Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

sábado, 26 de febrero de 2011

Votación contra sindicatos calienta ambiente en Wisconsin


Washington, 25 feb (PL) La Cámara de Representantes de Wisconsin aprobó hoy limitar derechos adquiridos por los sindicatos de trabajadores públicos, acción que calienta el ambiente en esa región del medio oeste estadounidense.
* Wisconsin: la componenda de la derecha estadounidense
La iniciativa aprobada a propuesta del gobernador, el republicano Scott Walker, elimina la negociación colectiva y cercena beneficios de los empleados públicos, entre otras acciones.

Aunque en la práctica la acción legislativa es una derrota para los millares de manifestantes que tomaron las calles de Madison, la capital estatal, en la última semana, aún debe ser refrendada por el Senado.

Ese órgano no puede votar hasta que hagan acto de presencia los 14 senadores demócratas que decidieron ausentarse para evitar el quórum e impedir el avance del plan de los republicanos.

Tras concluir la sesión hoy con 51 votos a favor y 17 en contra, en el hemiciclo parlamentario se escucharon airadas reacciones de parlamentarios y de los propios trabajadores quienes califican de vergüenza la ley de los republicanos y de Walker.

De triunfar la estrategia de los demócratas y demorarse demasiado el voto, una parte importante de la ley quedará cancelada.

Las autoridades de Wisconsin tratan de obligar a los senadores demócratas para que se produzca la votación.

De fracasar esas presiones, la refinanciación de la deuda del Estado, que aportaría hasta 165 millones de dólares, sería invalidada y los republicanos tendrán que buscar otra opción de corte impositivo para paliar el déficit.

Analistas opinan que en Wisconsin se juega el futuro del poder sindical y su influencia en la distribución del ingreso en toda la nación.

Hasta ahora el argumento de Scott de que su plan es necesario para equilibrar las cuentas del Estado no termina de convencer a sus críticos, los cuales reiteran que está en marcha un experimento para destruir a los gremios de trabajadores públicos.