EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

viernes, 17 de julio de 2009

Se acabó la luna de miel de Obama

Pedro Rodríguez, Washington
ABC.es

Poster Joker ObamaPuede ser el principio del final de una luna de miel. O que efectivamente la sátira puede más que la corrección política. O que la propaganda es siempre un arma de doble filo. Pero lo cierto es que la aparición -y propagación con velocidad viral- de un póster que representa al ocupante de la Casa Blanca como el siniestro «Joker» de la última película de Batman ha logrado generar un llamativo debate en Estados Unidos. Polémica que abarca los límites del arte «grafitero», delicadas sensibilidades raciales e incluso la última tanda de sondeos de opinión que reflejan las primeras grietas en la fachada del mito Obama.

Los inquietantes pósters del «Joker» aparecieron hace unos días en Los Ángeles. Y desde entonces se han multiplicado por el resto de Estados Unidos y la «blogoesfera», con un Barack Obama a modo del psicótico personaje interpretado por Heath Ledger en el largometraje «The Dark Knight». El cartel se encuentra rematado con la palabra «socialismo», lo que se interpreta como una crítica directa al percibido intervencionismo gubernamental de la reforma sanitaria debatida por el Congreso.

Aunque todavía no ha trascendido su autoría, la Policía de Los Ángeles ha recordado que estos carteles en espacios públicos constituyen un delito menor, susceptible de multas e incluso penas de cárcel. Lo cual no deja de resultar irónico porque el propio Obama, en su carrera hacia la Casa Blanca, se benefició enormemente de una admirada iconografía electoral que no dudó en utilizar el famoso, cotizado y repetido póster de Shepard Fairey, inicialmente divulgado de forma guerrillera y ahora colgado en la Galería Nacional de Retratos de Washington.

A parte de que el peliculero «Joker» es más bien un anarquista que un socialista y que la Administración Obama ha facilitado ingente dinero público para salvar al capitalismo, esta burla presidencial ha supuesto colocar una muleta roja frente al toro racial de Estados Unidos. Ya que la caricatura implica pintar de blanco a un negro. Un tipo de cosmética percibida como una maliciosa ofensa especialmente racista dentro de la tradición cultural afroamericana.

Sátira complicada

Esta polémica ha servido también para recordar las dificultades que la vibrante industria americana de la sátira política está teniendo con Barack Obama. Empezando por la famosa portada del semanario «New Yorker» en julio de 2008, caricaturizando al entonces candidato y su esposa como radicales. Aunque para sectores conservadores, esta hipersensibilidad resulta tan hipócrita como injustificada. Ya que el año pasado la revista «Vanity Fair» también presentó al presidente Bush en el papel de «Joker» y nadie dijo nada.

Dentro de esta contraofensiva de polémica propaganda «grafitera», la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes de la Marihuana también acaba de lanzar un nuevo póster psicodélico en defensa de la legalización de los porros en Estados Unidos. Como imagen central se ha utilizado una vieja y verdadera foto de un joven universitario llamado Barack Obama fumando con un deleite bastante sospechoso.