EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

martes, 1 de diciembre de 2009

Eduardo Galeano: El pueblo respondió a la oligarquía uruguya que creía que iba a gobernar una eternidad
"Una victoria muy importante de una alianza de agrupaciones progresistas que derrotaron a sectores conservadores, una oligarquía que imaginaba que iba a gobernar toda una eternidad".
Stella Calloni | La Jornada


Montevideo, 30 de noviembre. El escritor uruguayo Eduardo Galeano consideró este lunes que el triunfo de la fórmula del Frente Amplio, el ex guerrillero tupamaro José Mujica, y Danilo Astori, que obtenía 53 por ciento de los votos en los últimos escrutinios, superando por unos 10 puntos a los partidos Nacional (Blanco) y Colorado, es "una victoria muy importante de una alianza de agrupaciones progresistas que derrotaron a sectores conservadores, una oligarquía que imaginaba que iba a gobernar toda una eternidad, pero el pueblo dio la respuesta".

Galeano, quien compartió reuniones con centenares de uruguayos que llegaron a su país desde Argentina, Chile, Brasil, Europa y otros, señaló a La Jornada que la "fortaleza del Frente Amplio es la diversidad de partidos que lo integran y que han aprendido a respetarse", en referencia a la forma en que se resuelven las internas frenteamplistas con fuertes debates, pero con decisiones finalmente conjuntas que permitieron gobernar con estabilidad estos cinco años que se cumplirán en marzo del 2004, lo que tuvo un apoyo mayoritario de la población.

Esta apreciación de Galeano habla de una de las sociedades más maduras de la región.

Pero el escritor uruguayo también resaltó que en medio de tanta alegría "me siento derrotado en dos cuestiones", como lo que significa no haber logrado un triunfo en la lucha por derogar la Ley de Caducidad de 1986, que permitió la impunidad y resulta "un obstáculo para la democracia", en el plebiscito que se realizó el 25 de octubre pasado.

Él mismo se considera uno "de los padres" de este reclamo para terminar con la llamada popularmente ley de impunidad. El otro tema es la derrota en el plebiscito para que se legislara el "voto epistolar" y con esto dar una respuesta a los miles de uruguayos que viven en el exterior.

A Galeano le duele profundamente la diáspora uruguaya, como un hombre que vivió tanto tiempo en el exilio. "Los uruguayos tienen todo el derecho a votar. Muchos pueden venir desde Argentina y otros países cercanos. Pero debemos preguntarnos qué pasa con los que viven en países lejanos, como Australia", donde hay una importante comunidad uruguaya.

Por lo pronto, los presidentes brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva; venezolano, Hugo Chávez; mexicano, Felipe Calderón; chilena, Michelle Bachelet; argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y salvadoreño, Mauricio Funes, entre otros, felicitaron por separado a Mujica por su victoria. También lo hicieron los gobiernos de Bolivia, Ecuador y Estados Unidos.

Hay expectativa por la formación del nuevo gabinete, donde podría haber acuerdos, como se ha sugerido, para ofrecer cargos a los opositores. Pero también se puso en claro que habrá continuidad en varias áreas, recordando que Mujica y Astori fueron ministros de Vázquez.

Lo que espera Mujica es dar los pasos sociales que fueron contenidos durante el anterior gobierno ante la necesidad de recuperar la economía nacional y darle un nuevo ordenamiento. Para el nuevo presidente, que asume su mandato de cinco años el próximo primero de marzo, todo será un desafío.