estación del Metro La Bolsa, nos reunimos con Carlos Casanueva, Director Ejecutivo de la Coordinadora Continental Bolivariana, para conversar sobre la criminalización de la que son víctimas los integrantes de la CCB y el paso de esta -a partir de diciembre próximo- a Movimiento Continental Bolivariano. Nos sentamos en una mesa pegada a la calle por donde transitan miles de personas. Pedimos dos cafés, no utilizamos pasamontañas, seudonimos ni claves para conversar. Todo es público.

- ¿Por qué se organiza y construye la Coordinadora Continental Bolivariana (CCB) en América Latina?

- En septiembre del 2003 un grupo de organizaciones, principalmente del ámbito cultural, histórico, académico y grupos políticos de izquierda, tanto de Colombia como de Venezuela convocan a la Primera Revisión de la Campaña Mirable desde Cartagena hasta Caracas, porque se estaban cumpliendo los doscientos años de la Campaña Mirable de Bolívar. Entonces, se decide hacer una ruta histórica, patriótica y bolivariana de lo que significó esa gesta, que llega hasta lograr la liberación de Caracas. Ahí nos reunimos dos mil representantes, delegados, miembros de organizaciones políticas, académicas y sociales de todo el Continente. Al culminar esa gesta con el grito y la consigna de que el ideario bolivariano está vigente y es más necesario que nunca, con la consigna: "Alerta que camina / la espada de Bolívar por América Latina" y con la necesidad política- histórica de culminar el proceso inconcluso de los libertadores de Nuestra América que quedó inconcluso en manos de la oligarquía. Bajo esa conclusión histórica, política y revolucionaria actual ante la embestida del imperialismo, del modelo económico neoliberal a sangre y fuego en nuestros pueblos, por eso se decide converger diversas organizaciones político-sociales bajo el ideario de liberación continental bolivariano. Al terminar esta campaña, en Septiembre del 2003 nos reunimos en Caracas en el Campamento Bolivariano por Nuestra América, para aprobar los documentos constitutivos el manifiesto, el llamamiento y la plataforma de lucha de la Coordinadora Continental Bolivariana (CCB) y una estructura básica. Bajo esos principios que levanta y mezcla el sentimiento de patriotismo con el revolucionario actual de Nuestra América.

- Los han perseguido y criminalizado en varios países...

- Porque se decide incorporar a toda la diversidad de nuestro continente, en el manifiesto de lucha de la CCB se plantea un principio importante, amplio y que es el que ha traído -tal vés- los mayores problemas o intento de criminalización contra la CCB. Que es, el respeto y asumir en nuestra organización a todos aquellos movimientos, grupos o partidos que esten luchando en sus pueblos, bajo los mismos objetivos de liberación, de bienestar del pueblo, unidad continental y de culminar con la obra de nuestros libertadores por la segunda Independencia, sin distingo ni sin exclusiones de nadie -excepto a los fascistas, evidentemente-. Y respecto a eso, nosotros asumimos, reconocemos y respetamos en el seno de la organización a todos los movimientos que apliquen, esten ejecutando o que hayan ejecutado distintas formas de lucha. Entonces, ese tema en particular -por ejemplo- permite que ingrese las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y otros movimientos más, pero también lo hacen organizaciones campesinas, indígenas o el caso mío, que pertenezco al Partido Comunista de Chile (PCCH), que hoy desarrolla la lucha política electoral pública y de lucha de masas en plena legalidad. Así se han integrado otros movimientos como la Teología de la Liberación del Brasil o ecologistas, que no realizan acciones armadas o lo tuvieron como nosotros en el PCCH. Bajo este principio se aceptan todas las organizaciones y sus formas de lucha.

