Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

viernes, 17 de julio de 2009

Tom Hayden: La política de EEUU frente a Honduras no debe estar en manos de burócratas


honduras-obama_i-have-a-dream

Traducción para Cubadebate de Margarita Alarcón.

8 de agosto, 2009

Estimado Senador Kerry,

En nombre de muchos que abogan por la paz y la justicia quiero agradecerle su declaración aparecida en el New York Times del 8 de agosto de 2009, donde expresa preocupación respecto a la política de EE.UU. hacia Honduras. Esperamos que pueda continuar con audiencias que incluyan a líderes y especialistas de América Latina. Estos temas son demasiado preocupantes para dejar en las manos de los burócratas del Departamento de Estado.

Cuando ocurrió el golpe de estado en Honduras, el presidente Obama rápidamente lo declaró un golpe militar ilegitimo. No obstante, el Departamento de Estado insiste en seguir otro curso, uno que se ha convertido en la política de facto del Presidente. Esta política, planteada en una carta del Departamento de Estado al Senador Richard Lugar, pone de cabeza los hechos culpando al Presidente Zelaya de provocar un golpe que trajo como resultado su arresto y su deposición forzada el 28 de junio. La carta plantea entre otras cosas que:

“La insistencia del Presidente Zelaya en llevar a cabo actos provocadores contribuyeron a la polarización de la sociedad hondureña y llevó a la confrontación que desencadenó los hechos que llevaron a su deposición.”

No menciona por ningún lado el término “golpe de Estado”, en cambio hace constante referencia a “los hechos del 28 de junio”. La carta también se opone a lo que llaman “sanciones invalidantes”, aparentemente desasociando a los EEUU del resto de la comunidad latinoamericana y la Unión Europea.

Esta política explota el golpe militar como una palanca política contra algunas acciones del régimen del presidente democráticamente electo, Manuel Zelaya. El uso de la fuerza y la intimidación deben ser rechazados como instrumentos con fines políticos.

El golpe de Estado en Honduras parece ser un esfuerzo de la derecha de Latinoamérica apoyada por nuestro Departamento de Estado, con el fin de usar medios militares para oponerse a las influencias de Venezuela y lo que es más preocupante, oponerse a cualquier progreso hacia nuevos acercamientos diplomáticos de la administración de Obama hacia nuestros vecinos.

Sinceramente,

TOM HAYDEN