Por haber ingresado al camarada Manuel Marulanda con título honorario a la presidencia de la CCB, inmediatamente se criminalizó. No se cuestionó ni se criticó por ejemplo la presencia del padre Casaldaya de la Teología de la Liberación del Brasil, ni se le menciona en los famosos artículos de inteligencia, tampoco al Secretario General del Partido Comunista chileno, a Gerónimo Carrera del Partido Comunista de Venezuela (PCV), no se mencionan a varios personajes defensores de los derechos humanos y del movimiento indígena. Solamente se levanta una o dos figuras que le interesa a los medios de comunicación y dicen, esto es terrorismo. A pesar de eso, nosotros hemos asumido una actitud consecuente y revolucionaria de reivindicar y legitimar en el escenario de este proyecto continental a todas las organizaciones y no hemos desconocido a nadie. También el camarada Alfonso Cano hace parte de la presidencia honoraria. Evidentemente y lo hemos aclarado reiteradas veces, ellos no están en las reuniones del Ejecutivo, porque ellos están bajo una guerra, en la montaña, donde apenas salen para dar comunicados. Pero nosotros somos solidarios con la insurgencia y en la Coordinadora Continental Bolivariana estamos apoyando desde un principio el proceso de paz con justicia social en Colombia, como lo hacen muchos intelectuales y académicos de todo el mundo. La CCB ha levantado y va a levantar la campaña del acuerdo humanitario y de que se pueda alcanzar una paz con justicia social en Colombia. Y eso no tiene absolutamente nada de criminal, todo lo contrario es un movimiento continental que busca el bienestar de los pueblos a través de un proceso de diálogo y de paz, no debe ni puede ser criminalizado ni excluido. Los que trabajamos la convergencia y la paz no debemos ser satanizados, todo lo contrario deberíamos ser apoyados y comprendidos por todos los Estados y la prensa -incluso la reaccionaria-, independiente de la posición política que tengan. Creemos que ese es un error muy grave que se está cometiendo. Nosotros -por ejemplo- hemos apoyado a la senadora Piedad Córdoba en el proceso de paz. La CCB ha hecho campañas por el intercambio humanitario.

Lo planteaba, porque este ha sido uno de los puntos comunicacionales de la prensa reaccionaria y de los organismos de inteligencia, coordinados desde Colombia y los EE.UU. para criminalizar a la CCB. Pero no se expresa en estos informes el trabajo en defensa de la Amazonía, de la lucha por el respeto a los derechos de los pueblos indígenas, de solidaridad con los pobladores sin techo, la conjunción con los cristianos de base, todo ese esfuerzo. Nosotros queremos resaltarlo, porque el proyecto es esa convergencia amplia de la diversidad, política, social, popular y revolucionaria latinoamericana. Ahí asumimos un principio mariateguista -que está en el documento fundacional- de hacer la revolución indoamericana, sin calco ni copia con una creación nuestra. Por eso decimos en nuestros comunicados: "Con Bolívar y con todos nuestros héroes nos encontramos". El Capítulo Perú de la CCB por ejemplo es mariateguista, en Uruguay es artiguista, en Nicaragua es sandinista, en Colombia es gaitanista, el Che en Argentina. Bolívar es un ícono que expresa el internacionalismo, la convergencia, la unidad de los pueblos por la liberación, pero también recoge y asume las expresiones locales de cada movimiento revolucionario de liberación como Martí, Camaño, Lautaro, Túpac Katari o Túpac Amaru. Están todos los procéres, porque creemos que más que imponer sólo a Bolívar tiene que estar también todo el acumulado de los procesos de independencia, resistencia, rebeldía y del progresismo que han ido construyendo nuestros pueblos en la historia.

- El Capítulo Perú de la CCB ha sido uno de los más golpeados.

- En el caso de la CCB - Capítulo Perú tiene que ver con todo lo que decía anteriormente. Por esta campaña de criminalización hacia el proyecto de la Coordinadora. Como asumió el trabajo legitimamente el camarada Roque Gonzáles La Rosa, ex preso político que salió de la cárcel después de haber cumplido su sentencia, para poder asumir un trabajo político público. La Coordinadora no es una organización clandestina -hay que dejarlo claro- es un espacio de convergencia público, un movimiento político-social público, que tiene todos sus documentos, resoluciones desde la fundación, del Primer y Segundo Congreso, en la página web. No tenemos ningún documento o agenda oculta, estructuras clandestinas ni mucho menos. Excepto en países como Colombia donde la represión es extrema y no permite ni siquiera el accionar público, porque a los dirigentes sindicales- populares los asesinan en cualquier momento. Sólo ahí trabajan cuidando su seguridad los compañeros. Pero en el resto del Continente hacemos trabajo público con seminarios, encuentros, eventos y apoyo a las luchas del movimiento sindical y campesino, que son reivindicaciones justas y públicas.

En el caso de la CCB - Perú se inició así, lo asumió un camarada que había estado prisionero, que había asumido una forma de lucha y que ahora asumía este espacio con una diversidad de organizaciones muy interesantes, hasta oficina tuvieron en Lima. Que no fue financiada por la CCB, ni los supuestos petrodólares de Venezuela, ni ningún Estado. Sino cada organización en cada país, genera sus propias actividades económicas como todo partido y movimiento revolucionario, que no depende de una política de Estado. La CCB se autogestiona sus propios recursos.

La política represiva de Alan García con esas leyes antiterroristas que dejó la dictadura de Alberto Fujimori y que no ha sido modificada, que en el continente es incluso hasta más peligroso que el de Colombia. Porque en el Perú se criminaliza la idea, el pensamiento, algo que en Chile ocurrió. La dictadura de Pinochet tenía el famoso artículo Nro 8 transitorio de la Constitución que criminalizaba la idea, pero después de culminada la dictadura ese artículo fue derogado.

En Perú todavía se mantiene la famosa apología al terrorismo, que es algo tan ambiguo que se presta para que cualquier cosa pueda ser calificada como apología y pueda ser reprimido el movimiento popular, como ya se está amenazando al movimiento indígena y campesino del Perú que tienen muchos presos.

- Por eso se dio la injusta y escandalosa detención de Roque Gonzáles y otros seis asistentes al volver del Congreso en Quito.

- Es algo tan terrible que nosotros terminamos de hacer nuestro Segundo Congreso en Quito, Ecuador. Un congreso público, abierto. Si alguien -por ejemplo- revisa El Comercio de Quito, me hicieron una entrevista de dos páginas, a los distintos dirigentes les hicieron reportajes en la televisión, la radio, sobre nuestros acuerdos. Y los más de 500 delegados de todo el continente llegamos con nuestro pasaporte, pasamos la frontera tranquilamente. Al finalizar ese evento y cuando todavía no había ocurrido el bombardeo al campamento de Raúl Reyes. No se puede buscar como pretexto eso. Cuando empiezan a regresarse las delegaciones a sus países, en la forntera con Ecuador a la delegación peruana los estaban esperando los órganos de inteligencia con prensa, es decir, hubo un montaje planificado, para presentarlos como que venían de un congreso terrorista y toda una campaña de criminalización con la prensa. Que después no pudieron comprobarlo, pero que los compañeros fueron detenidos -seis compañeras y un camarada- sólo por el hecho -que este último- ha sido preso político. Lo han matado en vida, no puede hacer absolutamente nada, aunque ya salió de la cárcel y cumplió su condena. Y las leyes de Perú no le permite hacer ninguna actividad pública. ¿Qué le dejan? Entonces obligan a la gente a no ser ciudadano o a meterse en la clandestinidad si no les dan espacio. ¿Cómo quieren que la gente se reinserte en la actividad pública-política sino le dan siquiera los espacios?

Se levantó una gran campaña a nivel internacional muy buena, nosotros la apoyamos en todos los países -en el caso chileno- los consulados con declaraciones y una gran cantidad de intelectuales y de dirigentes de partidos políticos, exigiendo la libertad de las compañeras y el camarada. Lograron salir, los procesos siguen abiertos, pero no les han podido comprobar nada. El famoso tema de los correos de Raúl Reyes, que la propia inteligencia colombiana lo desechó como elemento de prueba. Porque no eran correos, sino documentos de word, que no son constitutivos de delito ni de prueba.

No tienen nada más que pertenecer al movimiento de convergencia latinoamericana, que tiene el pensamiento de izquierda bolivariana, mariateguista, artiguista. A eso no se le puede llamar terrorismo. Si fuese así. Entonces, debiesen tener preso en el Perú a todos aquellos miembros de fundaciones, ONGs, que están financiadas por el Departamento de Estado norteamericano, de un Estado terrorista que sale a bombardear a todo el mundo. Si es por eso, ¿Por qué no están prisioneros todos los funcionarios que trabajan para estas ONGs y para estos grupos de la CIA? Si van a aplicar la ley, que lo hagan para todos lados y que no vengan a criminalizar a la izquierda. Creemos que el pueblo y el movimiento popular peruano, tendrá que ejercer presión para terminar con esa legislación que es aberrante y a estas alturas del siglo veintiuno es el único país que tiene esta legislación tan represiva, que criminaliza las ideas. El pueblo peruano debiese democratizar su estructura y terminar con esa ley permisiva que se compara a las políticas nazis y de Pinochet. Tiene que dar su lucha para terminar con eso. La Coordinadora Continental Bolivariana en el Perú se ha reconstituido, tienen que salir a pesar de la criminalización y lo peligroso que es, pero con el conjunto del pueblo se puede avanzar en la lucha.

- A propósito de la detención del profesor mexicano acusado de pertenecer a las FARC en México. Se ha reiniciado una campaña de criminalización continental contra la CCB.

- En Chile por ejemplo, el ex candidato presidencial de la derecha pinochetista y fascista, dueño de LAN Chile. Hace unos días emplazó al gobierno chileno, por qué no metió presos a todos los que -supuestamente- tienen vínculos con las FARC, que han aparecido en la computadora y contra la Coordinadora. Este candidato de derecha quiere instalar en Chile el concepto de seguridad democrática de Alvaro Uribe, el presidente Felipe Calderón de la ultra derecha mexicana está en la misma línea, la esta implementando con represión muy fuerte en las comunidades indígenas y los sectores populares. Con esta detención y deportación del académico colombiano que estaba en la ciudad de México vinculandolo a la Comisión Internacional de las FARC se quiere volver a criminalizar. Ese es el primer paso, se montan campañas comunicacionales, la mayoría de veces distorsionadas, después cuando se sabe la verdad no se hace la rectificación en estos medios. Esas campañas son el preludio para una represión mayor, que es lo que está buscando Alvaro Uribe, desetabilizar la región.

- ¿Por qué se da este cambio de la Coordinadora Contitental Bolivariana hacia el Movimiento Continental Bolivariano?

- El Movimiento Continental Bolivariano está dentro del objetivos de fundación de la Coordinadora. En nuestros documentos fundacionales se plantea llegar a un gran Movimiento Continental que apoye los procesos de lucha contra el Neoliberalismo, por la liberación continental. Al avanzar durante cinco años los procesos de construcción y de articulación de la CCB, que es coordinación de organizaciones en campañas puntuales. Hemos decidido dar un salto cualitativo y cuantitativo en una lucha contra un enemigo común. El enemigo es el mismo tanto en Perú, Chile, Uruguay, son el imperio, las transnacionales, el neoliberalismo y sus fuerzas armadas fascistas, además de las fuerzas de intervención norteamericana.

Si el enemigo es común y la estrategia es común, entonces la respuesta desde los pueblos también tiene que ser común y avanzar hacia un proceso de convergencia y unidad. Este análisis y balance lo hicimos en el Segundo Congreso de la CCB (Quito, Febrero 2008), donde resolvimos avanzar a la construcción y tomar la decisión de construir este Movimiento Continental Bolivariano (MCB), mucho más amplio, que recoja la diversidad de las organizaciones políticas, sociales, populares, progresistas de nuestro continente. Existen movimientos ecologistas, ambientalistas que nos darán mayor fortaleza orgánica para enfrentar una lucha en común desde las propias realidades, particularidades de expresión en cada país y las propias legislaciones -evidentemente- para enfrentar en común la pelea contra el enemigo, la solidaridad con nuestros pres@s políticos y para defendernos ante esta articulación de la represión y criminalización del movimiento popular. Porque ellos se articulan comunicacionalmente para golpearnos en todos los países, nosotros nos articularemos comunicacionalmente también para responder a esos golpes y hacer solidaridad continental.

Entonces, estamos convocando a debatir y discutir ahora, para hacer un congreso fundacional del Movimiento Continental Bolivariano (MCB) el 7, 8 y 9 de diciembre en Caracas, Venezuela. Hemos escogido esta fecha histórica a nivel continental que es la conmemoración de la Batalla de Ayacucho y recogiendo ese espíritu, creemos que hoy día es válido replantear y avanzar a pasos más sólidos de la liberación continental. Por eso estamos haciendo la invitación y dar ese salto de la convergencia, de la diversidad, que expresa el movimiento feminista, juvenil, campesino, obrero de nuestros pueblos y consolidar el movimiento que tenga mayor cohesión orgánica, estructural, de lucha y de plataforma para construir esta América Socialista, el sistema de justicia social que queremos construir en Nuestra América, que tenga el nombres de socialista no es algo determinante.

En diciembre, lo que queremos es sacar el Manifiesto del Movimiento Continental Bolivariano (MCB), nuestra plataforma y la forma de organización. Estos son los puntos que vamos a debatir. Y hacemos la invitación abierta a todos los movimientos políticos, sociales, progresistas que quieran participar de este espacio, que apunta a otras expresiones de convergencias de la unidad en la lucha. No somos hegemónicos. Estamos conversando con otros sectores como Vía Campesina para que confluyamos en una sola expresión de lucha, bajo un tipo de estructura mínima continental.

Es el llamado para diciembre en Caracas, para darle constitución y lanzamiento al MCB. Por eso, es que firmamos nosotros desde el Congreso de Quito hasta la fecha, CCB en tránsito al MCB, un proceso dialéctico en construcción que no se va a cortar con el evento de diciembre tampoco, tiene que seguir construyéndose.